VIVARACHOL

 

Hace unos días la pre­si­denta amo­nestó al sena­dor Aníbal Fer­nán­dez por haber mani­fes­tado que, mien­tras al resto de sus com­pa­trio­tas les está vedado com­prar dóla­res, él aho­rra en la moneda nor­te­ame­ri­cana por­que le da la gana. ¿Tomaste viva­ra­chol?, le pre­guntó Cris­tina Kir­ch­ner, al ex jefe de gabinete.

El poli­fun­cio­nal Fer­nán­dez, autor de un libro pro­lo­gado por la pre­si­denta (“Zon­ce­ras argen­ti­nas y otras yer­bas”), nos tiene acos­tum­bra­dos a hemo­rra­gias ver­ba­les de todo tipo, como la reco­men­da­ción que hizo días atrás sobre el cui­dado de las plan­tas de marihuana, cuyo con­sumo debe­ría ser des­pe­na­li­zado según este senador.

Lo real­mente preo­cu­pante, es que, mien­tras la pre­si­denta sigue ade­lante con la irra­cio­nal polí­tica ecó­no­mica dise­ñada entre Gui­llermo Moreno y Axel Kici­llof, muchos pacien­tes onco­ló­gi­cos argen­ti­nos se ven pri­va­dos de adqui­rir la medi­ca­ción que nece­si­tan para sus res­pec­ti­vos tra­ta­mien­tos, debido a las tra­bas adua­ne­ras impues­tas por el secre­ta­rio de comer­cio de la Nación.

La razón para impe­dir el ingreso de estos medi­ca­men­tos, que no son pre­ci­sa­mente “Viva­ra­chol”, no está dema­siado clara, aun­que tal vez se deba a la sus­ti­tu­ción de impor­ta­cio­nes que la pri­mera magis­trada está empe­ñada en impo­ner en el país a cual­quier costo.

Apli­cando este deli­rante cri­te­rio nos atre­ve­mos a suge­rirle al señor Moreno que se pro­ceda de la misma forma en el ámbito cul­tu­ral. En diciem­bre de este año, la can­tante Madonna ofre­cerá varios reci­ta­les en el país que serán paga­dos, obvia­mente, mediante una abul­tada cifra de moneda nor­te­ame­ri­cana que sal­drá del país sin restricciones.

A los pro­duc­to­res del evento se les debe­ría exi­gir que expor­ten a un artista equi­va­lente, para lo cual pro­po­ne­mos a uno de nues­tros gran­des músi­cos, Charly Gar­cía, famoso por des­truir ins­tru­men­tos, gol­pear músi­cos, pro­vo­car des­ma­nes en esce­na­rios y habi­ta­cio­nes de hotel y hasta por bajarse los pan­ta­lo­nes en público, sin con­tar sus sal­tos mor­ta­les desde alguna ventana.

Así se cum­pli­ría con el cri­te­rio de la sus­ti­tu­ción de impor­ta­cio­nes para todos y todas, espe­cial­mente para aque­llos que toman Viva­ra­chol, medi­cina de fabri­ca­ción nacio­nal, exenta de tra­bas a la expor­ta­ción, de venta libre y con­sumo coti­diano entre nues­tros fun­cio­na­rios, que usan y abu­san de la buena fe y de la pacien­cia de los argentinos.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: