El Día De La Victoria En La Derrota “14 De Junio De 1982″

 

La his­to­ria nos ha ense­ñado que las “gue­rras jus­tas”, las ganan los “jus­tos”, cual­quiera haya sido su resultado.

La Gue­rra del 82, fue una GUE­RRA JUSTA, en la acep­ción más pro­funda de JUS­TI­CIA, esa vir­tud tan bas­tar­deada en los últi­mos tiem­pos, en esta Argen­tina donde la con­fu­sión oscu­rece las con­cien­cias y nubla la verdad.

Y a la Gue­rra del 82, la gana­ron los jus­tos, aque­llos del Evan­ge­lio, aque­llos que ejer­cían la Jus­ti­cia por Amor.

Recor­dar ese día como “DÍA DE LA REN­DI­CIÓN”, es pri­vi­le­gio de los que no se rin­die­ron, ni se ren­di­rán por­que de ellos esEL REINO DE LOS CIE­LOS”.(Mt 5–10)

Se rin­die­ron los cobar­des, los trai­do­res, los que jamás sabrán de las ver­da­de­ras vic­to­rias. Aque­llas que se libran en el inte­rior de los espí­ri­tus con las armas del honor y la entrega. Aque­llas que enno­ble­cen los pos­tre­ros sue­ños del gue­rrero. Aque­llas que ele­van a los que aman y aver­güen­zan al enemigo.

Ese 14 de Junio de 1982, no fué una clau­di­ca­ción des­hon­rosa de los com­ba­tien­tes. Fue el pre­vi­si­ble final del pode­río mer­ce­na­rio enfren­tando al sagrado pode­rio del DEBER. De los intere­ses mez­qui­nos con­tra la gran­deza de cla PATRIA. De los pusi­lá­ni­mes, de los inser­vi­bles, de los inca­pa­ces, de los mise­ra­bles, que no llo­ran los muer­tos, ni curan las heri­das, ni enju­gan las lágri­mas de los que lle­van pren­dida la Glo­ria a sus sue­ños de LIBER­TAD de aque­llos 74 dias de dolor y dig­ni­dad, cuando el Sol ilu­mi­naba desde su Ban­dera la oscu­ri­dad de un mundo des­creído y apátrida.

Pero en esta “GUE­RRA JUSTA”, triun­fa­ron los “JUS­TOS“sin recu­rrir a “referéndum… ”

La ver­da­dera derrota, la ver­da­dera clau­di­ca­ción fue ges­tán­dose durante estos 30 años y hoy, en el 2012, en este 14 de Junio, el dolor es supe­rior al del 82. Se menos­caba desde las más altas esfe­ras guber­na­men­ta­les e ins­ti­tu­cio­na­les, la lasi­tud de una gue­rra librada por com­pa­trio­tas a los que se des­me­rece hasta el ridículo y la pro­vo­ca­ción. Se los envuelve en men­ti­ras y calum­nias polí­ti­cas e ideo­lo­gi­za­das, des­tru­yendo vidas y memo­rias que debe­rían ser into­ca­bles. Se igno­ran tra­ta­dos inicuos y se acep­tan com­po­nen­das deni­gran­tes. Se cae en situa­cio­nes inter­na­cio­na­les ver­gon­zo­sas y agra­vian­tes. Se inven­tan opcio­nes impo­si­bles de lle­var a cabo para solaz de los igno­ran­tes. Se recu­rre a un inexis­tente racismo inten­cio­nado. Se miente, se corrompe, se bana­liza, se inju­ria. Se tapa el heroísmo con la ven­ganza, se eleva el odio a la cate­go­ría de virtud.

Se rinde la ARGEN­TINA del 2012 con las más abe­rran­tes de las clau­di­ca­cio­nes: las de las ilu­sio­nes, las de la Ver­dad, las de las nue­vas gene­ra­cio­nes, las de la his­to­ria, las de la san­gre de sus hijos, las de su pue­blo al que le roban su des­tino de grandeza…

Pero bajo aquel cielo plo­mizo de MAL­VI­NAS, unas remo­tas Cru­ces y una VIR­GEN GENE­RALA, soli­ta­rias, mudas, fir­mes, desafiantes,

¡¡¡ NO SE RINDEN !!!

por ellas

¡¡¡ NO NOS RINDAMOS… !!!

¡¡¡MAL­VI­NAS VOLVEREMOS !!!

Autor: Maria Delicia Rearte de Giachino

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: