La soberbia y la miopía

 

La pre­si­dente Cris­tina Fer­nán­dez final­mente se refi­rió a los cace­ro­la­zos ocu­rri­dos en el país. Para hacerlo tomó la pre­cau­ción de poner tiempo y dis­tan­cia de ellos. Once días y New York. Mien­tras tanto dejó la des­ca­li­fi­ca­ción a sus corifeos.

La tác­tica de igno­rar, mini­mi­zar y menos­pre­ciar no es nueva. Pese a las imá­ge­nes, difí­ci­les de creer por su mag­ni­tud hasta para quie­nes par­ti­ci­pa­ron o al menos sim­pa­ti­za­ron con la pro­testa, los cace­ro­le­ros fue­ron pocos para la opi­nión ofi­cial. No les importó que aún den­tro de sus pro­pias filas hubiera quie­nes pen­sa­ran dis­tinto y aler­ta­ran para que el fenó­meno fuera tomado en cuenta y se le diese una res­puesta inme­diata. La letra que se había bajado era esa y a ese dis­curso debían atenerse.

Cierto es que algu­nos que siem­pre inten­tan mayor ser­vi­lismo, en pos de ser teni­dos en cuenta, fue­ron más allá. Así Juan Manuel Abal Medina se dedicó a la crí­tica de la ves­ti­menta de los asis­ten­tes y otros de menor mag­ni­tud hicie­ron eva­lua­cio­nes numé­ri­cas incom­pren­si­bles como si habla­sen en sis­tema sexagesimal.

Pero la pre­si­dente, aun­que sea afecta a impre­ci­sio­nes de dis­tinto tipo, no cree todo lo que su entorno le quiere hacer creer a la gente y optó por la cau­tela de cerrar la boca y hablar de cual­quier otra cosa, ya que que­darse callada con la cadena a su dis­po­si­ción es un imposible.

Esa nece­si­dad de silen­cio sobre un tema deter­mi­nado demos­tró cuánta es la preo­cu­pa­ción que generó para sí y quie­nes la rodean. Era nece­sa­rio aguan­tar diez días y poder par­tir a la Asam­blea de las Nacio­nes Unidas.

Desde Nueva York, con la pers­pec­tiva dife­rente que da la leja­nía, con­si­deró: “Algu­nas medi­das, al que tuvo poder en algún momento, puede que no le hayan gus­tado. Pero en reali­dad creo que todos los argen­ti­nos, más allá del lugar que ocu­pen, saben que si le va mal a la gran mayo­ría, final­mente ter­mina afec­tando a todos”. Sus ase­ve­ra­cio­nes no están equi­vo­ca­das, lo equi­vo­cado es el enfo­que. No acep­tar que no son “algu­nas” sino muchas medi­das las que cau­san dis­gusto y no a “quie­nes tuvie­ron poder en algún momento” sino a todos, espe­cial­mente a quie­nes nunca lo han tenido, es el error con­cep­tual en que se rego­cija dicién­dolo como un logro. Nadie duda, la mayo­ría no duda, que “si le va mal a la gran mayo­ría, final­mente ter­mina afec­tando a todos”. Lo irra­cio­nal es que creerse dueña de la mayo­ría, más que nece­dad, es delirio.

“Hay una parte muy peque­ñita que cree que pase lo que pase en el país no le va a ir mal. Pero, en reali­dad, lo impor­tante es tener ges­tión y poder gober­nar”. Una vez más coin­ci­di­mos en la forma pero no en el fondo. Su ale­gato sería correcto si al decir: “…una parte muy peque­ñita que cree que pase lo que pase en el país no le va a ir mal…” se estu­viese refi­riendo a quie­nes inte­gran el gobierno, a quie­nes capi­ta­li­zan las pre­ben­das, a los que nadie cas­tiga por su corrupción.

Supo­ner que afuera del país se puede decir cual­quier cosa por­que nadie sabe lo que pasa aquí, es arries­garse a un bochorno sin pre­ce­den­tes. De eso tuvo de sobra el escra­che que hicie­ron argen­ti­nos frente al Hotel Man­da­rin Orien­tal, recla­mando por la corrup­ción, las inten­cio­nes de re reelec­ción y el manejo dis­cre­cio­nal de los fon­dos públi­cos. Algo que puede repe­tirse el 27 cuando hable en el John F. Ken­nedy Jr. de la Uni­ver­si­dad de Harvard.

La pre­si­dente no puede igno­rar que para que nos vaya bien a todos no hay otra receta que la del res­peto a la Cons­ti­tu­ción, el tra­bajo y el aho­rro, tener obli­ga­cio­nes y res­pon­sa­bi­li­da­des no sólo dere­chos. Dere­cho a la igual­dad, pero de opor­tu­ni­da­des, no dere­cho a acce­der a lo mate­rial sin hacer nada.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: