El quinto poder y la cuarta ola

 

No bien ini­ciada la década del ‘90, el céle­bre poli­tó­logo de Har­vard Samuel Hun­ting­ton publi­caba La ter­cera ola, un libro dedi­cado al aná­li­sis de la difu­sión de la demo­cra­cia con­tem­po­rá­nea en el mundo. Su tesis, expuesta de forma sin­té­tica, dice más o menos así: los movi­mien­tos de la demo­cra­cia emu­lan al movi­miento marí­timo, por cuanto la his­to­ria mun­dial regis­tra tanto olas de demo­cra­ti­za­ción (enten­di­das como con­tex­tos pro­pi­cios para el flo­re­ci­miento demo­crá­tico), cuanto con­tra­olas auto­ri­ta­rias (enten­di­das como con­tex­tos per­ju­di­cia­les para la democracia).

Hun­ting­ton ase­vera que –al momento de escri­bir su libro– las olas demo­crá­ti­cas son tres. La pri­mera se inició en 1828, con la asun­ción de Andrew Jack­son a la pre­si­den­cia de los Esta­dos Uni­dos y la pos­te­rior difu­sión que tuvo el sis­tema demo­crá­tico nor­te­ame­ri­cano en Europa. Pero la con­tra­ola auto­ri­ta­ria no tardó en lle­gar con la apa­ri­ción de los tota­li­ta­ris­mos moder­nos –comu­nismo, fas­cismo y nacional-socialismo– en la pri­mera mitad del siglo XX. Con­cluida la Segunda Gue­rra Mun­dial, una nueva ola demo­cra­ti­za­dora alcanzó incluso a nacio­nes de tra­di­ción auto­ri­ta­ria como Japón, Ita­lia y Ale­ma­nia. Sin embargo, una segunda con­tra­ola llegó como pro­ducto de la Gue­rra Fría, los gol­pes de Estado y los movi­mien­tos gue­rri­lle­ros. Final­mente, el pro­fe­sor de Har­vard enten­día que el mundo estaba asis­tiendo a la ter­cera ola de demo­cra­ti­za­ción tras ir cayendo de a poco los dis­tin­tos regí­me­nes auto­ri­ta­rios del mundo, pro­ceso que desem­bocó en la defi­ni­tiva implo­sión sovié­tica al cie­rre de los ‘80.

La idea de “ola” que pro­pone Hun­ting­ton no es arbi­tra­ria. Los datos empí­ri­cos le demues­tran que cada ola demo­cra­ti­za­dora llega más lejos que la ante­rior, tal como ocu­rre con el movi­miento del mar, abar­cando una can­ti­dad mayor de nacio­nes que deci­den incor­po­rar el sis­tema demo­crá­tico a su vida polí­tica. En 1922, fina­li­zando la pri­mera ola, las nacio­nes demo­crá­ti­cas eran ape­nas 29. Pero en 1990, en pleno auge de la ter­cera ola, las nacio­nes demo­crá­ti­cas ya eran 58 y pronto se irían sumando muchas más.

¿Qué nos aporta la tesis de este reco­no­cido poli­tó­logo más de veinte años des­pués? Aporta, en con­creto, un marco desde el cual obser­var, ana­li­zar y repen­sar la reali­dad polí­tica que nos toca vivir como país y como región. ¿Qué movi­miento ha dado la demo­cra­cia lati­noa­me­ri­cana en los últi­mos años?

La ter­cera ola de Hun­ting­ton duró lo que un sus­piro. Su opti­mismo –equi­pa­ra­ble al “fin de la his­to­ria” de Fran­cis Fuku­yama– encon­tró un límite en el inicio de la ter­cera con­tra­ola auto­ri­ta­ria que pro­vino con la apa­ri­ción del lla­mado “socia­lismo del Siglo XXI”, una ensa­lada ideo­ló­gica con­di­men­tada con ele­men­tos del “socia­lismo del Siglo XX”, dosis de chau­vi­nismo, loca­lismo y nacio­na­lismo, y ade­re­zos popu­lis­tas en can­ti­da­des empa­la­gan­tes. El arque­tipo regio­nal de esta con­tra­ola fue Hugo Chá­vez. Los expo­nen­tes argen­ti­nos fue­ron los Kirchner.

Vale sub­ra­yar que las con­tra­olas siem­pre van per­diendo su fuerza, y la ter­cera no fue la excep­ción. En efecto, el popu­lismo no ha arre­me­tido con­tra la demo­cra­cia pro­ce­di­men­tal como el viejo auto­ri­ta­rismo lo hacía, sino que se ha valido de ella para des­truir la demo­cra­cia sus­tan­cial. Aun­que sea como paro­dia, el cau­di­llo popu­lista con­tem­po­rá­neo debe maqui­llar su ges­tión de cierta “ins­ti­tu­cio­na­li­dad”, mien­tras arma y des­arma, maneja y con­trola los pode­res del Estado a su antojo y con­ve­nien­cia, vul­ne­rando el sis­tema repu­bli­cano que con­sa­gra lími­tes al poder polí­tico. La ter­cera con­tra­ola sig­ni­fica, en este orden de ideas, un azote indi­recto para la demo­cra­cia, por­que a ésta le reper­cute el golpe que recibe en con­creto la República.

¿Puede exis­tir la demo­cra­cia como sis­tema que con­sa­gra liber­ta­des polí­ti­cas sin un sis­tema repu­bli­cano que garan­tice perio­di­ci­dad en los car­gos, publi­ci­dad de los actos de gobierno y lími­tes al poder polí­tico? Hay gran desacuerdo sobre esto en el mundo del pen­sa­miento polí­tico. Mi tesis al res­pecto es que las demo­cra­cias moder­nas de natu­ra­leza repre­sen­ta­tiva no pue­den garan­ti­zar nin­guna liber­tad polí­tica (sus­tan­cia de la demo­cra­cia) sin apo­yarse en valo­res repu­bli­ca­nos. Demo­cra­cia y Repú­blica, en este con­texto, se con­fun­den. La razón prin­ci­pal es que una demo­cra­cia repre­sen­ta­tiva sin lími­tes está en los hechos habi­li­tada para con­cen­trar e hiper­tro­fiar el poder y ejer­cerlo dic­ta­to­rial­mente, sumer­gién­dose en una para­doja típica de los momen­tos polí­ti­cos que vivi­mos: la legi­ti­mi­dad demo­crá­tica de ori­gen no se con­dice con una legi­ti­mi­dad demo­crá­tica de ejer­ci­cio. No es lla­ma­tivo, en este sen­tido, que el gober­nante popu­lista se sujete más a lo que Max Weber lla­maba “legi­ti­mi­dad caris­má­tica” que a la “legi­ti­mi­dad racio­nal”. Y es por esto que la ter­cera con­tra­ola fue anti­de­mo­crá­tica pre­ci­sa­mente por­que fue antirrepublicana.

Algu­nos indi­cios hacen supo­ner, no obs­tante, que esta­mos pró­xi­mos al fin de la con­tra­ola popu­lista, impul­sada prin­ci­pal­mente por el con­texto inter­na­cio­nal de bonanza eco­nó­mica que dis­paró el pre­cio de los com­mo­di­ties (Juan José Sebreli dice que el popu­lismo apa­rece allí donde hay para repar­tir). En efecto, las eco­no­mías de los paí­ses que han pade­cido el popu­lismo han cre­cido, pero no se han desa­rro­llado. Más bien, se han dedi­cado a des­pil­fa­rrar inima­gi­na­bles can­ti­da­des de recur­sos en clien­te­lismo, dádi­vas, sub­si­dios, corrup­ción y otras yerbas.

Pero hay un dato clave que nos hace con­fiar en la lle­gada de una nueva ola demo­cra­ti­za­dora: la masi­fi­ca­ción de Inter­net y las redes socia­les. No olvi­de­mos que el dato clave de la ter­cera ola demo­cra­ti­za­dora que visua­li­zaba Hun­ting­ton era el inicio de un nuevo orden glo­bal deno­mi­nado “glo­ba­li­za­ción”, sig­nado por el desa­rro­llo de las comu­ni­ca­cio­nes, los mass media, el trans­porte y la des­cen­tra­li­za­ción eco­nó­mica. No obs­tante, Inter­net y las redes socia­les no fue­ron a la sazón ni por cerca fenó­me­nos tan masi­vos como ahora.

Si Edmund Burke, pri­mero en cali­fi­car como “cuarto poder” a la prensa, viviera en este tiempo, no duda­ría en carac­te­ri­zar a las redes socia­les como el “quinto poder” naciente. En efecto, cuando pen­sá­ba­mos que Argen­tina ponía de mani­fiesto todo el poder de las redes socia­les con sus masi­vos cace­ro­la­zos, llegó la expe­rien­cia bra­si­lera mucho más dura y deter­mi­nante. ¡Y para qué correr la vista hacia Medio Oriente y sus revo­lu­cio­nes ini­cia­das desde la pan­ta­lla de un telé­fono móvil! El hecho es que las redes han con­fe­rido poder a la socie­dad civil, y que este poder se ha dejado apre­ciar en su ver­sión anti­par­ti­da­ria y con­tes­ta­ta­ria; es decir, limi­tante del poder polí­tico de turno pero siem­pre desde la hori­zon­ta­li­dad apartidaria.

La mul­ti­pli­ca­ción de los pode­res que pro­puso Mon­tes­quieu en El espí­ritu de las leyes obe­de­cía a una idea sim­ple: si pode­mos hacer del poder algo divi­si­ble de modo que nadie pueda mono­po­li­zarlo, el poder le pon­drá un límite al poder (“Que el poder frene al poder”).

Así las cosas, la esta­bi­li­dad de un cuarto poder no ins­ti­tu­cio­na­li­zado como lo es la prensa, a menudo con­di­ciona los des­víos del poder ins­ti­tu­cio­na­li­zado. Y lo mismo está ocu­rriendo con las redes socia­les, cuyo poder de difu­sión muchas veces supera con cre­ces al poder de los mass media y ya empieza a inci­dir sobre la agenda de los gobier­nos popu­lis­tas (no en vano el gobierno vene­zo­lano desde hace años espía y per­si­gue la acti­vi­dad de sus ciu­da­da­nos en Twitter).

¿Serán las redes socia­les el impulso que la cuarta ola demo­crá­tica pre­cisa? ¿Serán las redes socia­les la cura de la enfer­me­dad indu­cida que pade­cen nues­tros sis­te­mas repu­bli­ca­nos? ¿Serán las redes socia­les el sepul­cro del popu­lismo? Las pre­gun­tas están abier­tas. Pero las res­pues­tas no tar­da­rán en llegar.

(*) Direc­tor del Cen­tro de Estu­dios LIBRE. En agosto publi­cará el libro “Cuando el relato es una farsa”, en coau­to­ría con Nico­lás Már­quez.
agustin_laje@hotmail. com | www. agus­tin­laje. com. ar | @agustinlaje

Fuente: La Prensa Popular

Anuncios

Carlotto finalmente comprendió algo que no entendía.

 

Cele­bro que final­mente la Sra. Estela B. de Car­lotto haya reca­pa­ci­tado y lle­gado a la con­clu­sión de que sin prue­bas con­tun­den­tes resulta injusto e ile­gí­timo acu­sar a nadie de delito alguno. Son váli­dos los argu­men­tos que uti­liza para defen­der al Gral Milani, argu­men­tos que lamen­ta­ble­mente algu­nos de nues­tros jue­ces y fis­ca­les igno­ran olím­pi­ca­mente y que hubie­ran ser­vido para des­es­ti­mar las acu­sa­cio­nes que lle­va­ron a la cár­cel a cien­tos de pre­sos polí­ti­cos que se haci­nan y mue­ren sin míni­mas aten­cio­nes en maz­mo­rras dig­nas de la edad media, exce­di­dos lar­ga­mente los pla­zos para man­te­ner­los en pri­sión sin haber dic­tado sen­ten­cia y a quie­nes se les niega el Dere­cho Humano de cum­plir arresto domi­ci­lia­rio. Tam­bién le hubiera ser­vido a la Sra. Car­lotto para abs­te­nerse de acu­sar a los hijos de Ernes­tina Herrera de Noble o al mis­mí­simo Santo Padre.

Pero aun­que tarde, vale su reconocimiento.

Es de espe­rar que esta lucha­dora de los dere­chos huma­nos tam­bién haga oír su voz en la causa Nº 14216 cara­tu­lada “Esma s/Delito de acción pública” que ins­truye el Juez Torres y en la cual 403 ciu­da­da­nos fue­ron recien­te­mente impu­tados por deli­tos de lesa huma­ni­dad ape­nas por haber sido tem­po­ra­ria­mente des­ti­na­dos al Ser­vi­cio de Inte­li­gen­cia Naval entre los años 1975 y 1983. Es decir que todos los ofi­cia­les, sub­ofi­cia­les y per­so­nal civil que en ese lapso hubie­ran pres­tado ser­vi­cio en tal repar­ti­ción fue­ron acu­sa­dos de deli­tos de geno­ci­dio y lesa huma­ni­dad. Es esa la única prueba que apor­tan los que­re­llan­tes Patri­cia Walsh y Car­los G. Lord­ki­pa­nidse, ase­gu­rando que “la per­te­nen­cia de las per­so­nas enu­me­ra­das ante­rior­mente cons­ti­tuye prueba sufi­ciente para con­si­de­rar­los prima facie auto­res penal­mente responsables… ”.

Sra. de Car­lotto, los ciu­da­da­nos res­pe­tuo­sos de la Ley y la Cons­ti­tu­ción espe­ra­mos ansio­sos sus comen­ta­rios. Ya asis­ti­mos aver­gon­za­dos a la apli­ca­ción de la doc­trina de “Por­ta­ción de ape­llido” que frus­tró la carrera de dig­nos ofi­cia­les por el solo hecho de ser fami­lia­res de pre­sos polí­ti­cos como para que ahora deba­mos sopor­tar la per­versa doc­trina de “Por­ta­ción de destino”.

Milani, ¿una opción?

 

Hace pocos días, en estas mis­mas colum­nas hici­mos un pri­mer comen­ta­rio acerca de la polé­mica desig­na­ción del gene­ral César Milani como nuevo jefe del Estado Mayor del Ejér­cito. Hoy pode­mos agre­gar algu­nas refle­xio­nes de la livian­dad con que nues­tros polí­ti­cos tra­tan este asunto que se desen­vuelve lleno de luga­res comu­nes, mien­tras el país sigue inde­fenso y otros ini­cia­ron una carrera arma­men­tista por varias razo­nes estra­té­gi­cas que agra­van más aún la situa­ción de nues­tra ex Repú­blica Argen­tina. Nadie se per­cata de esta peli­grosa reali­dad y peor aún, lo más seguro es que a la mayo­ría de los diri­gen­tes –ofi­cia­lis­tas y opo­si­to­res– les importa poco o nada. La deca­den­cia suele ves­tirse con estos ropajes.

Sin embargo, pode­mos aña­dir más ele­men­tos de jui­cio que pro­fun­diza lo que ocu­rre. Por ejem­plo, que el 90 por ciento de las crí­ti­cas a la per­sona del mili­tar deja de lado a la vul­ne­ra­bi­li­dad que ofrece la cons­truc­ción de su patri­mo­nio y se cen­tra­li­zan en el hecho des­ta­ca­ble y pon­de­ra­ble de haber com­ba­tido con­tra la agre­sión de orga­ni­za­cio­nes arma­das comu­nis­tas que deja­ron un amplio reguero de san­gre, fami­lias des­tro­za­das y cuer­pos muti­la­dos. Su accio­nar generó con­se­cuen­cias adi­cio­na­les como, por ejem­plo, el inicio de un pro­ceso de desin­te­gra­ción social, de inver­sión de los valo­res que hicie­ron grande a nues­tra Repú­blica y de alte­ra­ción de tra­di­cio­nes, las mis­mas que levan­ta­ron un per­fil his­tó­rico y reco­no­cido. Por eso pode­mos decir que estas acu­sa­cio­nes con­tra Milani no cons­ti­tu­yen una man­cha en su legajo, pues cum­plió órde­nes y operó acorde con los Regla­men­tos mili­ta­res y Leyes que esta­ble­cían los pro­ce­di­mien­tos de com­bate para este tipo de gue­rra, hacién­dolo –y esto es lo más impor­tante– en defensa de la Patria. Es inne­ce­sa­rio decirlo pero de vez en cuando resulta con­ve­niente hacer estas pre­ci­sio­nes. Tan con­ve­niente como recor­dar que esos regla­men­tos fue­ron inci­ne­ra­dos por orden del gene­ral Balza, hoy emba­ja­dor del gobierno en Costa Rica. El hecho ocu­rrió en 1995 y en sus res­pec­ti­vos tiem­pos fue­ron fir­ma­dos por los teniente gene­ra­les Ale­jan­dro Agus­tín Lanusse y Jorge Rafael Videla.

Dichos docu­men­tos fue­ron la com­pi­la­ción estricta de las reco­men­da­cio­nes que nos deja­ron más de un cen­te­nar de ase­so­res fran­ce­ses (más de un cen­te­nar) y nor­te­ame­ri­ca­nos (una docena) que mandó traer el ex Pre­si­dente Dr. Arturo Illia para pre­pa­rar las Fuer­zas Arma­das con el fin de enfren­tar la ame­naza cas­trista. Esto suce­dió des­pués de cono­cerse que había 1.200 jóve­nes argen­ti­nos entre­nán­dose mili­tar­mente en Cuba, que exis­tía un trá­fico orga­ni­zado para via­jar desde la Argen­tina vía México hasta La Habana, que había comen­zado una suerte de patru­lla­jes en la selva tucu­mana por parte de jóve­nes detec­ta­dos por la pobla­ción y que en la famosa bomba de la calle Posa­das se encon­tra­ron pla­nos e infor­mes sobre las carac­te­rís­ti­cas del terreno y las situa­cio­nes socio­eco­nó­mi­cas y polí­ti­cas en deter­mi­na­das pro­vin­cias como Cór­doba y Santa Fe, entre otras. Las infor­ma­cio­nes obte­ni­das deter­mi­na­ron una pro­funda reor­ga­ni­za­ción mili­tar del país, que se con­cretó bajo el mando del teniente gene­ral Juan Car­los Onganía.

Los nue­vos Regla­men­tos que luego serían que­ma­dos por órde­nes de Balza, bási­ca­mente tras­la­da­ban la gue­rra de masas de masas de hom­bres y de medios a for­mas de com­bate celu­lar, con peque­ños equi­pos que tras los debi­dos tra­ba­jos de reunión de infor­ma­ción, infil­tra­ción y loca­li­za­ción, faci­li­ta­ban que se pro­ce­diera a dete­ner per­sona por per­sona, sin afec­tar al resto de la fami­lia, ni del edi­fi­cio, ni del barrio. Negando obvia­mente infor­ma­ción –como en toda gue­rra– para evi­tar las con­tra­me­di­das del enemigo.

Lo con­tra­rio a esto –el método clá­sico que recla­man los des­co­no­ce­do­res de la trama íntima y cam­biante que carac­te­riza a las doc­tri­nas y esti­los mili­ta­res– hubiese sido lan­zar un misil y reven­tar la man­zana com­pleta. Tal como hay ejér­ci­tos que lo hacen y toda­vía lo tele­vi­san como una pre­miere, sin decir nada cuando no dan en el blanco y cal­ci­nan una escuela llena de niños o inci­ne­ran un hos­pi­tal car­gado de enfermos.

Tam­bién es parte del “olvido” el que las FFAA ini­cia­ron las ope­ra­cio­nes mili­ta­res –obvia­mente de gue­rra– cum­pliendo órde­nes del gobierno cons­ti­tu­cio­nal que mandó “ani­qui­lar” (exter­mi­nar) las orga­ni­za­cio­nes arma­das, no sólo en sus estruc­tu­ras clan­des­ti­nas, sino tam­bién en sus estruc­tu­ras de super­fi­cie. Cosa que las FFAA no hicie­ron y hoy pagan las consecuencias.

Prueba de esto último fue que tanto al Dr. Raúl Ricardo Alfon­sín, como al Dr. Eduardo Luis Duhalde (Secre­ta­rio de Dere­chos Huma­nos muerto recien­te­mente) nada les suce­dió cuando asu­mie­ron la defensa de Roberto San­tu­cho, jefe del ERP, acu­sado en el Juz­gado de San Isi­dro por el ase­si­nato de Ober­dán Salus­tro (gerente de la FIAT), nada menos, en una indu­da­ble acti­tud de per­te­nen­cia a la estruc­tura de super­fi­cie –cons­ciente o incons­cien­te­mente en el caso del enemigo polí­tico de Ricardo Bal­bín– de la orga­ni­za­ción armada.

Un Alfon­sín, que fue apo­yado para asu­mir la pre­si­den­cia de la Nación por un pue­blo que intuía en donde se había ori­gi­nado la vio­len­cia, pero que no cono­cía el com­por­ta­miento de este abo­gado enmas­ca­rado como polí­tico en la Unión Cívica Radical.

Un abo­gado que, siguiendo los linea­mien­tos de la IIda. Inter­na­cio­nal Socia­lista, llevó al cen­te­na­rio par­tido del Teniente Coro­nel Alem, al campo con­tra­rio a los prin­ci­pios nacio­na­les que le die­ron vida, por lo que se dedicó a derrum­bar­las FFAA, entre otras muchas cosas que hoy sufri­mos y de la que es uno de los gran­des res­pon­sa­bles, como ser:

• Juz­ga­miento a las FFAA que se hizo al igno­rar artera y pre­me­di­ta­da­mente la exis­ten­cia de que lo acae­cido en la década del 70, había sido una gue­rra con­tra todo el sub­con­ti­nente, decla­rada por Fidel Cas­tro – siguiendo las direc­ti­vas del XXmo Con­greso del Par­tido Comu­nista de la Unión Sovié­tica – y públi­ca­mente pro­cla­mada hasta hoy, por los miem­bros de las ex orga­ni­za­cio­nes subversivas.

• Igno­ran­cia de una gue­rra y una patraña jurí­dica en los actua­les e inicuos jui­cios por deli­tos de lesa huma­ni­dad, des­co­no­ciendo incluso lo dic­ta­mi­nado por la Cámara que juzgó a los Coman­dan­tes en la Causa 13, cuando reco­no­ció la exis­ten­cia de una “gue­rra revolucionaria”.

• Así, actos de gue­rra, son juz­ga­dos con el Código Penal, por jue­ces pre­va­ri­ca­do­res y fal­tos de ido­nei­dad para enten­der en las cos­tum­bres y usos de gue­rra. Un hecho iné­dito, insó­lito y ridículo ante la faz del mundo, que inició el fin del Estado Argentino.

• Impío y pér­fido “entrismo” en el campo nacio­nal, a favor del Socia­lismo que era y es la pan­ta­lla de pene­tra­ción polí­tica euro­pea, para acce­der con sus cor­po­ra­cio­nes a los yaci­mien­tos de rique­zas latino ame­ri­ca­nos, a fin de sobre­vi­vir des­pués de per­der las colo­nias de África y Asia en manos de las ban­cas inter­na­cio­na­les y des­pués de la cri­sis petro­lera del 73, que la dejó sin energía.

El mismo James Petras, cono­cido mun­dia­lista declaró que:

“Parece difí­cil esca­par de la con­clu­sión de que la ban­dera rosa de la social-democracia abre camino al marco verde del capi­tal ale­mán… el Viejo con­ti­nente se vio for­zado a reco­no­cer que depende del Ter­cer Mundo para abas­te­cerse de mate­rias pri­mas. Y en gran parte con­cier­nen a Willy Brandt las ini­cia­ti­vas de la Inter­na­cio­nal Socia­lista para mejo­rar las rela­cio­nes con el Ter­cer Mundo, des­pués que se alejó de sus fun­cio­nes de Can­ci­ller, en mayo de 1974… La idea de que la social-democracia trata de dar una base polí­tica al capi­tal de sus paí­ses en Amé­rica Latina es acep­tada en gene­ral en medios europeos”.

Ven­drá luego, el des­guace mene­mista de las FFAA y por fin, el gobierno de los Kir­ch­ner, quie­nes nece­si­ta­dos de ampliar su base polí­tica siguió sacando madera del árbol caído por con­se­jos del Sr. Hora­cio Ver­bitsky, que los llevó a cam­biar de modo coac­tivo e ile­gal a jue­ces de la Corte, por figu­ras de tra­yec­to­ria ideo­ló­gi­ca­mente afi­nes, de un modo u otro, con los “moco­sos imber­bes”, como los defi­niera el Gene­ral Perón.

Así, la nueva Corte, vio­lando sin pudor el artículo 75, inc. 22 y el mismo artículo 18 de la Cons­ti­tu­ción Nacio­nal, aplicó Leyes con retro­ac­ti­vi­dad, pul­ve­ri­zando un Dere­cho mile­na­rio occi­den­tal y aún des­co­no­ciendo el Esta­tuto de Roma, que es la norma uni­ver­sal más moderna que se han dado los pue­blos y que no admite –en nom­bre de los Dere­chos Huma­nos– tal trasgresión.

Luego, en su afi­ni­dad ideo­ló­gica, fun­cio­nal a intere­ses anti nacio­na­les, implan­ta­ron una matriz gro­sera que deno­mi­na­ron “Jus­ti­cia”, pero que no res­ponde a las Leyes de la Nación y que, como no podía ser de otro modo, con deter­mi­na­dos medios perio­dís­ti­cos a la cabeza, se ins­tru­mentó el nego­cio de los Dere­chos Huma­nos. Aun­que cuando esta matriz, mucho menos vio­lenta, se vuelve con­tra los medios y los Jue­ces pre­va­ri­ca­do­res, el pata­leo y las mil voces y coac­cio­nes se escu­chan por todos los rincones.

O sea, beben hoy del veneno que fes­te­ja­ron con­tra otros, “sin poner las bar­bas en remojo”, como acon­seja el refra­nero cas­te­llano del Siglo XV.

Frente a toda esta para­fer­na­lia de con­fu­sión ino­cu­lado a la socie­dad, trai­cio­nes masi­vas de diri­gen­tes polí­ti­cos con­tra la Nación ¿qué puede hacer un Jefe mili­tar que debe pre­ser­var su Fuerza – por­que de ella depende la con­ti­nua­ción del Estado que es decir de la Nación, con la pér­dida ase­gu­rada hoy, ya, en caso de con­flicto, de enor­mes espa­cios territoriales?

Luego, más allá de la figura del Gene­ral Milani, lo que corres­ponde ana­li­zar es si su estra­te­gia es erró­nea o acer­tada. ¿Sabrá la Pre­si­dente que está rodeada de ladro­nes e inep­tos, y aún, de agen­tes de Poten­cias de quie­nes ella se declara enemiga? ¿Acaso busca por ello un tar­dío y difí­cil apoyo en las FFAA?

Men­cioné agen­tes de Poten­cias (de quie­nes ella se declara enemiga) como Hora­cio Ver­bitsky, quien sin pudor patrio, dia­ria­mente publica su página web del CELS, aus­pi­ciada y finan­ciada por la Fun­da­ción Ford –cana­li­za­dora de dóla­res de la CIA-, la emba­jada bri­tá­nica y la emba­jada holan­desa, entre otras.

Y que lo hacen por cuanto, con­de­nán­dose a hom­bres que libra­ron una gue­rra entre­na­dos, regu­la­dos y orde­na­dos en sus míni­mos deta­lles de cómo actuar por gobier­nos cons­ti­tu­cio­na­les, al des­co­no­cer el Poder Judi­cial, repito, la obe­dien­cia debida, lo que se obtiene ya, es la implo­sión de las Fuer­zas de Defensa y Segu­ri­dad pública del estado.

Por eso, si el Gene­ral Milani, ha nego­ciado con la Pre­si­dente para que se gire la estra­te­gia a favor de los genui­nos intere­ses de nues­tra Patria, debe ser un hecho que solo debiera ser vitu­pe­rado por los agen­tes mun­dia­lis­tas y los cie­gos que tie­nen ojos y no ven, y oídos y no oyen.

Esta inú­til opo­si­ción que hoy se des­ga­rra las ves­ti­du­ras temiendo la “cha­vi­za­ción” de las FFAA, no solo no advir­tió lo grave del hecho que rela­ta­mos, sino que ni siquiera advir­tió su con­ve­nien­cia elec­to­ral, sabiendo que las FFAA podrán arras­tran cada vez más votos o, si se pre­fiere, un res­paldo público aci­ca­teado por una situa­ción anár­quica y peligrosa.

Luego, no son las FFAA las res­pon­sa­bles de su infe­liz mio­pía, al no abrir los sec­to­res diri­gen­tes una puerta de recon­ci­lia­ción como la que se intenta para evi­tar que se derrame nueva san­gre y diluya el derrumbe final que será el del Estado y de la sub­sis­ten­cia de lo que hoy somos.

El gobierno puede haber enten­dido que no es con­tra las FFAA, sino con las FFAA, con quien debe defen­der un nuevo pro­yecto y el Jefe del Ejér­cito, siendo res­pon­sa­ble de la Ins­ti­tu­ción, no puede sino cami­nar por el camino que se abre, por­que por encima de todo, las FFAA son pila­res esen­cia­les para la con­ti­nua­ción del Estado. Esto es mucho más impor­tante que sal­var los intere­ses de aldea expre­sa­dos por los par­lan­chi­nes y la vocin­gle­ría de una prensa des­in­for­mada con argu­men­tos que esta­lla­rán como pom­pas de jabón el día que se huela a pól­vora. Ése será el momento de las alian­zas posi­bles para superar lo que ocu­rrirá cuando lle­gue la con­fron­ta­ción a la que, inexo­ra­ble­mente, nos lleva el kirchnerismo.

Fuente: Informador Público

Circo Milani Y Verdades De Perogrullo

 

Con acuerdo del senado para el ascenso o sin el Milani está desig­nado y en fun­cio­nes, nada impide que se dis­ci­pline la pro­pia tropa o se retire el pliego para evi­tar el costo polí­tico del fra­caso y con­ti­núe como jefe del estado mayor del Ejér­cito con carác­ter pro­vi­so­rio sin tener el grado correspondiente.

Por un lado derrota ofi­cial y por el otro toda la opo­si­ción unida ava­lando la sal­vaje dis­cri­mi­na­ción a los que par­ti­ci­pa­ron en la gue­rra con­tra la sub­ver­sión que pre­ten­dió asal­tar el poder libe­rando el terri­to­rio nacio­nal del noroeste.

Del enri­que­ci­miento ilí­cito del gene­ral ni una palabra.

Todos los gene­ra­les que hubie­sen sido pasa­dos a retiro por el ascenso del “inte­li­gente Milani” que­dan donde están; mal nego­cio para el gene­ral del Modelo, dema­siada gente pesada y con mañas serru­chán­dole el piso.

El frus­trado Tte. Gene­ral que podrá ser cual­quier cosa menos el idiota del pue­blo, tomará buena nota del fan­ta­sioso poder de sus nue­vos padrinos.

Si algo causa terror a un ofi­cial de inte­li­gen­cia es ser expuesto a la vista y comen­ta­rio público.

Como se ve por H, B o Z mal nego­cio para todos; menos para los ver­da­de­ros patrio­tas que cree­rán de una vez por todas que girará el hori­zonte a con­di­ción de dejar­los que solos se maneen con su pro­pia baba venenosa.

Milani debe ser pasado a retiro y des­ti­tuido de inme­diato del cargo por indigno al pre­ten­der poner según sus pro­pias pala­bras al Ejér­cito Nacio­nal al ser­vi­cio de un modelo o relato político.

GOLPE DE ESTADO se llama sin bus­carle la vuelta.

———–XXXXX————

VER­DA­DES DE PEROGRULLO

La Secre­ta­ría de Segu­ri­dad no puede hacer inte­li­gen­cia, esta prohi­bido por ley; pon­ti­ficó muy cam­pante Ser­gio Berni no bien con­cluyó el enfren­ta­miento en zona libe­rada fuera de la can­cha de San Lorenzo y tiene razón ni siquiera para pre­ve­nir matan­zas y des­ma­nes se puede hacer lo que no se tiene ni se sabe hacer, la inte­li­gen­cia no es lo suyo, el Tte, Cnel, médico artista solo se ocupa de pro­te­ger a sus ami­gos, Rial, Fan­tino, el nar­co­ne­go­cio, los Ospa­tosky padre e Hijo, hin­cha­das uni­das, barras ase­si­nas, etc.

Solo reci­bió la adhe­sión de Fan­tino y el canal Amé­rica de Vilas-Manzano a los que se les hace agua la boca pen­sando en comerse el jugoso bocado de la AFA y el fút­bol; es bueno no olvi­darlo para ir ence­rrando cada fiera en su cubil, para que no se mez­cle la hacienda.

Llego el tiempo de jugar rudo y no parece que nadie se vaya a que­dar con las ganas; unos haciendo y otros aplau­diendo a los que dejan hacer.

Más de medio país ayer sin Inter­net ni correos elec­tró­ni­cos cuando habiendo mucho para ocul­tar casual­mente retro­ex­ca­va­do­ras cor­ta­ron el cable de fibra óptica en dos puntos.

De un solo zar­pazo no exis­ten el Papa, Milani ni las barras cri­mi­na­les de Boca con zona liberada.

La Frase del Día

 

 

“Hebe de Bona­fini y Estela de Car­lotto tie­nen una auto­ri­dad por encima del resto de los acto­res polí­ti­cos y mediá­ti­cos”.

Cris­tina Kirchner

Como Funcionan Las “Listas Negras”

Desde hace 57 años escribo artícu­los y libros, siem­pre para difun­dir y defen­der mis opi­nio­nes basa­das en la doc­trina cató­lica, en la razón natu­ral y en el sim­ple sen­tido común. Obvia­mente, eso me ha lle­vado a com­ba­tir ince­san­te­mente el comu­nismo, el socia­lismo, el libe­ra­lismo, el moder­nismo pro­gre­sista y otros erro­res relacionados.

Durante todos esos años he tro­pe­zado con­tra una mura­lla de silen­cio que tenía de vez en cuando algu­nas fisu­ras por las que pasa­ban algu­nos de mis escri­tos, pero eso era de muy corta dura­ción. Por lo tanto puede decirse que, salvo bre­ví­si­mas excep­cio­nes, no he tenido acceso a la prensa, ni a las edi­to­ria­les, ni a las cade­nas de dis­tri­bu­ción de obras escritas.

Últi­ma­mente, la mura­lla ha cerrado todas sus aber­tu­ras de manera que ni siquiera pude dejar “en con­sig­na­ción” mi último libro, la novela his­tó­rica “Aque­llas aguas tra­je­ron estos lodos”, en las libre­rías más impor­tan­tes. Gra­cias a Dios, hay un puñado de peque­ñas libre­rías hones­tas que lo han reci­bido y lo ven­den normalmente.

Sin embargo, es intere­sante que el público se entere cómo y por qué esto es así.

* * *

La gente cree que los “best sellers” son libros excep­cio­na­les escri­tos por auto­res genia­les y que su alta cali­dad los con­vierte natu­ral­mente en “best sellers”.

Eso no es así. Hay todo un sis­tema que fun­ciona acei­ta­da­mente para con­ver­tir deter­mi­na­dos libros y deter­mi­na­dos auto­res en “best sellers” y ese sis­tema está, obvia­mente, al ser­vi­cio del “Pen­sa­miento Único” y con­tra el cato­li­cismo tra­di­cio­nal, (obvia­mente, no con­tra los modernistas-progresistas que son lo con­tra­rio del cato­li­cismo, como lo son todas las here­jías que en el mundo han sido, siendo esta última la peor de todas según enseñó el Papa San Pio X en su Encí­clica “Pas­cendi” –ver nros. 1162 al 1167 de “La bote­lla al mar” donde se explica el asunto más detalladamente-).

El sis­tema en cues­tión se basa en la exis­ten­cia no con­fe­sada de “lis­tas negras” que son lis­tas de per­so­nas o ins­ti­tu­cio­nes que deben ser dis­cri­mi­na­das en alguna forma de tal manera que no se pueda saber de su exis­ten­cia ni de su obra o sólo pueda cono­cerse de ellas una cari­ca­tura dise­ñada “ad hoc” para engen­drar un “odium ple­bis” con­tra esas per­so­nas o instituciones.

No me opongo a que los libros obs­ce­nos, men­ti­ro­sos, ton­tos o de indi­gesta lec­tura, sean exclui­dos de su venta por razo­nes vali­das. Pero esos no son la mate­ria de las “lis­tas negras”, sino los libros que no coin­ci­den con la ideo­lo­gía domi­nanteque abo­rrece el cato­li­cismo y la ver­dad histórica.

La con­tra­par­tida de esas “lis­tas negras” son las “lis­tas blan­cas”, tam­bién man­te­ni­das fuera de la vista de los pro­fa­nos. Éstas últi­mas son las lis­tas de las per­so­nas o ins­ti­tu­cio­nes que deben ser pro­mo­vi­das y reco­men­da­das a la sim­pa­tía pública por­que son aque­llas que difun­den el pen­sa­miento rec­tor del mundo moderno, que suelo lla­mar el “Pen­sa­miento Único”, y que cuenta con un efi­ciente “tri­bu­nal de la inqui­si­ción” a su servicio.

Si Ud. reco­rre las libre­rías más impor­tan­tes de Bue­nos Aires se encon­trará con una inmensa can­ti­dad de libros. Eso pare­ce­ría ser una prueba de la uni­ver­sal impar­cia­li­dad de los due­ños de esas libre­rías y que allí “hay de todo”. Error. En esas libre­rías sólo se ven­den los libros de la “lista blanca” pero ni uno solo de la “lista negra”. Soy tes­tigo y víc­tima de ese sis­tema por­que yo estoy de cuerpo y obra por entero en la “lista negra”.

* * *

Para mues­tra basta un botón, dice el refrán. A riesgo de abu­rrirlo, pero por­que es intere­sante dejarlo regis­trado en la His­to­ria de nues­tro des­ven­tu­rado país, paso a rela­tar­les cómo me tra­ta­ron los due­ños y emplea­dos de la cadena de libre­rías “El Ate­neo”, “Yenny” y no sé cuan­tas otras que per­te­ne­cen al grupo “ILHSA”, pro­pie­dad del Sr. Ricardo Grü­nei­sen, por­que ese relato mues­tra, en vivo, cómo fun­ciona la mis­te­riosa “lista negra” (que por supuesto quie­nes la hacen o la tie­nen y la apli­can, nega­rán que exista).

He escrito tres nove­las his­tó­ri­cas en los últi­mos 13 años, la pri­mera, “Bue­nos Aires recon­quis­tada” (en el 2000), trata sobre la inva­sión inglesa de 1806; la segunda “¿Donde está el pue­blo?” (en el 2005), trata sobre la Semana de Mayo de 1810 y la ter­cera, ter­mi­nada en este año 2013 (des­pués de 4 años de tra­bajo) titu­lada “Aque­llas aguas tra­je­ron estos lodos” trata sobre el difí­cil y com­plejo período de nues­tra His­to­ria que va desde la elec­ción del Pri­mer Triun­vi­rato, en Sep­tiem­bre de 1811 y hasta la subida de Rosas al poder en Diciem­bre de 1829.

Por supuesto, tuve que pagar yo la edi­ción por­que nin­guna de las gran­des edi­to­ria­les ni siquiera recibe para su con­si­de­ra­ción un libro mío. Por eso estoy muy agra­de­cido a la edi­to­rial “Arme­rías” del Sr. Enri­que Piñeyro Velasco por haber acep­tado incluir ese último en su catá­logo y haberse esfor­zado por dis­tri­buirlo enfren­tando la con­tra­co­rriente bru­tal de la “lista negra”.

Cuando le pre­gunté cómo era que no lo tenían en las libre­rías de “El Ate­neo” y Cía. me informó que esas libre­rías no acep­ta­ban ni siquiera ver el libro sino que exi­gían su ofre­ci­miento por “e mail” a una deter­mi­nada per­sona cuya ofi­cina está en la calle Pata­go­nes (“El Ate­neo”, como todo el mundo sabe, esté en Flo­rida al 300).

Así fue que el 28 de Mayo mandó el siguiente “e mail”:

“From: info@editorialarmerias. com. ar
To: Gisela Sueyro. Ilhsa Ate­neo Yenny
Sent: May 28, 2013, 5: 30 PM
Sub­ject: Nuevo título

Esti­mada Gisela:

… ..En tal sen­tido tene­mos para ofre­certe un libro del Dr. Cosme Bec­car Varela, muy cono­cido en los ámbi­tos polí­ti­cos e his­tó­ri­cos.
Te envío la tapa del mismo en archivo adjunto. El título es: Aque­llas aguas tra­je­ron estos lodos… … …

Enri­que Piñeyro Velasco
Edi­to­rial Arme­rías
Tel.: 4880–7002″

El silen­cio fue la res­puesta. Así que nue­va­mente insis­tió con el siguiente “e mail”:

“From: info@editorialarmerias. com. ar
To: gsueyro@ilhsa. com
Sent: Vie, Jun 14, 2013, 5: 30 PM
Sub­ject: Nuevo título

Esti­mada Gisela:

Que­ría­mos reto­mar como edi­to­rial la posi­bi­li­dad de hacerte entrega de los títu­los comer­cia­les que saca­mos.
En tal sen­tido tene­mos para ofre­certe un libro del Dr. Cosme Bec­car Varela, muy cono­cido en los ámbi­tos polí­ti­cos e his­tó­ri­cos.
Te envío la tapa del mismo en archivo adjunto. El título es: “Aque­llas aguas tra­je­ron estos lodos”.
Espe­rando tu con­fir­ma­ción, te con­sulto tam­bién por cobran­zas atra­sa­das, cómo debe­ría­mos pro­ce­der para poder reti­rar los che­ques, o con quien debe­ría­mos hablar.
Te envío un cor­dial saludo,

Enri­que D. Piñeyro
Edi­to­rial Armerías”

Tam­poco hubo res­puesta, pero el texto demues­tra que la edi­to­rial “Arme­rías” ya había tenido nego­cios con “El Ate­neo” puesto que había una cobranza pen­diente por libros ven­di­dos. O sea, no es una edi­to­rial des­co­no­cida y no sé qué dife­ren­cia hay entre eso y ser un “dis­tri­bui­dor acep­tado”, que es la excusa que ahora ponen para no reci­bir mi libro.

En vista de eso, el exce­lente Sr. Piñeyro insiste:

“From: info@editorialarmerias. com. ar
To: MPicasso@ilhsa. com, NSajnin@ilhsa. com, Lasanchez@ilhsa. com
Sent: Sab, Jun 15, 2013, 4: 21 AM
Sub­ject: Nuevo título

Esti­ma­das:

Adjunto correo enviado a Gisela Sueyro, que está ausente y cuyo men­saje me remite diri­gir el mismo a Uds.

Aguardo vues­tra atenta res­puesta.
Muchas gra­cias, saludos,

Enri­que D. Piñeyro
Edi­to­rial Armerías”

Nuevo mutismo y nuevo e mail:

“From: info@editorialarmerias. com. ar
To: gsueyro@ilhsa. com
Cc: lasanchez@ilhsa. com, nsajnin@ilhsa. com, mpicasso@ilhsa. com
Sent: Mie, Jun 19, 2013, 3: 12 PM
Sub­ject: Fwd: Nuevo título

Esti­ma­das:

Adjunto nue­va­mente correos envia­dos ante­rior­mente.
Roga­ría por favor una res­puesta.
Muchas gra­cias, saludos,

Enri­que Piñeyro”

Más silen­cio. Nuevo e mail:

“From: info@editorialarmerias. com. ar
To: rperez@ilhsa. com
Cc: gsueyro@ilhsa. com
Sent: Lun, Jul 8, 2013, 4: 21 PM
Sub­ject: Fwd[2]: Nuevo título

Esti­mada Gisela:

Roga­ría por favor una res­puesta. Estoy inten­tando comu­ni­carme con­tigo, pero siem­pre está el con­tes­ta­dor. Te he dejado men­sa­jes y enviado mails.
Te pido por favor una res­puesta.
Muchas gra­cias, saludos,

Enri­que Piñeyro Velasco
Direc­tor
Edi­to­rial Armerías”.

Siem­pre la callada por res­puesta y nuevo ” e mail”:

“From: info@editorialarmerias. com. ar
To: ajorge@ilhsa. com, gsueyro@ilhsa. com
Sent: Mar, Jul 16, 2013, 5: 42 PM
Sub­ject: Fwd[3]: Nuevo título

Esti­mada Gisela:

Te envío nue­va­mente el correo. Te dejé varios men­sa­jes en el con­tes­ta­dor y copié este mail a varios cola­bo­ra­do­res tuyos.
Te pido me con­fir­mes si reci­biste el correo y si se le va a dar curso al alta del libro del Dr. Cosme Bec­car Varela,
“Aque­llas aguas tra­je­ron estos lodos”.
Gra­cias, aguardo tu respuesta.

Enri­que Piñeyro”.

* * *

En vista de este des­pre­cio de la Srta. Sueyro, única empleada, al pare­cer, que decide qué se vende y qué no se vende en esos empo­rios libres­cos, resolví inten­tar comu­ni­carme con ella. La llamé por telé­fono varias veces pero nunca aten­dió y ni siquiera podía dejar men­saje por­que su casi­lla no admi­tía nue­vos men­sa­jes. Enton­ces le mandé el siguiente “e mail”, con copia a la Secre­ta­ria del Sr. Grüneisen:

La verdad de la realidad

      “… Y de repente el tiempo nunca había pasado y está­ba­mos ahí. — Tan cerca… — Tan lejos… — Tan ver­dad y tan men­tira… — Tan mentira.”

            

Día espe­cial este sábado. Allí afuera en las calles frías la gente se dis­pone a fes­te­jar el día del amigo. Es que en algún momento de la his­to­ria de no hace dema­siado tiempo, todo el pla­neta estuvo mirando un 20 de julio hacia la luna. El Hom­bre salía de la Tie­rra a con­quis­tar el espa­cio infi­nito, y hacía su pri­mera escala en el gran meda­llón de plata. Releo lo que acabo de escri­bir: “gran meda­llón de plata”… ah no, si hoy estoy más cursi que nunca con las metáforas!

Y hablando de cur­si­le­rías, debido a éste hecho de la lle­gada del hom­bre a la luna, un argen­tino de una cono­cida logia de maso­nes, creyó enton­ces que ese día en que los ciu­da­da­nos del mundo se unie­ron ante seme­jante acon­te­ci­miento, era una buena excusa para cele­brar el día del amigo. Y así se institucionalizó.

En éste 20 de julio de 2013, lo único que llegó a la luna en Argen­tina es el pre­cio del tomate. El gobierno dis­culpa la infla­ción galo­pante con la esta­cio­na­li­dad de las cosas e intenta com­ba­tirla con las apre­ta­das de Gui­llermo Moreno. El modelo incluye tanto, que pronto ten­drá mayo­ría de ricos. El pro­blema serán enton­ces los dia­bé­ti­cos. Bueno, todo nos se puede. Cara y ceca de un modelo demoledor.

Sin­ce­ra­mente no me llevo bien con este tipo de con­ven­cio­nes del calen­da­rio, y mucho menos con los maso­nes, aun­que creo y mucho en el valor de la amis­tad. Claro que el valor de la amis­tad nada tiene que ver un día en especial.

La amis­tad se forja día a día y a tra­vés del tiempo. No puedo dejar ima­gi­nar que tal vez esta noche Cris­tina Fer­nán­dez de Kir­ch­ner, Car­los Menem, Julio De Vido, Lázaro Baez, Cris­tó­bal López, Oyar­bide, Zaf­fa­roni, Hebe de Bona­fini, Sch­cklen­der, el gene­ral Milani y algu­nos más se jun­ten a fes­te­jar el día del amigo en la casa de Ricardo Jaime… des­pués de todo, ami­gos son los ami­gos. En las bue­nas sí… y en las malas mucho más.

Los años pasan, las con­vic­cio­nes que­dan. El Modelo se vende al mejor impos­tor. Se aco­moda a las nece­si­da­des de la coyun­tura. Cris­tina eterna se rein­venta en la Cris­tina prag­má­tica. Nada que no pueda maqui­llarse con cinco horas de dis­curso junto a un pibe colla reci­tando con erre arras­trada. Nece­si­dad mata Modelo. Pro­pa­ganda maqui­lla des­pro­li­ji­da­des. Sin­to­nía fina. A Cris­tina Fer­nán­dez del cora­zón de todos los argen­ti­nos Kir­ch­ner la hemos visto aplau­dir la pri­va­ti­za­ción de YPF en tiem­pos de su amigo Menem, pres­tar un avión ofi­cial del sur para el quó­rum, fes­te­jar las rega­lías petro­le­ras lle­ga­das a su pro­vin­cia y des­a­pa­re­ci­das en algún pozo ciego… o tuerto. La hemos visto des­po­tri­car luego con­tra la venta de YPF y la hemos visto aplau­dir la expro­pia­ción a Rep­sol y fes­te­jar la nacio­na­li­za­ción gri­tando “ahora es nues­tra” y luego hablar de las bon­da­des de la sobe­ra­nía petro­lera. El petró­leo argen­tino para los argen­ti­nos. Allá vamos. Ahora resulta que Vaca Muerta caerá en manos de Che­vron, que no es una empresa del Che Gue­vara sino del impe­rio al que supues­ta­mente com­ba­ti­mos. Silen­cio en la noche, ya todo está en calma. El músculo duerme… pero el Modelo nunca des­cansa. Y en silen­cio uno se hace preguntas.

Ojo, nada tiene que ver la entrega de YPF en con­di­cio­nes humi­llan­tes a Rep­sol, con esta cesión estra­té­gica, patrió­tica y dig­ní­sima a la Che­vron de los yan­kees… je.

La Patria es el otro… que se cree las men­ti­ras dis­fra­za­das de revolución.

Pero uno se acos­tum­bra a las incon­gruen­cias del relato. A los dobles dis­cur­sos. Al absurdo de jus­ti­fi­car con el bol­si­llo lo que nunca se podría jus­ti­fi­car con idea­les.
Cipa­yos quie­nes acor­da­ron con Rep­sol. Revo­lu­cio­na­rios quie­nes cedie­ron ante Chevron.

Y otro capí­tulo en el repug­nante doble dis­curso kir­ch­ne­rista, ade­más del acuerdo de YPF con Che­vron, ha sido la desig­na­ción al frente de las Fuer­zas Arma­das del gene­ral Milani.

Los padres del gene­ral Milani lo bau­ti­za­ron rim­bom­ban­te­mente: César San­tos Gerardo del Cora­zón de Jesús.

Milani es quien desde hace varios años dirige el ejér­cito desde las som­bras. Es quien tenía a cargo los archi­vos con la nómina de todo el per­so­nal de inte­li­gen­cia del Bata­llón 601 en épo­cas de la gue­rra con­tra el terro­rismo, archi­vos que un día caye­ron en manos de Página 12. Tuvo suerte Milani en no apa­re­cer en el lis­tado y en que el man­da­más del Cels, que es quien sube o baja el pul­gar a los ascen­sos de los mili­ta­res, lo defienda a capa y espada aun­que algu­nos fami­lia­res de des­a­pa­re­ci­dos lo denun­cien como res­pon­sa­ble de supues­tos deli­tos de lesa humanidad.

Así como el escán­dalo de corrup­ción con Sue­ños Com­par­ti­dos, esa gran cons­truc­tora que mane­jaba Hebe de Bona­fini y Ser­gio Scho­cklen­der, tam­bién el caso de Milani des­nuda el doble dis­curso de men­ti­ras sobre el nego­cio de los dere­chos huma­nos kirchneristas.

El régi­men que nos gobierna maneja el dis­curso de los dere­chos huma­nos según el antojo de las necesidades.

Hay cien­tos de mili­ta­res pre­sos por haber sido nom­bra­dos en el informe Nunca Más, rea­li­zado por orgas de dere­chos huma­nos. Pero resulta que cuando el nom­brado en uno de esos infor­mes es un gene­ral que al régi­men le con­viene, los infor­mes son ten­den­cio­sos y poco creí­bles. Ante las denun­cias en su con­tra, Vert­visky, Car­lotto y Bona­fini salie­ron en defensa del gene­ral de Cris­tina. Y el gene­ral Milani empren­dió veloz viaje hacia dis­tin­tos juz­ga­dos en el norte argen­tino. Pon­cio Pila­tos Milani dijo: “Las denun­cias en mi con­tra per­si­guen un fin polí­tico, que es per­ju­di­car al Gobierno nacio­nal. Cada uno de los hechos que estos difa­ma­do­res pro­fe­sio­na­les han hecho tras­cen­der en los medios son fal­sos. Hace 36 años que estuve acá en Tucu­mán, tenía 21 años y estaba en la Uni­dad de Inge­nie­ros de Cons­truc­cio­nes. Está­ba­mos en una escuela en cons­truc­ción en la loca­li­dad de Mon­te­ros con máqui­nas y equi­pos via­les y nues­tra tarea era repa­rar cami­nos cuando saca­ban la caña y pin­tar escue­las. A eso nos dedi­ca­mos los 40 días”.

Cosas del des­tino, tam­bién en esa misma misión esta­ban en los 70, una docena de sol­da­dos sal­te­ños que fue­ron ata­ca­dos por 100 terro­ris­tas el ERP mien­tras pin­ta­ban una escue­lita en el medio el monte en Man­chalá. A prin­ci­pios de este año, Milani a tra­vés de gene­ral Rodrí­guez, gene­ral de su con­fianza y tam­bién del área de inte­li­gen­cia, hizo demo­ler en Salta el monu­mento que recor­daba a los heroi­cos sol­da­dos sal­te­ños que com­ba­tie­ron en Man­chalá. Tal vez la heroi­ci­dad de ellos, hiere el orgu­llo cobarde de Pon­cio Pila­tos Milani: “todos los que estu­vie­ron con­migo eran inge­nie­ros de cons­truc­cio­nes. Nunca jamás tuvi­mos nada que ver con inte­li­gen­cia o con la parte ope­ra­tiva o con nada”.

El doble dis­curso de la doble moral. El modelo aco­moda el dis­curso a su antojo y pro­tege a sus secua­ces.
Mien­tras tanto, esta semana el Papa Fran­cisco se reúne con jóve­nes de todo el mundo en Río de Janeiro… “gra­cias, por ahora… ” le escri­bió Hebe de Bona­fini al Papa en éstos días en un tono que suena como ame­naza. En pocos días debu­tan los jóve­nes en las urnas argen­ti­nas. Y los jóve­nes argen­ti­nos que via­jan a Bra­sil a reunirse con el Papa Fran­cisco, han podido viven­ciar la falta de liber­tad del modelo. La impo­si­bi­li­dad de con­se­guir Reales ha sido la odi­sea de cada uno de los que pere­gri­nan a Brasil…

Cui­dado, pues la Fe mueve mon­ta­ñas… y tuerce destinos.