Títeres, muñecos y marionetas

 

La con­fu­sión parece ali­men­tar la angus­tia de una socie­dad per­dida en tiempo y espa­cio. Rehén de los con­flic­tos inter­nos mane­ja­dos desde el ofi­cia­lismo en los que pulu­lan víc­ti­mas y vic­ti­ma­rios hechos a medida, enfren­ta­dos entre si por las ambi­cio­nes de poder. Moyano y Scioli coman­dan las pre­fe­ren­cias de ese entuerto, cada uno a su manera engroso la suma del poder del kir­ch­ne­rismo siendo ser­vi­les a la causa, sin embargo hoy, sin poner mucho énfa­sis en los per­jui­cios que el régi­men de los Kir­ch­ner ha ejer­cido sobre la ciu­da­da­nia con la com­pli­ci­dad de ambos, llo­ran sus cui­tas, pre­ten­diendo sal­var sus pelle­jos con el apoyo de esa misma gente que ha sido objeto de todo tipo de atro­pe­llos y veja­cio­nes por ellos avalados.

Las pre­sio­nes de una viuda eterna colec­cio­nista de enemi­gos y víc­tima de su igno­ran­cia, ha ins­ta­lado el enfren­ta­miento feroz sin medir las con­se­cuen­cias. Tor­tu­rada por su pro­pia inope­ran­cia busca impo­ner, arti­lu­gios cons­pi­ra­ti­vos a su ges­tión por medio de la vic­ti­mi­za­ción, mien­tras el país se hace añi­cos, no por que la cri­sis inter­na­cio­nal, que se le ha caído encima, como anun­cia la señora desde todos los atri­les que tiene por delante, sino por que la que ha caído encima de la Argen­tina es ella nada menos que ella.

Al tiempo que los rojos de las cuen­tas pro­vin­cia­les aho­gan a muchos gober­na­do­res, la dueña del Estado, que se dice exce­lente admi­nis­tra­dora de lo ajeno, juega ha des­ho­jar la mar­ga­rita … te doy .. o no te doy, los con­flic­tos se mul­ti­pli­can invo­lu­crando los suel­dos de los emplea­dos pro­vin­cia­les. En algu­nos casos con pagos des­do­bla­dos y en la pro­vin­cia de Bue­nos Aires con el pago del medio agui­naldo en cua­tro cuo­tas, algo que más allá de impo­ner per­jui­cio al obe­diente Scioli, es un mal­trato con­sen­suado a los emplea­dos públi­cos, cuyos sala­rios se encuen­tran deva­lua­dos por el avance impa­ra­ble de la inflación

Cuando los bonae­ren­ses se encon­tra­ban irri­ta­dos por los pro­ce­di­mien­tos deplo­ra­bles uti­li­za­dos por quien se dice la pre­si­dente de todos los argen­ti­nos. La ola de inse­gu­ri­dad indujo a la cris­pa­ción de los habi­tan­tes de Cañue­las. El cri­men de dos jove­nes comer­cian­tes hones­tos, del lugar, generó paci­fi­cas mues­tras de dolor por parte de una socie­dad angus­tiada que recla­maba jus­ti­cia y segu­ri­dad para los miem­bros de su comu­ni­dad. Las exi­gen­cias se exten­die­ron a la inten­dente del lugar Marisa Fassi bajo los car­gos de no ocu­parse de la segu­ri­dad de los habi­tan­tes de ese muni­ci­pio, como tam­bién al gober­na­dor y a la pro­pia Cris­tina Kirchner

Ni los argu­men­tos del Minis­tro de segu­ri­dad Ricardo Casal y del jefe de la poli­cía bonae­rense, Hugo Matz­kin, logra­ron cal­mar el animo de la pro­testa de un pue­blo dolo­rido. Mien­tras Scioli en medio del her­vi­dero trata de bus­car palia­ti­vos ante la irre­fre­na­ble ola de inse­gu­ri­dad desatada en la pro­vin­cia, se agu­diza la situa­ción por la falta de pago del medio agui­naldo com­pleto. Las dis­tin­tas orga­ni­za­cio­nes agre­mia­das para­li­za­ran el terri­to­rio bonae­rense con paros suce­si­vos que inclu­yen movi­li­za­cio­nes, mar­chas, cor­tes de ruta y pro­tes­tas. El ato­lla­dero pro­vo­cado por el gobierno nacio­nal impacta direc­ta­mente en la eco­no­mía pro­vin­cial. El obje­tivo es el des­gaste polí­tico de un gober­na­dor que hasta hace poco tiempo fuera punto clave para la cose­cha nacio­nal y popu­lar impul­sada por la señora.

Mien­tras todo se cha­musca, la cul­pa­ble del incen­dio, res­pon­sa­ble de la situa­ción, con­dena a los argen­ti­nos a la pena de muerte. La caren­cia de un plan de segu­ri­dad nacio­nal, reem­pla­zado por la ideo­lo­gía y la ven­ganza des­truc­tiva ha sido y… es el medio mas atroz impuesto por el régi­men. La des­hu­ma­ni­za­ción de la polí­tica y el hipó­crita dis­curso de los dere­chos huma­nos tuvo su día más apó­crifo pre­ci­sa­mente, cuando la socie­dad de Cañue­las sumida en el dolor recla­maba por el ase­si­nato de de dos de miem­bros soli­ci­tando el cum­pli­miento de los dere­chos de segu­ri­dad inexis­ten­tes. La burla fue la res­puesta por parte de una indo­lente viuda que no solo ignoró lo suce­dido, sino que impri­mió la vul­ga­ri­dad y la iro­nía en un acto rayano a la inmo­ra­li­dad en el cual se hacia entrega de nue­vos docu­men­tos de iden­ti­dad a quie­nes habían optado por un dis­fraz, con­vir­tién­dose así en hom­bres o muje­res a elec­ción, desa­fiando las leyes naturales.

En tanto la señora decía sen­tirse orgu­llosa de ser van­guar­dia en esas cosas de la igual­dad de elec­ción de vida, de la elec­ción sexual, del sen­ti­miento como hom­bre y mujer, ase­gu­rando — que ” es hora de que acep­te­mos que la reali­dad no es como nos gus­ta­ría que fuera, a mí si pienso de una manera o al otro si piensa de otra, sino que la reali­dad es como es, con todo lo que hay aden­tro de esa reali­dad.” Es ella jus­ta­mente ella, la que niega la reali­dad sumer­gida en su mundo de fic­ción. Rodeada por los peo­res per­so­na­jes como Bal­ta­sar Gar­zón con­de­nado por la jus­ti­cia espa­ñola, la falsa abuela Car­lotto adicta a la ven­ganza, ambos par­ti­ci­pan­tes del bochor­noso acto y des­ta­cada su pre­sen­cia por la misma Cris­tina, como siem­pre pro­clive a las malas jun­tas, a los enga­ños, y a la mentira

Un acto que com­bino, el ridículo y la burla con el burdo coti­llón de muñe­cos de trapo, pre­sen­ta­dos por Cris­tina, como Cris­ti­nita y un soñado Nés­tor con ali­tas. En pleno diva­gue explico que su dete­rioro físico, se debe al impacto que sufre por sen­tir e impor­tarle todo lo que pasa a su alre­de­dor ” Esto lleva a des­gas­tes, sin lugar a dudas, pero es pre­fe­ri­ble vivir un poco más des­gas­tada que vivir como una flor o mari­posa siem­pre sin haber logrado nada. Por lo menos, el hecho de que alguien quiera ser una muñe­quita o él con ali­tas, que me parece soñada…”- agrego

Y al igual, que la muñeca de trapo sin cora­zón y con la cara pin­ta­rra­jeada se rió una vez más de todos y todas, mien­tras la gente cae como mos­cas en manos de la delin­cuen­cia, el país se derrumba… ella sueña única­mente con el yo, enfras­cada en un país vir­tual com­puesto por títe­res, muñe­cos y mario­ne­tas que sal­tan y aplau­den a su alre­de­dor, acom­pa­ñando el com­pás de los dis­cur­sos alu­ci­nan­tes de la jefa, la reali­dad ahoga el país real com­puesto por indi­vi­duos de carne y hueso, esos que resul­ta­ran heri­dos cuando la fic­ción cho­que de lleno con la reali­dad, algo que ya ha comen­zado a suce­der y parece ace­le­rarse con las horas

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: