Vergonzosa E Increíble Incoherencia Gubernamental

 

Los erro­res, enga­ños y fal­se­da­des del kir­ch­ne­rismo son cada vez más gro­se­ros, des­ca­ra­dos y obs­ce­nos. Con la sober­bia carac­te­rís­tica del que se cree dueño de la ver­dad reve­lada, la pre­si­dente miente a la ciu­da­da­nía con un des­par­pajo y des­caro abso­luto, cre­yendo que el pue­blo no tiene memo­ria o que no tiene las con­di­cio­nes nece­sa­rias para pro­ce­sar la infor­ma­ción recibida.

En la ges­tión de los Kir­ch­ner hay una gran can­ti­dad de ejem­plos, pero la nacio­na­li­za­ción de YPF es real­mente la más grave y sin lugar la más tras­cen­dente de las tor­tuo­sas manio­bra e incohe­ren­cias del gobierno.

No voy a tra­tar los por­me­no­res de este escán­dalo, con gra­ves ribe­tes inter­na­cio­na­les, y segu­ra­mente con con­se­cuen­cias nega­ti­vas para el país, sim­ple­mente quiero des­ta­car las pro­fun­das incoherencia

YPF fue pri­va­ti­zado por el gobierno del pre­si­dente Car­los Saúl Menem en el año 1992. Pero para lograrlo, ya que no le alcan­za­ban los votos en el Par­la­mento, contó con el impres­cin­di­ble y deci­sivo apoyo del gober­na­dor de Santa Cruz, Nés­tor Kir­ch­ner a la sazón pre­si­dente de la Orga­ni­za­ción Fede­ral de Esta­dos Pro­duc­to­res de Hidro­car­bu­ros (OFEPHI), que agru­paba a Chu­but, For­mosa, Jujuy, La Pampa , Men­doza, Neu­quén, Salta y Santa Cruz.

La pri­va­ti­za­ción de YPF fue “una reivin­di­ca­ción his­tó­rica”, dijo Nés­tor Kir­ch­ner en aque­lla opor­tu­ni­dad y ale­gaba que se ter­mi­na­ría la empresa mane­jada por 15 o 20 geren­tes y que para lo san­ta­cru­ce­ños la pri­va­ti­za­ción no era la entrega de la soberanía.

Para­lela y simul­tá­nea­mente, Cris­tina Fer­nán­dez de Kir­ch­ner, cuando era dipu­tada en el Con­greso Nacio­nal por la pro­vin­cia de Santa Cruz, defen­día e impul­saba, la ley que pri­va­ti­za­ría la petro­lera YPF

Por este apoyo la Nación “reco­no­cía” una deuda de 480 millo­nes de dóla­res con la pro­vin­cia. En defi­ni­tiva, la pro­vin­cia reci­bió, en 1993, US$ 654 millo­nes. Con ellos, adqui­rió accio­nes. Las de YPF le per­mi­tie­ron hacer un gran nego­cio: las com­pró en US$ 290 millo­nes y, seis años más tarde, las ven­dió por US$ 654 millo­nes. Kir­ch­ner envió esos fon­dos al exte­rior. Nunca hubo una res­ti­tu­ción plena ni una ade­cuada ren­di­ción de cuen­tas. (ref.1).

Veinte años des­pués la pre­si­dente Cris­tina Kir­ch­ner adopta una deci­sión  180º inversa a su pos­tura del año 1992 y nacio­na­liza YPF. Las argu­men­ta­cio­nes de esta deci­sión son dia­me­tral­mente opues­tos a los que esgri­mió tan vehe­mente en el año 1992. El sena­dor Menem, tam­bién en un giro de 180º, apoya la deci­sión gubernamental.

Lo men­cio­nado en forma tan abre­viada y sus­cita encie­rra no solo una con­tra­dic­ción tan enorme, sino tam­bién en su eje­cu­ción, des­pro­li­ji­da­des, absur­dos, erro­res y tor­pe­zas de tal mag­ni­tud y gra­ve­dad que el anun­cio de la nacio­na­li­za­ción de YPF por parte de la pre­si­dente puede encua­drarse como un ver­da­dero acto delictivo.

Uno de estos absur­dos es haber nom­brado inter­ven­tor en la recien­te­mente nacio­na­li­zada YPF, al minis­tro de Pla­ni­fi­ca­ción, Julio de Vido, pre­ci­sa­mente el res­pon­sa­ble directo, durante casi los diez años de gobierno kir­ch­ne­rista, del con­trol y audi­to­ría de la empresa petrolera.

No más de un año atrás, la pre­si­dente y el minis­tro pon­de­ra­ban la mar­cha de la empresa Repsol–YPF y Cris­tina feli­ci­taba a YPF por aumen­tar la pro­duc­ción de petró­leo y gas y el volu­men de inver­sio­nes efectuadas.

La pre­gunta que podría uno for­mu­larse ante esta situa­ción casi inima­gi­na­ble, es si Cris­tina y su gran legión de cor­te­sa­nos, y Menem, a quien podría con­si­de­rarse el ícono de la pri­va­ti­za­ción, tie­nen con­vic­cio­nes o los mueve otro tipo de incen­tivo en esta decisión.

La res­puesta surge con meri­diana cla­ri­dad: tanto Menem, como los Kir­ch­ner no los impul­saba nin­gún tipo de con­vic­ción ni tam­poco tie­nen nin­guna clase de ideo­lo­gía defi­nida. Sim­ple­mente les urgía la nece­si­dad de fon­dos para con­ti­nuar por un tiempo más su afe­rra­miento al poder.

Lo men­cio­nado está tan cla­ra­mente docu­men­tado por abun­dan­tes videos que tes­ti­fi­can como el kir­ch­ne­rismo de los años 90 pro­nun­ciaba un dis­curso en favor de la venta de la com­pa­ñía. En muchas fil­ma­cio­nes, gra­ba­cio­nes, dis­cur­sos y decla­ra­cio­nes a los medios, se mues­tra un con­tra­sen­tido y una incohe­ren­cia tan noto­ria y evi­dente, que podría hacerse fácil­mente una pelí­cula (que segu­ra­mente gana­ría varios pre­mios) titu­lada “Los absur­dos guber­na­men­ta­les del kirchnerismo”.

La mayo­ría de los  argen­ti­nos somos dóci­les, man­sos y pacien­te­mente acep­ta­mos sin hesi­tar, lo que el gobierno nos impone de una manera u otra.

Algu­nos, por que no tie­nen memo­ria, otros por­que no les con­viene recor­dar, otros por que nos les interesa y la gran mayo­ría por­que no saben de lo que se trata o sig­ni­fica. Tam­bién hay teme­ro­sos y cobar­des que bajan los bra­zos, dán­dose por ren­di­dos sin ofre­cer resis­ten­cias, ante la omni­po­ten­cia de este Estado autoritario.

Ante los tejes y mane­jes del gobierno, el ciu­da­dano argen­tino, sin la alter­na­tiva de una opo­si­ción via­ble y con­sis­tente, no reac­ciona y se man­tiene pres­cin­dente, pasivo y ale­jado, casi anes­te­siado ante los vai­ve­nes de la polí­tica nacional.

Lo con­creto es que el gobierno y para expli­carlo grá­fi­ca­mente y en tér­mi­nos popu­la­res, nos obliga volun­ta­ria o for­za­da­mente, cons­cien­tes o incons­cien­tes, a tra­gar­nos el sapo.

Para ello uti­liza dife­ren­tes y varia­dos pro­ce­di­mien­tos: desde ape­lar al cono­cido sen­ti­men­ta­lismo de los argen­ti­nos hasta la invo­ca­ción a un nacio­na­lismo incon­du­cente y esté­ril, entre otras meto­do­lo­gías de manejo de la infor­ma­ción y de mani­pu­la­ción de las masas.

Algu­nos ana­lis­tas dicen que Cris­tina ha per­dido el rumbo. Otros, los más serios, ale­gan que la pre­si­dente nunca tuvo un rumbo defi­nido en lo que al país le con­viene. Si en cam­bio, tuvo rumbo claro en lo que a su con­ve­nien­cia per­so­nal se refiere. Ante estas incohe­ren­cias el país retro­cede día a día en el con­cierto de las naciones.

NOTAS:

1.– Pro­ba­ble­mente el tema de las rega­lías petro­le­ras de la pro­vin­cia de Santa Cruz cons­ti­tuya el mayor caso de corrup­ción de nues­tra his­to­ria. Son los famo­sos fon­dos que el ex pre­si­dente Kir­ch­ner sacó ya hace casi dos déca­das del país a fin de pre­ser­var­los de… ¿¿?? . Nunca se supo a cien­cia cierta a cuanto ascen­dió la suma, dado el tiempo trans­cu­rrido. Hace unos siete años atrás se sos­pe­cha del orden de los 1.300 M a 1.500 M de dóla­res en fun­ción de los intere­ses acu­mu­la­dos a tra­vés de ese lapso. Par­cial­mente el gober­na­dor de la pro­vin­cia de Santa Cruz, fue blan­queando parte de los fon­dos. Pero nunca se cono­ció  la ruta del dinero, las comi­sio­nes cobra­das, los intere­ses deven­ga­dos y toda la ope­ra­to­ria rela­cio­nada con este escan­da­loso caso. Nunca hubo trans­pa­ren­cia y acceso público a este tema. Hubo infi­ni­dad de pedi­dos rela­cio­na­dos a ello, desde ámbi­tos públi­cos y peti­cio­nes pri­va­das, desde la opo­si­ción polí­tica, hasta de sim­ples ciu­da­da­nos. El silen­cio fue siem­pre la res­puesta. Es cono­cido el dicho que el que calla otorga. Ya que­dan pocas dudas sobre que esta­mos en pre­sen­cia de un ilí­cito de abso­luta tor­peza y de carac­te­rís­ti­cas mayúsculas.

Autor: Dr. Alfredo Raúl Weinstabl

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: