“SEÑOR PRESIDENTE, TENEMOS UN PROBLEMA”

 

Cómo la insólita fuga de los reos del presidio de Alvear, puso en evidencia que al gobierno provincial y nacional se le presenta un gran problema de orden estructural y político  

 

macriyrit

Sin dudas esas fueron las palabras que tuvo que escuchar el presidente Mauricio Macri en las últimas horas del día 8 de enero cuando llegaban noticias contradictorias sobre la captura de los tres fugitivos del penal de Alvear.  Para intenta conocer de primera mano cómo  iban las operaciones de rastrillaje de esos fugados, Macri decidió viajar a en helicóptero a la zona y de esa manera, demostrar que su gobierno estaba comprometido con el hallazgo y con vida de estos importantes testigos de los altos negocios del narcotráfico que vinculan estrechamente a altos funcionarios de la era K.  En medio de un gran circo mediático, se balbuceaba de que una camioneta “Amarok” ploteada con las insignias y leyendas de la Gendarmería Nacional había volcado con los tres buscados. Según arrimaban las primeras versiones, la camioneta había perdido el control en las inmediaciones de Cayastá, en un paraje de imposible acceso para todo tipo de vehículos.

El trascendido traía algarabía para el gobierno por un lado y curiosidad para algunos investigadores por el otro dado que, pese a la información que había sido proporcionada por la Policía de Santa Fe, no había confirmaciones fidedignas de que en ese infortunio vial, se habían  atrapado a los tres buscados.

Y precisamente la incertidumbre ante las desinformaciones  y las contrainformaciones era tan fuerte que, llevaron a que la misma gobernadora María Eugenia Vidal e incluso la vicepresidente Gabriela Michetti se apresuraran a felicitar a las fuerzas policiales por la captura de los “tres fugitivos”; pero había un problema ¿Dónde estaban ellos o alguna prueba de que se hallaban en manos policiales? El error en la información había provenido de nada menos que de la jefa de seguridad nacional Patricia Bulrich quien claramente no quedo bien parada quedando en dudas la capacidad para poder manejar el puesto.

Precisamente, al paso de las horas y solo con la prueba de versiones de terceros, se comenzó a saber que en apariencias el único que había sido atrapado era Martín Lanatta del cual, se publicó una fotografía cual aparecía con varios kilos menos, cabeza rapada y un fuerte golpe en el lado izquierdo de la cara que le habría quebrado la mandíbula.

 

ploteada

Para el presidente, saber lo que realmente estaba sucediendo era una cuestión impostergable y en merito a ello, no dudo en volver a consultar a “expertos” de la inteligencia estadounidense e israelí, quienes desde el inicio de su periodo de gobierno, han comenzado a instalarse con mayor comodidad y bajo un estatus más amistoso que les permite interactuar con las agencias de inteligencia locales, con mayor fluidez y libertad.

Según continúan informando las fuentes, estos elementos habrían puesto sobre aviso al presidente sobre las posibles rutas por las que se habrían evadido y los principales encubridores de todo este operativo. A Macri y su  gobierno se le presenta un panorama muy peligroso ya que se ha podido ver cómo, falsas pistas, desinformaciones, rastros  adulterados de elementos del estado y la clara connivencia de ciertos sectores del poder público, han conspirado con todo esto.

En esta peligrosa circunstancialidad, hasta dónde el presidente Macri puede confiar en sus fuerzas de seguridad y aún lo más sensible, cuánto puede depender, como fuente de la más refinada información, de su Secretaria de Inteligencia que antes de la salida del la presidenta Fernández fue infiltrada por elementos de la “Campora” y que  fue rebautizada como “Agencia Federal de Inteligencia”.

Fuera de los juicios subjetivos que inundan las redes televisivas y los medios gráficos argentinos, es una realidad dura que la Argentina tiene un serio problema en su seguridad pero, no la que se resuelve colocando más personal y más patrullas –como lo fue con Scioli- sino la que se refiere a la que debe pesquisar, analizar y prevenir delitos complejos que relacionan con los grandes negocios financieros que se vinculan al narcotráfico, tráfico de influencias y los altos contactos políticos provinciales y nacionales.

El problema de la inseguridad va de la mano de una inseguridad jurídica, donde la corrupción ligada al narcotráfico con raíces institucionalizadas parece ser el primer gran desafío que se le presenta a Macri revelando la existencia de una metástasis profunda que ha tomado casi todo el sistema penitenciario bonaerense, los cuadros policiales, sectores de la justicia –tanto provincial como federal- y por supuesto, de los círculos de la “comunidad de inteligencia”, el verdadero bajo fondo de lo que hay detrás del poder en la Argentina. Aunque aún es muy temprano para conjeturar, no caben dudas de que todo esto no fue llevado adelante por un mero golpe de suerte o por alguna maniobra improvisada. Para todo esto y siendo conservadores en el cálculo, los planificadores de este “rescate” debieron haberse invertido unos 250.000 a 300.000 pesos, tan solo para coimear a funcionarios penitenciarios. En lo que hace a la logística para el escape, los vehículos, las molestias para enmascararlos y en algunos casos disfrazarlo como pertenecientes a una fuerza de seguridad, habría que sumar unos 400.000 pesos. Por último, las armas, municiones y la provisión de información sensible –proveniente desde adentro- para facilitar la huida, habría que sumar unos 50.000 pesos.

 

lavado

Así vemos que conservadoramente, se habrían requerido unos 750.000 pesos, que para una estructura narco con apoyatura de sectores corruptos de las instituciones públicas, es nada. Incluso si redondeáramos la cifra a 1.000.000 de pesos el monto para que estos tres valiosos testigos de quienes fueron los autores intelectuales de los tres ejecutados por la causa Efedrina se hagan humo, no representa un gasto que haga mella en las ganancias que tan solo al mes se obtienen en dicho negocio. Sin dudas que se trató una muy barata inversión. La pregunta es, ¿Quién fue el que puso el dinero y quiénes fueron los facilitadores de todo esto? Tal vez estemos obviando la dádivas a algún alto personaje político que tiene suficiente entidad para que se entorpecieran las primeras horas de búsqueda dando horas de ventaja a los sorprendentes fugados.

Por supuesto que estos cálculos son solo una tentativa, una especulación  sobre lo que pudo haber costado esta compleja operación y en la cual queda bien claro, que solo los presos con dinero y con altos contactos, pueden comprarse un boleto de salida.

Todavía no hay confirmaciones oficiales si realmente se ha capturado a uno de los prófugos, a los tres  o simplemente se trata  de un montaje informativo, para calmar la curiosidad que ha venido mostrando la opinión pública a esta situación que es ni más ni menos, que la confirmación que “hay un estado paralelo”.

Para aquellos que dicen que “hay una fotografía de Lanatta”,  deben saber que las fotografías hoy día no solo pueden ser retocadas, también pueden ser fabricadas de la nada.

Finalmente, lo que está por verse será observar cuales serán las consecuencias a mediano plazo de una supuesta investigación a fondo que impulsaría el gobierno provincial y el nacional especialmente sustentada sobre las connivencias que rodearon a esta cinematográfica fuga. Por lo pronto, quien ha quedado en una muy mala posición  es la jefa de seguridad Bulrich quien no solo demostró que no pudo coordinar las actividades de persecución sino que, se enteraría por los medios que las autoridades del gobierno de Santa Fe, habían apresado a los dos prófugos restantes.

Con estas circunstancias preocupantes, el presidente Macri debe entender que se encuentra con un serio problema que deberá encarar inmediatamente y alejado de los viejos personeros de la provincia y la nación que, protagonistas en pasadas administraciones mediante “acuerdos de impunidad”,  indiscutiblemente han sido parte de este desdoblamiento del estado y que hoy –con la clara connivencia de los medios-, tienen la caradurez de salir en televisión para dar consejos.

Igualmente sea uno o los tres o ninguno los recapturados, ha quedado al descubierto que, además de la pudrición que hay en las estructuras de seguridad, penitenciaria y judicial provincial –y por supuesto a nivel federal-,  hay un poder detrás del poder que, aunque no sea el encargados de digitar los principales temas de la nación, se aloja dentro de varios sectores de la institucionalidad y causa lo que algunos han llamado muy acertadamente “microclima de impunidad”.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: