Simulacro De Estado De Sitio

 

Las P. A.S. O. (elec­cio­nes Pri­ma­rias Abier­tas Simul­tá­neas y Obli­ga­to­rias) han pro­du­cido revuelo en la socie­dad al enten­der que sus resul­ta­dos hicie­ron impacto en el Gobierno Nacio­nal en par­ti­cu­lar, y en el kirschnerismo-cristinismo en gene­ral, empu­ján­do­los a dis­po­ner medi­das apa­ren­te­mente impro­vi­sa­das (por ejem­plo en el tema inse­gu­ri­dad). Pero lo que ha ocu­rrido tras esas elec­cio­nes, en reali­dad es haber traído un ade­lan­ta­miento de esas dis­po­si­cio­nes que simu­lan ope­rar para actuar en con­tra de la delin­cuen­cia, lo cual puede tomarse rela­ti­va­mente como cierto, aun­que a los oca­sio­na­les due­ños del poder les sirve para desa­rro­llar pla­nes que esta­ban en espera y no son pre­ci­sa­mente para ese fin.-

Los pre­via­mente ins­ta­la­dos nue­vos minis­tros de Defensa y de Segu­ri­dad de la Nación, jugando tam­bién el fla­mante de la Pro­vin­cia de Bue­nos Aires, para mane­jar la “segu­ri­dad” de la pobla­ción, debu­tan ahora con un ejer­ci­cio de simu­la­cro de estado de sitio (no confesado).-

El pre­sun­tuoso paseo de más de 4000 efec­ti­vos de Gen­dar­me­ría Nacio­nal, hom­bres y muje­res, durante 45 días según lo anun­ciado, puede sufrir múl­ti­ples varia­cio­nes. Desde exten­derse el plazo, hasta con­ver­tirse en su número y área(s) de inter­ven­ción (el men­cio­nado minis­tro de la Pcia. de Bs. As. reco­no­ció públi­ca­mente que “la gen­dar­me­ría llegó para que­darse”). Luego acla­ran que los 45 días serán para recam­bio de futu­ros con­tin­gen­tes con simi­lar duración.-

En este momento se pre­senta a esta manio­bra como para ayu­dar a la(s) policía(s) a con­tro­lar el orden y com­ba­tir con­tra la delin­cuen­cia. Los delin­cuen­tes comu­nes y ya habi­tua­les están así avi­sa­dos de que en las calles habrá más “gorra” (para su jerga) y ahora ade­más cas­cos. Lo de “cas­cos” es mera dife­ren­cia­ción de tér­mi­nos vul­ga­ri­za­dos, por­que lo que se conoce hasta ahora es que los gen­dar­mes no los por­ta­rían y sal­drían tam­bién sin esa pro­tec­ción, como asi­mismo tam­poco tie­nen los res­pec­ti­vos cha­le­cos anti­ba­las. Puede ser que por ese lado el gobierno esté haciendo eco­no­mía y, si tie­nen alguna pizca de con­mi­se­ra­ción, sumi­nis­tren los per­tre­chos míni­mos esen­cia­les para los afec­ta­dos a esta cam­paña. Claro, cada con­tin­gente, por tran­si­to­rio, es pre­ca­rio; pero no lo es la posi­ble eli­mi­na­ción de la vida de alguno(s) de ellos que pudie­sen caer por mano de los delincuentes.-

Los ser­vi­do­res de esa fuerza (Gen­dar­me­ría Nacio­nal) están siendo tras­la­da­dos con una evi­dente impro­vi­sa­ción a causa del apre­su­ra­miento para ade­lan­tar su movi­li­za­ción. Desde la ausen­cia de pla­ni­fi­ca­ción de acti­vi­da­des y zoni­fi­ca­ción –poco, nada o mal defi­nida– hasta los gro­se­ros haci­na­miento en alo­ja­miento tan ines­ta­ble como inde­cente, aun tra­tán­dose de hom­bres y muje­res supues­ta­mente pre­pa­ra­dos para la acti­vi­dad cas­trense en esta emer­gen­cia que ya ha adqui­rido ese tono de movi­li­za­ción mili­tar. Sin embargo, los fun­cio­na­rios pre­sen­tan y mues­tran habi­ta­cio­nes con­for­ta­bles, como hote­les de varias estre­llas, en repor­ta­jes que con­tras­tan seve­ra­mente con las imá­ge­nes que expo­nen los noti­cie­ros, donde se ve a la tropa acos­tada en el suelo, casi apilada.-

Si las fuer­zas del orden tie­nen suerte y salen ile­sos de esta ges­tión, para el Gobierno el plan habrá sido exi­toso y, como ele­mento piloto, “con­ven­drá con­ti­nuarlo” (aun­que siga siendo mero cosmético).-

Y ello –salir indem­nes– sería posi­ble si los mal­he­cho­res se que­dan quie­tos espe­rando que pasen los 45 días o el cam­bio de zonas a patru­llar, lo que a su vez hará creer que “todo ha fun­cio­nado muy bien gra­cias a las direc­ti­vas de la Presidenta”.-

De esta manera, hasta allí, se cum­plirá el sutil anun­cio del novel minis­tro bonae­rense, a lo que él mismo acaba de agre­gar que la poli­cía mon­tada tam­bién sal­drá, sumán­dose a los operativos.-

Ese simu­la­cro de estado de sitio va mucho más allá de tal figura fugaz; se prevé con ello habi­li­tar en las calles la pre­sen­cia con­ti­nua de una super­po­li­cía, Guar­dia Nacio­nal o como se dé en lla­marla. Esa “Guar­dia Nacio­nal” estará jerar­qui­zada (mili­tar­mente) por encima de las legí­ti­mas poli­cías pro­vin­cia­les, y ade­más suplan­tando y reem­pla­zando a la Fede­ral, las cua­les son civiles.-

La acción no será solo con­tra la delin­cuen­cia, sinó que pri­mor­dial­mente ser­virá para con­tro­lar a la ciu­da­da­nía (no vaya a ser que a alguien se le ocu­rra opi­nar sobre este tema u otros).-

El simu­la­cro se habrá trans­for­mado en hecho con­creto; ya no será simu­la­ción. Tal vez haya quie­nes quie­ran des­es­ti­mar esto lla­mán­dole “sen­sa­ción”. Las tro­pas esta­rán a pleno en las calles con el pre­texto de que el grupo tal o cual pre­tende des­es­ta­bi­li­zar al gobierno (no sería extraño que apa­re­cie­ran aten­ta­dos gra­ves que sus­ten­ten dicho pre­texto) y que se ha lle­gado a un “estado de con­mo­ción interna” como el que prevé la Cons­ti­tu­ción Nacional.-

Ellos, los usua­rios del poder, con­ti­nua­rán acu­sando a los que les toque ser el enemigo suyo de cada día, de ser los des­es­ta­bi­li­za­do­res de turno. Y en la pobla­ción, algu­nos cree­rán el relato y otros no podrán expre­sarse en disi­den­cia. No quepa duda de que esto ya ha sido ensa­yado. Las mili­cias orga­ni­za­das desde un falso pique­te­rismo, y hasta otros gru­pos afian­za­dos con la tole­ran­cia y anuen­cia de cier­tos diri­gen­tes, aun de fun­cio­na­rios (más, o menos, pro­mi­nen­tes o noto­rios), tanto acti­vos unos como en apa­rente retiro otros, ten­drán opor­tu­ni­dad de mos­trar la efi­ca­cia de su entre­na­miento y organización.-

Segu­ra­mente no será una “sen­sa­ción”. ¿O acaso se le puede lla­mar así a muchas otras cosas que están suce­diendo y tam­bién corres­pon­den a una “socie­dad sitiada”? Salvo el caso del fun­cio­na­rio que se jacta de rega­lar un auto­mó­vil impor­tado a su hija, trans­gre­diendo des­ca­ra­da­mente sus obli­ga­cio­nes, cual­quier ciu­da­dano que no sea amigo del poder no puede acce­der a la adqui­si­ción de dóla­res; asi­mismo, no puede alguien com­prar un repuesto para repa­rar su auto­mó­vil o el lava­rro­pas, o la hela­dera, etc., si se trata de una pieza impor­tada; ni puede sacar del cajero auto­má­tico más de lo que este sis­tema le per­mite para usar su pro­pio dinero, que está ban­ca­ri­zado, plas­ti­fi­cado y sitiado por el chip o la banda mag­né­tica, y cuando se le ocu­rre le avisa que Ud. goza de “Extrac­ción Cero” por más que haya fon­dos (suyos, pero incau­ta­dos). Hay ali­men­tos racio­na­li­za­dos, como en situa­ción de gue­rra, de los cua­les usted puede obte­ner “sólo 2 por per­sona” o “sólo 2 por fami­lia”, según la gón­dola del super­mer­cado frente a la cual se encuen­tre en ese momento y las que se van sumando. Infi­ni­dad de pro­duc­tos fal­tan­tes en esos estan­tes. Tam­bién esta­mos sitia­dos por la infla­ción, que no nos per­mite pla­ni­fi­car un pre­su­puesto fami­liar y nos hace depen­der del sitio que impone el gobierno (que cons­tan­te­mente nos dice: “no deva­lua­mos la moneda”. Pero con los hechos repite: “a tu dinero lo dilui­mos cada día subiendo de a cen­ta­vi­tos la coti­za­ción del dólar ofi­cial y emi­tiendo papel pin­tado como bille­tes”). Esta­mos sitia­dos por los delin­cuen­tes y ase­si­nos en la calle, y den­tro de nues­tras vivien­das ence­rra­dos por nues­tras pro­pias rejas domi­ci­lia­rias. ¿No es todo esto estar sitiado? Estas reali­da­des nefas­tas no se solu­cio­na­rán inun­dando los vecin­da­rios con tropas.-

Esto no es fan­ta­sioso ni nove­doso. Sim­ple­mente es el tras­lado de hechos ocu­rri­dos en otros momen­tos y luga­res. Su fun­cio­na­miento ya está com­pro­bado. En sín­te­sis: son pro­ce­di­mien­tos para man­te­ner a la pobla­ción quieta frente a los “guar­dia­nes del orden”. El inte­rro­gante es: ¿cuál orden, cómo, y para qué?

Puede haber aquí quien diga que el Con­greso Nacio­nal aprueba y desaprueba un estado de sitio y en el ínte­rin deja de fun­cio­nar en ampli­tud, puesto que el Poder Eje­cu­tivo decide cómo se aplica la ley o la sus­pen­sión de los dere­chos cons­ti­tu­cio­na­les. El con­greso ha dele­gado fun­cio­nes otor­gando los “super­po­de­res” que usa el Eje­cu­tivo y van ya unos cuan­tos años que este mismo con­greso hace poco o nada por la segu­ri­dad de los ciu­da­da­nos, a pesar de que éstos han puesto a los con­gre­sa­les en sus Ban­cas jugo­sa­mente remu­ne­ra­das. ¿Está el con­greso nacio­nal cum­pliendo ple­na­mente con su rol y su deber?

A este paso, los cons­ti­tu­cio­na­lis­tas se que­da­rán total­mente sin tra­bajo, ya que la Cons­ti­tu­ción Nacio­nal está siendo degra­dada y bur­lada cotidianamente.-

A un estado de sitio for­mal se lo debe ins­ta­lar según las pre­vi­sio­nes lega­les, si hubiese causa ver­da­dera. Si se eje­cuta infor­mal­mente y no se lo regis­tra, pero igual lo apli­can, como lo están haciendo, par­cial y pau­la­ti­na­mente, sin nom­brarlo ni reco­no­cerlo ofi­cial­mente, en los hechos esta­re­mos así, con las con­di­cio­nes actua­les y en crecimiento.-

Autor: Patricio Abelardo Villegas

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: