Cristina Kirchner y José Mujica unidos por un tren

Argen­tina y Uru­guay pre­sen­ta­ron el nuevo tren como un sím­bolo de unidad

Cris­tina Kir­ch­ner y José Mujica enca­be­za­ron el acto prin­ci­pal en el depar­ta­mento de Salto. El pre­si­dente uru­guayo des­tacó que “nunca ambos paí­ses estu­vie­ron tan cerca en los últi­mos 50 años”. La man­da­ta­ria argen­tina habló de los desa­fíos con­jun­tos para el s. XXI.

Argen­tina y Uru­guay pre­sen­ta­ron el nuevo tren como un sím­bolo de uni­dad
Cré­dito foto: Pre­si­den­cia de la Nación

El pre­si­dente uru­guayo José “Pepe” Mujica y su par argen­tina, Cris­tina Kir­ch­ner, rea­li­za­ron hoy el viaje inau­gu­ral entre Con­cor­dia y Salto del nuevo ferro­ca­rril que reto­mará los via­jes entre ambas naciones.

El líder orien­tal cele­bró la inau­gu­ra­ción como un “hecho his­tó­rico” y remarcó que la Argen­tina y Uru­guay atra­vie­san el mejor momento de la rela­ción bila­te­ral en 50 años.

“Ahora nos tene­mos que jun­tar mucho más. Acá hay gente joven que va a vivir un mundo que noso­tros no nos pode­mos ima­gi­nar. Un mundo de super­na­cio­nes, como nunca pasó en la his­to­ria. Y ese tiempo no es para débi­les; hay que jun­tarse”, resaltó “Pepe”, apodo con el que se lo conoce al uruguayo.

La pre­si­dente argen­tina cali­ficó como “un pasote” el ser­vi­cio ferro­via­rio entre ambas nacio­nes y recordó que hasta hace muy poco tiempo “por cosas ton­tas que pasan cada tanto” las fron­te­ras entre Argen­tina y Uru­guay esta­ban cerradas.

De ese modo alu­dió al con­flicto que se sus­citó entre los paí­ses por la ins­ta­la­ción de dos plan­tas pro­ce­sa­do­ras de celu­losa sobre el río Uru­guay, en el vecino país, dife­rendo que llevó a un grupo de asam­bleís­tas argen­ti­nos a rea­li­zar pique­tes en las rutas internacionales.

En esa línea, Cris­tina Kir­ch­ner des­tacó que comienza una etapa en donde los paí­ses del mundo van a reque­rir agua, ali­men­tos y ener­gía, recur­sos que “Dios gene­ro­sa­mente ha derro­chado” en el Río de la Plata.

“Tene­mos que pre­pa­rar­nos para que nues­tros jóve­nes, nues­tros niños no ten­gan enfren­ta­mien­tos esté­ri­les. Los únicos que han sacado rédito de nues­tras dife­ren­cias no hemos sido noso­tros, han sido los que viven a miles y miles de kiló­me­tros de nues­tros paí­ses”, completó.

El ser­vi­cio ferroviario

En una pri­mera etapa, informó el gobierno argen­tino, el ser­vi­cio ferro­via­rio inter­na­cio­nal de pasa­je­ros unirá Con­cor­dia con Salto, pero luego se ampliará y par­tirá desde la ciu­dad bonae­rense de Pilar para lle­gar a la uru­guaya de Paso de los Toros, situada en el depar­ta­mento (pro­vin­cia) de Tacua­rembó, en la región cen­tral del vecino país.

Una segunda etapa, que está pre­vista para los pró­xi­mos meses, per­mi­tirá que, al arri­bar a Paso de los Toros, los pasa­je­ros reali­cen com­bi­na­ción con el sis­tema de tre­nes uru­guayo que res­ta­ble­cerá su ser­vi­cio para, así, lle­gar hasta Montevideo.

Por el momento, una vez en Paso de los Toros se podrán rea­li­zar com­bi­na­cio­nes con el ser­vi­cio de ómni­bus, se informó.

El pri­mer viaje de pasa­je­ros se rea­li­zará el 9 de sep­tiem­bre y ese mes la fre­cuen­cia será semanal.

El ser­vi­cio ferro­via­rio entre ambos paí­ses será reac­ti­vado luego de 30 años de haber sido desmantelado.

Las tari­fas para lle­gar a las dife­ren­tes esta­cio­nes serán más eco­nó­mi­cas que las equi­va­len­tes de los ser­vi­cios de ómnibus.

Los vago­nes que trans­por­tan pasa­je­ros con­ta­rán con buta­cas semi­cama, tele­vi­sión, y ser­vi­cio de snack.

Todos los vier­nes sal­drá una for­ma­ción que unirá Pilar con Paso de Los Toros.

A par­tir de octu­bre, habrá tres ser­vi­cios sema­na­les que par­ti­rán de la ciu­dad bonae­rense los lunes, miér­co­les y vier­nes, mien­tras que en diciem­bre comen­zará a tener fre­cuen­cia diaria.

Fuente: Infobae

¡Carajo, Que Asco!

El sis­tema demo­crá­tico tiene una pecu­lia­ri­dad, más bien una carac­te­rís­tica dis­tin­tiva con res­pecto a otros sis­te­mas polí­ti­cos, que es que el pue­blo, la ciu­da­da­nía, es la que elige a aque­llos que serán sus diri­gen­tes durante un tiempo determinado.

En nues­tro país, desde el nuevo período demo­crá­tico ini­ciado en el año 1983, los argen­ti­nos ele­gi­mos, para bien o para mal, los líde­res que con­du­ci­rán la Nación, ahora, en una elec­ción pre­li­mi­nar, por un nuevo lapso de cua­tro años.

En estas, las pri­me­ras elec­cio­nes pri­ma­rias que se rea­li­zan, el ofi­cia­lismo se impuso con un 51% de los votos. Un triunfo apa­ren­te­mente claro, con­tun­dente y terminante.

Pero tam­bién abso­lu­ta­mente sor­pre­sivo. Este gua­rismo sor­pren­dió inclu­sive al cris­ti­nismo. ¿Habrá habido fraude? ¿O los argen­ti­nos se vol­vie­ron locos?

El pri­mer inte­rro­gante es muy pro­ba­ble. Los Kir­ch­ner inexo­ra­ble­mente obran de mala fe, mien­ten, enga­ñan des­ca­ra­da­mente, ter­gi­ver­san y fal­sean la reali­dad. Uti­li­zan cual­quier medio para el logro de sus fines. Es casi una fija que haya habido fraude, por­que de ello depende que gran parte del gobierno no ter­mine con sus días en una cár­cel esta­tal, y por ello, harían cual­quier cosa para esca­par al “…que Dios y la Patria se lo demanden”.

Con res­pecto al segundo inte­rro­gante, des­pués de haberlo medito lar­ga­mente caigo en la cuenta y lo con­fieso ver­da­de­ra­mente aver­gon­zado, mi grave error de apre­cia­ción y de concepto.

El Pue­blo jamás se equi­voca. La volun­tad popu­lar es inape­la­ble y en con­se­cuen­cia no tiene que ren­dirle cuen­tas a nadie de su com­por­ta­miento en las urnas.

Más de la mitad del país, a lo largo y ancho de su extensa geo­gra­fía, apoya la ges­tión guber­na­men­tal de Cris­tina Kir­ch­ner. Su vic­to­ria fue con­tun­dente y abrumadora.

Más de la mitad del país está de acuerdo con su polí­tica con el campo, con la forma auto­ri­ta­ria y per­so­na­lista de Cris­tina de con­du­cir a la Nación como si fuera una per­te­nen­cia par­ti­cu­lar, de su “capi­ta­lismo de ami­gos”, de su polí­tica pre­ben­da­ria y su agre­siva con­fron­ta­ción permanente.

Más de la mitad del país no le importa ni le saca el sueño, el escán­dalo de las “Madres de Plaza de Mayo”, los asen­ta­mien­tos irre­gu­la­res en Jujuy, los oscu­ros mane­jos del ex secre­ta­rio de Trans­por­tes Ricardo Jaime, la enorme can­ti­dad de pre­sos polí­ti­cos sin jui­cio y sin con­dena, los 550 millo­nes de dóla­res que se fuga­ron sin des­tino cierto de la pro­vin­cia de Santa Cruz, la valija de Anto­nini Wil­son, el escán­dalo de los medi­ca­men­tos, la inse­gu­ri­dad, y delin­cuen­cia, el vacia­miento de la ANSES y otros fon­dos públi­cos para las nece­si­da­des par­ti­da­rias del gobierno, las per­ma­nen­tes que­jas de los jubi­la­dos y pen­sio­na­dos, las falen­cias de la edu­ca­ción y de la Jus­ti­cia, para men­cio­nar solo unos pocos ejem­plos, en los cua­les nos hemos que­jado sin causa ni sentido.

A nadie le preo­cupa en lo más mínimo la des­truc­ción de las FF. AA. y la inde­fen­sión en la cual se encuen­tra el país, ni el atro­pe­llo a las leyes y a la Cons­ti­tu­ción ni la escan­da­losa y des­ca­rada corrup­ción estatal.

Todo lo men­cio­nado son sim­ple­mente anéc­do­tas o hechos sin impor­tan­cia que no tie­nen peso ni sig­ni­fi­ca­ción, ante los extra­or­di­na­rios acier­tos de este gobierno: el fút­bol para todos, el pan a $2.50 el kilo y la enorme can­ti­dad de pla­nes socia­les y “pla­nes para todo”, entre otras muchas impor­tan­tes deci­sio­nes guber­na­men­ta­les que bene­fi­cian a la ciudadanía.

¿Quién soy yo para no con­cor­dar con el gobierno y la mayo­ría del país? Es evi­dente que estoy abso­lu­ta­mente errado en mis apre­cia­cio­nes y evaluaciones.

Creo que fui una cán­dida víc­tima de las patra­ñas y fal­se­da­des de las edi­to­ria­les de perió­di­cos como “Cla­rín” y “La Nación” y otros dia­rios opositores.

Tam­bién de ana­lis­tas polí­ti­cos, perio­dis­tas, opi­nó­lo­gos y comen­ta­ris­tas de radio y tele­vi­sión, medio­cres, malin­ten­cio­na­dos y ten­den­cio­sos como Mariano Gron­dona, Eduardo Van der Kooy, Nel­son Cas­tro, Jorge Lanata, Jorge Asís, Car­los Tor­tora, Alfredo Leuco, Ricardo Gar­cía, Pepe Elias­chev, Mar­celo Lon­go­bardi, Car­los Manuel Acuña, solo para men­cio­nar a algunos.

No están ausen­tes de esta dia­triba disol­vente, eco­no­mis­tas como Roberto Cacha­nosky, Nés­tor Sibona, Car­los Mel­co­nian, Roque Fer­nan­dez, Ricardo Lopez Murphy, Mar­tín Los­teau, Alfonso Prat Gay, Gerardo Della Pao­lera, José Luis Espert, Miguel Ángel Broda, entre muchí­si­mos otros.

En reali­dad casi todos los ana­lis­tas polí­ti­cos y eco­no­mis­tas de renom­bre bus­can poner palos en la rueda del gobierno. ¡Casi pare­ciera que exis­tiera una peli­grosa con­fa­bu­la­ción anti cristinista!

Pese a todo, la pre­si­dente se impuso arro­lla­do­ra­mente. La mayo­ría de los argen­ti­nos de todos los sec­to­res del queha­cer nacio­nal le die­ron un espal­da­razo de apoyo.

El rotundo triunfo de Cris­tina tam­bién trajo otros bene­fi­cios para la mal­tre­cha polí­tica argentina.

Prác­ti­ca­mente sacó del esce­na­rio polí­tico nacio­nal, espe­re­mos que sea en forma defi­ni­tiva, a diri­gen­tes abso­lu­ta­mente peri­mi­dos y fuer­te­mente cues­tio­na­dos como Ricardo Alfon­sín, sin carisma ni expe­rien­cia polí­tica ni de ges­tión alguna, una pésima réplica de la ima­gen de su falle­cido padre, a la popu­lar pito­nisa y frus­trada futu­ró­loga, Elisa Carrió, que no alcanzó a vis­lum­brar el rechazo gene­ra­li­zado de las pre­dic­cio­nes de su bola de cris­tal, al sal­tim­ban­qui peli­rrojo Fran­cisco De Nar­váez que le resulta total­mente indis­tinto pos­tu­larse para pre­si­dente o gober­na­dor o ser radi­cal o pero­nista (y ahora tam­bién cristinista).

Tam­bién a Eduardo Duhalde, única opción alter­na­tiva, fiel repre­sen­tante del polí­tico del pasado que tan­tas veces la ciu­da­da­nía con­denó al “… que se vayan todos”, con una pesada mochila de ante­ce­den­tes nega­ti­vos. Pese a ello le corres­ponde el mérito de haber entre­gado el poder al matri­mo­nio Kir­ch­ner que tanta acep­ta­ción popu­lar tiene y que tanto hizo y hace por el país.

El hecho que el ex pre­si­dente Car­los Saúl Menem, prin­ci­pal adver­sa­rio del gobierno, casi enemigo, que fue vitu­pe­rado, deni­grado e insul­tado a más no poder por el matri­mo­nio gober­nante, no solo se haya con­ver­tido al ofi­cia­lismo de Cris­tina Kir­ch­ner, sino tam­bién haya exal­tando públi­ca­mente sus vir­tu­des y acier­tos, me indica que evi­den­te­mente yo estaba total­mente des­en­fo­cado en mi apreciación.

Es evi­dente que yo estaba equi­vo­cado en mi pos­tura polí­tica. No quiero entrar en el insó­lito exa­brupto del can­tante Fito Páez de insul­tar a la mitad de los habi­tan­tes de la Capi­tal cuando men­cionó su asco para los que vota­ron a Mau­ri­cio Macri.

No obs­tante mis con­vic­cio­nes y apre­cia­cio­nes a la luz de este resul­tado elec­to­ral, no puedo menos que expre­sar mi repu­dio y asco a mí equi­vo­cada posi­ción, con­tra­ria al inte­rés y deseo de la mayo­ría de los argen­ti­nos. Tómese lo expre­sado como un mea culpa.

Pro­ba­ble­mente tam­bién sean equi­vo­ca­dos y erró­neos mis con­vic­cio­nes y valo­res. Afor­tu­na­da­mente aún puedo con­ser­var la reli­gión cató­lica sin ir en con­tra de la “mayo­ría” de los argen­ti­nos y de “nues­tro” reno­vado gobierno.

Lo único que lamento es que no me encuen­tro com­pren­dido den­tro de esa enorme masa de argen­ti­nos, que bajo el para­guas pro­tec­tor del ofi­cia­lismo, reci­ben exce­len­tes bene­fi­cios por su clien­te­lismo incondicional.

Autor: Dr. Alfredo Raúl Weinstabl

La Frase del Día

 

“Nues­tra Pre­si­denta, junto a su equipo, está pen­sando en el pre­sente, en el futuro y en cómo gene­rar una estra­te­gia para que todos los días viva­mos un poco mejor”

Diego Bos­sio