Suar: “El Gobierno te castiga si no opinás de la misma manera”

El líder del 13 duro con el gobierno

 

Con­tento con que este año le sacó ven­taja a la com­pe­ten­cia, el direc­tor de pro­gra­ma­ción de El Trece habló con el dia­rio PER­FIL y tam­bién se animó a refle­xio­nar sobre el Gobierno y su canal de tele­vi­sión. “Seguiré teniendo acto­res K. Los que sean, no me importa, me interesa su talento”, ase­gura Adrián Suar.

—Muchos acto­res que mili­tan en el Gobierno, que son admi­ra­do­res K, sue­len mani­fes­tar que tra­ba­ja­rían con vos, ¿qué supo­nés que hiciste para que te vean como alguien neu­tral den­tro del Grupo Clarín?

—Es que yo no creo que los acto­res no quie­ran tra­ba­jar en el Grupo Cla­rín. Eso forma parte de un dis­curso que no lo escu­ché nunca. Pri­mero, que tra­ba­ja­ron todos en el Grupo Cla­rín, desde hace cua­renta años; nin­gún actor me dijo: “Yo no tra­ba­ja­ría en el Grupo Cla­rín”. No conozco eso. Hay como una moda, un clima, de “guarda con el Grupo Cla­rín”, que es ten­den­cioso, tam­bién tra­ba­jando en los medios afi­nes al Gobierno que son… ¿Cuán­tos medios hay afi­nes al Gobierno? ¿Hay más de diez? Sí. No he encon­trado un solo actor que haya lla­mado y me haya dicho que no. Y segu­ra­mente la rela­ción que tengo con los acto­res… me cono­cen, saben que jamás voy a dis­cri­mi­nar a un actor por su pen­sa­miento polí­tico. Jamás.

—Vos has tenido acto­res K que han tra­ba­jado con vos…

—Si, y seguiré teniendo acto­res K. Los que sean, no me importa, me interesa su talento. No así el Gobierno que si no opi­nás de la misma manera te cas­tiga de alguna forma, no te da pauta publi­ci­ta­ria, armando alguna suerte de cace­ría de bru­jas. Acá jamás me dije­ron: “Si es K no va a trabajar”.

—Si te lla­ma­ran de Canal 7 para tra­ba­jar como actor, ¿irías?

—No. No puedo. Sería impo­si­ble. No iría por­que no ten­dría sen­tido que fuera.

per​fil​.com

Anuncios

“A la carga Barracas”: arengó la presidente

 

Al grito popu­lar de “a la carga Barra­cas”, vamos por todo, inició su segundo man­dato la pre­si­dente. Aque­llos que no entien­den la arenga fut­bo­lera les expli­ca­mos que es una forma de defi­nir un ata­que sin estilo y sin téc­nica, la cues­tión es ata­car y ganar. Esa es la acti­tud que mues­tra el gobierno sin son­ro­jarse por los méto­dos uti­li­za­dos en la arenga.

Las Ventajas De Ser Mujer

 

Como es de público cono­ci­miento la Hono­ra­ble Cámara de Dipu­tados de la Nación dio media san­ción a la lla­mada Ley de Iden­ti­dad de Género. Dis­tin­tas enti­da­des de les­bia­nas, gays, trans, bise­xua­les reci­bie­ron con satis­fac­ción la con­cre­ción de este viejo anhelo, que por fin tuvo favo­ra­ble acogida.

No es mi inten­ción aquí hacer un exhaus­tivo aná­li­sis de esta bri­llante pieza legal en ges­ta­ción sino aler­tar a mis com­pa­ñe­ros de sexo sobre las ven­ta­jas de con­ver­tir­nos masi­va­mente en muje­res. No hay nin­gún riesgo, no duele, y está per­mi­tido ser les­biana. Y no crean que es una broma; ni ahí. Estoy hablando seria­mente y como abo­gado. Van a ver.

Antes y ahora

Hubo una época oscura y tene­brosa de la huma­ni­dad, en que la par­tera cazaba a la cría recién nacida de una pata y luego de cor­tarle el cor­dón y darle la pal­ma­dita de prác­tica en la nalga para que llore, excla­maba solem­ne­mente: “¡Es un varón!” o “¡Es una nena!”.

Afor­tu­na­da­mente esa edad som­bría ha que­dado defi­ni­ti­va­mente atrás y ahora para saber qué carajo es lo que nació habrá que espe­rar a que cum­pla los die­ci­ocho años.

Eso sí, como ser per­sona, es per­sona. De acuerdo al art. 30 del Código Civil “son per­so­nas todos los entes sus­cep­ti­bles de adqui­rir dere­chos, o con­traer obli­ga­cio­nes.” Ya no se podrá decir si es nena o nene. De aquí en más, nació un “ente”. Y así se que­dará hasta que el ente decida que quiere ser. (Hay una excep­ción para el caso en que los padres del menor lo deci­dan, pero no es gene­ral así que a fin de nues­tro estu­dio no interesa. Podría darse, un supo­ner, que el legí­timo matri­mo­nio entre Eduardo y Enri­que adopte un hijo varón, pero des­cu­bren que en reali­dad el pequeño se siente mujer; el pro­yecto faculta –siem­pre con el con­sen­ti­miento del menor– a sus aman­tes padres para some­terlo a una cas­tra­ción, si ella fuera nece­sa­ria para su ade­cuada autopercepción).

Dejando de lado las excep­cio­nes, la cues­tión es que eso de andar divi­diendo a la gente en hom­bre y mujer, es retró­grado. Y no te digo nada de rega­larle auti­tos o Bar­bies, según el caso. ¡O hacer­les agu­je­ri­tos en las ore­jas a las ex nenas para poner­les ari­tos de oro! Eso ni retró­grado. Me corre un chu­cho de sólo pen­sarlo. Eso es fas­cista. Brrrrrrrrrr…

Pero por suerte nues­tros subli­mes legis­la­do­res han supe­rado ese oscuro pasado de la dic­ta­dura cro­mo­so­má­tica con la media san­ción de esta norma pro­gre­sista e igua­li­ta­ria Es una norma tan pro­gre que estuve ten­tado de agre­garla con fibra roja a la lista “DOS­CIEN­TAS RAZO­NES PARA NO SER PRO­GRE” que tengo pegada con un imán con forma de tor­tu­guita en la puerta de la hela­dera para acor­darme cada vez que me levanto o voy a bus­car una birra. Pero luego refle­xioné y rechacé la tentación.

Estoy de acuerdo con el ante­pro­yecto, por las cau­sas de hecho y de dere­cho que expon­dré a con­ti­nua­ción. Fijesén:

Algu­nos artícu­los divi­nos, divi­nos, divinos

El artículo 2 dice: “Defi­ni­ción. Se entiende por iden­ti­dad de género a la viven­cia interna e indi­vi­dual del género tal como cada per­sona la siente, la cual puede corres­pon­der o no con el sexo asig­nado al momento del naci­miento, inclu­yendo la viven­cia per­so­nal del cuerpo. Esto puede invo­lu­crar la modi­fi­ca­ción de la apa­rien­cia o la fun­ción cor­po­ral a tra­vés de medios far­ma­co­ló­gi­cos, qui­rúr­gi­cos o de otra índole, siem­pre que ello sea libre­mente esco­gido. Tam­bién incluye otras expre­sio­nes de género, como la ves­ti­menta, el modo de hablar y los modales.”

“Tal como cada per­sona la siente”, dice el texto. O sea, si vos la sen­tís y te gusta, sos mujer.

Des­pués del artículo 2 viene, natu­ral­mente el 3. Es raro que en este ante­pro­yecto algo venga natu­ral­mente pero en este caso, viene el 3:

“Art. 3º.- Ejer­ci­cio. Toda per­sona podrá soli­ci­tar la rec­ti­fi­ca­ción regis­tral del sexo, y el cam­bio de nom­bre de pila e ima­gen, cuando no coin­ci­dan con su iden­ti­dad de género auto percibida.”

¿Vas enten­diendo caver­ní­cola? Si la sen­tís, te gusta y te auto­per­ci­bís, pedís el cam­bio de docu­mento. Aquí van los requisitos:

“Art. 4º.- Requisitos.

1. Acre­di­tar la edad mínima de 18 años de edad, con excep­ción de lo esta­ble­cido en el artículo 5º de la pre­sente ley;

2. Pre­sen­tar ante el Regis­tro Nacio­nal de las Per­so­nas o sus ofi­ci­nas sec­cio­na­les corres­pon­dien­tes, una soli­ci­tud mani­fes­tando encon­trarse ampa­rada por la pre­sente ley requi­riendo la rec­ti­fi­ca­ción regis­tral de la par­tida de naci­miento y el nuevo docu­mento nacio­nal de iden­ti­dad corres­pon­diente, con­ser­ván­dose el número original.

3. Expre­sar el nuevo nom­bre de pila ele­gido con el que soli­cita ins­cri­birse. En nin­gún caso será requi­sito acre­di­tar inter­ven­ción qui­rúr­gica por reasig­na­ción geni­tal total o par­cial, ni acre­di­tar tera­pias hor­mo­na­les u otro tra­ta­miento psi­co­ló­gico o médico.”

Bueno, tene­mos enton­ces que el sujeto va al Regis­tro Civil, quiere ser mujer por­que lo siente, no nece­sita pro­barlo ni debe acre­di­tar tra­ta­miento médico o psi­co­ló­gico alguno, se elige un nom­bre, y chau picho, es mujer.

Y hace negocio.

Ser mujer es negocio

Desde el punto de vista que anti­gua­mente se cono­cía como mas­cu­lino, he lle­gado a la con­clu­sión de que es nego­cio ser mujer, porque

No duele. No hay que ope­rarse ni inyec­tarse nada, ni nada. Usted va y dice que siente que es mujer y ya está, es mujer. Tam­poco tiene que pro­bar que lo sienta. Y de paso te la encargo que prue­bes un sen­ti­miento íntimo. ¿Con qué lo pro­bás? ¿Con tes­ti­gos? ¿Un acta ante Escri­bano Público? Recor­de­mos que no son nece­sa­rias peri­cias psi­co­ló­gi­cas ni médi­cas. El tipo dice que es mujer y ya.

Ahora supon­ga­mos que el que declara que es mujer es un bar­budo. ¿Qué pro­blema hay? No tuvo tiempo de depi­larse. Supon­ga­mos que el barba va ves­tido de traje y cor­bata. Y nada de traje rosa, zapa­tos de cha­rol y cor­bata fuc­sia. Traje negro, camisa blanca, cor­bata azul y moda­les recios. Es más, si no fuera por­que declara que es mujer, pare­ce­ría un hom­bre. No importa. Lo único que falta es que la dis­cri­mi­nen por sus moda­les o por su ves­ti­menta, pobre mujer.

Y ya que esta­mos, supon­ga­mos que el barba es un tre­mendo ato­rrante levanta minas. ¿Y qué? ¿No puede ser les­biana?. ¡Fal­ta­ría más que lo dis­cri­mi­nen por su elec­ción sexual! Sea por lo que fuere, nues­tro bar­budo, Car­los Pérez se trans­forma por arte de magia en Carla Pérez, hecho del que se ente­ran él y el del Regis­tro Civil, por­que el cam­bio de nom­bre no se dará a publi­ci­dad, de acuerdo a lo nor­mado por el art. 9 segundo párrafo del anteproyecto.

Es así que Car­los Pérez –secre­ta­mente deve­nido en Carla– sale feliz del Civil en busca de cum­plir con su pro­pó­sito incon­fe­sa­ble: levan­tarse a la les­biana que le fal­taba en su colec­ción de muje­res y que nunca le dio boli­lla… por­que le gus­tan las muje­res. Y ahí nues­tro sagaz con­quis­ta­dor pelará deci­dido su nuevo D. N.I., como prueba indu­da­ble de que es mujer ya que en vir­tud del artículo 7, ter­cer párrafo “En todos los casos será rele­vante el número de Docu­mento Nacio­nal de Iden­ti­dad de la per­sona, por sobre el nom­bre de pila o apa­rien­cia mor­fo­ló­gica de la per­sona.” (y no me salga que repite la pala­bra “per­sona” en la misma frase, esas son suti­le­zas irre­le­van­tes). Y si la les­biana no le da bola, la denun­cia al INADI por dis­cri­mi­nar a las lesbianas.

En fin, a cual­quier hom­bre de los de antes, el pano­rama se le pre­senta suma­mente alen­ta­dor porque:

+Entra gra­tis a los boli­ches. Si el pato­vica no lo quiere dejar pasar, mues­tra el docu­mento. Si se sigue negando, INADI.

+Puede entrar al baño de las muje­res. Si chi­llan, les mues­tra el docu­mento. ¿Siguen chi­llando? INADI.

+Puede excluir a la mujer que venía en la lista de acuerdo a la ley de cupos. Si la excluida se queja, INADI y expul­sión del par­tido, por machista.

No me diga que no es para pen­sarlo. Total, si se arre­piente, hace un trá­mite judi­cial, vuelve a ser hom­bre (art. 8) y aquí no ha pasado nada.

Está bien que se corren algu­nos ries­gos, por­que los lec­to­res a los que va diri­gida esta nota segu­ra­mente bus­can muje­res anti­guas, esas que no había que cons­truir sino que ya venían hem­bras de fábrica y se pue­den lle­var el chasco de toparse con algu­nas de éstas naci­das por minis­te­rio de la ley. Hay un método infa­li­ble para dis­tin­guir­las. Lleve con­sigo un pañuelo verde y pre­gún­tele de qué color es. Si le res­ponde seca­mente “verde”, raje como alma que lleva el diablo.

Pero si la res­puesta es verde inglés, verde musgo, verde loro, verde noche, verde petró­leo (¿De dónde ven verde al petró­leo las minas, por Dió?), qué­dese tran­quilo. Esa seguro que es mujer, y de las buenas.

Autor: Ricardo ¿Guillermina?Cardinali 
(machista con perspectiva de género)

La Frase del Día

 

 

“La voz de la Pre­si­denta y el camino que ella marca hay que seguirlo por­que es el camino de todos”

Amado Bou­dou

Sigue El Circo… Con Las Mismas Figuras Y El Mismo Repertorio

 

 

Se ini­cia un nuevo período de Cris­tina Kir­ch­ner. Esta vez con inne­ga­ble legi­ti­mi­dad polí­tica: el 54% de los votos.

No obs­tante no hay que equi­vo­carse. El 54% de los votos váli­dos, pero segu­ra­mente tam­bién, mucho menos que la mitad de los habi­li­ta­dos. Hubo 28 millo­nes en esa situa­ción y solo 11 millo­nes vota­ron a Cris­tina. 17 millo­nes no la vota­ron (indi­fe­ren­tes, opo­si­to­res, impe­di­dos, etc.).

La Frase del Día

 

 

“No hay nada ni nadie que pueda ser supe­rior a los obje­ti­vos que trazó la Pre­si­dente el día sábado”.

Julio De Vido

Abal Medina: la sangre de su tío sigue siendo negocio en la Argentina

La desig­na­ción de Juan Manuel Abal Medina (h) como Jefe de Gabi­nete evoca la his­to­ria de su tío Fernando Abal Medina, fun­da­dor de Mon­to­ne­ros y uno de los homi­ci­das del Teniente Gene­ral Pedro Euge­nio Aram­buru, que fuera aba­tido poco tiempo des­pués en William Morris, par­tido de Hur­lingham. La aureola de már­tir gue­rri­llero de Fer­nando hizo que el gene­ral Juan Domingo Perón nom­brara a su her­mano Juan Manuel como secre­ta­rio gene­ral del Movi­miento Jus­ti­cia­lista en 1971.

Leer el resto »

Fuente: Informador Público