La Perla De Angola

El “gran cua­drazo polí­tico” que es Cris­tina, al decir de Aníbal Fer­nán­dez, Ran­dazzo y demás exe­ge­tas de la media­nía, ha caído en un plan­chazo que por el peli­gro que encie­rra, para el relato kir­ch­ne­rista, con­viene pasarlo por alto rápi­da­mente,  y  olvidar.

Olvi­dar y ¡cuanto antes mejor!

Así, supongo, deben cole­gir  las prin­ci­pa­les espa­das de este espa­cio, en el supuesto que con­ti­núen escu­chando o leyendo los dis­cur­sos de la Señora. A esta altura  cuesta seguirle el tranco.

Es que Cris­tina de tanto expo­nerse a sus pala­bras (lo hace dia­ria­mente) se emba­ru­lla e ingresa en     viz­ca­che­ra­les inte­lec­tua­les, donde los más exper­tos jine­tes caen con sus cabal­ga­du­ras de bru­ces sobre el barro… de la filo­so­fía, sin alcan­zar a la ama­zona que vuela a baja altura. La raleada troupe de inte­lec­tua­les ya no saben de que dis­fra­zarse para expli­car lo impo­si­ble.  La pru­den­cia revo­lu­cio­na­ria, si la hay, se con­voca a silencio.

Cier­ta­mente me encuen­tro entre los que, ya, no leen a la Señora. Si bien no tengo un segundo de kir­ch­ne­rismo, lo que me hace inmune a sus sue­ños, tiempo atrás abor­daba con curio­si­dad epi­de­mio­ló­gica sus razo­na­mien­tos. Ya no. He dejado de hacerlo por pres­crip­ción médica.

Pero como uno tiene ami­gos que con volun­tad  vesá­nica con­ti­núan la lec­tura, uno de ellos, me advir­tió acerca de las ideas que la Señora des­plegó  en su   dis­curso, en la reunión bila­te­ral con el Pre­si­dente Dos San­tos, en Luanda.

Ingresé por lo tanto al sitio ofi­cial y allí me encon­tré con la perla de Angola.

Cris­tina dijo:

“El siglo XX encu­brió gue­rras civi­les a tra­vés de dic­ta­du­ras mili­ta­res con pros­crip­cio­nes al movi­miento polí­tico al que yo per­te­nezco, con lo cual me siento abso­lu­ta­mente iden­ti­fi­cada con la his­to­ria de este país… (Angola)

A par­tir del año 2003, cuando asu­mió la pre­si­den­cia el doc­tor Nés­tor Kir­ch­ner, nos empe­ña­mos en rein­dus­tria­li­zar una Argen­tina que tam­bién había sido arra­sada, no por una gue­rra civil en los tér­mi­nos en que se desa­rro­lló en Angola, pero sí por nume­ro­sas dic­ta­du­ras mili­ta­res donde en defi­ni­tiva ciu­da­da­nos uni­for­ma­dos se enfren­ta­ban con la otra civi­li­dad que no era uni­for­mada, por lo cual hablo tam­bién de gue­rras civi­les encu­bier­tas. Uste­des fue­ron esce­na­rio en esas gue­rras de libe­ra­ción y en esas gue­rras tam­bién pos­te­rior­mente a gue­rras civi­les de los últi­mos ves­ti­gios de la gue­rra fría. Y noso­tros tam­bién, en la Repú­blica Argen­tina y en toda la región, con las dic­ta­du­ras mili­ta­res sufría­mos los ves­ti­gios de esa gue­rra encu­bierta que las gran­des poten­cias desa­rro­lla­ban en nues­tro terri­to­rio y que cuando se reti­ra­ban deja­ban todo como tie­rra arra­sada” (Sic.)

A los kir­ch­ne­ris­tas de pala­dar negro le va a resul­tar difi­cul­toso expla­yarse y expli­car las pala­bras de la Señora. A noso­tros, no. De modo que vaya­mos a las cosas, como nos ha pro­puesto ella.

Pri­mero: Las dic­ta­du­ras mili­ta­res que des­pla­za­ron al pero­nismo encu­bren una gue­rra civil. Si esto es así, a la dic­ta­dura de 1976 le cabe esta aser­ción. Es una nove­dad, fun­da­men­tal­mente por  pro­ve­nir  del pro­gre­sismo, que siem­pre ha negado  que se tra­tara de una gue­rra, sino más bien de un safari.

La jus­ti­cia y el par­la­mento  debie­ran  aten­der a estas pala­bras,   pues hasta ahora solo se ha escu­chado y repa­rado a un solo bando.

Y si ha sido una gue­rra civil, como nos anoti­cia Cris­tina y los muer­tos están en ambos lados, el Estado nacio­nal debiera asu­mir su res­pon­sa­bi­li­dad exten­dién­dola a ambos contendientes.

¿Vol­ve­mos a la teo­ría de los dos demonios?

El otro punto inquie­tante de su ver­bo­rra­gia incon­tro­lada es cuando afirma  que nues­tro país tam­bién fue  esce­na­rio de la gue­rra fría, donde se enfren­ta­ron las gran­des poten­cias. Esto es, que si de un lado estaba el Ejér­cito nacio­nal que expre­saba los intere­ses geo­po­lí­ti­cos del capi­ta­lismo nor­te­ame­ri­cano, como siem­pre lo mani­festó el pro­gre­sismo y la izquierda. ¿Del otro lado. De la izquierda insu­rrec­cio­nal y los Mon­to­ne­ros quien estaba?

Al botón de la boto­nera el que sale o el…

¿Adi­vina el lector?

Claro. ¡La Unión Sovié­tica! Con lo cual nos viene a con­tar Cris­tina que sus ami­gos, los heroi­cos jóve­nes idea­lis­tas, vul­gar­mente cono­ci­dos como  gue­rri­lle­ros, tam­bién fue­ron agen­tes extran­je­ros infil­tra­dos en nues­tro terri­to­rio. ¡Lo que sos­te­nía el General!

¿Habrá que­rido decir­nos esto Cris­tina? ¿O se enredó en sus palabras.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: