La criminalización de las ideas

 

En tanto, el pano­rama argen­tino se ensom­brece día a día. La cri­mi­na­li­za­ción de las ideas, se agu­diza peli­gro­sa­mente. Desatando una lucha feroz que parece irre­con­ci­lia­ble.
Peleando entre las som­bras y la deses­pe­ra­ción las mario­ne­tas de la corte ofi­cial ven caer a peda­zos el país ima­gi­na­rio hun­dido en el des­cre­dito y la corrup­ción. El fuerte olor a des­com­po­si­ción ha des­per­tado a una socie­dad que pre­tende actuar como un tor­be­llino puri­fi­ca­dor, luchando con­tra el entra­mado de esta­fas, impu­ni­da­des, men­ti­ras y latro­ci­nios. Una pugna intrin­cada que exige la unión de hom­bres y muje­res de bien.

Con­tando que, los dise­ña­do­res de iro­nías y cruel­da­des, no se darán por ven­ci­dos, el camino será sinuoso, ellos mane­jan todo el poder, mien­tras la ciu­da­da­nía cuenta solo con su buena volun­tad. Si bien, la movi­li­za­ción del 13 de sep­tiem­bre fue éxito. Ha pro­vo­cado la furia de la tira­nía, y agu­di­zado su sed venganza.

Amor­da­zan a los medios o los com­pran. Asal­tan la pro­pie­dad pri­vada. Ador­me­cen a la juven­tud desde las aulas. Aco­san a todo aquel que pueda entor­pe­cer sus planes.

La liber­tad se encuen­tra en un labe­rinto, cada vez más obs­curo, el régi­men ha gene­rado un ambiente enfermo para las ideas, estas no pue­den ser expre­sa­das sin per­jui­cios. Ellos se han arro­gado el dere­cho de juz­gar a los que disien­tan con el pen­sa­miento único. Pen­sar dis­tinto los con­vierte en enemigos.

Las ins­ti­tu­cio­nes el país no fun­cio­nan, todo está con­di­cio­nado a la volun­tad de la tira­nía, se apro­ve­chan, con­tro­lan todo a su antojo, con la cer­teza de ame­dren­tar a las per­so­nas por medio del cas­tigo. Cuando estas no tole­ran sus mal­da­des y se rebe­lan ante tamaña per­ver­si­dad como ha comen­zado a suceder.

La inde­pen­den­cia de los pode­res no existe, la garan­tía del Estado de Dere­cho ha des­a­pa­re­cido, la Cons­ti­tu­ción se viola sis­te­má­ti­ca­mente, las leyes no se res­pe­tan, la segu­ri­dad es un relato maca­bro, los dere­chos huma­nos han pasado a ser mono­po­lio de terro­ris­tas y la pobre Argen­tina que ha per­dido la Repú­blica corre el grave peli­gro de que se implante un Estado mar­xista, ideo­lo­gía que se ha venido acre­cen­tado en el seno de la tira­nia de la mano de Chá­vez y la influen­cia de Cuba. Tra­ge­dia que se podría ace­le­rar con el triunfo del coman­dante el 7-O en Vene­zuela, si es que la opo­si­ción lide­rada por Capri­les no se impone en los pró­xi­mos comi­cios. Aun­que según las ulti­mas encues­tas  para bien de los vene­zo­lano Hen­ri­que Capri­les se coloca como ganador.

En medio de esta encru­ci­jada, la hués­ped de la Casa Rosada, expuso sus mise­rias en las Nacio­nes Uni­das. El argu­mento pro­saico, generó un caos ver­bal en esas his­to­rias de fic­ción repe­ti­das y aumen­ta­das. Por momen­tos errá­ti­cas y lamen­ta­bles con las que trato embau­car a la audien­cia a par­tir del relato frau­du­lento, en el que la men­tira com­pul­siva fue la estre­lla de la tarde.

Inven­tando las con­di­cio­nes favo­ra­bles de un país, donde reina el orden, la demo­cra­cia y una eco­no­mía insu­pe­ra­ble pro­ducto de la ges­tión de él y ella. Un país modelo, envi­dia de todos. donde las medi­cio­nes del INDEC (Ins­ti­tuto Nacio­nal de Esta­dís­tica y Cen­sos) son tan pre­ci­sas y con­fiad­les como ella misma. Sin embargo son des­acre­di­ta­das los cálcu­los de ana­lis­tas pri­va­dos, ani­ma­dos según esta mujer por inter­fe­rir en los índi­ces reales para preo­cu­par a los ciu­da­da­nos des­pre­ve­ni­dos o para res­pon­der a intere­ses ocul­tos que quie­ren que le vaya mal a su admi­nis­tra­ción, así como pre­tende el FMI, sacán­dole tar­jeta roja a su gobierno. Todos con­tra de ella, cal­cu­lan un 25 o 26% de infla­ción, una cifra que haría esta­llar el país por los aires, de ser así– ase­guró –la señora. Algo que no parece com­pren­der o no quiere admi­tir es que la ciu­da­da­nia le reclama y que el mundo cues­tiona sus enga­ños que son pala­bras mayo­res des­pués de haber supe­rado a Vene­zuela en esa estadística.

Pero, la deva­luada señora, aun cuando se obs­tine en sus inten­tos, nadie le cree una coma, por más que culpe a perio­dis­tas, medios, clase media, opo­si­ción y todo bicho que camina, de su des­gra­cia, es vox populi que la Argen­tina se pre­ci­pita cuesta abajo. Sin inver­sio­nes, freno de las impor­ta­cio­nes, el cepo cam­bia­rio, los com­pul­si­vas aprie­tes y per­se­cu­cio­nes poli­cia­les del AFIP, suma­dos a medi­das total­mente dic­ta­to­ria­les que día a día se renue­van y reproducen.

Un esté­ril dis­curso, impreg­nado de resen­ti­miento, absurdo y polé­mico, escu­chado por unos pocos abu­rri­dos, marcó a la señora Kir­ch­ner. Sus men­ti­ras con res­pecto a los dere­chos huma­nos que atri­buyo como un ejem­plo único de su admi­nis­tra­ción deja­ron a des­cu­bierto, la farsa, de com­ba­tiente del terro­rismo y de las dic­ta­du­ras. Por una parte cobija en su régi­men con car­gos impor­tan­tes a los terro­ris­tas que come­tie­ron crí­me­nes abe­rran­tes, aten­ta­dos, tor­tu­ras y secues­tros, ini­ciando una gue­rra san­gui­na­ria en el país en inten­ta­ron tomar el  poder durante  demo­cra­cias. Pre­sen­ta­dos como héroes, indem­ni­za­dos, borra­dos sus crí­me­nes por una jus­ti­cia adicta al régi­men que ella regen­tea, mien­tras que son con­de­na­dos por  defen­der la patria,  de los ejer­ci­tos terro­ris­tas, los miem­bros de FFAA, de Segu­ri­dad, Poli­cías, tam­bién  civi­les y sacer­do­tes , por medio de jui­cios frau­du­len­tos, mien­tras otros sin con­dena al igual que los ante­rio­res se encuen­tran alo­ja­dos en maz­mo­rras paupérrimas.

Estos pre­sos polí­ti­cos cuyos dere­chos huma­nos no son contemplado,s mue­ren en cau­ti­ve­rio por falta de aten­ción médica, mala ali­men­ta­ción y malí­si­mas con­di­cio­nes de higiene. En su mayo­rías cuen­tan con edad avan­zada y muchos con enfer­me­da­des que se agra­van en cau­ti­ve­rio, siendo en la actua­li­dad mas de mil los pre­sos, ade­más de ciento setenta y uno(171)fallecidos a la fecha. Estos son los DDHH que la señora pre­gona, dere­chos que tam­poco abar­can las víc­ti­mas del terro­rismo. Esta es la jus­ti­cia revo­lu­cio­na­ria que pro­mueve Cris­tina Kirchner.

En tanto, su con­dena a las dic­ta­du­ras tam­bién es una fala­cia, para ella hay dic­ta­du­ras bue­nas y dic­ta­du­ras malas. Las malas son las que com­ba­tie­ron el terro­rismo en Argen­tina, las bue­nas la de Angola, la de los Cas­tro en Cuba, esa que mere­cen su admi­ra­ción, sin preo­cu­parse por los DDHH del pue­blo cubano, con­de­nado a todo tipo de tor­tu­ras, pri­sión, ham­bre, aban­dono de per­sona, incluso la muerte por el solo hecho de no com­par­tir las ideas de los dic­ta­do­res comu­nis­tas. Ade­más de tener al pue­blo cubano secues­trado en la isla pri­sión, sin que le asis­tan los dere­chos de salir del país libre­mente, por lo que lite­ral­mente son escla­vos de la dic­ta­dura castrista.

Es decir que la huma­ni­dad de, la señora Kir­ch­ner, tam­bién forma parte de la fic­ción del relato. Como se pre­tende que esta mujer se con­mueva por los muer­tos por la inse­gu­ri­dad, por las víc­ti­mas de la tra­ge­dia de Once, por los niños que mue­ren por des­nu­tri­ción etc…

Como la ins­crip­ción de algu­nas de las pan­car­tas que por­ta­ban las per­so­nas que pro­tes­ta­ron  en con­tra de Cris­tina al batir de las cace­ro­las, en las puer­tas  del exclu­sivo hotel Man­da­rin Orien­tal en N. Y — ‘Kir­ch­ner you rui­ned Argen­tina’ “Que­re­mos Una Argen­tina sin Cristina”

Pero, la his­to­ria de las andan­zas de Cris­tina en el país del norte no ter­mina aquí…

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: