Demandan al Gobierno de EE.UU. por la ayuda ‘ilícita’ al Israel nuclearizado

El demandante es un grupo investigador que quiere bloquear la ayuda que se presta de año en año a Israel, que desarrolla clandestinamente un programa nuclear bélico.

El Instituto de Estudios de la Política en Oriente Próximo, una organización no gubernamental con sede en la capital estadounidense, ha presentado una demanda ante la corte federal del Distrito de Columbia con la que busca poner fin a la asistencia financiera y técnica que se presta al Gobierno de Israel. Esta práctica, sostiene el demandante, contribuye al programa clandestino israelí de elaboración de armas nucleares, algo que prohíben las leyes de EE.UU.

La condición de Israel de potencia nuclear no reconocida y no firmante del Tratado de No Proliferación Nuclear excluye el nivel actual de colaboración con ese país. La causa es la enmienda Symington y Glennen a la Ley de Asistencia Extranjera de 1961, que prohíbe suministrar o prestar cualquier ayuda a un país nuclearmente armado si no firma dicho acuerdo internacional.

El Gobierno israelí se niega a confirmar o desmentir las informaciones sobre el almacenamiento de entre uno y dos centenares de ojivas nucleares. Sin embargo, estos datos se consideran un secreto a voces tras una serie de revelaciones de los científicos implicados en el programa nuclear israelí a diversos medios de comunicación y algunas agencias de inteligencia.

“La demanda no tiene que ver con la política exterior. Tiene que ver con el imperio de la ley, el poder presidencial, los límites estructurales de la Constitución de EE.UU. y el derecho del público a entender las funciones del Gobierno”, explicó el autor del documento, Gran F. Smith, director del mencionado instituto. En una presentación audiovisual de su iniciativa, la propuso percibir como una “petición informada” que busca que las autoridades rectifiquen y observen la ley.

El sitio web de la organización señala que los planes de incrementar los volúmenes de la polémica ayuda los impulsaron a presentar la demanda. Esta apunta al director de la CIA y a los secretarios de los departamentos de Defensa, de Estado, del Tesoro, de Energía y de Comercio, además de al presidente Barack Obama como parte demandada.

“LA GUERRA QUE VIENE”

 

Hasta dónde llegará el juego sucio de Washington y sus aliados de la OTAN  en sus ambiciones por tratar de contener a la Federación rusa ?

Por Charles H. Slim

g1

 

 

Sin lugar a dudas, que  tras el fracasado intento de golpe de estado orquestado por EEUU en Turquía, ha quebrado las relaciones entre Ankara y Washington, llevando a que el gobierno del entonces títere de la OTAN el premier Tiyip Erdogan, se diera vuelta  para acercarse y estrechar relaciones con la vecina Rusia lo que ha representado un golpe con dos efectos contundentes: el claro fracaso de la Casa Blanca y un rutilante éxito para el Kremlin.

Pero esto es solo lo que se puede ver en la superficie. Incluso como hemos visto, las purgas que aun continúan a lo largo y ancho de Turquía, han convertido al partido AKP de Erdogan en una especie de “Partido único” que obliga a todos los elementos del estado e incluso a sus ciudadanos, a alinearse sin discusiones con lo que el gobierno dispone en cada momento de su gestión. Para colmo de males, existe un amplio convencimiento en la opinión pública de que sin dudas,  los norteamericanos estuvieron implicados detrás del conato, lo que se puso de manifiesto con masivas protestas populares ante la embajada en la capital turca y el cerco policial de 17000 efectivos instaurado en los alrededores de la base de la OTAN en Incirilik, supuestamente a la espera de órdenes para detener a oficiales extranjeros implicados.

Tanto para la Casa Blanca como para el Pentágono la situación no podría ser más adversa y para justificarse, no han hallado mejor chivo expiatorio que al mandatario ruso  Vladimir Putin como el “master mind” detrás de esta situación. Incluso, tras haberse revelado que el Kremlin por canales reservados, había alertado al gobierno turco de un posible atentado en contra de Erdogan –algo que existió y fracaso- los medios adictos a la propaganda estadounidense, se encargaron de calificar dichos trascendidos como falsos.

Tal cual a su tradición y como forma de acompañar a las posturas gubernamentales,  los medios editoriales claramente alineados a los “Halcones del neocon” y los sionistas del Congreso, no dudan en fabricar sus hipótesis con sabor a cierto que pintan una realidad turca en la cual, “todo ha sido orquestado por la mentiras de Rusia” (v.https://www.foreignaffairs.com/articles/turkey/2016-08-11/russia-and-turkey-make-nice ).

De esta manera acuden a todo tipo de argucias, con las cuales tratan de sembrar las dudas ante una situación que para mal que les pese, ha quedado más que reveladora a la vista de los mismos turcos y podríamos decir también, de los mismos militares turcos que tarde, se vinieron a dar cuenta que han sido usados por Washington para  tratar de detener a un Erdogan que se había salido del carril y que puso en evidencia su rebeldía.

 

 

g2

Si hay algo positivo que se puede sacar de todo esto, es que Erdogan y los ciudadanos turcos han aprendido la lección de que no se puede confiar en los “aliados” occidentales y que tras años de un abyecto servilismo a favor de la OTAN sin conseguir mucho a cambio, igualmente pretendieron tirarlo al bote de la basura; no puede haber otra actitud ante semejante muestra de ingratitud que abandonar éste selecto club que durante décadas, trataron a la Turquía musulmana como socio indeseado en una organización de gobiernos cristianos con trasfondo sionista. Pero como se sabe muy bien, quien trata de abandonar a la mafia, las consecuencias no pueden ser otras que la eliminación.  Precisamente y por el miedo que secreta y claramente alberga en la persona de Erdogan y sus cercanos, ha extendido el periodo de emergencia interna para borrar de la estructura del estado, cualquier foco de disidencia que amenace a su autoridad aunque también, ello servirá para alimentar a la variada oposición interna para resistir a semejante tirano.

Sobre éste último punto, hay que recordar que Ankara ha venido trabajando con mucha impunidad en sus operaciones conjuntas con la CIA, para sustentar al “Daesh” tanto en Siria como en Iraq lo que, ante estas nuevas circunstancias,  esos planes podrían verse pospuestos o definitivamente terminados ya que,  con el claro acercamiento a Rusia, se redefinen los objetivos geopolíticos de Turquía apostando a los beneficios que pueden surgir de la cooperación con la potencia vecinal. Muestra de ello ha sido el cierre de los pasos fronterizos con Siria por donde se “colaban” armas, mercenarios y material sanitario destinado a las bandas armadas apoyadas por  la CIA como “Jabbat Al Nusra” y supuestos grupos de militares rebeldes sirios que entrenaba en campamentos secretos en el sur de Turquía. Tras el fallido golpe se duda de que esta infraestructura siga en pie e incluso se duda de que los asesores de la CIA puedan seguir en el área.

Pero debemos entender que esto no será tolerado por Washington y pronto comenzaremos a ver violentos episodios de “terrorismo” en suelo turco tanto de “Daesh” como de células de agrupaciones kurdas que harán intolerable la vida política de Erdogan y Cía.  Sin dudas, que el jefe de la “Agencia”  John Brennan, tiene en estos momentos sobre su despacho, un dossier sobre las “operaciones en Turquía” y reunidos con sus jefes de operaciones evaluaran los pasos a seguir en estas inesperadas  circunstancias.

 

 

g3

Han sido muchos años de estrechas relaciones con los servicios de inteligencia de EEUU y con seguridad, la CIA tiene una tela de araña muy bien tendida dentro del país para poder orquestar carnicerías como las que han sacudido a Bagdad desde el 2003 o las que fracasadamente trataron de implantar en Damasco.  Sin dudas que con la llegada de Hillary Clinton a la Casa Blanca,  habrá garantías de que la política exterior en la región retomara el impulso belicista que tanto ambicionan los poderosos  intereses vinculados a la gigantesca Corporación militaro-industrial estadounidense que tiene una decisiva influencia en la agenda geopolítica externa norteamericana y que, de la mano de las agencias de inteligencia, proporcionan los escenarios y las condiciones adecuadas para generar ganancias a costa del caos.

Por lo pronto, las consecuencias de pretender deshacerse del innecesario Erdogan son aún difíciles de predecir.

Pero si hay un sector que se ha visto harto complicado, es sin dudas el ejército el cual, hasta antes del 16 de julio pasado, era el segundo más poderoso de la región y la garantía musulmana para los intereses de la OTAN.  Hoy por hoy, se halla en situación de depuración ideológica lo que ha causado miles de detenciones, bajas y procesos de investigación sobre cada uno de los hombres que lo componen.  Algunas fuentes revelan que a tal grado ha llegado la purga en el ámbito castrense que sería muy difícil para Turquía movilizar una fuerza de combate para defender sus fronteras. La situación de la marina se halla en un verdadero misterio ya que aún no se ha logrado establecer con certeza la suerte de los catorce buques que huyeron de sus puertos con rumbo desconocido.  Con este panorama, Turquía se halla claramente indefensa y sin un comando coordinado que organice las operaciones. Y las razones para ello son claras, la mayoría de los generales, almirantes y comandantes de la fuerza aérea han sido arrestados y los escalafones de oficiales intermedios también se hallan en similares situaciones.

En el ámbito de la inteligencia militar las cosas no parecen haber variado ya que según algunas fuentes reservadas, las fuerzas de seguridad policial y del MIT han puesto en marcha ingentes operativos para detener a los oficiales de dicha rama militar que a diferencia de los demás, se ha vuelto una tarea muy dificultosa.  Muchos de estos elementos se hallaban en operaciones en apoyo a los mercenarios en Siria y algunas fuentes señalaron que al momento de enterarse del fallido golpe, dejaron sus puestos en Alepo y Raqqa sin conocerse actualmente su paradero.

 

 

g4

Otro punto muy delicado es la situación del arsenal de ojivas nucleares de la OTAN en Incirilik, que tras el fallido golpe ha quedado prácticamente desguarnecido, según algunas fuentes. La situación de esta unidad militar, la más estratégica de la Alianza Atlántica en las fronteras del sur de la Federación rusa parece muy compleja ya que sus comandantes han sido acusados de haber estado implicados en el fallido golpe y por ello, su jefe trató infructuosamente de obtener asilo en EEUU.  Con la visita que realizo el mandatario turco a San Petersburgo para reunirse con su par ruso, quedó en claro que las relaciones entre Washington y Ankara tienen las horas contadas. La participación de  altos cargos militares a cargo de la base en Incirilik en la intentona,  llevaron a que el mismo Erdogan señalara como cerebros detrás de escena a los EEUU y en particular al Comandante del Comando Central de EEUU general Joseph Votel lo que no ha despertado comentarios en el Pentágono ni en la Casa Blanca.

Igualmente y por lo visto en las últimas horas, los planes de Washington por desestabilizar la región no tienen pausa y pese a no contar ahora con Turquía para sus operaciones, parece haber decidido que le devolverá gentilezas al inoportuno Vladimir Putin que tras la visita de Erdogan, ha declarado las buenas perspectivas para la reconstrucción de las relaciones bilaterales.  Aunque la situación de Turquía ya parece no servirle para sus propósitos contra Rusia,  se ve con claridad que hoy por hoy los norteamericanos han redoblado su confianza al títere gobierno de Ucrania, quien casualmente en las últimas semanas ha venido incrementando sus presiones militares contra las poblaciones del Donbass poniendo en evidencia, de hasta donde es capaz de llegar el gobierno de Poroshenko para concretar los planes de Washington. Para peor,  hace unos días, un grupo de operaciones especiales de la inteligencia ucraniana fue  pillado vergonzosamente por el servicio de inteligencia FSB ruso en pleno progreso para la orquestación de planes terroristas en Crimea (v.https://actualidad.rt.com/actualidad/215862-agente-ucrania-crimea-planear-bomba-aeropuerto )

 

En medio de este escándalo han comenzado las preguntas molestas con respuestas embarazosas y en las cuales se revelaran las claras y sospechadas injerencias de las agencias de inteligencia occidentales, que a su vez solo podrían haber actuado con el permiso de sus respectivos gobiernos llámense Washington, Londres, Alemania y porque no, Tel Aviv.  El problema es que es muy posible que para tratar de desviar este nuevo escándalo que vincula a las agencias occidentales en conjunto con las ucranianas en el uso de tácticas de terrorismo contra objetivos civiles en Crimea, además de la inestabilidad  que comenzara a verse en Turquía, se desate un frente bélico en las aguas del Mar Negro próximas a la Península, donde hay que recordar hay desplegada una fuerza naval de la OTAN en constante actitud de hostigamiento.

“MAS INESTABLE QUE NUNCA”

A pocos meses de que Obama abandone la Casa Blanca, pocas son las cosas que han cambiado en la política exterior estadounidense y sus consecuencias se ven claramente en Aganistán

Por Charles H. Slim

aa1

A medida que se acercan las elecciones en los Estados Unidos, las cosas se van poniendo más feas en aquellos lugares donde las tropas estacionadas, tratan de cooptar de una vez por todas a las sociedades orientales que han invadido. Nos referimos en este caso a lo que viene sucediendo en Afganistán, lugar que fue invadido en 2001 por orden del entonces presidente George W. Bush que bajo la excusa de los ataques del “11/S”, trataron de eliminar a sus antiguos socios, nada menos que los “Talibán”.

Oh sí, así es; el talibán pudo nacer gracias a la participación de la CIA y de sus colegas del Pentágono en proporcionar todos los elementos necesarios para poder operar contra la Unión Soviética allá por finales de la década de los setentas y que continuo con todo furor hasta casi mediados de los ochentas, perdiéndose el rastro de lo que había pasado con aquel programa de insurgencia que llamaron “La Base” en árabe “Al Qaeda”.  De esas colaboraciones, se destacaron los sauditas quienes además de proporcionar las rutas de dinero y los asesores religiosos para formar a los “Yajid” al estilo “Wahabi”  para los muyajedin en los campamentos de entrenamiento dirigidos por la CIA en Pakistán, quienes luego pasarían a operar en Afganistán. Fue en estas colaboraciones donde saldría el joven Osama bin Ladem, un aventurero y multimillonario hijo de una poderosa familia petrolera saudita que a su vez, era socia de la familia Bush y que en las jornadas del 11 de septiembre del 2001, pudieron  salir de Estados Unidos cuando regia una prohibición de vuelos.

Lo que los medios estadounidenses como “The Washington Post”, “The New York Times” entre otros presentaron allá por mediados de los ochentas al Talibán como los “luchadores por la libertad contra la invasión soviética” desde el 2001 no solo se olvidaron de sus propias editoriales sino que incluso, tratan de reescribir la historia con supuestas posiciones políticas que en realidad jamás tuvieron.

 

aa2
Pero volviendo a lo que pasa hoy por hoy, a casi quince años de aquella invasión, Afganistán sigue estando tan miserable como lo estaba antes nada más que, con la ocupación estadounidense,  las necesidades y la pobreza se maquillan con mucha escenografía colorida, tráfico de drogas, prostitución y pederastia manejada por mafias ligadas al gobierno corrupto por la que los “salvadores de la OTAN” pagan muy buenas sumas de dinero.Pero en la política estadounidense, las cosas son así. Un día los necesitas y al otro los tiras a la basura y eso fue lo que Washington trato de hacer con el Talibán –como en realidad acostumbra hacer con cualquiera con los que se asocia- al tratar de arrebatarles el control de las cuencas vírgenes de gas y carbón que existen a lo largo del territorio afgano, con un plus muy lucrativo para financiar la “caja negra” de la CIA como es la industria de la heroína que surge de los extensos campos de cultivos del Opio. Sobre esto, ya no existe el más mínimo escrúpulo por parte de los norteamericanos por negar estas intensiones.

A pesar de los decorados y de las coloridas marquesinas occidentaloides que lucen en algunas zonas de Kabul, la inseguridad y los ataques sorpresa del Talibán no dan tregua a los invasores y a las fuerzas colaboracionistas que son sorprendidas en pleno centro de la capital.  ¿Qué ha mejorado la irrupción y presencia de las ISAF en la región? A la vista de los años de ocupación y de un gobierno archi-corrupto colocado por Washington, se puede asegurar que nada.

Uno de los últimos episodios de la realidad que azota al país asiático, fue el osado ataque de un comando Talibán a un complejo de trabajadores extranjeros en Kabul que causó una verdadera conmoción que llegó hasta el salón Oval en  La Casa Blanca. El complejo NorthGate, ubicado al sureste de la capital, fue sorprendido por la detonación de una camioneta cargada de explosivos que no llego a dañar la infraestructura del complejo y sus atacantes lograron ser eliminados por las fuerzas de seguridad pero el mensaje era alto y claro: “La lucha no ha terminado”.

El Talibán ha venido golpeando objetivos norteamericanos y de británicos en plena capital, reivindicando sin tapujos cada uno de ellos. En medio de estos actos, se han colado supuestos ataques del ISIS, quienes desde hace un año hicieron su “mágica” aparición en el escenario afgano para atacar al Talibán y matar a civiles inocentes, algo que no concuerda con las tácticas de la resistencia afgana. Según fuentes de inteligencia del Talibán y de agencias orientales, detrás de la franquicia del ISIS están nada más ni nada menos que las manos de la CIA, que ha venido fracasando en sus intentos por crear un escenario similar al creado en Irak, donde mediante la inyección de elementos de “Al Qaeda”, trataron de desgarrar la cohesión de la resistencia iraquí mediante supuestos enfrentamientos dentro de su seno y bestiales crímenes contra civiles.

Desde el 2010 y bajo la egida del secretario de estado Hillary Clinton,  los programas secretos de mercenarios islamistas abrieron un nuevo capítulo en el desarrollo de un actor que superaría a “Al Qaeda”  que tendría base en una Libia destruida.  Pero incluso mucho antes, según la revelación de miles de correos electrónicos por el odiado Julian Assange que exponen los contactos con grupos irregulares y sus planes para operar contra el gobierno de Gadafi       ( v http://www.democracynow.org/2016/7/25/assange_why_i_created_wikileaks_searchable ) Hillary Clinton tuvo allá por comienzos de la década de los noventas, una participación indirecta con empresas como la constructora “Lafarge” que trabajaban con la CIA para financiar a los grupos extremistas como ISIS.

 

 

aa3

Las últimas filtraciones sobre las actividades de Clinton en sus funciones, han llevado a que pese a que la justicia le “borró” desvergonzadamente su record criminal,  los electores demócratas norteamericanos ya le hayan bajado el pulgar y no están dispuestos a tolerarla como una posible presidente. Si esta corrupta funcionaria llega al poder, el país deberá prepararse para más guerra y más inestabilidad, tal como ya se advierte en Libia, Siria y Afganistán.

La dinámica parece repetirse en forma calcada y los afganos ya se han dado cuenta de ello. A pesar de que estas células del ISIS han logrado asesinar algunos lugartenientes Talibán,  esta organización ha pensado rápido y no ha caído en los engaños que dichas tácticas pretenden lograr.

Observando lo que sucede en Siria actualmente, se han podido hallar patrones semejantes que llevan a señalar con meridiana claridad, la sospechada complicidad de EEUU en la supervivencia del “ISIS” en los campos de batalla e incluso, de cubrir sus retiradas cuando no les ha quedado más opción ante los avances de las fuerzas árabes sirias que con el apoyo aéreo ruso les significaba la segura aniquilación.  Tal como lo señalan enjundiosos análisis de expertos internacionales, EEUU se ha abstenido sistemáticamente de atacar a las organizaciones como “Al Nusra”-filial siria de Al Qaeda-  y el “ISIS” por el simple hecho de que, son funcionales a sus planes que se vinculan con destruir al gobierno sirio laico y nacionalista. (v. http://www.globalresearch.ca/allying-with-political-islam-washingtons-tactical-alliances-with-al-qaeda-and-isis-in-syria/5536306 )

En este sentido el desenmascaramiento sobre el involucramiento de la CIA y otras agencias de inteligencia en apoyar a las diversas células de “Al Qaeda” que mediáticamente se disfrazan con eufemismos tales como “rebeldes”  o los llamados “desertores” que conforman el “Ejército Libre Sirio” , ha puesto en una encrucijada sin perspectivas para una solución a medida de los intereses norteamericanos.  Ha sido por ello que se han venido viendo acciones desesperadas ( y evidentes) por  abrirles paso a sus “rebeldes” para que puedan sobreponerse a las aplastantes ofensivas que encabezan los rusos.

De esta manera, Washington ha ido continuadamente contra la ley internacional e incluso contra las mismas resoluciones del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas  que llaman a redoblar esfuerzos para reprimir y combatir las acciones de las agrupaciones terroristas que operan en la región. Igualmente y con una total impunidad, se ha ido viendo como además de no cumplir con nada de ello, ha tratado traspolar esa dinámica del “Daesh” a los escenarios afganos donde aparentemente se han topado con una realidad muy diferente a la que existe en los escenarios árabes de la Mesopotamia, lo que ha entorpecido en su principal objetivo que es, el de crear la confusión entre las filas Talibán.

 

En el operar de estas células del ISIS, se puede detectar aquella misma esquiva tendencia a no atacar a los norteamericanos y centrar sus acciones sobre civiles y de ser posible, contra musulmanes chiitas. Tal como lo han advertido en Libia, Iraq y Siria, esta supuesta organización islámica es un gran embuste elaborado por cerebros que nada tienen que ver con los árabes y menos aún con el Islam. Sin lugar a dudas, los engaños de los maestros del caos que están detrás de esto, no han surtido efecto sobre los simples combatientes de sandalias y Chapán que no buscan mejor recompensa que –voluntad de Alá mediante- lanzar a los invasores de sus tierras.