Dividen al kirchnerismo las denuncias que hizo Boudou

 

Garré elo­gió al juez Rafe­cas, que inves­tiga al vice­pre­si­dente; fuerte ten­sión por la acu­sa­ción a Righi

La estra­te­gia de defensa del vice­pre­si­dente Amado Bou­dou en el caso Cic­cone, que incluyó denun­cias con­tra sec­to­res inter­nos del Gobierno, des­nudó ayer un enfren­ta­miento en el entorno de la pre­si­denta Cris­tina Kirchner.

La minis­tra de Segu­ri­dad, Nilda Garré, elo­gió al juez fede­ral Daniel Rafe­cas, que ins­truye la causa que com­pro­mete a Bou­dou. El vice­pre­si­dente lo había acu­sado, el día ante­rior, de mon­tar una ope­ra­ción ile­gal en su con­tra. Por su parte, el vice­go­ber­na­dor bonae­rense, Gabriel Mariotto –un incon­di­cio­nal de la mandataria-, defen­dió a Bou­dou, pero se mos­tró “sor­pren­dido” por la embes­tida del vice­pre­si­dente con­tra el pro­cu­ra­dor gene­ral de la Nación, Este­ban Righi, otro hom­bre leal a la Presidenta.

El vice­pre­si­dente Amado Bou­dou.

 

“Por Rafe­cas tengo mucho res­peto”, dijo Garré, en una clara dife­ren­cia­ción con Bou­dou. Sin embargo, el Gobierno pro­mo­verá la pre­sen­ta­ción de una denun­cia con­tra el juez en el Con­sejo de la Magis­tra­tura, aun­que el ofi­cia­lismo no tiene número para destituirlo.

En ese con­texto, la agen­cia esta­tal Télam reiteró ayer decla­ra­cio­nes en res­paldo a Bou­dou de un grupo de fun­cio­na­rios: Juan Manuel Abal Medina, Aníbal Fer­nán­dez, Agus­tín Rossi y Julián Domín­guez, entre otros. Sin embargo, no difun­dió la defensa de Garré a Rafe­cas, pese a que publicó sus decla­ra­cio­nes sobre un ope­ra­tivo de dro­gas. La orden era no dejar solo a Boudou.

Con­sul­tado sobre el caso Righi, Mariotto dejó expuesta otra frac­tura interna. “Esa frase sor­prende y estre­mece: que­da­mos todos muy sor­pren­di­dos”. Pero des­vin­culó a Bou­dou del caso Cic­cone: “Yo por él pongo las manos en el fuego”.

Según con­fia­ron a LA NACION fuen­tes ofi­cia­les, Cris­tina Kir­ch­ner impulsó a Bou­dou a salir ante­ayer en su defensa para embes­tir con­tra Rafe­cas y la prensa. Pero nadie sabe si ella avaló o no el invo­lu­cra­miento de Righi. Bou­dou dijo que desde el estu­dio que fundó el pro­cu­ra­dor (hoy inte­grado por su esposa y por su hijo) le ofre­cie­ron en 2009 sus ser­vi­cios para acei­tar las rela­cio­nes en los tri­bu­na­les federales.

“No creo que ella res­palde eso”, dijo un des­ta­cado legis­la­dor kir­ch­ne­rista a LA NACION. Un minis­tro muy influ­yente, en cam­bio, res­pon­dió a LA NACION que “nadie lo sabe”, aun­que no des­cartó que Righi ter­mine por renun­ciar si la Pre­si­denta deci­diera res­pal­dar a Boudou.

En la plana mayor del Gobierno reinaba ayer un fuerte males­tar hacia Bou­dou por ata­car a Rafe­cas y a Righi: entre los más enoja­dos esta­rían el secre­ta­rio de Legal y Téc­nica, Car­los Zan­nini; el minis­tro de Pla­ni­fi­ca­ción Fede­ral, Julio De Vido; el secre­ta­rio de Comer­cio Inte­rior, Gui­llermo Moreno, y el minis­tro de Tra­bajo, Car­los Tomada.

Esos fun­cio­na­rios tie­nen afi­ni­dad ideo­ló­gica y per­so­nal con Righi, uno de los ope­ra­do­res fuer­tes del kir­ch­ne­rismo en la Jus­ti­cia. En esa línea mili­tan tam­bién Garré, Mariotto, juris­tas como León Ars­la­nian y el juez de la Corte Suprema Euge­nio Zaf­fa­roni y los dipu­tados Diana Conti y Car­los Kun­kel, entre otros.

Pero hoy Bou­dou se enco­lumnó en el bando opuesto, el que comanda el otro gran ope­ra­dor judi­cial kir­ch­ne­rista, Javier Fer­nán­dez, audi­tor en la Audi­to­ría Gene­ral de la Nacion (AGN). José María Núñez Car­mona, amigo de Bou­dou y socio de Ale­jan­dro Van­der­broele, es patro­ci­nado por el abo­gado Diego Pirota, del estu­dio que dirige el ex sub­se­cre­ta­rio de la SIDE Darío Richarte y un hom­bre vin­cu­lado a Javier Fernández.

Ese sec­tor tiene apoyo en el actual sub­se­cre­ta­rio de la SIDE, Fran­cisco “Paco” Lar­cher, que influye tanto en el orga­nismo como el pro­pio jefe, Héc­tor Icazuriaga.

“Si Bou­dou se dejó ase­so­rar por Fer­nán­dez para embes­tir con­tra el estu­dio del Bebe [Righi] no me parece una defensa inte­li­gente. Y no creo que la Pre­si­denta lo con­va­lide”, comentó ayer a LA NACION un fun­cio­na­rio alle­gado al pro­cu­ra­dor gene­ral de la Nación.

Garré llevó la voz can­tante de ese pro­fundo des­con­tento. “Por el doc­tor Rafe­cas tengo mucho res­peto. Me tocó tra­ba­jar en algu­nas cau­sas, como la toma del club Alba­riño, tuvo un desem­peño impe­ca­ble”, dijo la minis­tra ayer al canal C5N.

Mariotto com­pletó la faena al refe­rirse a Righi. “Es una frase que sor­prende y estre­mece”, atinó a decir. “Que­da­mos todos muy sor­pren­di­dos”, insis­tió. “Hay resor­tes ins­ti­tu­cio­na­les que tie­nen que acti­varse frente a esas mani­fes­ta­cio­nes”, dijo Mariotto a Radio 10.

El meca­nismo de remo­ción del pro­cu­ra­dor gene­ral de la Nación es el jui­cio polí­tico en el Con­greso, al igual que para el presidente.

“El caso de Righi es com­plejo. Tiene pres­ti­gio en el pero­nismo. No irá al Con­greso. O Righi aclara todo, o queda todo en el aire, o la Pre­si­denta le pide que se vaya”, dijo un ministro.

“Bou­dou con­si­dera que Righi no frenó a Rafe­cas. Y avisa que si le suel­tan la mano, habla”, inter­pretó un alto fun­cio­na­rio oficia

 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: