El Gobierno Necesita Asistencia Psiquiátrica

 

El ner­vio­sismo cunde por doquier y tam­bién la voca­ción ofi­cial por el ocul­ta­miento de la ver­dad. Cuando ocu­rre un escán­dalo, se inventa otro para cubrir el pri­mero y así suce­si­va­mente a medida que se acu­mu­lan las noti­cias mediá­ti­cas. Las pri­me­ras salen empu­ja­das del esce­na­rio por las nue­vas y a su vez, lle­gado el momento, éstas se renue­van. A veces se hace nece­sa­rio retro­ce­der, vol­ver a las ante­rio­res y pasar­las de largo sin solu­cio­nes aun­que rue­den algu­nas cabe­zas, siem­pre de los menos afor­tu­na­dos en sus rela­cio­nes. Algu­nas caen defi­ni­ti­va­mente hasta des­a­pa­re­cer sin san­cio­nes de nin­guna clase para poder, así, ingre­sar en el olvido repa­ra­dor; otras lo hacen de manera tran­si­to­ria, para reapa­re­cer y gozar del lucro obte­nido. A veces sucede a expen­sas de la ansiada figu­ra­ción abso­lu­to­ria que faci­lita nue­vos nego­cios o para salir airo­sos judi­cial­mente, casi siem­pre gra­cias a las sen­ten­cias de Nor­berto Oyar­bide y así trans­cu­rrir sin solu­ción de con­ti­nui­dad en medio de la desa­pren­sión de la mayo­ría que debe hacerse cargo de los gastos.

Ayer, mien­tras Cri­si­tina pre­pa­raba sus car­te­ras para el viaje a México, tuvo un nuevo y serio alter­cado con su pri­mo­gé­nito quien, como se sabe, adqui­rió influen­cia en los nego­cios públi­cos y en la per­sona de su madre, la pre­si­dente de la ex Repú­blica Argen­tina. Como lo hace sis­te­má­ti­ca­mente, Máximo ejer­ció una cuota de res­pon­sa­bi­li­dad e inte­li­gen­cia al soli­ci­tarle — exi­girle, diga­mos — a Cris­tina que ins­tru­mente de inme­diato las pre­sio­nes nece­sa­rias para que Amado Bou­dou pida licen­cia hasta que se aclare el escán­dalo que lo rodea por el caso Cic­cone, la empresa que fabrica la moneda papel y cuyos ver­da­de­ros due­ños son algo así como fan­tas­mas que los medios men­cio­nan con un nom­bre de fantasía.

Bou­dou, quien en Mar del Plata y entre otras cosas adqui­rió fama de irres­pon­sa­ble, tam­bién sabe que tarde o tem­prano deberá renun­ciar pero no hace nada en ese sen­tido. Siquiera por un pru­rito hono­ra­ble que debe ron­dar por la mente de un ase­sor lige­ra­mente pers­pi­caz en tanto los demás le dirán “que aguante todo lo que pueda”. Los suel­dos son impor­tan­tes y los nego­cios cola­te­ra­les — aun­que pru­den­te­mente meno­res — son de inte­rés. Amado aguanta a pie firme en tanto la señora de Alpe­ro­vich, ter­cera en la suce­sión, pre­para y guarda, guarda y pre­para la ropa que podría lle­gar a uti­li­zar si por unos días le tocara en suerte ocu­par la pre­si­den­cia de la Nación Argentina.

Mien­tras se ignora real­mente que suce­dió con la cos­tosa salud de Máximo, tam­poco se sabe en que quedó la ini­cia­tiva de comen­zar a per­se­guir empre­sa­rios para apar­tar la aten­ción pública de los pro­ble­mas del momento, como por ejem­plo, la tra­ge­dia ferro­via­ria que marcó una etapa en la degra­da­ción del Frente para la Vic­to­ria. Puesto a un cos­tado de la esquiva suerte empre­sa­ria, Ciri­gliano pare­ce­ría (así, en poten­cial, por­que nada claro se vis­lum­bra) car­gar con sus peca­dos, sobre todo cuando otros acci­den­tes — ya en las pági­nas inte­rio­res de los dia­rios — refres­can la memo­ria acerca de los sub­si­dios y su des­tino en este rubro del desas­tre nacional.

Como nove­dad — ya olvi­dada pero esta vez con razón, según parece — no tuvo la suerte de reina­gu­rarse varias veces al POM (Patru­llero Oceá­nico Mul­ti­pro­pó­sito) cuyo nom­bre pare­ce­ría que será de uti­li­dad para cual­quier cosa, incluso para nave­gar pese a que será o sería cons­truido con latón, pues no se con­cre­ta­ría nin­guna hipó­te­sis tor­men­tosa que lo afecte. En este rubro el área corres­pon­diente asi­mismo tiene segu­ri­da­des ple­nas de que habrá
con­flic­tos por lo que todos se pre­gun­tan por­qué se cons­truirá este barco y sobre todo, cuanto cos­tará. Dicen que bas­tante menos que los via­jes del Tango 01.

Lo que resul­tará más one­roso es el esce­na­rio diplo­má­tico que deberá enfren­tar nues­tro país. Can­sa­dos de reci­bir órde­nes incom­pe­ten­tes o sim­ple­mente de care­cer de direc­ti­vas, los emba­ja­do­res de carrera que aún sobre­vi­ven resol­vie­ron jubi­larse en masa habida cuanta que el gobierno hará des­a­pa­re­cer el régi­men jubi­la­to­rio al que per­te­ne­cen, con lo que sus apor­tes se esfu­ma­rían con el agre­gado de que como sucede con las Fuer­zas Arma­das, la Corte Suprema se con­tra­dijo y se con­tra­de­cirá res­pecto de sus reso­lu­cio­nes ante­rio­res. Es decir, que la juris­pru­den­cia está excluida de los pla­nes del cris­ti­nismo tal como lo entiende el doc­tor Loren­zetti y en lo que hace al ser­vi­cio exte­rior des­a­pa­re­cerá el Ins­ti­tuto que los forma, los suel­dos no podrán nunca superar los 10 mil pesos men­sua­les y los espa­cios vacíos serán lle­na­dos por los jóve­nes de La Cám­pora pese a que no todos están infor­ma­dos que cayó el Muro de Ber­lín y que des­a­pa­re­ció la Gue­rra Fría, gran ali­men­ta­dora de los suce­sos arma­dos de los setenta. Cuando lle­guen a sus car­gos es fac­ti­ble que se solu­cio­nen los pagos sus­pen­di­dos a quie­nes están des­ti­na­dos en el exterior.

Por ahora nada se informó sobre este asunto y para ale­gría de Timer­man no le lle­ga­ron ins­truc­cio­nes para corre­gir la enor­mi­dad del pro­blema, con lo que cabe espe­rar nue­vos dis­pa­ra­tes como el cer­cano viaje a Angola. Igual­mente, se ignora como se sal­drá del calle­jón inven­tado para dis­traer la aten­ción y res­ca­tar un poco de nacio­na­lismo entre la opi­nión pública ape­lando al cariño por las emble­má­ti­cas Islas Mal­vi­nas. Lon­dres res­pon­dió con la posi­bi­li­dad de un ple­bis­cito entre los kel­pers para que digan si quie­ren o no con­ti­nuar en ejer­ci­cio de su nacio­na­li­dad bri­tá­nica. En medio de los aplau­sos cam­po­ris­tas la Argen­tina alejó la posi­bi­li­dad de un enten­di­miento futuro en favor de nues­tra soberanía.

Timer­man no se anima a abrir la boca — casi mejor que no lo haga — pues corre el riesgo de que se la cie­rren con un decre­tazo mien­tras even­tua­les juga­das fol­kló­ri­cas ser­vi­rán para hacer polí­tica y de paso, inten­tar empa­ñar la memo­ria de nues­tros héroes que caye­ron en la Gue­rra sim­ple­mente por­que fue­ron mili­ta­res. Y así, suce­si­va­mente, trans­cu­rren los hechos car­co­mi­dos por la inep­ti­tud, his­te­ris­mos y cla­ses magis­tra­les de la maes­tra de Ciruela y a veces acorta el vuelo como suce­dió hace poco y faci­litó a los mal pen­sa­dos que rela­cio­na­ron una escala impre­vista que jamás fue expli­cada como una coin­ci­den­cia con los hora­rios de aper­tura de los ban­cos norteamericanos..

En tanto los empre­sa­rios, civi­les de dis­tin­tas jerar­quías y otras per­so­nas selec­cio­na­das reci­ben noti­cias de even­tua­les pro­ce­sa­mien­tos mediante denun­cias inven­ta­das como ocu­rre con los pre­sos polí­ti­cos, ahora se saben los moti­vos de la renun­cia de Este­ban Righi, el hom­bre que uti­lizó Héc­tor J. Cám­pora durante su corta pre­si­den­cia, para en mayo de 1973 dejar en liber­tad a cen­te­na­res de gue­rri­lle­ros a quie­nes les espe­raba “su fusil para reini­ciarse en el com­bate”. El caso es que la Casa Rosada inventó un nuevo nego­cio que de paso ser­virá para rom­per más aún al pero­nismo. En los rin­co­nes más reser­va­dos del poder se estu­dia la for­ma­ción de una Junta Espe­cial de Fis­ca­les — ins­ti­tuto expre­sa­mente prohi­bido por la Cons­ti­tu­ción Nacio­nal — que se abo­cará a des­ta­par la olla de la lla­mada Tri­ple A, orga­nismo que uti­lizó el gobierno cons­ti­tu­cio­nal de ese enton­ces, para com­ba­tir a la sub­ver­sión con armas ade­cua­das con su estilo y estra­te­gia. Esto ya comenzó pero noti­cias lle­ga­das hace unas horas (todo se sabe) indi­can que la idea es inves­ti­gar y mon­tar pro­ce­sos con­tra aque­llos civi­les –pero­nis­tas o no — que actua­ron entre los años 1973 y 1976. Las prin­ci­pa­les víc­ti­mas serán quie­nes inte­gra­ron la Juven­tud Sin­di­cal (JS) que res­pon­día a la CGT de la orto­do­xia — es decir, a la con­duc­ción tra­di­cio­nal y fiel a la con­duc­ción de Juan Perón — y se expre­sa­ron en tal sen­tido o sim­ple­mente fue­ron mili­tan­tes. Como tales se pon­drá el acento sobre quie­nes for­ma­ron la Con­fe­de­ra­ción Nacio­nal Uni­ver­si­ta­ria, la céle­bre CNU que enfrentó a las gue­rri­llas espe­cial­mente en Mar del Plata y su zona de influen­cia. Este fue un suceso his­tó­rico nunca lo sufi­cien­te­mente rela­tado y según nues­tras fuen­tes se apun­tará con­tra Hugo Moyano, espe­cial­mente si éste se afirma defi­ni­ti­va­mente en la cús­pide de la CGT. Las lis­tas de los futu­ros per­se­gui­dos habrían salido de la base de datos del CELS, es decir, de Hora­cio Ver­bitsky. Como es habi­tual, nada se ade­lantó sobre todo este asunto que será uti­li­zado opor­tu­na­mente, es decir, pronto.

La misma falta de infor­ma­ción existe en otros terre­nos, al mar­gen de que el anun­ciado pro­yecto de cons­truc­ción de vivien­das ya es uti­li­zado polí­ti­ca­mente. Para asom­bro de todos, es la única ini­cia­tiva de esta natu­ra­leza que con­tem­pla impor­tan­tes cré­di­tos a quie­nes no ten­gan nin­guna clase de ingre­sos, lo que admite la pre­gunta de quien apor­tará los fon­dos nece­sa­rios para aten­der las men­sua­li­da­des. De paso, pode­mos pre­gun­tar cual será la via­bi­li­dad eco­nó­mica de esta ini­cia­tiva y como será el ritmo infor­ma­tivo que reci­birá la idea que Kici­llof le pre­sentó a Cris­tina a medida que pro­grese. Espe­re­mos que sea mejor estu­diada que la incau­ta­ción de YPF.

En mate­ria de secre­tos, el gobierno acu­mula una larga lista que nace, renace o se oculta según las cir­cuns­tan­cias. Por ejem­plo, ahora la AFIP se interesa judi­cial­mente — y agre­gue­mos que polí­ti­ca­mente — en ave­ri­guar en que se invier­ten los fon­dos que se le qui­tan a la ANSES, lo que sucede mien­tras los jubi­la­dos sufren, un caso que no requiere de mayo­res expli­ca­cio­nes y que resulta más que dolo­roso. Lo que comen­ta­mos es una señal de debi­li­dad que mere­cerá cer­ca­nos comentarios.

Hay muchos otros temas que se mue­ven entre aplau­sos pri­mero y silen­cios des­pués y entre ellas se des­taca la men­tira ofi­cial acerca de las reser­vas que posee nues­tro Banco Cen­tral. Un informe eco­nó­mico que cir­culó los últi­mos días, insis­tió en que el ins­ti­tuto rec­tor de nues­tra moneda solo cuenta con no más más de 11 mil millo­nes de dóla­res, es decir, insu­fi­cien­tes por donde se lo mire para sub­sis­tir. Esto nadie lo ignora y el campo ali­menta su pro­testa con estos y demás datos. Como sucede con las cifras del INDEC, el gobierno trata de ocul­tar sis­te­má­ti­ca­mente la exten­sión de la movi­li­za­ción rural y coope­ra­tiva pero no única­mente las dece­nas y dece­nas de reunio­nes a la vera de los cami­nos y roton­das de ingreso a los pue­blos, tam­bién hechos tan sig­ni­fi­ca­ti­vos como el que hace algo más de unas horas reunió a un mil cien trac­to­res (1.100) en la loca­li­dad de Gue­rrico. Tan extra­or­di­na­ria fue la mani­fes­ta­ción que se exten­dió a la vecina pro­vin­cia de Río Negro cuyo gober­na­dor se acercó a los pro­duc­to­res para pedir­les un even­tual acuerdo, aun­que cons­ciente de que esto no podrá con­cre­tarse. Las pre­sio­nes lle­ga­ron con éxito a los medios pero como ya lo diji­mos, todo se sabe y en lo que hace a estos asun­tos — con el cace­ro­lazo sucede los mismo — el ocul­ta­miento se vuelve en con­tra y mul­ti­plica el efecto de los hechos. En el gobierno hay quien sabe muy bien lo que sucede. Se trata del defla­cio­nado minis­tro de Pla­ni­fi­ca­ción, el arqui­tecto De Vido, a quien Cris­tina no lo deja renun­ciar pese al mal estado de su salud. “La cár­cel o la muerte” le djo al otrora hom­bre fuerte quien, según se sabe, aban­donó atri­bu­lado sus pla­nes para dejar el cargo … e irse a vivir al exte­rior. Cree­mos que no a España, pues desde allí un estu­dio jurí­dico nos ha pedido que supri­ma­mos la infor­ma­ción que recuerda a nues­tro emba­ja­dor Car­los Bet­tini, como aspi­rante mon­to­nero, una pasión que lo con­vir­tió en ase­sino del capi­tán de Fra­gata Bigliardi. El suceso podría resu­ci­tar el caso del ban­quero “Rudi” Grai­ver, admi­nis­tra­dor de los fon­dos obte­ni­dos por los asal­tos y secues­tros rea­li­za­dos por esta gue­rri­lla. Igual­mente requiere asis­ten­cia psi­quiá­trica man­te­ner vivo el recuerdo de una gue­rra ocu­rrida más de treinta años atrás.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: