Las nuevas armas ideológicas

 

El flo­re­ci­miento de un revi­sio­nismo de la his­to­ria argen­tina en la actual década, ha trans­for­mado los pun­tos de vista de los argen­ti­nos y en el mejor de los casos, los ha hecho cons­cien­tes de su pasado.

Claro que esta nueva con­cien­cia his­tó­rica se da en un marco ideo­ló­gico, a par­tir del asen­ta­miento del régi­men kir­ch­ne­rista y es pro­clive a trans­for­mar el pen­sa­miento de los argen­ti­nos, en con­so­nan­cia con los dic­ta­dos cul­tu­ra­les que aquel impone a tra­vés de lo “nacio­nal y popular”.

Y así este nuevo cam­bio his­tó­rico que pre­tende expli­car el pasado tam­bién pre­tende apli­carse al por­ve­nir, abor­dán­dose con las nue­vas armas ideo­ló­gi­cas que aca­ban de abrir las puer­tas a los secre­tos guar­da­dos por la lla­mada “his­to­ria oficial”.

Muchos inte­lec­tua­les del régi­men están con­ven­ci­dos que a tra­vés de este rena­ci­miento his­tó­rico se sella­ría el final de la mise­ria y la opre­sión, a tra­vés de las cua­les las “malig­nas cria­tu­ras” de la “bur­gue­sía terra­te­niente”, la “oli­gar­quía” y el libe­ra­lismo habían domi­nado el pasado argentino.

Y allí salie­ron estos esbi­rros de la pluma a hacerse cargo de esta muta­ción ideo­ló­gica, orga­ni­zada por el régi­men tota­li­ta­rio, anti­li­be­ral y antidemocrático.

Así el movi­miento polí­tico en el poder ha trans­for­mado la visión del País cual clero secu­lar, con pre­ten­sio­nes de auto­ri­dad abso­luta en nom­bre de una cul­tura “popu­lar y nacional”

Esta trans­for­ma­ción ha logrado inyec­tarse en el cuerpo de la socie­dad argen­tina, tanto moral como mate­rial­mente y hasta el fanatismo.

Trans­for­ma­ción ideo­ló­gica que ha lle­gado tam­bién a per­mear a las ins­ti­tu­cio­nes jurí­di­cas y sociales.

Nadie pudo en un pasado no muy lejano pre­de­cir de manera más pre­cisa este cambio.

Como tam­poco diag­nos­ti­car la suelta de este bar­ba­rismo into­xi­cado de fana­tismo, ais­lado tras los muros de sus ideas fijas.

Mez­cla de furia y resen­ti­miento el revi­sio­nismo ideo­ló­gico– his­tó­rico del régi­men, asaltó a la Repú­blica y con su poder hege­mó­nico, pre­tende des­truir la tota­li­dad del pan­teón his­tó­rico que alberga los pró­ce­res de nues­tra argen­ti­ni­dad, a los que aspira bajar de sus esta­tuas, qui­tar su figura de bille­tes o borrar su memoria.

El régi­men impone el relato hege­mó­nico pero falso, crea­dor del mito de los heroís­mos gue­rri­lle­ros a tra­vés de una narra­ción épica en la que los sub­ver­si­vos de los setenta son los héroes del pre­sente. Relato en el que tam­bién entra la fal­si­fi­ca­ción y la decons­truc­ción de la his­to­ria argen­tina con la adul­te­ra­ción de hechos y hasta de fechas, con cam­bio de per­so­na­jes glo­ri­fi­cán­dose a unos y anate­ma­ti­zando a otros.

Dijo La Nación en un edi­to­rial: “Hoy, un grupo de publi­cis­tas, que se arroga la con­di­ción de jue­ces y cen­so­res del pre­té­rito y lanza ful­mi­na­cio­nes o hala­gos a per­so­na­jes del ayer, pre­tende albo­ro­tar la serie­dad de los estu­dios his­tó­ri­cos con ins­tru­men­tos de inocul­ta­ble ser­vi­cio a la polí­tica ofi­cial de estos días. Ese grupo anun­cia el pro­pó­sito de demo­ler la anti­gua his­to­ria ofi­cial que hoy nin­gún inves­ti­ga­dor se atre­ve­ría a adop­tar como dogma de fe, pero oculta que en su agi­tada movi­li­za­ción ellos mis­mos encar­nan una “his­to­ria” ofi­cial acorde con las noto­rias pecu­lia­ri­da­des del gobierno de turno”

 

Autor: Jorge Omar Alonso

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: