Carta Abierta A Los Vecinos De La Ciudad De Cañuelas por: Jesús Evaristo Scanavino– Comisario (ra)

En estas horas, nue­va­mente, esta­mos viendo una pobla­ción enar­de­cida que jus­ti­cie­ra­mente reclama jus­ti­cia y mejor segu­ri­dad. Dos ser­vi­cios que son bási­cos en cual­quier socie­dad civi­li­zada. Dos ser­vi­cios públi­cos que desde hace algo más de diez años vie­nen mos­trando inefi­cien­cias por las que la socie­dad ter­mina pagando un muy alto costo.

Esta vez es en Cañue­las, por el ase­si­nado de dos hones­tos comer­cian­tes, los her­ma­nos Mar­celo y Leo­nardo MASSA, a cuya fami­lia hace­mos lle­gar nues­tra soli­da­ri­dad y condolencias.

No se puede menos que reco­no­cer el legí­timo enojo del vecin­da­rio de Cañue­las. Es más, deben saber que el per­so­nal poli­cial de esa ciu­dad, como el de toda la pro­vin­cia, com­parte la misma indig­na­ción por­que tam­bién son víc­ti­mas. Su fami­lias están expues­tos a los mis­mos peli­gros que sus con­ciu­da­da­nos, ade­más por la impo­ten­cia que sufren al no poder hacer más de lo que se les per­mite hacer; tam­bién indig­na­dos por la can­ti­dad de com­pa­ñe­ros y ami­gos muer­tos cum­pliendo con su com­pro­miso con­traído con la comu­ni­dad, muchas veces no valo­rado ni reco­no­cido por la socie­dad a la que sirvió.

Podría­mos ape­lar a nues­tros archi­vos en APRO­POBA para demos­trar a toda la comu­ni­dad bonae­rense lo acer­tado de nues­tros pro­nós­ti­cos acerca de la inse­gu­ri­dad. Por supuesto nunca fui­mos escu­cha­dos por el gobierno del Inge­niero Agró­nomo Felipe SOLA. Toda su aten­ción estaba puesta en los pla­nes de Ars­la­nián, Saín, Bin­der, Marta Arriola, Ver­bitsky, Zaf­fa­roni, las orga­ni­za­cio­nes de DD. HH y otros per­so­na­jes nefas­tos, que hoy día siguen que­riendo resu­ci­tar ese expe­ri­mento fra­ca­sado que costó y cuesta aún a los bonae­ren­ses un ver­da­dero baño de sangre.

En el año 2003, con motivo del impru­dente e imper­do­na­ble des­guace de la fuerza poli­cial, la cam­paña de des­pres­ti­gio y per­se­cu­ción a su per­so­nal, anti­ci­pa­mos entre otras cosas lo siguiente:

“…si se insiste en seguir haciendo leña de este árbol caído que no soporta ya ni un solo hachazo más; o si se pre­tende con­ti­nuar mirando la reali­dad solo con ojos polí­ti­cos; haciendo segu­ri­dad con­tra la poli­cía en vez de con la poli­cía; si se per­siste en ocu­par las ener­gías del estado y de otras orga­ni­za­cio­nes, como la prensa, solo en los malos poli­cías, dejando a los bue­nos libra­dos a su suerte, como carne para los bui­tres. Si la segu­ri­dad sigue cons­tru­yén­dose desde escri­to­rios con bri­llan­tes téc­ni­cos uni­ver­si­ta­rios, due­ños de una ora­to­ria envi­dia­ble, pero que nunca habla­ron con un preso, ni seca­ron jamás las lágri­mas de una mujer recién vio­lada o no com­par­tie­ron las lar­gas noches con los padres o hijos de un secues­trado; si siguen ela­bo­rando ope­ra­ti­vos a todas luces esté­ri­les, que solo sir­ven para mal­gas­tar dinero y can­sar al per­so­nal; enton­ces pronto la delin­cuen­cia ganará las calles de los pue­blos más apa­ci­bles, como la han ganado en los gran­des cen­tros, y se repe­ti­rán las pue­bla­das con gente enar­de­cida recla­mando en el lugar equi­vo­cado, y segui­rán cam­biando Comi­sa­rios, y se verán obli­ga­dos a seguir min­tiendo, hasta que la reali­dad se imponga por sí sola y arrase con todo…”

Tal cual lo anti­ci­pá­ra­mos se están pro­du­ciendo pue­bla­das con gente enojada con razón pero recla­mando en el sitio equi­vo­cado. Deci­mos en el lugar equi­vo­cado por­que los hom­bres y muje­res poli­cías no son los cul­pa­bles de esta ver­da­dera catás­trofe. Si bien es cierto que exis­ten hechos ais­la­dos en los que se ha podido demos­trar algún acto de corrup­ción poli­cial o con­ni­ven­cia con delin­cuen­tes, de lo cual los bue­nos poli­cías son los pri­me­ros per­ju­di­ca­dos, por­que es su vida la que está en peli­gro mucho antes que la de los demás, el des­ca­la­bro de la inse­gu­ri­dad no es res­pon­sa­bi­li­dad de la ins­ti­tu­ción poli­cial ni de sus miem­bros. Es una cues­tión que corres­ponde al ámbito de la política.

La comu­ni­dad suele tener mala memo­ria, inclu­sive de las cues­tio­nes tras­cen­den­tes como es la segu­ri­dad pública. Por eso es bueno recor­dar desde nues­tra Aso­cia­ción Pro­fe­sio­nal de Poli­cías de la Pro­vin­cia de Bs. As. (APRO­POBA) que en más de una vez las auto­ri­da­des polí­ti­cas de la pro­vin­cia –Minis­tros, Gober­na­dor, Legis­la­do­res, Inten­den­tes– para jus­ti­fi­car la des­truc­ción de la fuerza poli­cial más impor­tante del país, dije­ron que “… La segu­ri­dad es muy impor­tante como para que esté en manos de la poli­cía…”, alu­diendo aque­lla famosa frase simi­lar refe­rida a la gue­rra y a los militares.

Un razo­na­miento mali­cioso. No es com­pa­ra­ble una gue­rra, que es un hecho emi­nen­te­mente polí­tico en el que los mili­ta­res deben ser sus eje­cu­to­res, con la Segu­ri­dad ciu­da­dana que es un ser­vi­cio público interno, cuya estra­te­gia o pla­nes deben ser ela­bo­ra­dos por experto en la mate­ria; si se quiere con par­ti­ci­pa­ción de ciu­da­da­nos civi­les, polí­ti­cos o no, pero inde­fec­ti­ble­mente por los exper­tos que son poli­cías, en los que la socie­dad invir­tió años y mucho dinero para pre­pa­rar­los. Nadie que esté en su sano jui­cio se atre­ve­ría decir “…que la salud es dema­siado impor­tante para que esté en manos de los médicos…”

Sin embargo en nues­tra diri­gen­cia exis­ten esas “men­tes bri­llan­tes” que afir­ma­ron seme­jan­tes dis­pa­ra­tes, con el argu­mento falaz de que la poli­cía se auto­go­bierna, como si no exis­tiera la demo­cra­cia ni sus orga­nis­mos de control.…

Y obra­ron en con­se­cuen­cia. Desig­na­ron civi­les para el manejo de todas las áreas de la poli­cía y para la ela­bo­ra­ción de pla­nes de segu­ri­dad; a tal fin cons­tru­ye­ron todo un anda­miaje jurí­dico com­puesto por leyes, regla­men­tos, reso­lu­cio­nes, etc., que deja­ron a los exper­tos uni­for­ma­dos mar­gi­na­dos de toda deci­sión, sea en la admi­nis­tra­ción de per­so­nal como en la estra­te­gia y tác­tica ope­ra­tiva. Es decir que la acti­vi­dad poli­cial, desde hace ya diez años, está abso­lu­ta­mente reglada, sin mar­gen de dis­cre­cio­na­li­dad para sus efec­ti­vos, y es con­du­cida exclu­si­va­mente por fun­cio­na­rios polí­ti­cos obvia­mente civiles.

Justo es reco­no­cer tam­bién, que el actual gobierno pro­vin­cial parece que­rer recom­po­ner la ins­ti­tu­ción y rear­mar moral­mente a sus efec­ti­vos, aun­que es mucho lo que falta por hacer y muchos los palos en la rueda que per­ma­nen­te­mente se le pone desde otros nive­les del poder…

Por eso es que afir­ma­mos, que la comu­ni­dad enar­de­cida, aún con legí­tima razón, está recla­mando en el lugar equivocado…

Sería mucho más fruc­tí­fero el reclamo, si los veci­nos de toda la pro­vin­cia exi­gie­ran a sus Inten­den­tes Muni­ci­pa­les, que son los Jefes Polí­ti­cos de la comuna, la orga­ni­za­ción de reunio­nes popu­la­res mul­ti­tu­di­na­rias, en orden, sin agre­sio­nes ni insul­tos, a las que asis­tan los Seño­res Dipu­tados de la corres­pon­diente Sec­ción elec­to­ral, de todas las agru­pa­cio­nes polí­ti­cas, Minis­tros y miem­bros del Poder Judi­cial Pro­vin­cial y Depar­ta­men­tal, por­que a ellos les corres­ponde tomar las medi­das polí­ti­cas y jurí­di­cas que la fuerza poli­cial nece­sita como para la emer­gen­cia; teniendo pre­sente que las herra­mien­tas de tra­bajo que cuenta la poli­cía hoy para com­ba­tir la delin­cuen­cia, son las que les dio la misma comu­ni­dad que hoy con razón pro­testa, a tra­vés de sus repre­sen­tan­tes en la Legis­la­tura Pro­vin­cial. No más. Si no son sufi­cien­tes o no satis­fa­cen, hay que pedir otras. Pero en el lugar que corresponde.

Es injusto e ingrato que se siga agre­diendo e insul­tando a los únicos que, a pesar de todo, tra­ba­jan de ver­dad y a riesgo de la pro­pia vida por la segu­ri­dad. Para lo único que sir­ven las pue­bla­das frente a las Comi­sa­rías es para ser fun­cio­nal a ese sec­tor de ideó­lo­gos que per­ma­nen­te­mente acude al gas­tado argu­mento de la corrup­ción poli­cial como cau­sal de la inse­gu­ri­dad, para que las ver­da­de­ras raí­ces de esta tra­ge­dia que pade­ce­mos los bonae­ren­ses con­ti­núen ocul­tas. Y para des­viar la aten­ción segui­rán pro­po­niendo como única solu­ción el cam­bio de Comi­sa­rios, como lo hacían con las famo­sas “pur­gas” a las que algu­nos ape­la­ban para cal­mar los ánimos del pue­blo; y a seguir mintiendo…

Como están las cosas hoy, el per­so­nal poli­cial está can­sado de ser siem­pre el chivo expia­to­rio, por­que sabe­mos que mien­tras la pobla­ción llora a sus veci­nos ase­si­na­dos, ya hay en estos momen­tos quie­nes –como bui­tres– están fre­gando sus manos y afi­lando los dien­tes para salir a obte­ner rédi­tos polí­ti­cos de esta des­gra­cia. Tam­poco no nos vamos a que­dar calla­dos ante quie­nes tie­nen la res­pon­sa­bi­li­dad y el deber de ins­tru­men­tar medi­das ade­cua­das al momento, para que la fuerza poli­cial con la expe­rien­cia y valor de sus hom­bres y muje­res, pueda dar tér­mino a la matanza de veci­nos y de poli­cías que se viene regis­trando desde hace mucho tiempo.

Desde Apro­poba exhor­ta­mos al per­so­nal activo –en este caso de Cañue­las y la zona– a tra­ba­jar por el pronto escla­re­ci­miento de estos crí­me­nes. A las auto­ri­da­des polí­ti­cas para que asu­man las res­pon­sa­bi­li­da­des de la hora; y a los veci­nos que se escla­rez­can mejor sobre la situa­ción, para que gri­ten y exi­jan en el lugar ade­cuado, ante quién corres­ponde. Que dejen de pegarle a los únicos que a pesar de todo, esta­rán siem­pre dis­pues­tos a jugarse la vida por ellos.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: