¡¡¡FELIZ AÑO 2013!!!

Es nues­tro mayor deseo que estas Navi­da­des los encuen­tre junto a sus seres que­ri­dos en la Paz del Señor y que sus ben­di­cio­nes les per­mi­tan hacer reali­dad todos sus sue­ños.
 

Pro­po­nién­do­les un brin­dis com­par­tido por la Patria, la Liber­tad, la recu­pe­ra­ción de la Repú­blica y la Paz en el mundo, les hace­mos lle­gar nues­tro sin­cero agra­de­ci­miento por acom­pa­ñar­nos en el trán­sito por camino de la Ver­dad y espe­rando que el 2013 venga acom­pa­ñado de los cam­bios que ansia­mos y necesitamos.

Afec­tuo­sa­mente

Anuncios

Fin y principio

11 Comentarios Publicado el 31 de December, 2012 enEditorialSusana Sechi

Si bien el camino es arduo y el balance del año que se va mues­tra una des­vir­tuada his­to­ria hila­rante, domi­nada por la per­ver­si­dad de un régi­men des­bas­ta­dor y malé­fico, lo que depara este pró­ximo año a punto de nacer, no parece des­te­llar un cam­bio sus­ten­ta­ble, todo lo con­tra­rio, las ame­na­zas de la señora, las furias decre­ta­das, el abuso, la codi­cia y la enfer­me­dad por el poder per­pe­tuo segui­rán en la agenda  Kir­ch­nerista y las esto­ca­das nos alcan­za­ran a todos en tanto no tome­mos la ini­cia­tiva de tomar el toro por las astas, en defensa del infausto por­ve­nir anun­ciado a los cua­tro vien­tos por la infame mujer y sus acó­li­tos de turno.

Es posi­ble des­ta­car en este año que se extin­gue,  a ese con­junto de  argen­ti­nos, que son los dis­cre­pan con el poder feroz y tota­li­ta­rio del kir­ch­ne­rato,  que uni­dos  en un sólo reclamo, se ani­ma­ron a enfren­tar a la tiranía.

Espe­rando que en este año 2013,  los ciu­da­da­nos de bien poda­mos  encon­trar la for­mula para emer­ger de las tinie­blas y vol­ver a ver la luz de la espe­ranza, los invito a brin­dar por la recu­pe­ra­ción de la República .

La Frase del Día

 

“Hoy no hay ham­bre en la Argen­tina por­que Nés­tor Kir­ch­ner y Cris­tina Fer­nán­dez de Kir­ch­ner siem­pre gober­na­ron a favor de los que menos tienen”.

Anibal Fer­nán­dez

El que avisa, también traiciona.

 

Hace algún tiempo, dije­ron des­ca­ra­da­mente y sin ver­güenza alguna, “VAMOS POR TODO”. Des­nu­da­ron su estra­te­gia por com­pleto, como casi siem­pre, con bru­ta­li­dad, sin des­par­pa­jos y con la pre­ten­dida impu­ni­dad que lleva su sello inconfundible.

Decirlo públi­ca­mente, a viva voz, es parte de la moda­li­dad ele­gida. Ellos supo­nen que hacerlo de esta forma, los hace más fuer­tes y temi­bles, con pro­pios y extraños.

Sus fer­vien­tes segui­do­res se enva­len­to­nan por la des­pro­por­cio­nada auda­cia de la arenga, por lo osado del desa­fío y por su inago­ta­ble e infi­nita vora­ci­dad de poder.

Pero ade­más, decla­rarlo abier­ta­mente, sin tapu­jos, inti­mida a los adver­sa­rios timo­ra­tos, ame­drenta a los más cobar­des, para­liza a los des­pre­ve­ni­dos y sor­prende a los ingenuos.

Ellos lo sien­ten así, lo viven de este modo, inten­sa­mente, dando paso a paso, avan­zando fir­me­mente de acuerdo a su por­me­no­ri­zado plan que han tra­zado para con­cre­tar cada una de sus fecho­rías, con una deci­sión incomparable.

La secuen­cia de ges­tos polí­ti­cos que mues­tran en los hechos, los deseos de avan­zar en esta cons­truc­ción irre­fre­na­ble de con­so­li­da­ción de un poder con­cen­trado y hege­mó­nico, pla­gado de arbi­tra­rie­da­des y dis­cre­cio­na­li­da­des, no per­mite lugar a duda alguna.

Pero si de algo no puede que­jarse esta ciu­da­da­nía que optó por la como­di­dad de la pos­tura obser­va­dora de los acon­te­ci­mien­tos, en vez de bus­car el pro­ta­go­nismo que per­mite modi­fi­car el rumbo, es de no haber sido adver­tido a tiempo de esta per­versa intención.

Por los moti­vos que sean, los ciu­da­da­nos, pare­cen pre­fe­rir este camino en el que se van sor­pren­diendo frente a cada avance, a cada atro­pe­llo, a cada abuso, al otro, el de admi­tir que saben como sigue la historia.

Diera la sen­sa­ción de que se sien­ten en una posi­ción más con­for­ta­ble, bajo el esquema de la queja, haciendo una deta­llada cró­nica frente a cada abe­rrante suceso, y ate­rro­ri­zán­dose en el relato, pero sin que nunca sea sufi­ciente para decir BASTA, de un modo contundente.

El “click”, ese ins­tante espe­cial que per­mite esta­ble­cer una bisa­gra entre el antes y el des­pués, llega siem­pre, sucede en algún momento, aun­que a veces puede demo­rar dema­siado. Pero se debe ser rea­lista, cuanto más tarde lle­gue esa cir­cuns­tan­cia, menos capa­ci­dad de reac­ción se dis­pone para poner límite a los atropellos.

Es impor­tante ade­más, tener en cuenta, que quie­nes ejer­cen el gobierno, dis­po­nen de la tota­li­dad de los recur­sos del Estado, de la suma del poder público, y fun­da­men­tal­mente tie­nen la ben­di­ción de no dis­po­ner de pudor alguno, ni barrera moral que se inter­ponga en ese camino para lle­gar a su meta.

Recién cuando se puede inter­na­li­zar aque­llas cues­tio­nes que mero­dea­ban las men­tes desde hace tiempo, existe chance de poder pasar a la acción.

Pese al desen­fado de quie­nes deten­tan el poder, de su escasa cata­dura moral, no deja de ser una ven­taja que “el régi­men” advierta de sus pasos. Sin embargo esto que debe­ría ser algo posi­tivo, es decir saber hacia dónde pre­tende ir el que gobierna, no es apro­ve­chado por una ciu­da­da­nía que sigue sin resis­tirse con claridad.

Los pode­ro­sos, ocul­tan sus car­tas, esas que reve­lan sus tác­ti­cas, las que seña­lan el siguiente paso, de hecho pare­cen tener siem­pre varian­tes casi infi­ni­tas para selec­cio­nar la mejor según las circunstancias.

Por lo visto, han deci­dido no escon­der el obje­tivo final de ese reco­rrido. El VAMOS POR TODO es cate­gó­rico, no da lugar a otra inter­pre­ta­ción posi­ble, lo que lo hace trans­pa­rente y pre­de­ci­ble, pese a que la mayo­ría pre­fiera igno­rarlo, o minimizarlo.

Cada paso que dan, con­firma que no se trata solo de una paro­dia, sino del osten­si­ble des­tino final de un plan de vuelo, sin esca­las, opor­tu­na­mente diseñado.

Cuando lo afir­man, cuando dicen ir por todo, hablan de supri­mir la repú­blica, de eli­mi­nar las ins­ti­tu­cio­nes, de ani­qui­lar las liber­ta­des y de con­cen­trar al poder. Ellos saben lo que quie­ren. Bus­can la hege­mo­nía total, el con­trol abso­luto del poder y de la vida de los ciudadanos.

En ese juego, la anu­la­ción de las liber­ta­des es secuen­cial y pro­gre­siva. Saben que no pue­den, ni deben, supri­mir­las de una sola vez, lo hacen paso a paso, una por una, y en cada caso uti­li­zan un argu­mento dife­rente, aun­que en el fondo sub­yace siem­pre el más fuerte de ellos, ese que sos­tiene que lo impor­tante es el bien común, lo que implica abo­lir la tota­li­dad de los dere­chos individuales.

Un viejo refrán dice que “el que avisa, no trai­ciona”. En este caso, cabría decir que “el que avisa, tam­bién trai­ciona”, por­que el adver­tir sobre la inmo­ra­li­dad de una deci­sión, no la con­vierte en legí­tima, ni en bené­vola, por su mera notificación.

Fuente: www. albertomedinamendez. com

Desde una novia resentida hasta una Presidente (la psicopatía grupal-social)

 

Cuando estu­dia­mos la psi­co­pa­tía per­versa, vimos que los que la pade­cen, son sufrien­tes que por su pro­pio sufrir hacen sufrir a otros. En ése mismo sen­tido, si par­ti­mos desde la indi­vi­dua­li­dad y lo pro­yec­ta­mos a una socie­dad, esta­ría­mos pre­sen­ciando la exis­ten­cia de gran­des sec­to­res del pue­blo argen­tino que están sufriendo y por ello hacen sufrir a los demás.


Como expli­car cri­mi­no­ló­gi­ca­mente, el fenó­meno pique­tero o los saqueos o los homi­ci­dios inne­ce­sa­rios en robos, o las agre­sio­nes en pato­tas o las barras­bra­vas o las Bona­fini o Salas o los escra­ches o las ven­gan­zas polí­ti­cas embo­za­das en jui­cios, o los pre­sos polí­ti­cos, hoy pre­sos de sus ven­ci­dos militarmente.

A pri­mera vista, veo una inne­ga­ble coin­ci­den­cia: un resen­ti­miento indi­vi­dual que se aso­cia con otro, con otro, con otro etc. hasta con­for­mar un paquete de indi­vi­duos resen­ti­dos por una u otra causa. Éste paquete sufre en lo indi­vi­dual y en lo gru­pal. Sufre un dolor, una humi­lla­ción, un com­plejo, una envi­dia, una dis­cri­mi­na­ción, una caren­cia, una frus­tra­ción y tan­tas cau­sas de sufri­mien­tos imaginables.

Las con­duc­tas que, en lo indi­vi­dual, cons­ti­tu­yen deli­tos, hace que cada uno de éstos inte­gran­tes (del paquete sufriente) sea delin­cuente y debe ser per­se­guido penalmente.

El gobierno– sufriente mayor-(delincuente mayor), decide no pena­li­zar lo que eufe­mís­ti­ca­mente deno­mina: “pro­testa social” y pre­siona y ame­naza a fis­ca­les y jue­ces con los que cuenta para lici­tar lo ilí­cito, con­for­mando por tanto en una banda delic­tiva en la que cada uno de sus inte­gran­tes jus­ti­fica su pro­pia con­cien­cia con su escon­di­dos resen­ti­mien­tos o sufri­mien­tos como el miedo.

Un mili­tar preso ile­gal­mente, está jus­ti­fi­cado por los resen­ti­mien­tos. Un delin­cuente ordi­na­rio, es una víc­tima social. ¿Ya se ve la cosa?

Esta­mos ante una socie­dad enferma de psi­co­pa­tía per­versa y otra que la debe sufrir.

Si los psi­có­pa­tas de hoy pro­du­cen víc­ti­mas, éstas últi­mas, serán los psi­có­pa­tas de mañana ¿No?

Hay inocen­tes pre­sos y cul­pa­bles suel­tos. Ésta sola ten­sión pro­nos­tica una repe­ti­ción cíclica.

Desde una novia resen­tida hasta una pre­si­dente, pue­den tener ele­men­tos en común. Sólo falta que la zona gati­llo coin­cida y se uni­rán en ideo­lo­gía y espíritu.

Tuvi­mos un año más para ver a la Argen­tina cre­cer en resen­ti­mien­tos. Dos psi­co­pa­tías: la actual y la que vendrá.

Y no tiene solu­ción ni readap­ta­ción social (tan meneado con­cepto, cán­dido y jus­ti­fi­ca­dor). La into­le­ran­cia, el des­pre­cio, el indi­vi­dua­lismo, el pato­te­rismo, y otras for­mas de degra­da­ción cam­pea­rán aun más.

Vamos hacia una refor­mu­la­ción de la socie­dad tra­di­cio­nal hacia otra socie­dad que ade­cuará las leyes para des­truir la ante­rior. La fór­mula es: ” des­truir es crear “.

El fenó­meno está ahí frente a nues­tros ojos y los psi­có­pa­tas per­ver­sos mar­chan con sus ban­de­ras e iconos.

Sufren y por ello nos harán sufrir.-

¡Feliz Año Nuevo al gabinete presidencial!

 

Les desea­mos lo mejor para este año que se ini­cia a todos los fun­cio­na­rios que logran pro­po­ner obje­ti­vos al Eje­cu­tivo. Ya que como men­to­res y ase­so­res de ideas tan tras­gre­so­ras han con­tri­buido a que la Jefa de Estado lleve a los argen­ti­nos a uno de los peo­res momen­tos de la his­to­ria del país de las últi­mas décadas.

Debe­mos brin­dar con nues­tras copas con el Secre­ta­rio de Comer­cio, quien desde su humilde ori­gen se ha con­ver­tido casi el dise­ña­dor del pri­mer impulso de la ges­tión de la Sra., aho­gando la eco­no­mía nacio­nal y con­fron­tando con cuanto país exista en el mundo. La Argen­tina ha incum­plido con muchas obli­ga­cio­nes comer­cia­les con­traí­das. El fun­cio­na­rio ha logrado con sus cons­tan­tes tra­bas que muchos capi­ta­les extran­je­ros no pudie­ran sos­te­ner sus inver­sio­nes, fugando a otras lati­tu­des en las que encuen­tran reglas cla­ras y trans­pa­ren­tes que le per­mite desa­rro­llar su inver­sión con las debi­das garan­tías. Tam­bién habría que ele­var la copa por la can­ti­dad de obs­tácu­los, impe­di­men­tos, difi­cul­ta­des y por el acoso que cons­tan­te­mente ejerce esta secre­ta­ria de gobierno. Había que con­si­de­rar tam­bién las ope­ra­cio­nes inmo­bi­lia­rias, ya que ni siquiera se puede dis­po­ner libre­mente de los aho­rros para esas transac­cio­nes comer­cia­les, por­que él ha dis­puesto que la divisa extran­jera resulte ser “la perla “prohi­bida para cual­quier ope­ra­ción comer­cial, para via­jar y para aho­rrar( como pro­tec­ción de la infla­ción que niega .).

Pero tam­poco podría­mos dejar de con­si­de­rar al res­pon­sa­ble del área que intenta a tra­vés de “las reten­cio­nes” e impues­tos dis­tor­si­vos aho­gar la capa­ci­dad de inver­sión de los pro­duc­to­res, ade­más de pre­ten­der extraer del sala­rio de cada tra­ba­ja­dor un ele­vado impuesto etc… . Aquel que se ha con­ver­tido en el fis­ca­li­za­dor de cada dólar o moneda extran­jera que requiera cual­quier ciu­da­dano. Ade­más de con­tro­lar los con­su­mos de las tar­je­tas de cré­dito en el exte­rior y de la com­pras en los super­mer­ca­dos, para nadie se exceda en el monto con­ve­nido pague con­forme el consumo.

Asi­mismo cham­pagne para el minis­tro de eco­no­mía al que casi nadie conoce, decide poco y anun­cia lo que se le deter­mina por orden de la man­da­ta­ria y/o los fun­cio­na­rios más alle­ga­dos a ella. La falta de rumbo y de un plan con pro­yec­ción lleva a una impre­vi­sión cada vez mayor. Por otro lado los índi­ces eco­nó­mi­cos mues­tran un mayor incre­mento de la pobreza, mayor infla­ción, menor capa­ci­dad adqui­si­tiva, fuga de capi­ta­les etc… … .

No podría­mos dejar de men­cio­nar a la admi­rada y tan men­cio­nada Minis­tra de Segu­ri­dad, la que muchos des­ta­can jus­ta­mente por su espí­ritu de encono y revan­cha, que se vis­lum­bra a tra­vés de sus cons­tan­tes deter­mi­na­cio­nes. Sin ir más lejos, todos recor­da­mos a los gen­dar­mes en la vía publica mani­fes­tando, al Jefe de Poli­cía renun­ciando, las acti­tu­des de rechazo a todo uni­for­mado por­que le pro­voca cierto esco­zor, Qui­zás por sus remi­nis­cen­cias de su mili­tan­cia pasada, Mien­tras el con­cepto popu­lar, per­mi­sivo y garan­tista, per­mite incre­men­tar la franja delic­tiva y la pro­vi­sión de armas a ese seg­mento (aque­llas que no pue­den obte­ner otros por la can­ti­dad de exi­gen­cias y requi­si­tos que se les demanda), que lo esti­mula a ase­si­nar. Como con­se­cuen­cia de ello, cada vez mas víc­ti­mas inocen­tes y mas fami­lias des­trui­das. Las ulti­mas noti­cias die­ron tam­bién cuenta de los suce­si­vos asal­tos a super­mer­ca­dos en dis­tin­tas ciu­da­des del país, sin embargo no tuvie­ron mayor con­si­de­ra­ción por parte de la fun­cio­na­ria. El fla­gelo de la droga y sus con­se­cuen­cias que son cada vez mas gra­ves por la falta de con­trol. Debe­mos desearle lo mejor a quien logra que toda una gene­ra­ción este expuesta a estos infor­tu­nios que des­tru­yen la posi­bi­li­dad de pro­gre­sar y superarse. Aun lo mas caren­cia­dos que que­dan para siem­pre mar­ca­dos y sumer­gi­dos en la franja delictual.

Ten­dría­mos que incor­po­rar en esta lista al sena­dor, ex jefe de gabi­nete, que al care­cer de con­vic­cio­nes supo sal­tar como una cor­de­rito de un alam­brado a otro, con­tri­bu­yendo a agra­var y agu­di­zar las con­di­cio­nes polí­ti­cas y socia­les jus­ti­fi­cando cons­tan­te­mente, como si fuera el vocero, cual­quier hecho de corrupción .

En el actual Jefe de gabi­nete cen­tre­mos nues­tro brin­dis y alza­re­mos todos jun­tos nues­tras copas, ya que el inex­perto joven del­fín del momento, quien no ejer­ció ges­tión admi­nis­tra­tiva pre­via, es el con­duc­tor de este tren en el que esta­mos via­jando todos los argen­ti­nos. Con sus deter­mi­na­cio­nes sin pre­vi­sión, logra que las medi­das se asu­man con­forme los resul­ta­dos gober­nando para la coyun­tura. Deter­mina las medi­das con­forme las sim­pa­tías y anti­pa­tías, y lo indu­cen a con­fis­car o a “apre­tar “y con­tro­lar a otros durante este viaje. No exis­ten razo­nes con fun­da­men­tos sino pro­cede por el impulso de los sen­ti­mien­tos de rechazo here­da­dos. Es por ello que un día se deter­mina por ejem­plo per­se­guir a un empre­sa­rio que hace años que apuesta por el país, a pesar de los vai­ve­nes de la polí­tica, el anciano pro­duc­tor cer­ve­cero y su ex esposa cuya empresa se encuen­tra en Jujuy, tam­bién a un empre­sa­rio petro­lero, y así lo ha hecho con otros tan­tos .. Evi­den­te­mente le han expli­cado mal al oca­sio­nal fun­cio­na­rio el sig­ni­fi­cado de la pala­bra “oli­gar­quía “, con un con­cepto de tiem­pos pasa­dos sin inves­ti­gar quie­nes son hoy los pro­pie­ta­rios de las amplias exten­sio­nes de tie­rra, desde la cúpula, hasta fun­cio­na­rios de gobierno, sin­di­ca­lis­tas, extran­je­ros, etc… . Por ende con­fis­car el Pre­dio de Palermo o per­se­guir a pro­duc­to­res y empre­sa­rios que pro­ven­gan de fami­lias tra­di­cio­na­les es solo en el con­ven­ci­miento de que se per­si­gue a un deter­mi­nado sec­tor social, pero no ya a la supuesta “ oli­gar­quía ”adinerada. .

Para no exten­der­nos que­re­mos desear­les a todos ellos un feliz nuevo año y que logren algún día, muy pronto, ser mino­ría por el sufra­gio. Y al resto de los argen­ti­nos les desea­mos que el año pró­ximo sea dia­me­tral­mente opuesto al actual y que la opo­si­ción logre con el voto ser mayo­ría parlamentaria. .

Un brin­dis por nues­tra Patria y para que todo argen­tino de bien pueda per­ma­ne­cer en ella y lograr ser tes­tigo de una nueva etapa de pau­la­tino cre­ci­miento y prosperidad.

Salió De Su Bunker Y Repartió Culpas Y Responsabilidades

 

Como es habi­tual en los Kir­ch­ner ante situa­cio­nes polí­ti­cas duras o difí­ci­les se refu­gia­ban en su bun­ker pata­gó­nico espe­rando que la cresta de la ola vol­viera a su nivel normal.

Res­pe­tuo­sa­mente, sal­vando las dis­tan­cias, y sim­ple­mente como ejem­plo, se trata de un com­por­ta­miento simi­lar a un ani­mal sal­vaje o alguna ali­maña, que ante un peli­gro, se oculta en su madri­guera hasta que este des­apa­rezca y se vuelva a una situa­ción sin riesgos.

Era una cos­tum­bre del matri­mo­nio Kir­ch­ner. Segu­ra­mente el ex pre­si­dente lo hacía como una estra­te­gia polí­tica, mien­tras que la actual man­da­ta­ria casi segu­ra­mente lo hace por sus des­equi­li­brios emo­cio­na­les, la ya cono­cida y habi­tual “lipo­ti­mia” de la mandataria.

Es per­fec­ta­mente com­pren­si­ble la angus­tia y frus­tra­ción de la pre­si­dente ante la segui­di­lla de estruen­do­sos fra­ca­sos de todo tipo que está cose­chando. Mas cuando alguien con­lleva la pato­lo­gía del famoso tras­torno bipolar.

¡La “líder” de los argen­ti­nos recluida en su casa de Rio Galle­gos o en su refu­gio pata­gó­nico en Cala­fate, prác­ti­ca­mente sin dar seña­les de vida y casi ale­jada de los asun­tos oficiales!

¿No debe­ría un Líder, así en mayús­cula, estar en pri­mera fila en momen­tos de cri­sis, en su puesto de mando, bus­cando paliar la tor­menta en vez de dejar el manejo de la cosa pública se arre­gle sola o en manos de sus reco­no­ci­dos inep­tos segundones?

Estra­te­gia o enfer­me­dad da el mismo resul­tado. La cues­tión es no dar la cara.

¿A que viene este introito? A que en vís­pe­ras de Navi­dad es desata­ron en varias pro­vin­cias y en dife­ren­tes loca­li­da­des,saqueos y gra­ves hechos de van­da­lismo a comer­cios y super­mer­ca­dos y en el que per­die­ron la vida cua­tro per­so­nas y que hicie­ron recor­dar los tris­tes y vio­len­tos acon­te­ci­mien­tos de fines del año 2001.

A con­ti­nua­ción trans­cribo unos párra­fos de un exce­lente edi­to­rial (reco­miendo su lec­tura) de un cono­cido matu­tino al res­pecto (ref. 1): “… Pero lo más des­afor­tu­nado pasó por el suges­tivo silen­cio de Cris­tina Fer­nán­dez de Kir­ch­ner. Cuando en vís­pe­ras de la Navi­dad, la ciu­da­da­nía podía espe­rar un men­saje pre­si­den­cial que inten­tara lle­var tran­qui­li­dad y cer­te­zas, la jefa del Estado optó por refu­giarse en la Pata­go­nia y no for­muló comen­ta­rio alguno frente a los trá­gi­cos hechos”.

Más ade­lante con­ti­núa diciendo que “… Se impo­nía un men­saje ten­diente a paci­fi­car los espí­ri­tus alte­ra­dos, un lla­mado a poner fin a esté­ri­les dispu­tas y a pre­sun­tos odios de clase; en fin, a la recon­ci­lia­ción entre los argentinos”.

En con­creto la edi­to­rial señala una ati­nada crí­tica a la ausen­cia de la pre­si­dente mien­tras sus minis­tros repar­tían acu­sa­cio­nes por todos los lados. Un ejem­plo carac­te­rís­tico de la ausen­cia de un líder, alguien que maneje y con­duzca la emer­gen­cia.

Recién cua­tro días des­pués de los hechos, apa­re­ció la pre­si­dente en la Casa Rosada pro­nun­ciando un largo (no podía ser de otra manera) y embro­llado dis­curso, en donde tocó varios temas sal­tando de un tema a otro, sin rela­ción entre ellos, citando por­cen­ta­jes y cifras, que de los pre­sen­tes nadie enten­día, y de los tele­vi­den­tes nadie enten­día, pero tam­poco creía.

Pare­cía enojada, molesta y ace­le­rada y sin el menor atisbo de auto­crí­tica habló de los saqueos pro­du­ci­dos la semana ante­rior, repar­tió cul­pas y res­pon­sa­bi­li­da­des entre los sin­di­ca­lis­tas, el pero­nismo, entre otros, y prin­ci­pal­mente a los gober­na­do­res que según ella son los res­pon­sa­bles de la segu­ri­dad. De esta manera des­ligó total­mente de estos acon­te­ci­mien­tos al gobierno nacional.

Didác­tica y aca­dé­mi­ca­mente un ver­da­dero desastre.

La pre­si­dente debe­ría saber que hablar de corrido no es pre­ci­sa­mente hablar bien. En reali­dad los que hablan de corrido fre­cuen­te­mente con­fun­den sus conceptos.

En ese popu­rrí de temas des­or­de­na­dos y con­fu­sos y esa larga cata­rata de pala­bras en la que se poten­ciaba a sí misma, arre­me­tió tam­bién con­tra la Corte Suprema de Jus­ti­cia, el Poder Judi­cial y con­tra los gober­na­do­res “… que pien­san más en las elec­cio­nes del 2015 que en su pro­pia gestión… ”

Por supuesto uti­lizó el acos­tum­brado lati­gui­llo de los Kir­ch­ner “… que detrás de los saqueos se encuen­tra una acti­tud destituyente… ”

Llamó par­ti­cu­lar­mente la aten­ción la sober­bia y la inso­len­cia barata con la cual fus­tigó al Poder Judi­cial. Recordó que ella era la que “… jun­taba la plata para que fun­cione la Jus­ti­cia… ”. ¿Que ten­drá que ver esto con lo que el tema que desa­rro­llaba? ¿Quién sino el Poder Eje­cu­tivo es el que recauda para el fun­cio­na­miento de las Ins­ti­tu­cio­nes del país?

Defi­ni­ti­va­mente sus dis­cur­sos divi­den cada vez más a los argen­ti­nos. Ade­más no solo sus dis­cur­sos, sino su pro­ce­der y sus acti­tu­des evi­den­cian bien a las cla­ras que Cris­tina Fer­nán­dez no está ni míni­ma­mente a la altura de sus impor­tan­tes res­pon­sa­bi­li­da­des.

Así anda el país. ¿Cómo ter­mi­nará esta tragicomedia?