Salud, en SALTA. por:Carlos Amieva

 

Escri­bía el 17/09/2008, el 10/05/2010 y el 25/09/2013 (antes del 2008, tam­bién lo hice) sobre la SALUD, EN SALTA y frente a lo GRAVE de su situa­ción: “¿No sería más fácil y rápido un Plan de Salud de todos?“
Haga­mos memo­ria: Desde los años 90, en Salud en el pais y en par­ti­cu­lar en SALTA, hay una con­fu­sión y des­ar­ti­cu­la­ción tan grande, que DEBE ser acla­rada, corre­gida y puesta a FUN­CIO­NAR en forma INME­DIATA. Se intro­du­cían los tér­mi­nos del mer­cado: ges­tión, efi­cien­cia, clien­tes, pre­cios, ter­cia­ri­za­ción, pro­duc­ti­vi­dad, geren­tes, pro­gra­mas, metas, obje­ti­vos, cali­dad, etc; y todo se limitó: a des­cen­tra­li­za­ción, Hos­pi­ta­les de Auto­ges­tión, otros de ges­tión para esta­tal, otros de ges­tión pública y otros de ges­tión comunitaria.

Hoy es un sis­tema anár­quico, frag­men­tado, inac­ce­si­ble e ingo­ber­na­ble, o al menos mane­jarlo en forma ido­nea y bien; se mul­ti­pli­can “nichos auto­eco­no­mi­cos de ver­da­de­ros nego­cios o nego­cia­dos”, donde un estado “bobo” sigue hacién­dose cargo de los gran­des gas­tos que se aumen­ta­ron con el paso del tiempo y la infla­ción (per­so­nal, insu­mos, medi­ca­men­tos, otros), sin que el mismo (gasto/inversión) lograra míni­ma­mente mejo­res resul­ta­dos (ciru­gías atra­sa­das, tur­nos a fechas pro­lon­ga­das, falta de camas, índi­ces sani­ta­rios esta­bles o en ascenso, enfer­me­da­des nue­vas, emer­gen­tes, re-emergentes, des­nu­tri­ción, otras). Ni que hablar como ha reper­cu­tido lo ante­rior en el EQUIPO DE SALUD (ausen­cia de carrera médico hos­pi­ta­la­ria, con­cur­sos, cate­go­ri­za­ción, suel­dos inde­co­ro­sos, impo­si­bi­li­da­des eco­nó­mi­cas de capa­ci­tarse, explo­ta­ción y acoso labo­ral, enfer­me­da­des gra­ves por estrés labo­ral, adic­cio­nes, rup­tura fami­liar, sui­ci­dios, acci­den­tes cere­bro vas­cu­la­res, infar­tos, pér­dida de moti­va­cio­nes, aban­dono de espe­cia­li­da­des cri­ti­cas, enfer­marse y morirse en forma pre­ma­tura vs. el resto de la comu­ni­dad), es que evi­den­te­mente NO se HAN logrado, ni míni­mas metas de mejo­rar la SALUD de la pobla­ción, … . QUE TEMA PEN­DIENTE !!!!!!!!, que cruje y no aguanta más.

.¿Hay tác­tica y estra­te­gia para mejo­rar indi­ca­do­res, con­ser­var, capa­ci­tar y man­te­ner al Recurso Humano, darle un nueva mís­tica, recu­pe­rar y crear estruc­tura edi­li­cia, mejo­rar el equi­pa­miento, etc ?. ¿O con el con­trol digi­tal y por ima­gen del Recurso Humano se solu­cio­na­ron los pro­ble­mas de la Salud en Salta ?

¿No será hora de cam­biar el len­guaje en salud… , de vol­ver a fun­ción, carrera sani­ta­ria, cate­go­ría, anti­gue­dad, con­cur­sos, y no de pro­duc­ti­vi­dad, metas, micro­em­pren­di­mien­tos, ter­cia­ri­za­cio­nes, bonus, premios?

Alguien le puede indi­car al GOBER­NA­DOR que NUNCA en salud se pudie­ron apli­car las LEYES DE MER­CADO, por­que el que elige (el paciente) NO decide, y el que decide (el Médico) no paga (hay siem­pre un 3er. pagador).

¿NO sería más fácil y rápido un Plan de Salud de TODOS, una Polí­tica de Salud como cues­tión de Estado ?, mien­tras… , la espera, en SALUD, se paga per­dién­dola par­cial­mente, agra­ván­dola o matán­dola; pocas voces advier­ten, antes, hoy y mañana, sobre sus gra­ves con­se­cuen­cias en la pobla­ción en gene­ral y en el ciu­da­dano particular.

¿Exis­tirá una lesión fron­tal cere­bral social (lugar donde se admi­nis­tran valo­res, que asienta la moral, la con­ducta y la ética) que ayude a enten­der lo que pasa en salud ?

¿Será una lesión de la vía óptica (cata­ra­tas, des­pren­di­miento de retina, heri­das pene­tran­tes o tumo­ra­les) que impi­den ver lo que pasa ?.

Autor: Carlos Amieva 

Anuncios

Hebe de Bonafini: “En la Corte Suprema están los más turros”

La titu­lar de Madres de Plaza de Mayo cri­ticó ayer a los miem­bros del máximo tri­bu­nal y dijo que Ricardo Loren­zetti es “can­di­dato a algo” de Héc­tor Mag­netto. Des­tacó la polí­tica de vivienda del Gobierno y pidió que lle­gue la ayuda para los inun­da­dos de La Plata.

La pre­si­denta de Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bona­fini, brindó ayer, como cada jue­ves, un nuevo dis­curso en el que apuntó con­tra los miem­bros de la Corte Suprema de Jus­ti­cia, a los que trató de “turros”.

Desde la plaza donde his­tó­ri­ca­mente las Madres rea­li­zan la ronda por el pedido de Jus­ti­cia y la apa­ri­ción de sus hijos, frente a la Casa Rosada, la titu­lar de la orga­ni­za­ción apuntó con­tra el máximo tri­bu­nal, en espe­cial con­tra Ricardo Loren­zetti, quien, en el marco de una diser­ta­ción en la Uni­ver­si­dad de San Andrés, sos­tuvo que en el fallo sobre los artícu­los cues­tio­na­dos por el grupo Cla­rín para fre­nar la plena apli­ca­ción de la ley de Medios dijo que va a hacer “lo mejor que pueda”.

“Loren­zetti fue a una reunión con toda la gente de Cla­rín, la Mag­da­lena Ruiz Gui­ñazú que es una señora bien, y dijo que iban a hacer lo mejor que pue­dan, pero: ¿para quién, a quién le estaba hablando?”, se preguntó.

“Ya está, ya sabe­mos lo que van a hacer enton­ces por­que si tenía a toda la gente de Mag­netto ade­lante, con la Mag­da­lena ade­lante, en una mesa que iban a hablar de no sé qué, hablando de la ley (de medios) que iban a hacer lo mejor que pue­dan, se lo estaba diciendo a ellos, no a noso­tros, que no había ni uno de noso­tros”, señaló.

A con­ti­nua­ción, la refe­rente de Madres ase­guró que la Corte “ya está jugada”, dando a enten­der que falla­ría a favor del mul­ti­me­dios, y aña­dió que Loren­zetti es “el can­di­dato a algo de (Héc­tor) Mag­netto”. A lo que agregó: “Noso­tros segui­mos diciendo que en la Corte Suprema están todos los más turros que hay”.

Por último Bona­fini desatacó la polí­tica de vivienda del Gobierno, que en las últi­mas horas abrió dos nue­vas líneas de cré­dito del Plan Pro­crear, y pidió un mayor con­trol sobre la ayuda eco­nó­mica para los afec­ta­dos por la inun­da­ción en la ciu­dad de La Plata.

“Tene­mos que estar orgu­llo­sí­si­mos de la pre­si­denta que tene­mos. Ayer vol­vió a refor­zar el tema de las vivien­das, que son tan nece­sa­rias, tan impor­tan­tes”, dijo la mujer, de 82 años.

Sobre los veci­nos de la capi­tal bonae­rense, pidió que se hagan “cen­sos para ver por qué no le llega la plata a la gente de las inundaciones”.

“Yo sé que el Vati­cano mandó 50.000 mil euros, no sabe­mos en que bol­si­llo que­da­ron. No acuso a nadie, mas sé quie­nes son, pero por ahora no los acuso en la plaza, lo que quiero es un censo para saber cuánto le llegó a cada uno y si no le llegó nada, que se sepa”, sostuvo.

Fuente: lt10digital.com.ar

Hebe de Bonafini echó a Felisa Miceli de la Fundación Madres de Plaza de Mayo

La rec­tora de la Uni­ver­si­dad informó que el Cen­tro de Estu­dios y Moni­to­reo de Polí­ti­cas Públi­cas (Cemop), creado por la ex fun­cio­na­ria kir­ch­ne­rista, fue dado de baja. Denun­cian a los eco­no­mis­tas que lo inte­gran por fal­tan­tes de materiales

DyN

 

La ex minis­tra de Eco­no­mía del Gobierno de Nés­tor Kir­ch­ner entre 2005 y 2007, Felisa Miceli, fue des­pe­dida de la Fun­da­ción Madres de Plaza de Mayo, donde se desem­pe­ñaba en el Cen­tro de Estu­dios y Moni­to­reo de Polí­ti­cas Públi­cas (Cemop), una orga­ni­za­ción de estu­dios supe­rio­res del grupo, creada por ella.

Ade­más de la ex fun­cio­na­ria kir­ch­ne­rista, deja­ron de per­te­ne­cer a la enti­dad otros eco­no­mis­tas que con­for­ma­ban el cen­tro de estu­dios, por deci­sión de la pre­si­denta de la ins­ti­tu­ción,Hebe de Bona­fini.

Info­bae se comu­nicó con la titu­lar de la orga­ni­za­ción, pero ésta se negó a brin­dar infor­ma­ción sobre los moti­vos que deri­va­ron en la des­vin­cu­la­ción de la ex minis­tra de eco­no­mía: “Pre­gún­tenle a ella”, fue la escueta res­puesta que reci­bió este medio.

Ayer cir­culó un comu­ni­cado hacia aden­tro de la ins­ti­tu­ción en el que se infor­maba de la des­vin­cu­la­ción, aun­que no se espe­ci­fi­ca­ron las razo­nes que deri­va­ron en la deci­sión: “Infor­ma­mos que el Cen­tro de Estu­dios y Moni­to­reo de las Polí­ti­cas Públi­cas (CEMoP), creado por la eco­no­mista Felisa Miceli, a par­tir del mes de sep­tiem­bre del corriente año ha dejado de per­te­ne­cer a la Uni­ver­si­dad Popu­lar Madres de Plaza de Mayo, así como a la Fun­da­ción Madres de Plaza de Mayo. Agra­de­ce­mos tomar nota de esta nueva situa­ción para evi­tar con­fu­sio­nes a futuro”, señala el texto fir­mado por la rec­tora de la enti­dad edu­ca­tiva, Inés Vázquez.

Según las pri­me­ras ver­sio­nes, fuen­tes de la Uni­ver­si­dad denun­cia­ron fal­tan­tes de mate­ria­les en las ofi­ci­nas que ocu­pa­ban los emplea­dos del (Cemop).

Felisa Miceli fue nom­brada minis­tra de Eco­no­mía por el enton­ces pre­si­dente Nés­tor Kir­ch­ner el 28 de noviem­bre de 2005 en reem­plazo de Roberto Lavagna, con­vir­tién­dose así en la pri­mera mujer en la his­to­ria argen­tina en estar a cargo de esa cartera.

El 16 de julio de 2007 pre­sentó su renun­cia, luego de que esta­llara el caso por los 100 mil pesos agru­pa­dos en un blo­que ter­mo­se­llado bajo la ins­crip­ción Lote 38057 Bco 30– y los 31.670 dóla­res que fue­ron encon­tra­dos el 5 de junio de 2007 den­tro de una bolsa de papel madera que estaba col­gada de una per­cha, en el pla­card del baño de la enton­ces ministra.

La Jus­ti­cia con­si­deró penal­mente res­pon­sa­ble a Felisa Miceli por el dinero hallado mien­tras era minis­tra de Eco­no­mía, por lo que fue con­de­nada a 4 años de pri­sión e inha­bi­li­tada por 8 años para ejer­cer car­gos públi­cos. Se con­vir­tió así en la pri­mera fun­cio­na­ria kir­ch­ne­rista con­de­nada por un caso de corrupción.

Fuente: Infobae. com

Venezuela: peleas por alimentos en supermercados ya dejaron 2 muertos

Se regis­tra­ron varios casos de vio­len­cia en dispu­tas por pro­duc­tos que esca­sean; una emba­ra­zada per­dió su bebé y un hom­bre murió asfixiado

El des­abas­te­ci­miento afecta ali­men­tos bási­cos como pollo, carne, leche, aceite, harina, papel higié­nico y deter­gente. Foto: Archivo

 

Varios casos de vio­len­cia se regis­tra­ron en super­mer­ca­dos en Vene­zuela debido a dispu­tas por ali­men­tos que esca­sean. Ya son dos los muer­tos por este tipo de incidentes.

Según publicó el dia­rio Cla­rín, una mujer per­dió su emba­razo cuando fue gol­peada en el vien­tre por su her­mana, al dispu­tar un paquete de un kilo de harina. La emba­ra­zada fue lle­vada a un hos­pi­tal, donde dio a luz a su hijo, de seis meses de ges­ta­ción. El bebé murió luego por el hema­toma que le pro­dujo el golpe de su tía.

El otro caso fatal fue el de un hom­bre de 41 años, quien murió asfi­xiado en una ava­lan­cha de con­su­mi­do­res al dispu­tar una bote­lla de aceite y un pan en el super­mer­cado esta­tal Bicen­te­na­rio de Ciu­dad Bolí­var, al sur del país.

Por otro lado, el jue­ves pasado se regis­tró el último hecho de vio­len­cia. Un joven de 19 años fue apu­ña­lado en el abdo­men y el pul­món por no per­mi­tir que unas per­so­nas se ade­lan­ta­ran en la cola que había en el super­mer­cado Uni­casa, en El Tigre.

Otro de los epi­so­dios fue pro­ta­go­ni­zado por una cajera, bru­tal­mente gol­peada por una levan­ta­dora de pesas en el Estado Fal­cón, cuando se negó a ven­derle más de cua­tro paque­tes de harina.

Por la cri­sis de des­abas­te­ci­miento, los vene­zo­la­nos deben hacer lar­gas colas, de hasta dos horas, a razón de dos o tres veces por semana, y visi­tar varios super­mer­ca­dos para con­se­guir ali­men­tos bási­cos como pollo, carne, leche, aceite, harina, papel higié­nico y detergentes.

Fuente: La Nación

Acto Anual De Afavita 3 Octubre 2013 Plaza San Martin –CABA–


Como lo ha hecho en los últi­mos años, desde el 2006, la Aso­cia­ción de Fami­lia­res y Ami­gos de las Víc­ti­mas del terro­rismo en Argen­tina (Afa­VitA), invita a todos los ciu­da­da­nos de bien, al acto anual de RECOR­DA­CIÓN y HOME­NAJE a quie­nes per­die­ron la vida “a manos” del accio­nar de las orga­ni­za­cio­nes arma­das, que aso­la­ron nues­tro país en las déca­das de los años 60/70 y 80, HOY OLVI­DA­DOS Y hasta NEGA­DOS, por un gobierno que emplea laMEN­TIRA y la FAL­SE­DAD como sus “armas” más letales.

Dicho acto se rea­li­zará el jue­ves 3 de Octu­bre pró­ximo, a las 19 hs. en la Plaza San Mar­tín (Av. Santa Fé al 700) de la Cap. Fed.

¡¡¡Por favor, NO DEJE DE ACOMPAÑARNOS!!!.

¡¡¡Es por el futuro de la Nación, que es el de nues­tros hijos y nietos!!!

(NO se sus­pende por lluvia)

Recep­ción de adhe­sio­nes: afavita@yahoo. com. ar

Autor: Silvia IBARZÁBAL
Presidente

Gabriel MIRAZ
Secretario

Simulacro De Estado De Sitio

 

Las P. A.S. O. (elec­cio­nes Pri­ma­rias Abier­tas Simul­tá­neas y Obli­ga­to­rias) han pro­du­cido revuelo en la socie­dad al enten­der que sus resul­ta­dos hicie­ron impacto en el Gobierno Nacio­nal en par­ti­cu­lar, y en el kirschnerismo-cristinismo en gene­ral, empu­ján­do­los a dis­po­ner medi­das apa­ren­te­mente impro­vi­sa­das (por ejem­plo en el tema inse­gu­ri­dad). Pero lo que ha ocu­rrido tras esas elec­cio­nes, en reali­dad es haber traído un ade­lan­ta­miento de esas dis­po­si­cio­nes que simu­lan ope­rar para actuar en con­tra de la delin­cuen­cia, lo cual puede tomarse rela­ti­va­mente como cierto, aun­que a los oca­sio­na­les due­ños del poder les sirve para desa­rro­llar pla­nes que esta­ban en espera y no son pre­ci­sa­mente para ese fin.-

Los pre­via­mente ins­ta­la­dos nue­vos minis­tros de Defensa y de Segu­ri­dad de la Nación, jugando tam­bién el fla­mante de la Pro­vin­cia de Bue­nos Aires, para mane­jar la “segu­ri­dad” de la pobla­ción, debu­tan ahora con un ejer­ci­cio de simu­la­cro de estado de sitio (no confesado).-

El pre­sun­tuoso paseo de más de 4000 efec­ti­vos de Gen­dar­me­ría Nacio­nal, hom­bres y muje­res, durante 45 días según lo anun­ciado, puede sufrir múl­ti­ples varia­cio­nes. Desde exten­derse el plazo, hasta con­ver­tirse en su número y área(s) de inter­ven­ción (el men­cio­nado minis­tro de la Pcia. de Bs. As. reco­no­ció públi­ca­mente que “la gen­dar­me­ría llegó para que­darse”). Luego acla­ran que los 45 días serán para recam­bio de futu­ros con­tin­gen­tes con simi­lar duración.-

En este momento se pre­senta a esta manio­bra como para ayu­dar a la(s) policía(s) a con­tro­lar el orden y com­ba­tir con­tra la delin­cuen­cia. Los delin­cuen­tes comu­nes y ya habi­tua­les están así avi­sa­dos de que en las calles habrá más “gorra” (para su jerga) y ahora ade­más cas­cos. Lo de “cas­cos” es mera dife­ren­cia­ción de tér­mi­nos vul­ga­ri­za­dos, por­que lo que se conoce hasta ahora es que los gen­dar­mes no los por­ta­rían y sal­drían tam­bién sin esa pro­tec­ción, como asi­mismo tam­poco tie­nen los res­pec­ti­vos cha­le­cos anti­ba­las. Puede ser que por ese lado el gobierno esté haciendo eco­no­mía y, si tie­nen alguna pizca de con­mi­se­ra­ción, sumi­nis­tren los per­tre­chos míni­mos esen­cia­les para los afec­ta­dos a esta cam­paña. Claro, cada con­tin­gente, por tran­si­to­rio, es pre­ca­rio; pero no lo es la posi­ble eli­mi­na­ción de la vida de alguno(s) de ellos que pudie­sen caer por mano de los delincuentes.-

Los ser­vi­do­res de esa fuerza (Gen­dar­me­ría Nacio­nal) están siendo tras­la­da­dos con una evi­dente impro­vi­sa­ción a causa del apre­su­ra­miento para ade­lan­tar su movi­li­za­ción. Desde la ausen­cia de pla­ni­fi­ca­ción de acti­vi­da­des y zoni­fi­ca­ción –poco, nada o mal defi­nida– hasta los gro­se­ros haci­na­miento en alo­ja­miento tan ines­ta­ble como inde­cente, aun tra­tán­dose de hom­bres y muje­res supues­ta­mente pre­pa­ra­dos para la acti­vi­dad cas­trense en esta emer­gen­cia que ya ha adqui­rido ese tono de movi­li­za­ción mili­tar. Sin embargo, los fun­cio­na­rios pre­sen­tan y mues­tran habi­ta­cio­nes con­for­ta­bles, como hote­les de varias estre­llas, en repor­ta­jes que con­tras­tan seve­ra­mente con las imá­ge­nes que expo­nen los noti­cie­ros, donde se ve a la tropa acos­tada en el suelo, casi apilada.-

Si las fuer­zas del orden tie­nen suerte y salen ile­sos de esta ges­tión, para el Gobierno el plan habrá sido exi­toso y, como ele­mento piloto, “con­ven­drá con­ti­nuarlo” (aun­que siga siendo mero cosmético).-

Y ello –salir indem­nes– sería posi­ble si los mal­he­cho­res se que­dan quie­tos espe­rando que pasen los 45 días o el cam­bio de zonas a patru­llar, lo que a su vez hará creer que “todo ha fun­cio­nado muy bien gra­cias a las direc­ti­vas de la Presidenta”.-

De esta manera, hasta allí, se cum­plirá el sutil anun­cio del novel minis­tro bonae­rense, a lo que él mismo acaba de agre­gar que la poli­cía mon­tada tam­bién sal­drá, sumán­dose a los operativos.-

Ese simu­la­cro de estado de sitio va mucho más allá de tal figura fugaz; se prevé con ello habi­li­tar en las calles la pre­sen­cia con­ti­nua de una super­po­li­cía, Guar­dia Nacio­nal o como se dé en lla­marla. Esa “Guar­dia Nacio­nal” estará jerar­qui­zada (mili­tar­mente) por encima de las legí­ti­mas poli­cías pro­vin­cia­les, y ade­más suplan­tando y reem­pla­zando a la Fede­ral, las cua­les son civiles.-

La acción no será solo con­tra la delin­cuen­cia, sinó que pri­mor­dial­mente ser­virá para con­tro­lar a la ciu­da­da­nía (no vaya a ser que a alguien se le ocu­rra opi­nar sobre este tema u otros).-

El simu­la­cro se habrá trans­for­mado en hecho con­creto; ya no será simu­la­ción. Tal vez haya quie­nes quie­ran des­es­ti­mar esto lla­mán­dole “sen­sa­ción”. Las tro­pas esta­rán a pleno en las calles con el pre­texto de que el grupo tal o cual pre­tende des­es­ta­bi­li­zar al gobierno (no sería extraño que apa­re­cie­ran aten­ta­dos gra­ves que sus­ten­ten dicho pre­texto) y que se ha lle­gado a un “estado de con­mo­ción interna” como el que prevé la Cons­ti­tu­ción Nacional.-

Ellos, los usua­rios del poder, con­ti­nua­rán acu­sando a los que les toque ser el enemigo suyo de cada día, de ser los des­es­ta­bi­li­za­do­res de turno. Y en la pobla­ción, algu­nos cree­rán el relato y otros no podrán expre­sarse en disi­den­cia. No quepa duda de que esto ya ha sido ensa­yado. Las mili­cias orga­ni­za­das desde un falso pique­te­rismo, y hasta otros gru­pos afian­za­dos con la tole­ran­cia y anuen­cia de cier­tos diri­gen­tes, aun de fun­cio­na­rios (más, o menos, pro­mi­nen­tes o noto­rios), tanto acti­vos unos como en apa­rente retiro otros, ten­drán opor­tu­ni­dad de mos­trar la efi­ca­cia de su entre­na­miento y organización.-

Segu­ra­mente no será una “sen­sa­ción”. ¿O acaso se le puede lla­mar así a muchas otras cosas que están suce­diendo y tam­bién corres­pon­den a una “socie­dad sitiada”? Salvo el caso del fun­cio­na­rio que se jacta de rega­lar un auto­mó­vil impor­tado a su hija, trans­gre­diendo des­ca­ra­da­mente sus obli­ga­cio­nes, cual­quier ciu­da­dano que no sea amigo del poder no puede acce­der a la adqui­si­ción de dóla­res; asi­mismo, no puede alguien com­prar un repuesto para repa­rar su auto­mó­vil o el lava­rro­pas, o la hela­dera, etc., si se trata de una pieza impor­tada; ni puede sacar del cajero auto­má­tico más de lo que este sis­tema le per­mite para usar su pro­pio dinero, que está ban­ca­ri­zado, plas­ti­fi­cado y sitiado por el chip o la banda mag­né­tica, y cuando se le ocu­rre le avisa que Ud. goza de “Extrac­ción Cero” por más que haya fon­dos (suyos, pero incau­ta­dos). Hay ali­men­tos racio­na­li­za­dos, como en situa­ción de gue­rra, de los cua­les usted puede obte­ner “sólo 2 por per­sona” o “sólo 2 por fami­lia”, según la gón­dola del super­mer­cado frente a la cual se encuen­tre en ese momento y las que se van sumando. Infi­ni­dad de pro­duc­tos fal­tan­tes en esos estan­tes. Tam­bién esta­mos sitia­dos por la infla­ción, que no nos per­mite pla­ni­fi­car un pre­su­puesto fami­liar y nos hace depen­der del sitio que impone el gobierno (que cons­tan­te­mente nos dice: “no deva­lua­mos la moneda”. Pero con los hechos repite: “a tu dinero lo dilui­mos cada día subiendo de a cen­ta­vi­tos la coti­za­ción del dólar ofi­cial y emi­tiendo papel pin­tado como bille­tes”). Esta­mos sitia­dos por los delin­cuen­tes y ase­si­nos en la calle, y den­tro de nues­tras vivien­das ence­rra­dos por nues­tras pro­pias rejas domi­ci­lia­rias. ¿No es todo esto estar sitiado? Estas reali­da­des nefas­tas no se solu­cio­na­rán inun­dando los vecin­da­rios con tropas.-

Esto no es fan­ta­sioso ni nove­doso. Sim­ple­mente es el tras­lado de hechos ocu­rri­dos en otros momen­tos y luga­res. Su fun­cio­na­miento ya está com­pro­bado. En sín­te­sis: son pro­ce­di­mien­tos para man­te­ner a la pobla­ción quieta frente a los “guar­dia­nes del orden”. El inte­rro­gante es: ¿cuál orden, cómo, y para qué?

Puede haber aquí quien diga que el Con­greso Nacio­nal aprueba y desaprueba un estado de sitio y en el ínte­rin deja de fun­cio­nar en ampli­tud, puesto que el Poder Eje­cu­tivo decide cómo se aplica la ley o la sus­pen­sión de los dere­chos cons­ti­tu­cio­na­les. El con­greso ha dele­gado fun­cio­nes otor­gando los “super­po­de­res” que usa el Eje­cu­tivo y van ya unos cuan­tos años que este mismo con­greso hace poco o nada por la segu­ri­dad de los ciu­da­da­nos, a pesar de que éstos han puesto a los con­gre­sa­les en sus Ban­cas jugo­sa­mente remu­ne­ra­das. ¿Está el con­greso nacio­nal cum­pliendo ple­na­mente con su rol y su deber?

A este paso, los cons­ti­tu­cio­na­lis­tas se que­da­rán total­mente sin tra­bajo, ya que la Cons­ti­tu­ción Nacio­nal está siendo degra­dada y bur­lada cotidianamente.-

A un estado de sitio for­mal se lo debe ins­ta­lar según las pre­vi­sio­nes lega­les, si hubiese causa ver­da­dera. Si se eje­cuta infor­mal­mente y no se lo regis­tra, pero igual lo apli­can, como lo están haciendo, par­cial y pau­la­ti­na­mente, sin nom­brarlo ni reco­no­cerlo ofi­cial­mente, en los hechos esta­re­mos así, con las con­di­cio­nes actua­les y en crecimiento.-

Autor: Patricio Abelardo Villegas

Baja inversión: se crean pocos empleos y aumenta el temor a perder los actuales.

El obje­tivo pri­ma­rio de una inver­sión de capital

La acu­mu­la­ción de capi­tal por parte de empre­sas o par­ti­cu­la­res tiene por obje­tivo prin­ci­pal la obten­ción de divi­den­dos o ren­tas, ya que la gene­ra­ción de pues­tos de tra­bajo no es una meta prio­ri­ta­ria de dicha acu­mu­la­ción, sino una con­se­cuen­cia, que es  sin duda bene­fi­ciosa desde un punto de vista social. Si ese capi­tal o esa renta, no se vuel­can a la inver­sión y, por el con­tra­rio, se man­tie­nen ate­so­ra­dos, no habrá crea­ción de empleo en núme­ros sig­ni­fi­ca­ti­vos. Resu­miendo, si las orga­ni­za­cio­nes eco­nó­mi­cas o los indi­vi­duos que dis­po­nen de capi­tal –o sea, de aho­rro acumulado-, no pro­du­cen uti­li­da­des o bien, pro­du­cién­do­las, sólo se limi­tan a ate­so­rar­las sin inver­tir­las en acti­vi­da­des pro­duc­ti­vas o sin vol­car­las al cir­cuito eco­nó­mico a tra­vés de los ban­cos, la eco­no­mía no cre­cerá o lo hará raquí­ti­ca­mente y, por lo tanto, no se gene­ra­rán nue­vos empleos.

Desde el año 2004 hasta prin­ci­pios de 2009, nues­tro país cre­ció a tasas harto sig­ni­fi­ca­ti­vas en su PBI, no sola­mente por los altos pre­cios inter­na­cio­na­les de sus pro­duc­tos pri­ma­rios, sino debido a otra causa impor­tan­tí­sima: la inver­sión externa e interna de capi­ta­les (sea que estu­vie­ran aho­rra­dos afuera o ate­so­ra­dos en “los col­cho­nes”); lo que dio lugar a tres con­se­cuen­cias alta­mente pro­ve­cho­sas para la eco­no­mía: a)  la recu­pe­ra­ción de pues­tos de tra­bajo, b) la repa­ra­ción del poder adqui­si­tivo del sala­rio y c) la reapa­ri­ción del cré­dito para con­sumo, sea para adqui­rir bie­nes indus­tria­les o domésticos.

Los gra­ves desa­cier­tos de la admi­nis­tra­ción kir­ch­ne­rista, agra­va­ron local­mente la cri­sis que en Europa se desatara a fines de 2008, y de la que toda­vía la mayor parte de sus miem­bros no se han recu­pe­rado. La vigente y poco ami­ga­ble polí­ticahacia los capi­ta­les extran­je­ros, la inten­si­fi­ca­ción de una fuerte pre­sión impo­si­tiva, y un osten­si­ble atraso cam­bia­rio, cons­ti­tu­yen tres fac­to­res que se con­ju­ga­ron para trans­for­mar un ciclo vir­tuoso en otro nocivo, si no en per­verso. Por­que por una razón u otra, en los últi­mos años los capi­ta­les han emi­grado, a la par que la codi­cia impo­si­tiva del gobierno res­trin­gió la remi­sión las uti­li­da­des y, ade­más aun­que no de menor impor­tan­cia, los dóla­res ate­so­ra­dos “en los col­cho­nes” con­tri­bu­ye­ron para agra­var la anemia del cir­cuito económico.

Con este pano­rama incierto, tanto la crea­ción de nue­vos pues­tos de tra­bajo, los reem­pla­zos de las vacan­tes que natu­ral­mente se pro­du­cen, como la uti­li­za­ción de las horas extras, se trans­for­ma­ron en una qui­mera. Y pro­du­cen algo muy grave en tér­mi­nos de psi­co­lo­gía social: la apren­sión hacia la poten­cial pér­dida del empleo y a su con­se­cuente temor a nue­vos endeu­da­mien­tos. Estos fac­to­res aten­tan con­tra un razo­na­ble grado de satis­fac­ción o feli­ci­dad social. Y es del caso con­sig­nar que, según estu­dios rea­li­za­dos en toda Lati­noa­mé­rica por Kan­tar Group, para una mayo­ría de la pobla­ción el “máximo grado de infe­li­ci­dad” se pro­duce cuando se está des­em­pleado[1].

 Dudas con las esta­dís­ti­cas ofi­cia­les sobre empleo

Tal como ocu­rre con la medi­ción de la infla­ción o con el cálculo del PBI, en mate­ria de tra­bajo y des­em­pleo sur­gen fun­da­das dudas con los núme­ros ofi­cia­les pro­du­ci­dos por el Indec. Se deno­mina Tasa de Empleo[2] a la cal­cu­lada como un “por­cen­taje entre la pobla­ción ocu­pada y la pobla­ción total”. Es decir, que sus datos no están supe­di­ta­dos a la inten­ción de los encues­ta­dos –que, a veces, ocul­tan su ver­da­dera situa­ción labo­ral– ni tam­poco al sesgo indu­cido de los encues­ta­do­res o de quie­nes dise­ña­ron el cues­tio­na­rio. Vea­mos cómo se com­por­ta­ron las cifras de empleo y des­em­pleo en los últi­mos 11 años (para los meses de mayo, en el 2° tri­mes­tre de cada año):

       Año           Acti­vi­dad         Empleo    Desocu­pa­ción  Subocu­pa­ción         

           2003                45,6                 37,4                 17,8 17,8

                        2004                46.2                 39,4                 10,7 15,2

                        2005                45,6                 40,1                 12,1 12,7

                        2006                46,7                 41,8                 10,4 12,0

                        2007                46,3                 42,2                   8,5 7,1

                        2008                45,9                 42,2                   8,0 8,5

                        2009                45,9                 41,8                   8,8 10,6

                        2010                46,1                 42,5                   7,9 9,8

                        2011                46,6                 43,2                   7,3 8,4

                        2012                46,2                 42,8                   7,2 9,4

                        2013                46,4                 43,1                   7,2 9,7

Es decir, desde 2003 a 2013, entre pun­tas, la tasa de empleocre­ció un 15% –o sea, un 1,4% por año– mien­tras que la tasa de desocu­pa­ción cayó en ese mismo lapso un 60% (desde el 17,8% al 7,2%), es decir, a razón de un 5,45% anual, lo que pare­ciera un poco incon­gruente. Si bien es cierto que la tasa de empleo se mide en fun­ción de la pobla­ción total mien­tras que la tasa de desocu­pa­ción se cal­cula en fun­ción de la pobla­ción eco­nó­mi­ca­mente activa[3], cree­mos que es serio, pro­fe­sio­nal­mente hablando, des­con­fiar de los datos del Indec, dado que la cuan­tía de la “pobla­ción eco­nó­mi­ca­mente activa” surge de una inter­pre­ta­ción del encues­ta­dor (o sea que, si se sube arbi­tra­ria­mente su tamaño, enton­ces se redu­cirá el por­cen­taje de la tasa de desocu­pa­ción), mien­tras que las cifras de “pobla­ción total” obvia­mente no pue­den ser alte­ra­das. Por otro lado, los valo­res de des­em­pleo están tam­bién dilui­dos por el cómputo de  diver­sos pla­nes de sub­si­dios, ya que se con­si­dera que sus bene­fi­cia­rios son “emplea­dos” a pesar de no estarlo, por lo que –según Cla­rín[4]– la cifra  de 7,2% de la última medi­ción subiría –si se los exclu­yera– al 16,8%. Asi­mismo, la cifra tam­bién está des­di­bu­jada por la crea­ción de empleo público nacio­nal, pro­vin­cial o muni­ci­pal, lo que genera un espe­jismo ocu­pa­cio­nal, pues en gran medida esos empleos son de bají­sima productividad.

Un tema que merece des­ta­carse como fac­tor agra­vante de la desocu­pa­ción, es el del enve­je­ci­miento de la pobla­ción. El tema de la jubi­la­ción y la lon­ge­vi­dad no es menor, sobre todo si quien se jubila con­ti­núa tra­ba­jando, dado que le resta vacan­tes dis­po­ni­bles a las nue­vas gene­ra­cio­nes que se incor­po­ran al mer­cado de tra­bajo. Obsér­vese el ejem­plo de EE.UU., que tuvo un incre­mento expo­nen­cial de jubi­la­dos desde 1920 a la fecha, cuando la expec­ta­tiva de vida pro­me­dio de los nor­te­ame­ri­ca­nos era entre 55 y 60 años, y que en la actua­li­dad es entre 70 a 74 años[5]. Y en nues­tro país, tene­mos los casos de las muje­res que se jubi­lan a los 60 años en lugar de hacerlo a los 65, pese a su mayor longevidad.

Cam­bio tec­no­ló­gico, riqueza eco­nó­mica y gene­ra­ción de empleos

Como es sabido, el cam­bio tec­no­ló­gico pro­duce alte­ra­cio­nes impor­tan­tes en la estruc­tura de la mano de obra. En nues­tro país, en la década del 40, los tra­ba­ja­do­res mejor pagos eran los ferro­via­rios, segui­dos por los emplea­dos de comer­cio y, luego, por emplea­dos de algu­nas empre­sas de ser­vi­cios. Hoy, los emplea­dos mejor retri­bui­dos son aque­llos espe­cia­li­za­dos en las nue­vas tec­no­lo­gías (ope­ra­do­res de grúas o con­duc­to­res de camio­nes, por ejem­plo). Fun­da­men­tal­mente, por­que se les requie­ren mejo­res des­tre­zas para mane­jar­las y, en segundo tér­mino, por­que la inci­den­cia de la mano de obra en las indus­trias o ser­vi­cios de alta tec­no­lo­gía es mucho más baja que en los sec­to­res tra­di­cio­na­les (por eso, un meta­lúr­gico de una ace­ría, por ejem­plo, puede ganar mucho más que otro que tra­baje en un pequeño taller de ese mismo sec­tor meta­lúr­gico). Si Hugo Moyano, en lugar del gre­mio de camio­ne­ros fuera un diri­gente del sin­di­cato de made­re­ros, por ejem­plo –y por muy com­ba­tivo que fuere en su ges­tión sindical-, jamás podría con­se­guir nive­les de remu­ne­ra­cio­nes cer­ca­nos a los alcan­za­dos por su gre­mio, bene­fi­cia­rio directo de la sus­ti­tu­ción del ferro­ca­rril por los camiones.

Cuando incor­po­ra­mos tec­no­lo­gía, algu­nas veces logra­mos ganar tiempo, o alcan­za­mos a aumen­tar la can­ti­dad pro­du­cida o bien, a mejo­rar cali­dad de los pro­duc­tos y ser­vi­cios, pero en otros casos, la tec­no­lo­gía sí per­mite reem­pla­zar al tra­bajo humano. Por lo tanto, no puede afir­marse que aque­lla siem­pre mejora la pro­duc­ti­vi­dad labo­ral, por­que lo que muchas veces se mejora con la apli­ca­ción de esas nue­vas tec­no­lo­gías, es la pro­duc­ti­vi­dad de la orga­ni­za­ción en su con­junto, y no la de su mano de obra. O sea, este pro­ceso de incor­po­rar bie­nes de capi­tal o de una más moderna tec­no­lo­gía –cuyas con­se­cuen­cias no siem­pre son fáci­les de per­ci­bir o de ais­lar contablemente-, muchas veces, puede incre­men­tar la ren­ta­bi­li­dad total de la empresa, aun­que no nece­sa­ria­mente mejo­rar la pro­duc­ti­vi­dad de la mano de obra que ella ocupa. Por eso, opo­nerse a las inno­va­cio­nes tec­no­ló­gi­cas para poder garan­ti­zar la con­ti­nui­dad de los empleos es un error insos­te­ni­ble en el tiempo, tal como se demos­tró con la resis­tida intro­duc­ción de los tela­res mecá­ni­cos en Man­ches­ter, hace casi un siglo y medio.

La legis­la­ción para la “pro­tec­ción” del empleo y otras regla­men­ta­cio­nes estatales

De todos los paí­ses per­te­ne­cien­tes a la OCDE, España, Fran­cia, Gre­cia y Por­tu­gal, en ese orden, son los que más “pro­te­gen” legal­mente la esta­bi­li­dad en el empleo. Claro, ello fue posi­ble desde la adop­ción del € hasta que la situa­ción explotó en el año ante­rior. Y, como todos sabe­mos, la mayo­ría de los empleos son gene­ra­dos en todo el mundo por las Pyme, que son pre­ci­sa­mente las que sufren con mayor inten­si­dad los incre­men­tos lega­les de cos­tos labo­ra­les, ya que ellas care­cen de los bene­fi­cios que se obtiene por la apli­ca­ción de una tec­no­lo­gía más cos­tosa que no está a su alcance, o bien, no se bene­fi­cian con los aho­rros pro­du­ci­dos por la eco­no­mía de escala.

No es tan cierto que una eco­no­mía prós­pera alcance sufi­cien­te­mente como para man­te­ner la popu­la­ri­dad de un gobierno eco­nó­mi­ca­mente exi­toso, si ella –al mismo tiempo– no per­mite crear nue­vos empleos en can­ti­dad sufi­ciente para todos los que los están bus­cando tra­bajo, o para los jóve­nes que se incor­po­ran al mer­cado labo­ral. Lo saben de sobra las pobla­cio­nes cer­ca­nas a donde se desa­rro­lla una intensa acti­vi­dad minera o petro­lera, o a aque­llos luga­res en donde se tra­baja úni­ca­mente durante una zafra anual. Crear riqueza, no es sufi­ciente para la gene­ra­ción de pues­tos tra­bajo. Es una con­di­ción nece­sa­ria, aun­que insu­fi­ciente. Plante usted un monte de euca­lip­tos y, des­pués de dos o tres déca­das, habrá valo­ri­zado feno­me­nal­mente su capi­tal ini­cial pero, ¿cuán­tos pues­tos de tra­bajo se habrán gene­rado en todo ese tiempo? Una sim­ple pana­de­ría los habrá creado en mayor medida.

Por otra parte, cuando las auto­ri­da­des intro­du­cen regla­men­ta­cio­nes que incre­men­tan los cos­tos labo­ra­les, muchas veces no razo­nan equi­li­bra­da­mente sobre las con­se­cuen­cias que esas dis­po­si­cio­nes gene­ra­rán en el mediano plazo. Ello cons­ti­tuye un fuerte aci­cate para que los empre­sa­rios que habrán de enfren­tarse a esos mayo­res cos­tos, bus­quen mejo­rar su ecua­ción eco­nó­mica a tra­vés de mejo­ras en la pro­duc­ti­vi­dad no labo­ral de la empresa, de manera tal que com­pense la nece­sa­ria pér­dida de pro­duc­ti­vi­dad de la mano de obra, que se pro­du­cirá debido a la inci­den­cia de aque­llos mayo­res cos­tos. Vaya el ejem­plo de los pro­yec­tos legis­la­ti­vos de exten­der las licen­cias por mater­ni­dad –o aún ampliar­las al caso del cónyuge-, lo que redun­dará en menos opor­tu­ni­da­des empleo para muje­res en edad o con deseos de engen­drar hijos.

La inci­den­cia del fac­tor tra­bajo y la deca­den­cia de los sindicatos

Las esta­dís­ti­cas del Depar­ta­mento de Tra­bajo de EE.UU. demues­tran que el sala­rio pro­me­dio se man­tiene esta­ble en las últi­mas déca­das. Es muy cierto que, cuando el mismo se ajusta por la infla­ción usando el Índice de Pre­cios al Con­su­mi­dor, el sala­rio pro­me­dio por hora de los tra­ba­ja­do­res no super­vi­so­res –en ese país– ha man­te­nido más o menos el mismo valor. Pero no sólo durante tres déca­das. El sala­rio por hora pro­me­dio en dóla­res reales, se ha man­te­nido prác­ti­ca­mente sin cam­bios desde, al menos, el año 1964 –hace casi medio siglo-, cuando la Ofi­cina de Esta­dís­ti­cas Labo­ra­les (BLS) comenzó reportarlo.

La com­pe­ten­cia inter­na­cio­nal –tanto de China como de otros paí­ses– ha inci­dido sig­ni­fi­ca­ti­va­mente para ello. Otro fac­tor es –como diji­mos– la incor­po­ra­ción de tec­no­lo­gía. Por lo que, al decaer pau­la­ti­na­mente la inci­den­cia del tamaño y del costo de la fuerza labo­ral en todo tipo de empre­sas, se va tam­bién debi­li­tando la impor­tan­cia de la mano de obra como fac­tor de pre­sión. Esto pro­duce efec­tos tanto polí­ti­cos –dado que pau­la­ti­na­mente se reduce la gra­vi­ta­ción ins­ti­tu­cio­nal de los sin­di­ca­tos gre­mia­les, por más viru­len­cia que apliquen-, como eco­nó­mi­cos, dado que al dis­mi­nuir cada vez más la can­ti­dad de tra­ba­ja­do­res –que son, pre­ci­sa­mente, los con­tri­bu­yen­tes que sos­tie­nen a los sindicatos-, tam­bién cae la mag­ni­tud de las can­ti­da­des aportadas.

Asi­mismo, esto explica por­que el mito del fifty y fifty  no se cum­ple (si es ver­dad que alguna vez se cum­plió). Cuando vemos los altos índi­ces de des­em­pleo que esta­mos regis­trando los argen­ti­nos en los últi­mos 10 años, sole­mos atri­buir­los fun­da­men­tal­mente a erro­res come­ti­dos en las polí­ti­cas macro­eco­nó­mi­cas. Sin embargo, mucho más grave –en su inci­den­cia– que las erra­das polí­ti­cas macro­eco­nó­mi­cas imple­men­ta­das, pue­den resul­tar las regla­men­ta­cio­nes guber­na­men­ta­les que afec­tan la vida micro­eco­nó­mica, es decir, la mar­cha y el desa­rro­llo de las empre­sas y de sus tra­ba­ja­do­res. Por­que bus­cando pro­te­ger a estos últi­mos, se ter­mina por des­cui­dar­los, o bien, se acaba per­ju­di­cando a los nue­vos tra­ba­ja­do­res que se ten­drían que incor­po­rar a los cua­dros labo­ra­les que bus­can tra­bajo[6].

Según infor­mara en La Nación, Sil­via Stang, los últi­mos cálcu­los de la par­ti­ci­pa­ción de la masa sala­rial en el pro­ducto bruto mar­can una dis­tan­cia, des­fa­vo­ra­ble para los tra­ba­ja­do­res, de entre 7 y 12 pun­tos por­cen­tua­les –según sea la fuente que se con­sulte– a la pre­ten­dida dis­tri­bu­ción en par­tes igua­les de la renta. En las esti­ma­cio­nes del Indec, la última tasa  publi­cada fue del 43,6% de par­ti­ci­pa­ción, y corres­ponde al año 2008. Quie­nes estu­dian el mer­cado labo­ral coin­ci­den en que, desde enton­ces, no hubo cam­bios tales que sugie­ran que se amplió dicho por­cen­taje. Así, el  fifty-fifty actual, se iden­ti­fica más con una decla­ma­ción que con la lle­gada a una meta, que parece esquiva en la his­to­ria nacional.

Algo sig­ni­fi­ca­tivo anda mal en mate­ria de crea­ción de empleo. Como vimos, parte de esa caren­cia es fruto de una ten­den­cia mun­dial a una mayor pro­duc­ti­vi­dad, sea manual o tec­no­ló­gica. Pero, otra parte no menor se debe a la per­sis­ten­cia en polí­ti­cas y regla­men­ta­cio­nes anti­ca­pi­ta­lis­tas, que se basan en argu­men­tos loa­ble­mente soli­da­rios. Mien­tras tanto, vale la pena des­ta­car un párrafo de un reciente artículo de Luis Alberto Romero, en La Nación: “La pobreza se ha con­ver­tido en algo natu­ral. Lo que asom­bró en 2001, hoy forma parte del pai­saje coti­diano. Los mun­dos no están sepa­ra­dos. No sólo son frá­gi­les los lími­tes que unos quie­ren poner, con rejas o ser­vi­cios de vigi­lan­cia. Tam­bién han sur­gido quie­nes sacan su bene­fi­cio, haciendo nego­cios o polí­ti­cas. El pues­tero de La Salada o el pun­tero barrial, al igual que el dea­ler, son esla­bo­nes de cade­nas que lle­van muy lejos, y unen, a su manera, los mun­dos escin­di­dos. Un aná­li­sis cui­da­doso des­ta­ca­ría los múl­ti­ples con­tac­tos entre ambas Argen­ti­nas. Pero una buena foto­gra­fía basta para con­ven­cer­nos de que la bre­cha existe. Hoy, efec­ti­va­mente, hay dos Argen­ti­nas”[7]⌂.

[1] Rea­li­zado por Kan­tar Latam Group,  diri­gido por la soció­loga Marita Carvallo.

[2] Es cal­cu­lada como un por­cen­taje entre pobla­ción ocu­pada y la pobla­ción total. http://​indec​.com​.ar/​i​n​d​e​c​.​g​o​v​.​a​r​.​htm

[3] Aque­llos que tie­nen una ocu­pa­ción o que, sin tenerla, la están bus­cando acti­va­mente. Su tamaño puede verse alte­rado por dife­ren­tes cau­sas que la redu­cen, por ejem­plo can­ti­dad de per­so­nas que estu­dian, o bien, que la incre­men­tan (como una mayor longevidad).

[4] Cla­rín, 17-09-2013.

[5] “La era del enve­je­ci­miento”, por George Mag­nus, Edi­to­rial Océano, 2011.

[6] Informe Labo­ral N° 19, Grupo Ser­vi­ce­men, agosto 2005.

[7] “La otra gran fac­tura que divide al país: ricos y pobres”, por Luis Alberto Romero, La Nación, 04.02.2013.