“SI SI…FUE HESBOLLA!”

 

Cómo el ex mandatario argentino Menem trata de usufructuar a costa de la muerte de su hijo con los intereses geopolíticos de potencias externas

Por Javier B. Dal

 


men1

Hace apenas una semana, se pudo leer en algunos periódicos capitalinos de Argentina  y difundido con mucho estruendo mediático, que según palabras del ex presidente Carlos Saúl Menem, la muerte de su hijo “Carlitos” acaecida en marzo de 1995 había sido ejecutada por  el “Hesbolla libanes”. Tras dos décadas de silencio y un sinfín de rumores sobre el mismo, Carlos Menem lanzó está –nada novedosa versión- que reedita los gustosos argumentos de los sectores sionistas nacionales –apoyados entusiastamente desde EEUU e Israel-y que son apoyados con ahínco y esmerada imaginación por sectores del periodismo porteño.  Tras inquirírsele de dónde había obtenido esa versión, el ex mandatario solo se acato a decir que “se lo había dicho Guido Di Tella”  quien convenientemente no podrá ratificarla dado que el ex ministro de relaciones exteriores yace muerte desde el 2001.

Para quienes ya no se dejan engañar, las aseveraciones del ex mandatario son solo una cortina de humo que busca salvar su propio pellejo y congraciarse con el nuevo poder que tratara de cooptar al país y la región.

Precisamente en las actuales circunstancias políticas en las que se halla inmerso el país y la región, las palabras de éste viejo exponente del “pragmatismo” de la política argentina, no solo van a cuento y al compas de ciertos intereses que han desembarcado en el país desde diciembre del 2015 y que buscan  arrastrar al país tras su propia geopolítica que mueve una dinámica siniestra en la cual no falta la violencia y las agresiones a pueblos soberanos.

Más allá que Menem ha reconocido al fin de que la muerte de su hijo se debió a un acto deliberado, a su vez lo ha usado para volver a poner –de una manera grosera e inconsciente- sobre el tapete la hipótesis prefabricada  por las agencias de inteligencia estadounidenses e israelíes.

 

men2

A la palestra de estos comentarios, su hija Zulemita, declaró que  la ex presidente Cristina Fernández de Kirchner le había dicho que la muerte de su hermano se enmarcaba en lo que se podría llamar “el tercer atentado terrorista”, sin aclarar, quienes eran los sindicados como los autores de tal. Si bien estos actos fueron cometidos durante el gobierno de Carlos Menem, jamás se logró acreditar la autoría de algún grupo “islámico” como tan interesadamente han venido estando  los servicios de inteligencia israelíes y estadounidenses que acompañados vergonzosamente por varios medios y periodistas nacionales, ayudaron a crear la idea pública de que los musulmanes eran los culpables de todo esto.

Desde el inicio, las pesquisas para dilucidar la realidad de lo que había ocurrido con los ataques a la embajada de Israel en 1992 y la AMIA 1994, estuvieron rodeadas de imprecisiones, interferencias y una intensa labor de desinformación, venciendo la imparcialidad que debería haber prevalecido en la justicia, especialmente orientada a no comprar la hipótesis que el Shin Bet y el Mossad le impusieron al gobierno desde el primer atentado. Cualquier otra direccionalidad de las investigaciones no sería tomada en consideración. Lo importante para dichos actores era fomentar la idea de que el “terrorismo árabe” (en un primer momento) y luego el “terrorismo islámico” había golpeado en Buenos Aires.

La mediatización de éstas hipótesis odiosas y cargadas de intencionalidad en principio arabofobas, ya que buscaron colgarle el hecho a la comunidad sirio-libanesa refiriendo en forma ininterrumpida durante años a la llamada “pista siria”,  muy conveniente para los intereses políticos que Tel Aviv disputa con esta república árabe hoy sumida bajo un asedio que mucho tienen que ver aquellos; y cuando esto no pudo comprobarse por el simple hecho de que nunca existió, fueron más lejos y envolvieron a todos los musulmanes dentro de las sospechas denotando con mayor claridad su sesgado punto de vista islamofobo y racista que tiene epicentros de difusión en EEUU y Europa.

Cuando sucedió lo del hijo del presidente, en los primeros instantes se dijo que había sido un accidente, producto de las maniobras temerarias de un joven inconsciente, algo que su madre jamás creyó sin dejar de señalar que iba acompañado por el también piloto Silvio Oltra. Cualquier versión sobre un presunto atentado quedó bien guardado bajo la alfombra y muy discretamente callado por el entonces presidente Carlos Menem, algo típicamente argentino. Los periodistas de ese entonces que callaron y que hoy dicen coincidir con la versión del atentado –y especialmente si se le endilga a musulmanes chiitas– , son casi los mismos que ahora aprovechan para señalar a “Hesbolla” como el autor de todo esto.  Para la organización de resistencia del Partido de Dios (Hesbollá en árabe) esto no es nuevo ya que desde el  2005, tras el aparatoso asesinato del ex ministro libanes Rafiq Hariri, se intentó crear una causa en su contra para endilgarle el hecho que terminó demostrando una compleja ingeniería de complicidades que involucran a altos personajes alemanes, norteamericanos y por supuesto, a Tel Aviv.

 

 

vial3

Igualmente, algunos periodistas tratan de seguir insistiendo con estas falacias, tratando de cargarle culpas a quienes no se crean esta versión. Precisamente el abogado de la señora Zulema Yoma, el Dr. Juan Gabriel Labake fue provocado al aire en un programa de un viejo sionista que además de tener como lema “toda la verdad”, es amigo del juez de la causa. Tal como si de un libreto se tratase, éstos sujetos impresentables que se muestran como periodistas imparciales hace mucho que no son creíbles, aunque  aparezcan en los canales de aire.

Las palabras de Menem que, hay que señalar, surgen como parte de una estrategia para desviar la atención de los verdaderos responsables de ese hecho, fueron rechazadas a su vez por su ex esposa Zulema Yoma quien había venido luchando en soledad para esclarecer la verdadera causa y encontrar a los verdaderos autores intelectuales de dicho hecho.  Es más, lejos de la maniquea versión que ha decidido implantar su ex marido y padre de Carlitos –y que coincide con la de la embajada de Israel-,  fue la única que llevó adelante investigaciones que pusieron en el tapete adulteraciones, incoherencias y entorpecimientos orquestados desde sectores del mismo estado y cohonestados por jueces federales nada imparciales.

Algunas hipótesis han determinado que para asesinar al hijo de un mandatario, se requiere de una amplia cobertura y de la necesaria cooperación de una estructura local; y mucho peor, tal como lo pudo advertir Zulema a lo largo de todos estos años, la existencia de una cadena de complicidades que se dieron en pleno del gobierno de Menem, se ocuparon de tratar de cerrar la causa a como fuese, incluso deshaciéndose de los testigos.  Fue por ello que sin rodeos, ante ésta verdadera injuria colectiva que tangencialmente atenta contra los musulmanes chiitas,  Zulema aseguro que con esta acusación Menem pretende ocultar información.

Para muchos Menem se tomo demasiado tiempo para venir hoy a asegurar con tanta premura  y seguridad que la organización chiita libanesa habría sido la autora de este crimen, encadenándola muy convenientemente a los atentados realizados previamente en Buenos Aires entre 1992 y 1994.  Demasiado inverosímil y hasta muy sospechoso ha sido el repentino golpe de memoria del ex mandatario quien, en medio de un juicio que tiene como centro a las responsabilidades que como presidente, ejecuto en la década de los noventas.  Para el abogado de la señora Zulema Yoma las palabras del ex mandatario son peligrosas e irresponsables y solo buscan embarrar la cancha.

Estas acusaciones bastante pasadas por agua, más bien se asemejan a las tendenciosas y exageradas acusaciones lanzadas desde sionistas locales contra Irán y Venezuela por la sospechosa muerte del fiscal Nisman que se ventilaron muy alegremente –y sin ninguna prueba- por los medios argentinos tratando de reinstalar la “pista islámica” tras  el evidente asesinato del funcionario judicial que encargado de la UFI-AMIA, oficiaba a su vez como “doble agente”.

Está claro que la argucia de Menem no es casual. Se da precisamente en medio de un gobierno que se identifica mucho con su otrora gestión y especialmente, por las amplias vinculaciones que existen hoy entre Tel Aviv y Buenos Aires que claramente exceden –y en mucho- el mero marco de relaciones diplomáticas y que parecen arrastrar a país a los dominios de la OTAN.

Es muy posible que con ello Menem en el poco tiempo que le queda de existencia –por sus 86 años- haya decidido buscar un rinconcito en el nuevo Status Quo que amenaza cooptar a toda la región y con ello, tratar de ganarse la impunidad ante los tribunales de justicia por sus recordados y réprobos actos de gobierno en la década de los noventa; ¿Acaso esperara un monumento?

Anuncios

“¿OPERACIÓN DE CONTRAINTELIGENCIA?”

carr

Una posible traición en el círculo más íntimo de la diputada Elisa Carrio puede dar al traste con su carrera y con las investigaciones sobre corrupción

Por Javier B. Dal

Así podríamos titular este particular episodio de la política nacional que se ha producido hace pocas horas y que han puesto en el centro de la escena mediática nada menos que a la diputada Elisa Carrio y otros funcionarios del estado nacional.   Con estridencia y mucho asombro se anunció que la justicia federal imputo a la diputada Carrio por el supuesto delito de “violación de secretos”  en el cual habrían participado toda una estructura de “inteligencia” albergada dentro de la misma cúpula de la AFIP desde donde e indebidamente se filtraban datos de impositivos de jueces, políticos, empresarios, sindicalistas y periodistas que luego eran ventilados mediáticamente por la enigmática diputada.

Según señalan los medios, un email anónimo conteniendo un detallado relato sobre la operatoria de esta estructura clandestina dentro de la AFIP que informaba a la diputada Carrio y que fue destinado a uno de los diputados del FPV desató el escándalo. Las fuentes relatan de que además del titular del AFIP Alberto Abad, se hallan involucrados el jefe de operaciones impositivas del interior  Jaime Mecikovscy, el titular de la DGI Horacio Castagnola y varios funcionarios más de dicho organismo.

Según algunos medios, la información que ventilo la existencia de este proceder clandestino se enmarcaba en la operatividad de una verdadera “Task Force” conducida  políticamente por Elisa Carrio. El término utilizado no parece casual ya que, es el que los británicos utilizan para denominar a sus grupos de tareas militares e inteligencia. El proceder de esta red dentro del organismo fiscal federal, no era para nada aficionado y contaba con una muy buena cobertura que le proporcionaba protección ante posibles filtraciones. Solo con un planeamiento anticipado y asesorado por expertos, pudo operar con total secretismo hasta que alguien decidió venderlos.

La aparición de ésta fuente anónima identificada como “CB”, se vino a dar en momentos que la nueva AFIP y sus titulares prestaban declaración contra los anteriores encargados del área, especialmente el renombrado Ricardo Echegaray imputado como orquestador de un sistema de protección impositiva para el ex cajero de banco avenido en empresario  multimillonario santacruceño Lázaro Baez. Y sobre esto mismo, no resulta nada sorprendente el anuncio de la muerte en circunstancias muy sospechosas de su ex socio Horacio Quiroga, quien tras haber declarado en algunos medios televisivos sobre las actividades de Baez y sus conexiones con Néstor Kirchner y Cristina Fernández, era el testigo más importante para los procesos en marcha.

Según la fuente, esta estructura recopilaba información de los estados patrimoniales e impositivos de todos estos personajes y procesados como expedientes o Dossiers eran entregados para el estudio y difusión de la Dra Carrio.  Ahora bien, por las precisiones de la fuente y sus detalladas descripciones de cómo funcionaba ésta verdadera célula de inteligencia dentro del AFIP, algunos estarían señalando como orquestadores detrás del anonimato ni más ni menos que a una agencia de inteligencia o incluso una rama paralela de la AFI.

Sin dudas de que las actividades de la diputada Carrio habían venido siendo esclarecedoras y a su vez, devastadoras para varios funcionarios del pasado gobierno del FPV y de varios sectores del estado. Las investigaciones y sus declaraciones habían venido molestando no solo a los funcionarios K que hoy se hallan procesados sino también, a muchos de sus propios colegas de CAMBIEMOS y de algún sector de la prensa nacional que no quieren agitar el avispero ya que como dice el dicho “el que tiene cola de paja tiene miedo que se le arda”. No olvidemos que a lo largo de los doce años de total impunidad, muchos radicales, socialistas y hasta incluso “peronistas de la primera hora” habían vendido sus banderas al Kirchnerismo conociéndose como los “radicales K”, “socialistas K” etctect.

Las indagaciones de Carrio estaban molestando más de la cuenta, incluso más allá de lo permitido por sus aliados en Washington y Tel Aviv que vieron con satisfacción sus pasadas actividades de investigación y difusión de los casos de corrupción del gobierno de Cristina Fernández teniendo como especial interés, el endilgar la muerte del fiscal Alberto Nisman a Irán.  Pero incluso para ellos la señora ha ido más allá de lo que conviene.

 

Para algunos, -aunque esto fuera muy raro- se trataría de facciones K que leales al “proyecto”, buscan vengarse de la temible diputada. Para otros una operación urdida por elementos de la ex SIDE que pertenecían al riñón de la CAMPORA y que tras ser lanzados de sus puestos por el gobierno entrante, operan desde la clandestinidad para desestabilizar al gobierno de Macri.  Para otros, estaríamos ante una verdadera operación de contrainteligencia y de la cual simplemente la señora diputada, ha sido víctima de una traición ejecutada calculadamente por quienes diseñaron este esquema de inteligencia que funcionaba a la sombra y paralelamente de la Administración Federal AFIP. La pregunta que habría que hacerse y de la cual, solo Carrio y sus cercanos tienen la respuesta es ¿Para quiénes trabajaba en estas indagaciones y quiénes la financiaba?