“PANQUEQUES TIMERMAN”

timm

Cómo el regreso de Washington y Tel Aviv a la órbita de la política argentina, ha comenzado a mostrar sus influencias

Por Charles H. Slim

Sin dudas, las cosas están cambiando rápidamente en la Argentina. A medida que se acerca EEUU a la nueva administración, parece desatar una ola de efectos que demuestran alterar el comportamiento de quienes fueron parte del anterior gobierno. Las actuadas arengas contra “los buitres” y las ampulosas discursivas de la presidenta Cristina Fernández  han pasado a ser historia y todo indica que regresan las épocas del glamur liberal para pocos –y pocas-.

Pero hablando en serio, se puede sentir como la presión política que ejerce este regreso anglosajón,  está surtiendo efectos casi catalépticos sobre los ex funcionarios “K”, que parecen haber  colgado  su carácter combativo en el primer perchero que encontraron.

Tal como muchos creían, la solidez ideológica que pretendía mostrar el llamado “Kirchnerismo” eran tan ficticio como su supuesto nacionalismo popular. Luego de haberlo comprobado solo minutos después de que cerraban los fatídicos comicios de noviembre, uno a uno, los supuestos incondicionales del CFK comenzaron a replegarse y desaparecer de los medios intentando desligarse de todos estos años de “década ganada” –para sus bolsillos-

La supuesta lealtad a la política “soberana” y de “lealtad con el proyecto” se fue al caño tan rápido como Cristina y su comitiva partieron en clase turista a la vaciada Santa Cruz. Entre los emblemáticos personajes del otrora gobierno y que se quedó solo en Buenos Aires es sin dudas, el canciller Héctor Timerman, conocido por sus vehementes defensas de las políticas de la presidenta y en especial por las impulsadas con la república Islámica de Irán para obtener lo que se conoció como el memorando de entendimiento (1), que inmediatamente asumido Mauricio Macri ordeno que no se apelara la declaración de inconstitucionalidad –medida que había sido impulsada desde New York-produciendo el efecto jurídico esperado por los lobbies sionistas locales e internacionales,  que lo dejo sin efecto.

 

netymac

Un punto para destacar sobre esto, es que tras haber quedado firme esta declaración de inconstitucionalidad, desde Tel Aviv, el mismo Benjamín Netanyahu llamo a Mauricio Macri para felicitarlo por la decisión (2); una en la cual se pudo ver, la manipulación de la justicia en pro, de una política que beneficia intereses geoestratégicos extranjeros claramente circunscriptos a justificar un ataque contra la república Islámica.

Sin dudas de que esta “nueva realidad” fue demasiado para el canciller que, recordemos, por su defensa a capa y espada de los acercamientos de Argentina con el mundo árabe y el reconocimiento del derecho a un estado Palestino; las tratativas con China, Rusia y claro –lo peor para los racistas del sionismo-  con Irán, llevo a que parte de su comunidad lo tildara de “mal judío” e improperios similares que buscaban segregarlo del resto de la comunidad. Y esos ataques se volvieron más virulentos cuando sucedió lo del fiscal Nisman donde ya no quedó solo en los ataques de sus propios dado que, ex dirigentes de la DAIA (3) pusieron en claro que había un sector de la comunidad que estaba trabajando –por supuesto bajo un buen financiamiento-  y con plataformas en sus embajadas, para los intereses de potencias extranjeras –EEUU e Israel-buscando dirigir la agenda política nacional en beneficio de aquellos.

Timerman se había opuesto valientemente a esas manipulaciones que venían inspiradas desde EEUU y por supuesto desde Tel Aviv, lo que le valió muchas horas sin sueño. Incluso cabe recordar su enérgica oposición al egreso de un avión militar norteamericano, hasta tanto se investigara el propósito de su arribo dado que,  traía en sus bodegas una carga muy sospechosa (4).

En razón de verdad, no se puede dejar de lado el notable pape del canciller Timerman en la era “K”. Sin dudas, -y más allá que nadie lo piense así- fue el único de los ministros y funcionarios que tuvo esa gestión, con una clara visión geoestratégica y sin las cortapisas que como parte de una comunidad tan influyente, estaba condicionado y escudriñado bajo el ojo atento del sionismo local y externo. A pesar de tanta presión, puso por encima su lealtad a la nación argentina por sobre su condición de judío que dicho sea de paso, no debería ser una chapa para estar por encima de cualquier otra de las tantas que alberga la república Argentina.

Casualmente y a una semana de que los neoliberales de “Cambiemos” asumieron el poder, aparecen unas supuestas grabaciones que acusan una supuesta aserción del ex canciller, en donde “implícitamente” reconocería la autoría de Irán en el ataque de la AMIA en 1994. En apariencias, estas piezas testimoniales vienen a encajar a la perfección –y muy convenientemente-, con el informe elaborado por la CIA y el Mossad por allá en el 2004 y que el entonces Néstor Kirchner mediante la creación de la Unidad especial aa mediados de septiembre del 2004 encabezada por el fiscal Nisman, ordenó que se agregara a la voluminosa causa AMIA. Sin dudas se trata del regreso al viejo libreto, guionado y dirigido para propósitos ajenos a la verdadera justicia.

Esto pretendería revivir aquellos informes que ya habían perdido credibilidad, por una cadena de hechos y testimonios, que de sujetos como el supuesto iraní arrepentido quien, tras haber acusado a Teherán de haber estado detrás de aquel evento en Buenos Aires, terminó desdiciéndose, dejando todo el asunto por el relatado como una catarata de invenciones que obviamente no fueron gratuitas.  Como la pista siria había perdido toda entidad, debieron haber sido los iraníes y cuando no existían pruebas sobre estas implicancias, el FBI, la CIA y el Mossad elaboraron “el informe” a medida para que fuera usado como prueba documental sobre esta supuesta autoría.

A pesar de que se gastaron miles de miles de dólares en costear la UFI-AMIA y a sus costosos funcionarios, entre ellos el fiscal Nisman, nunca pudieron colgarle el hecho a los iraníes, el repentino cambio de la geopolítica internacional –memorando firmado entre Washington y Teherán- fue sin dudas, el último clavo en el ataúd aquel ficticioso informe y un punto de rispidez que desató un terremoto político y que aún no termina de limarse con Tel Aviv.

Cualquiera podría ir hilando esta historia y ver que, en Argentina las cosas parecen cambiar casi en forma automática. A la hasta hace un mes política de multipolaridad y de independencia política a la que Timerman suscribía, parece que ha cambiado. Para quienes se dejan convencer por las “noticias oficiales” o de ciertos sectores del periodismo “serio”, estas grabaciones no habrían salido a la luz antes, por el temor al gobierno K?  (las risas han sido editadas).

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: