Insalubre Realidad

Deco­ra­dos, pan­ta­llas y gigan­to­gra­fía com­ple­tan el esce­na­rio. En tablas, la reina, en los pal­cos, el prín­cipe, los laca­yos, las cor­te­sa­nas y los bufo­nes, aplau­den, y se delei­tan con el mono­logo de la sobe­rana. Su voz encen­dida ataca, cas­tiga y dila­pida a los que alguna vez incu­rrie­ron en el error de vene­rarla o fue­ron sus socios en nego­cios clan­des­ti­nos, pero la ova­ción alienta la jugada hipó­crita.

 

Hace más de ocho años y medio Nés­tor Kir­ch­ner. y Cris­tina man­te­nían estre­cha rela­ción con las petro­le­ras, en el ante­rior y periodo regen­teado por la Señora, la fami­lia Eske­nazi era men­cio­nada y pre­sen­tada en las tri­bu­nas como hace­dora indis­cu­ti­ble de obras. Los Eske­nazi, accio­nis­tas de Rep­sol YPF y de Peter­sen, por obra y gra­cia de Nés­tor. La inter­re­la­ción de ambas fami­lias siem­pre fue vox populi en los ámbi­tos de poder.

Ahora curio­sa­mente han reci­bido el ulti­má­tum con motivo de sobre­pre­cios en la comer­cia­li­za­ción de com­bus­ti­bles. Tam­bién otras com­pa­ñías extran­je­ras han sido cues­tio­na­das por la Pre­si­dente y su equipo de elite dis­ci­pli­nado para la estafa.

Entre las acu­sa­cio­nes del gobierno para con las petro­le­ras, se les endilgó la falta de inver­sión en el área de explo­ra­ción, así como se les atri­buyó la cul­pa­bi­li­dad a las mis­mas por la deci­sión adop­tada por el gobierno, la impor­ta­ción de fuel oil y gas, a pre­cios exor­bi­tan­tes, acti­tud que pro­di­gio­sa­mente habría encon­trado los cul­pa­bles, jus­ta­mente en estos momen­tos, cuando desde 2003 a la fecha el kir­ch­ne­rismo siem­pre había negado pro­ble­mas en el sec­tor, res­pon­sa­bi­li­zando a la prensa y a la opo­si­ción por aler­tar a la opi­nión publica de la grave situa­ción que aca­rrea­ría la falta de hidro­car­bu­ros, algo que por falta de pre­vi­si­bi­li­dad del gobierno se trato de ocul­tar o tal vez nunca exis­tió la volun­tad de solu­cio­nar el problema.

Actual­mente resulta tirada de los pelos, la ver­sión de los cul­pa­bles, suena más a un verso ele­gido por el gobierno para cubrir sus espal­das y así apar­tarse se las res­pon­sa­bi­li­da­des, trans­fi­riendo las cul­pas a otros. Sin embargo, dado que los Eske­nazi, siem­pre fue­ron seña­la­dos como tes­ta­fe­rros de él, allende Santa Cruz desde los años 90, en dis­tin­tas y varia­das acti­vi­da­des, esto puede ser una cor­tina de humo para ocul­tar algún escan­dalo mayúsculo.

Detrás de los deco­ra­dos, el país real, que sufre la insa­lu­bre reali­dad, no con­tem­plada en los pla­ñi­de­ros rela­tos de la recién incor­po­rada Pre­si­dente, cica­triz de por medio.

La estampa vera­niega no se parece ni por las tapas, a las esplen­do­ro­sas cifras decla­ma­das por la Señora, como tam­poco con­juga con las mara­vi­llo­sas medi­das del Prín­cipe de los men­di­gos, ten­dien­tes a con­tro­lar todas las acti­vi­da­des comer­cia­les del país que inclu­yen impor­ta­cio­nes, expor­ta­cio­nes, mer­cado de cam­bio, esta­dís­ti­cas, que se suman a otras lle­va­das a cabo con ante­rio­ri­dad, por ejem­plo la des­truc­ción de mer­cado expor­ta­dor de car­nes. La sin­to­nía fina ale­vo­sa­mente ideada para tapar el irre­me­dia­ble ajuste ha comen­zado a ren­dir sus fru­tos nega­ti­vos en la economía.

Los cor­tes de ener­gía no regis­tra­dos por el régi­men, ni decla­ra­dos en el edén mágico de la Señora enlu­tada, han con­de­nado a cien­tos de miles de ciu­da­da­nos a vivir en el infierno, ciu­da­da­nos que reci­bi­rán sus pró­xi­mas fac­tu­ras de luz con impor­tan­tes aumen­tos, aún cuando el ser­vi­cio resulte total­mente defi­ci­ta­rio, el cliente nunca ten­drá razón.

Si el verano, resulta difí­ci­les de sopor­tar debido a la falta de ener­gía, que por supuesto afecta el ser­vi­cio de agua e inter­net. El crudo invierno será un desa­fió para los usua­rios de gas. Los fuer­tes incre­men­tos dedu­ci­dos en las bole­tas alcan­zan por­cen­ta­jes impre­sio­nan­tes, difí­ci­les de pagar para la clase baja y media, cal­cu­lando que el con­sumo de invierno es alta­mente supe­rior, dado que en la época esti­val el con­sumo es insig­ni­fi­cante. Resul­tará terro­rí­fico pasar el invierno sin cale­fac­ción por la difi­cul­tad de muchas fami­lias de acce­der al pago de gas impor­tado a pre­cios real­mente inmo­ra­les que el gobierno importa de otros paí­ses, sin con­sulta pre­via, y aun­que a Ud. no lo quiera, igual­mente no ten­drá dere­cho al pataleo.

Entre las deli­cias ofre­ci­das del gobierno nacio­nal y popu­lar, se encuen­tra la segu­ri­dad. Tema que la Pre­si­dente de algu­nos argen­ti­nos trata de igno­rar. En tanto Nilda Garré siem­pre ape­gada a a su estirpe mon­to­nera trata de desin­te­grar la Poli­cía Fede­ral, tal como lo hizo con las Fuer­zas Arma­das, con­ver­ti­das hoy en día en muñe­cos arti­cu­la­dos, sin ele­men­tos para el com­bate, es decir, inope­ran­tes ante con­flic­tos exter­nos, e inha­bi­li­ta­das para res­guar­dar el terri­to­rio de toda inva­sión que atente en con­tra de la patria y el pueblo.

En estos momen­tos la Poli­cía Fede­ral, es uti­li­zada por la minis­tro como ele­mento de pre­sión. Lejos de ser­vir al ciu­da­dano como corres­ponde, Garré, a eli­mi­nado sus ser­vi­cios de hos­pi­ta­les, edi­fi­cios públi­cos en el ámbito de la Ciu­dad Autó­noma y pró­xi­ma­mente esos que reti­rará la guar­dia poli­cial se los sub­te­rrá­neos y auto­pis­tas metro­po­li­ta­nas, negán­dole a los usua­rios el ser­vi­cio de segu­ri­dad, por el sólo hecho de poner en un aprieto al Jefe de la Ciu­dad, se le impone cubrir los ser­vi­cio con la Poli­cía Metro­po­li­tana cuyo número de efec­ti­vos no alcanza para ocu­par los pues­tos deja­dos sin cus­to­dia por el Gobierno Nacio­nal, medida que actuará en per­jui­cio de los ciudadanos.

La inse­gu­ri­dad, no tiene limite, vidas huma­nas se pier­den a dia­rio, civi­les y poli­cías engro­san la lista de los masa­cra­dos por la delin­cuen­cia, sin que las auto­ri­da­des guber­na­men­ta­les y la jus­ti­cia, se ocu­pen de la segu­ri­dad de las per­so­nas, como lo esta­blece la Cons­ti­tu­ción Nacional.

La lista real­mente es inter­mi­na­ble, la falta de res­peto por parte de las auto­ri­da­des abarca todos los aspec­tos de la vida de los argen­ti­nos, sin embargo la obse­sión por la fama a desatado una ola enfer­miza. Ambi­cio­nes encon­tra­das per­pe­tua­ción en el poder, usura, corrup­ción y ava­sa­lla­miento a los que pien­san dis­tinto, se han popu­la­ri­zado como regla cons­tante en varios gobier­nos lati­noa­me­ri­ca­nos, esos que se encuen­tran aglu­ti­na­dos en el entorno de Hugo Chá­vez, así como la Señora Kir­ch­ner obs­ti­nada en seguir los pasos del tirano cari­beño, sigue tejiendo los hilos para que una reforma cons­ti­tu­cio­nal que le per­mita eter­ni­zarse en el poder, de un país con ciu­da­da­nos en vías de extinción.

Ciu­da­da­nos estos, que de no des­per­tar  antes de ser ani­qui­la­dos y poder con­for­mar una nueva y real opo­si­ción, entra­rán  inde­fec­ti­ble­mente  en el periodo  de los lamen­tos,  pero el tiempo de reac­cio­nar habrá finalizado…

 


 

Fuente: La Historia Paralela

Autor: Susana Sechi

Anuncios

La Frase del Día

“No que­re­mos gene­rar un cule­brón. Lo que que­re­mos es solu­cio­narle los pro­ble­mas a los pro­duc­to­res agropecuarios”

Nor­berto Yauhar

Y A La Tercera Semana Resucitó

Fue­ron tres sema­nas de her­me­tismo ofi­cial y rumo­res a gra­nel. Que si la prin­cesa tenía cán­cer o no. Que los estu­dios habían dado un “falso posi­tivo” o que no era falso. Que si vol­ve­ría el día indi­cado o no. Curio­sa­mente, los par­tes médi­cos no los emi­tía un médico sino un “vocero”, por lo que el país estuvo en vilo durante casi un mes, timo­neado por un gemelo del coman­dante del Costa Concordia.

Lo real es que el miér­co­les 25 se armó el circo para su reapa­ri­ción en el salón de las muje­res de la casa de gobierno. Lo hizo enfun­dada en un ves­tido con un escote ad doc que per­mi­tiera ver su cue­llo y apre­ciar las secue­las de la inter­ven­ción qui­rúr­gica. Con­serva el luto, pero con unos vivos blan­cos en los hom­bros como para indi­car que va camino al “medio luto”.

Quie­nes inge­nua­mente creí­mos que este golpe la tor­na­ría mansa y con­ci­lia­dora, nos equi­vo­ca­mos. Vol­vió con su estilo habi­tual, copiado de su marido, atro­pe­lla­dor y abso­lu­ta­mente soberbio.

La enferma con­va­le­ciente habló durante una hora, delante de los aplau­di­do­res de siem­pre, repar­tiendo su odio para todos lados. En este caso les tocó, entre otros, a las petro­le­ras, olvi­dán­dose de los nego­cios de “ÉL” con Eske­nazy allí en el sur. Como es su cos­tum­bre, pasó esta­dís­ti­cas hiper opti­mis­tas que le faci­lita el INDEC, aun­que total­mente fal­sas, y con los infal­ta­bles deci­ma­les para impre­sio­nar más y mejor.

Como cor­do­be­ses, repu­dia­mos la pre­sen­cia del gober­na­dor José Manuel de la Sota, uno de sus más fie­les vasa­llos, sen­tado en pri­mera fila y asin­tiendo todo el tiempo con la cabeza, como el resto de los obse­cuen­tes. Rin­diendo tri­buto de pre­sen­cia a la reina se encon­tra­ban tam­bién casi todos los gober­na­do­res pro­vin­cia­les, el gabi­nete nacio­nal y, entre el público reunido para lle­nar el salón, las infal­ta­bles seño­ras del pañuelo blanco, hoy caí­das en des­gra­cia por los des­ma­ne­jos de su “pre­si­denta”, la inefa­ble Hebe de Bonafini.

Como con­tra­par­tida, se veri­fi­ca­ron dos ausen­cias nota­bles: el gober­na­dor de la pro­vin­cia de Bue­nos Aires y hasta hace poco súb­dito incon­di­cio­nal para lo que la señora gus­tara man­dar, Daniel Scioli, y el secre­ta­rio gene­ral de la cen­tral de tra­ba­ja­do­res del país, el camio­nero Hugo Moyano, el niño terri­ble, engen­dro de la ges­tión K, hoy rebe­lado con­tra sus “padres naturales”.

Nada nuevo bajo el sol. La reapa­ri­ción de Cris­tina fue un regreso sin glo­ria, que hace pre­ver la pro­fun­di­za­ción del hun­di­miento de la eco­no­mía y los enfren­ta­mien­tos inter­nos y exter­nos. En este caso, no será sola­mente con los paí­ses veci­nos sino muy espe­cial­mente con Gran Bre­taña (y no sola­mente por el tema Mal­vi­nas), ya que la desig­na­ción de la ex aza­fata y amiga de Hugo Chá­vez, Ali­cia Cas­tro, como emba­ja­dora ante el Reino Unido es una afrenta para la madre patria de los Esta­dos Uni­dos de Nor­te­amé­rica, cuya ban­dera man­ci­lló hace unos años esta sin­gu­lar diplo­má­tica
“a dedo”.

Fuente: www. laargentinaqueyoquiero. blogspot. com

El discurso de Cristina, con un eje en el nacionalismo y Malvinas

Al reasu­mir sus fun­cio­nes el 25 de enero, la Pre­si­denta pro­nun­ció un dis­curso polí­tico, que con­firma una vez más, la expe­rien­cia his­tó­rica de que los líde­res polí­ti­cos pue­den cam­biar de ideo­lo­gía, de acuerdo a intere­ses, con­ve­nien­cias o cir­cuns­tan­cias, pero que no cam­bian de personalidad.

Man­tuvo una acti­tud polí­tica ofen­siva, fue pre­cisa al refu­tar crí­ti­cas, no olvidó a sus adver­sa­rios e incluyó algu­nos nue­vos, puso más énfa­sis en los valo­res de con­fron­ta­ción polí­tica que en los de conciliación.

A veces, los pro­ble­mas de salud pro­du­cen alte­ra­cio­nes en la per­so­na­li­dad, pero ello no suele suce­der con los líde­res polí­ti­cos y el dis­curso de Cris­tina es una con­fir­ma­ción de ello.

El kir­ch­ne­rismo como fenó­meno polí­tico se ha carac­te­ri­zado desde sus inicios en el segundo tri­mes­tre de 2003, por poner espe­cial aten­ción en los enemi­gos que elige.

En este caso, los medios de comu­ni­ca­ción vol­vie­ron a ser blanco de crí­ti­cas, como viene suce­diendo desde hace años. Pero ahora se incor­poró un enemigo nuevo, que son las petro­le­ras, hasta ahora per­ci­bi­das polí­ti­ca­mente como un sec­tor pró­ximo al gobierno, sobre todo en el caso de Repsol-Ypf.

Más allá de tra­tarse el dis­curso que con­firma estilo y per­so­na­li­dad, lo nuevo es la impor­tan­cia que dio a Mal­vi­nas, qui­zás el tema cen­tral en el discurso.

Apa­rece como cues­tión fun­da­men­tal en la polí­tica exte­rior; se refu­tan argu­men­tos bri­tá­ni­cos y en par­ti­cu­lar del pri­mer minis­tro David Came­ron; se uti­liza el tema para cri­ti­car a los gru­pos ambien­ta­lis­tas que pro­tes­tan con­tra la lla­mada mega­mi­ne­ría; se intro­duce en la polí­tica mili­tar al afir­mar que va a ser des­cla­si­fi­cado el lla­mado Informe Rat­tem­bach, — ape­llido del Gene­ral que lo ela­boró, — que enjui­cia dura­mente la con­duc­ción mili­tar de la gue­rra, como lo evi­den­cian las dos edi­cio­nes publi­ca­das en forma de libro en los ochenta; la cri­tica a las petro­le­ras, se pro­duce en momen­tos que el gobierno de las islas intenta revi­ta­li­zar la inver­sión en explo­ra­ción de hidrocarburos.

Este dis­curso con­firma que el con­flicto de Mal­vi­nas qui­zás sea el tema más rele­vante en la polí­tica exte­rior en el pri­mer semes­tre del año, cuando se con­mer­mo­ran los treinta años de al gue­rra y ello aumenta las expec­ta­ti­vas sobre él tanto en el Reino Unido como en Argentina.

Pero tam­bién el dis­curso marca que el tema comienza a tener efec­tos polí­ti­cos inter­nos, al revi­ta­li­zar el nacio­na­lismo argen­tino, algo sobre lo cual tam­bién parece girar en estos días la polí­tica eco­nó­mica, cada vez más orien­tada por el Secre­ta­rio de Comer­cio, Gui­llermo Moreno.

En momen­tos que la eco­no­mía enfrenta un pano­rama más difí­cil –como en todo el mundo– y lo social ocupa el cen­tro de la escena polí­tica, con la dis­cu­sión sala­rial, la puja con los gre­mios, las ten­sio­nes en pro­vin­cias y muni­ci­pios y el debate en torno a las tari­fas de los ser­vi­cios públi­cos, el nacio­na­lismo parece ser una faceta de la pro­fun­di­za­ción del modelo, a la cual está recu­rriendo la Presidenta.

Fuente: La Nación

Moyano y Scioli, en la misma línea de fuego del kirchnerismo

 

El kir­ch­ne­rismo, ava­lado está claro por Cris­tina Fer­nán­dez, puso en la línea de fuego al jefe de la CGT, Hugo Moyano, y al gober­na­dor bonae­rense, Daniel Scioli.

Para cada uno de ellos, sos­tie­nen en el gobierno nacio­nal, tiene una pre­misa: pro­mo­ver el ale­ja­miento de Moyano de la con­duc­ción de la cen­tral obrera y “des­na­ran­ji­zar”, dicen, la pro­vin­cia de Bue­nos Aires, en alu­sión al color que Scioli eli­gió para iden­ti­fi­car a su gestión.

En el ofi­cia­lismo tie­nen en claro que la pre­si­denta “no lo que­ría antes y menos ahora” a Moyano y que en con­se­cuen­cia ha deci­dido apos­tar a un reem­pla­zante del camio­nero. En ese esquema, entra­ría el meta­lúr­gico Anto­nio Caló “por­que otro no hay”. Sub­ra­yan que el per­fil que le agrada a la Jefa de Estado es el de Hugo Yasky, pero que no hay manera que el docente cruce el charco para hacerse cargo de la CGT.

Sobre la falta de alter­na­ti­vas a Caló, recuer­dan que en algún momento el ele­gido fue Gerardo Mar­tí­nez, del gre­mio de la cons­truc­ción, hasta que salió a la luz la denun­cia que lo vin­culó al Bata­llón 601 durante la dic­ta­dura militar.

Los argu­men­tos de los “k” con­tra el hom­bre fuerte de la CGT son cla­ros: el sin­di­ca­lismo no enten­dió que éstos son otros tiem­pos. La gente no los va a apo­yar, ni el PJ. Y esas demos­tra­cio­nes de fuerza no sir­ven por­que este gobierno defiende a los tra­ba­ja­do­res, no los explota como el mene­mismo, argumentan.

Sin embargo, saben que la movida que pre­pa­ran para junio –cuando vence el man­dato del camio­nero– no será fácil, por­que no creen que Caló quiera con­fron­tar con Moyano. Por eso, pre­fie­ren que “cuando se lle­gue al con­greso” de la CGT, “esté todo arreglado”.

¿Qué sig­ni­fica eso? Que se lle­gue a un arre­glo con Moyano, cuya prin­ci­pal preo­cu­pa­ción es no ir “preso” por alguna causa como la de los medi­ca­men­tos tru­chos; o que se abra un diá­logo con “los gor­dos” para con­se­guir su apoyo para eri­gir a un nuevo secre­ta­rio gene­ral de la cen­tral obrera.

Lo que sí dejan en claro desde el kir­ch­ne­rismo es que quie­ren “afuera” a Moyano de la CGT, y no están preo­cu­pa­dos por­que pase a cum­plir un rol opo­si­tor al mar­gen de la cen­tral obrera.

Casi en un plano simi­lar, en el kir­ch­ne­rismo pro­mue­ven la “des­na­ran­ji­za­ción” de la pro­vin­cia, esto es, qui­tarle poder a Scioli, aun­que acla­ran que no pre­ten­den “mario­ti­zar” esa estra­te­gia. Es decir, no abra­zar a cie­gas la estra­te­gia del vice­go­ber­na­dor Gabriel Mariotto, de cri­ti­car públi­ca­mente y en reite­ra­das oca­sio­nes a Scioli.

Des­car­tan que Cris­tina Fer­nán­dez no va a encum­brar a Scioli para su suce­sión sino que, “en el peor de los casos”, dejará que com­pi­tan entre sí los can­di­da­tos al 2015.

Incluso, un ultra­kir­ch­ne­rista de la pro­vin­cia de Bue­nos Aires ensayó: “A Moyano sólo le queda aliarse con Scioli”.

Pero el ofi­cia­lismo deja sen­tado que la pelea en el 2015 será “entre Macri, Bin­ner y noso­tros”. ¿Quién en nom­bre de ese “noso­tros”? Toda­vía falta mucho.

Moyano y Scioli, en la misma línea de fuego del kirchnerismo

Fuente: DN/La Capital- Mar del Plata

Autor: Walter Schmidt

La Frase del Día

 

“Saben por qué no hay bra­si­le­ños con canas? Por­que no lle­gan a vie­jos, se mue­ren antes por lo mal que comen”.

Gui­llermo Moreno

 

pipino

Cuando se ve que tipos como este ani­mal, son los “pun­ta­les” de este seu­do­go­bierno, uno odia mas al 54% de pelo­tu­dos que lo votaron.

No hay mal que por bien no venga

 

Afor­tu­na­da­mente, la terri­ble noti­cia que hiciera pública el vocero pre­si­den­cial, Alfredo Scoc­ci­ma­rro, en los últi­mos días de diciem­bre del año pasado, cuando infor­mara el impac­tante anun­cio sobre el cán­cer en la tiroi­des que pade­cía la pre­si­dente de la Nación, Cris­tina de Kir­ch­ner, con el correr de los días se fue disi­pando y diluyendo.

Final­mente la pre­si­dente no tenía cán­cer, fue ope­rada no se sabe a cien­cia cierta de que, pero el defi­ni­tivo anun­cio ofi­cial vol­vió traer tran­qui­li­dad al sufrido y alar­mado pue­blo argentino.

Hay un cono­cido dicho del refra­nero popu­lar argen­tino que dice que “no hay mal que por bien no venga”.

Y el caso que nos ocupa es pre­ci­sa­mente un ejem­plo prác­tico y más que evi­dente, de la vigen­cia de esta cita popular.

Un día des­pués del anun­cio de refe­ren­cia es la última vez que el pue­blo argen­tino viera en vivo y directo a la pre­si­dente. Y más sor­pren­dente aún, ya esta­mos pró­xi­mos a cum­plir casi tres sema­nas con­se­cu­ti­vas no solo de no verla, sino fun­da­men­tal­mente de no oírla.

Pare­ciera que es casi una inter­ven­ción divina el dar un bien mere­cido des­canso al sufrido y ago­tado pue­blo argen­tino, al no tener que de escu­char prác­ti­ca­mente a dia­rio, las san­de­ces, (ref. 1) e increí­bles fan­ta­sías de la febril, enfer­miza y erró­nea ima­gi­na­ción presidencial

NOTAS:

1.– Según el dic­cio­na­rio san­dez es equi­va­lente a des­pro­pó­sito, sim­pleza, nece­dad, ton­te­ría, maja­de­ría, estu­pi­dez, idio­tez, bobe­ría, des­pro­pó­sito, desatino.

Autor: Dr. Alfredo Raúl Weinstabl