Pantallazos de la realidad

Durante uno de esos días ele­gi­dos, des­pués de tomar aliento y nutrirme de esa cuota de coraje indis­pen­sa­ble para rea­li­zar esos trá­mi­tes pen­dien­tes que uno siem­pre trata de apla­zar para otro día. Y que por lo visto,casi una mul­ti­tud tam­bién había coin­cido en darse cita en lugar, que debía rea­li­zar la gestión.

No fue difí­cil de com­pro­bar que el humor de los ciu­da­da­nos ha cam­biado nota­ble­mente. Si bien en otras opor­tu­ni­da­des se hacían sen­tir algu­nas voces de des­con­tento refe­ri­das al régi­men de turno, tam­bién se podían escu­char otras que repli­ca­ban a las ante­rio­res en menor medida.

Curio­sa­mente en esta opor­tu­ni­dad la indig­na­ción se había gene­ra­li­zado, gri­tos e insul­tos irre­pro­du­ci­bles diri­gi­dos a la viuda y a los corrup­tos inte­gran­tes del elenco ofi­cial se encon­tra­ban ins­ta­la­dos como causa común del impa­ciente público.

La espera, como un dis­pa­ra­dor aumen­taba el tono de la pro­testa y el tenor de la crí­tica se elevó hasta el sin­ce­ri­ci­dio de la memo­ria, como prueba osten­si­ble de la reali­dad, la catar­sis delató las con­duc­tas inde­cen­tes de los fun­cio­na­rios, los casos de corrup­ción, Hebe y Car­lotto inclui­das, Bou­dou y sus ami­gos, las vali­jas vola­do­ras de Anto­nini Wil­son, la inse­gu­ri­dad, el robo de los fon­dos de las AFJP., el enri­que­ci­miento ilí­cito de los Kir­ch­ner, el foto­mon­taje judi­cial de Oyar­bide, el pasado terro­rista de los tra­ves­ti­dos de jóve­nes idea­lis­tas para ocul­tar sus cul­pas, los más de 1000 pre­sos polí­tico pri­sio­ne­ros de un régi­men maqui­llado de demo­crá­tico y envuelto con las ban­de­ras fal­sas de retor­ci­dos dere­chos huma­nos, la ven­ganza mór­bida de Cris­tina Kir­ch­ner, sus men­ti­ro­sas actua­cio­nes, sus lujo­sos dis­fra­ces de viuda, Moreno, cul­pa­ble de las ver­go­zo­sas fal­se­da­des del INDEC, de la falta de medi­ca­men­tos y de insu­mos sani­ta­rios, la infla­ción, la tra­ge­dia ferro­via­ria de Once, el cepo incons­ti­tu­cio­nal al dolar, la falta de liber­ta­des, per­se­cu­ción ideo­ló­gica, la caren­cia de segu­ri­dad jurí­dica, el veto del 82% a las jubi­la­cio­nes apro­bado por el Con­greso, la pobreza encu­bierta, las bur­las a la patria, los ata­ques a la igle­sias, los desa­fíos a la decen­cia por impo­si­ción de leyes como el matri­mo­nio igua­li­ta­rio, el cam­bio de genero y miles de cosas más, con­di­men­ta­das con muchí­si­mos recuer­dos para los pro­ge­ni­to­res de los antes nom­bra­dos y de otros que sería muy extenso citar, com­po­nían la espon­tá­nea explo­sión de los que van per­diendo la paciencia

En tanto, el ambiente se tor­naba cada vez más exal­tado, los lati­gui­llos ¡ yo no la voté … ! ¡ y que se vayan todos…! se escu­cha­ban tan fuerte como los gri­tos de la hin­chada en un esta­dio. El poli­cía encar­gado de cus­to­diar el lugar, miraba de reojo sin nin­guna inten­ción de aca­llar a esos hom­bres y muje­res har­tos muy har­tos de sopor­tar tanto.

Los emplea­dos gene­ral­mente quis­qui­llo­sos de la admi­nis­tra­ción esta­tal, guar­da­ron silen­cio de radio, ante el des­borde del publico que espe­raba su turno para ser atendido

Sin embargo no exis­tió la vio­len­cia, sólo fue una mues­tra de una socie­dad al borde del ata­que de nervios.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: