“ISLAM WAR II”

INTERNACIONAL

 

Las primeras medidas de la Casa Blanca parecen orientadas a la separación de comunidades, la segregación de naciones por confesión siendo los principales blancos los musulmanes ¿Prepara Trump una nueva cruzada contra el Islam?

Por Charles H. Slim

 

tt

La primera gran guerra lanzada por el ala necon y sus aliados sionistas en 1991 contra el mundo islámico y contra todos los musulmanes llegó a su apoteosis con la invasión de Afganistán en 2001 y de Iraq en 2003 que solo cambio en su intensidad pero no se detuvo con la llegada de Barak Obama a la Casa Blanca en 2008 que además de extender sus acciones contra poblaciones en Libia, Pakistán y Yemen,  podría decirse que a partir del 2012 quedo empantanado en Siria con sus frustrados planes de “balcanizar” al país árabe y a la península arábiga entera.

Ahora con la llegada a la presidencia de Donald Trump, parece que irá cumpliendo con cada una de sus promesas, en especial con aquellas que –curiosa y contradictoriamente- llenan las expectativas del denominado Stablishment político de EEUU, de Gran Bretaña y por supuesto de Tel Aviv.

Según algunas encuestas dentro de los EEUU, un tercio de la población apoya las políticas segregacionistas contra los musulmanes y prácticamente todo el arco político de los republicanos lo apoyan entusiastamente, entonces ¿Qué diablos ha cambiado con la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca?  

Por lo pronto, las primeras acciones de su administración ya esbozan como será la situación con los musulmanes. Más de cuarenta personas fueron asesinadas en Yemen por un “exitoso”  ataque –según el mismo Trump- contra supuestos militantes de “Al Qaeda”, algo que jamás se comprobara. En Quebec, Canadá, un conveniente ataque en el Centro Cultural Islámico de la ciudad era escenario de un supuesto ataque “islamista” que se produjo casualmente un día después que el primer ministro Justin Trudeau le respondiera a Trump que “aquellos que huían de la persecución el terror y la guerra…serían bienvenidos a Canadá”.

Para los algunos analistas de la CIA, se había tratado de una casualidad y que ello era parte de la llamada “guerra civil entre chiitas y sunitas”, un embuste que en el mundo árabe-islámico además de no ser creíble es inexistente y que fue implantado por los norteamericanos y muy bien matizado por los medios anglosajones tras la invasión a Iraq.

Los musulmanes volverán a ser el centro de las sospechas pero esta vez, no habrá distinciones entre sunitas o chiitas ya que en la realidad el acendrado odio que existe en las elites políticas anglosajonas a los árabes en particular y los musulmanes en general es tan antiguo como la fundación del estado de Israel. No hay que olvidar que la violencia que occidente llevó al Medio Oriente y al centro de Asia  beneficia ampliamente a los intereses israelíes quienes ven como muy conveniente que las poblaciones árabes migren para despejar vastos espacios territoriales que Tel Aviv sin dudas ambiciona ocupar.

Estas renovadas políticas segregacionistas que han venido siendo alimentadas por los medios anglosajones, han sido aplaudidas de pie por las organizaciones sionistas y ampliamente apoyadas por los lobbies pro-israelies que gravitan en los asuntos de política exterior de la Casa Blanca.

Pero si hay una medida que desata la algarabía de Tel Aviv es sin dudas el decreto firmado por el presidente Donald Trump de “prohibir el ingreso a los ciudadanos iraníes a los EEUU”, algo que a los ojos del sionismo es una señal de que habrá seguras oportunidades de lanzar el tan ansiado ataque contra Irán.

Una clara señal del regreso de una política agresiva y peligrosa para los derechos humanos de los musulmanes alrededor del mundo se complementa  con la designación del nuevo jefe de la CIA, Mike Pompeo, un ultra conservador perteneciente al nada menos que el “Tea Party” cuya ideología racista comulga armónicamente con sionistas recalcitrantes como Ashton Sheldon,  Avigdor Lieberman y el mismo Benjamín Netanyahu.

Ello no quiere significar que la era Obama haya estado limpia de violaciones a los derechos humanos y en especial contra los de musulmanes de Afganistán, Pakistán, Iraq, Yemen y Siria. El hasta hace poco director de la CIA John Brennan no tuvo ningún escrúpulo en ordenar en dichos países, operaciones de asesinato utilizando Drones armados controlados a distancia, articular ayudas encubiertas a los embustes “yihadistas” como “Al Qaeda” y el “Daesh” en Siria o la de continuar –pese a la orden ejecutiva 13491- con las torturas y las ejecuciones usando mano de obra tercerizada (http://www.principiamarsupia.com/2014/12/10/12-salvajadas-de-la-cia-en-el-informe-sobre-torturas/).

 

t2
Sin lugar a dudas todo eso solo había sido una gran charada, con la cual el gobierno de Obama y sus comités del senado tratarían lavarse las manos ante una oleada de acusaciones y de descredito que llegaban desde los cuatro puntos cardinales. Incluso actualmente si se buscan los documentos que “presuntamente” se habían hecho públicos en aquella ocasión, hoy no pueden ser hallados en el servidor oficial del Congreso de los EEUU (Cfr. Intelligence senate. Gov.https://www.intelligence.senate.gov/study2014/sscistudy1.pdf )En ese sentido no hay que olvidar que el entonces candidato Trump había afirmado su apoyo al uso de la tortura coincidiendo con una encuesta realizada por la ABC NEWS que mostraba que una buena franja de la población estadounidense era partidaria de estas abominables prácticas. Y qué decir del informe del Senado producido por el Comité de Inteligencia reflejado en una pobre investigación sobre Torturas y abusos de unas 5000 páginas que a pesar del número de  documentos citados, muchas fuentes aseguraron que los más importantes y graves habían sido obviados.

A todo esto y como corolario, la administración Obama se va dejando un nefasto record en gasto militar, más cabezas nucleares puestas en servicio, provocación de miles de muertes y países destruidos por sus intervenciones ¿Cómo pueden explicarse todas estas crasas contrariedades con aquellas empalagosas promesas de campaña? Simplemente no se pueden explicar.

Dentro de este marco social y de la idiosincrasia de los EEUU, no hay que asombrarse de los políticos que tienen ni menos aún de sus funcionarios de inteligencia y militares que se han criado  bajo una venenosa educación racista y repleta de engaños.  La designación de Trump como presidente y el gabinete que lo acompaña es la continuidad de una política de odio que nada bueno puede traer para la paz del mundo.

En este sentido un jefe de la CIA como Mike Pompeo es el preludio de muchas arbitrariedades y del incremento de la inseguridad contra los derechos de las personas no solo estadounidenses, sino también contra cualquiera que además de no ser cristiana, se manifieste en contra de las repugnantes políticas y sus criminales resultados.

Calificado como un “extremista radical cristiano” que considera al Islam como una amenaza y que es necesaria la guerra entre el Islam y el Cristianismo, ha dejado entrever que es partidario de prácticas de torturas como el “submarino” tan usada desde el 2001 por las agencias de inteligencia como los militares contra sujetos acusados de terrorismo, preferentemente musulmanes.

La designación de este funcionario con claras tendencias fanáticas, coloca a los EEUU en el sendero del cual supuestamente Trump había criticado en campaña, pudiendo desatar una nueva y  mucho más cruenta espiral de violencia, persecución y muerte que opaque las masacres colectivas que EEUU llevo adelante contra Iraq, Somalia, Afganistán, Libia, Yemen y Pakistán.

Tal como suponían muchos, tanto Trump como Pompeo parecen que seguirán el libreto de la “lucha contra el terrorismo” ignorando el embuste que representa tanto “Al Qaeda” como el “ISIS” que son, tal como el mismo Trump lo dejo claro en campaña, dos activos de la CIA para justificar la supuesta amenaza a la seguridad y permitir las intervenciones en el exterior.

Asimismo, viendo este panorama, queda en claro que la designación del general James “perro loco” Mattis no es para nada casual. Con un amplio record de crímenes contra civiles en Iraq, Mattis es también un empedernido islamofobo que considera a los musulmanes como un peligro a erradicar.

En este mismo contexto y de acuerdo a las políticas de ingreso restrictivo a la Unión, los musulmanes, árabes de países como Libia, Iraq, Somalia o Siria, por su condición de tales verán prohibida su entrada y solo ser permitiría el ingreso a aquellos ciudadanos de esos países que acrediten ser cristianos  y por supuesto “amen a América” (Globalresearch.ca. http://www.globalresearch.ca/trump-bans-muslims-from-entering-the-united-states-launches-holy-war-against-radical-islam/5570770 )

DEFENSA Y SEGURIDAD

“MIG-29 EN CAMINO”

En una aparente muestra de sentido común y pragmatismo político, Buenos Aires pareciera haber tomado el toro por las astas y comenzado gestiones serias para la adquisición de 15 cazas de combate de origen ruso

Por Charles H. Slim

 

mig291

La situación de las FFAA y en especial de la Fuerza Aérea Argentina no daban para más y en ese sentido habíamos venido explicando la necesidad imperiosa que requería una reestructuración seria y profunda del área de defensa teniendo en cuenta la compleja realidad geopolítica y geoestratégica internacional  que no perdona ni a débiles, cándidos e improvisados (PEP. https://pensamientoestraegico.blogspot.com.ar/2015/11/en-debate-justo-tiempo-se-frustra-la.html )

Para cuando Macri asumió la presidencia la situación del área de la defensa era lamentable. La década “ganada” de los K, solo dejo devastación y abandono en el tema evidenciando una severa ignorancia y la ausencia de un proyecto de país a futuro. 

Particular caso era y sigue siendo el de la Fuerza Aérea, una de las más reconocidas en la historia del siglo XX tras haber probado en 1982 la capacidad –tanto individual como colectiva- de sus hombres quienes con voluntad, pericia y heroísmo pudieron pilotar aviones tan vetustos como los “A-4Q” de fabricación norteamericana o los “Mirage- III” de fabricación francesa, para atacar con armas no aptas para la guerra naval a una de las flotas más modernas de la OTAN como era por aquel entonces, la “Real Flota Británica”.

 

a4q

En aquella guerra por Malvinas, las islas Sandwiches y Georgias del sur, en algunos casos el sacrificio de los pilotos argentinos llego a extremos impensados. Ante la falta de la tecnología que pudiera compensar los novedosos recursos con los que contaban los ingleses, los pilotos argentinos llegaron a volar a un metro al ras del agua dejando inútiles los sistemas de misiles “Sea Cat” que habían sido instalados apenas unos meses antes en varios de los buques de la flota. Incluso, para tratar de ser certeros en sus ataques con las bombas para blancos terrestres, los pilotos argentinos llegaron a pasar por entre medio de las antenas y los radares de los buques británicos dejando estupefactos a los marinos de su “graciosa majestad”.

 

mig292

A pesar de la experiencia y de los excelentes recursos humanos, los gobiernos pasatistas, enceguecidos por sus intereses partidocráticos,  dejaron de lado la profundización en el estudio de aquel conflicto y de las carencias tecnológicas que había que compensar, abandonando a los combatientes y desentendiéndose de cualquier tipo de estudio dirigido a la reestructuración de las FFAA para el futuro.  

Las características geográficas hacen del país, un escenario que debe ser atendido por una determinada y precisa planificación que además involucre determinados elementos que respondan a las necesidades que el país necesite proteger. Durante décadas hemos estado viendo como esos intereses habían sido abandonados a su suerte dejando de lado obviamente políticas de desarrollo coherente en el tea de la defensa y en un compromiso serio de cómo abordar un tema que no es para cualquiera.La dimensión territorial de Argentina presenta unas necesidades particulares para su eficaz y rápida defensa, siendo sin dudas el arma más importante para conjurar una amenaza en ciernes, tener disponibilidad de una potente y rápida reacción aérea que llegue inmediatamente al sector que presenta una amenaza tanto a la seguridad como a la integridad territorial del país.

La realidad se impone y la política de la mojigatería presumiblemente se ha terminado. 

El país requiere que el área de defensa pase a estar ocupado por planteles de argentinos, tanto personas individuales como empresas que se hallen comprometidas con el desarrollo a largo plazo de un sistema defensivo dinámico, eficaz y moderno que vaya más allá de los gobiernos de turno y se mantengan al día en la tarea de saber y mantener afilada la defensa estratégica del país.

En ese sentido, Londres sabe muy bien que si Argentina rompe con esa dependencia política y tecnológica, Argentina se convertiría en una potencia regional en tan solo quince años y eso para la lógica del Foreing Office no debe pasar nunca. Asimismo se sabe que Gran Bretaña tiene sus hilos enganchados en varios asuntos internos de la región que buscan mantener un estado de caos de baja intensidad especialmente, manipulando el tema aborigen –especialmente de los Mapuches- con apoyos que obviamente se efectivizan con agentes locales.

Igualmente y pese a las cercanías políticas que se sintonizan entre el gobierno de Mauricio Macri y Londres, parece que ha primado el sentido común y el pensamiento pragmático que se refleja en las tratativas que se han venido gestionando entre el Ministerio de defensa argentino con el Servicio Federal de Cooperación Técnico Militar (FSMTS) de Rusia, para la posible adquisición de unos 15 aviones de combate MIG-29KR.

 

 

m35
Solo se vio un timorato y fallido intento de acercamiento de Buenos Aires con Moscú en las postrimerías del gobierno de Cristina Fernández que al final quedo en la nada. El trascendido fue confirmado por el mismo director adjunto del FSMTS Anatoli Punchuk, quien en medio de la presentación de los nuevos modelos del MIG-35 que se realizó el jueves 26 de enero pasado en Lujovitsi a las afueras de Moscú, dejo entrever que “Argentina había solicitado un presupuesto para la adquisición de 15 aviones MIG-29, por lo cual estaban evaluando la respuesta correspondiente”. De confirmarse esto, revelaría un salto cualitativo en el estado de la Fuerza Aérea y una decisión política  inteligente que no se veía hace más de dos décadas.

Incluso y como muestra de la carencia de visión estratégica y de conocimientos sobre la realidad aeronáutica global, aquel gobierno estuvo a punto de ser literalmente estafado con la oferta de chatarra israelí que de no haber sido por la oposición de un alto oficial de la Fuerza Aérea, el país habría tirado millones de dólares a la basura.

Ahora bien. Con la posibilidad de adquirir estos MIG-29, Argentina debería complementar su sistema de defensa y vigilancia aérea que también es prácticamente inexistente. Tal cual lo habíamos señalado anteriormente, los sistemas de radar de alerta temprana rusos –en su extensa variedad- han demostrado una gran eficacia en detectar acciones reales contra las actividades furtivas de sus rivales de la OTAN.

Sin dudas de que éste avión cumpliría con los objetivos que el país urgentemente requiere, sin dejar de señalar que solo sería el primer paso de un largo recorrido.

Anteriormente habíamos previsto como una acertada decisión, la adquisición de aparatos MIG-31 que por las características técnicas y la variedad de sistemas de armas que puede llevar, lo haría un elemento ideal para una defensa todo tiempo tanto para el aire, la tierra y el mar, éste último especialmente para un litoral marítimo tan extenso como el que Argentina posee.

 

tvm2012ch2p1photo038-l
Los antecedentes del MIG-29 como aparato ampliamente probado en situaciones de combate real y su polivalencia operativa, lo hace un producto de amplio requerimiento que durante las últimas dos décadas –por las presiones de Washington y Londres-se había mantenido muy restringido su acceso a la región. En el caso argentino, Washington había venido negando cualquier posibilidad de acceso a tecnología aeronáutica que preocupara a su aliado británico. Las actuales condiciones que se están registrando en el campo político tanto en los EEUU como en Gran Bretaña apuntan a una introspección a los asuntos más ligados a lo interno que a sus aspiraciones expansionistas.

“REVISIÓN IRAQ”

“REVISIÓN IRAQ”

Cuánto cuesta la vida de un iraquí para Washington? Tomo por sorpresa a EEUU el reclamo del actual primer ministro iraquí de una investigación seria y profunda sobre la invasión del 2003 y todas sus consecuencias.

Por Charles H. Slimz1

 

 

Cuando hace dos décadas y media atrás los ultra conservadores del neocon llegados a la Casa Blanca de la mano de George H. Bush  y sus colegas sionistas en el Congreso, jamás se les paso por la cabeza que la hoja de ruta que pondrían ejecución sobre el Medio Oriente sería el motivo por el cual daría el comienzo al declive de la influencia política y militar de EEUU en la región y el mundo.

En una mirada retrospectiva y situándonos a finales de la década de los setentas, podemos ver como Washington previo a estrechar lazos con el partido Baas empujo a Iraq a una guerra contra la república Islámica de Irán la cual, tras la revolución de 1979 había pasado de ser aquella corrupta  monarquía persa a un estado confesional con el Corán como Constitución escrita; una muy mala noticia para Israel. Cuando eso sucedió, Washington trató de cortar de gajo esta “revolución” pero fracasando en forma terminante. La  temible SABAK (policía secreta) creada, entrenada y dirigida por la CIA y el Mossad israelí que tan bien le sirvió para controlar la expansión del marxismo soviético y a la disidencia interna, a solo unas horas de la huida del Sha y su familia, simplemente cortaron sus lazos y muchos de ellos pasaron a jurar lealtad a la “revolución islámica” encabezada por el ayatola Rulloah Komeini.

Sin duda los iraníes aprendieron la lección y no se dejaron tentar por las mil y una tentaciones que desde Washington y Tel Aviv trataron de montar contra su nueva república. Con este despertar de conciencia nacional iraní, que implicó el de la fe islámica, las empresas petroleras norteamericanas y británicas que se habían saciado durante décadas a costa del crudo persa y de su baratísima mano de obra que les dejaba grandes márgenes de ganancia sin el menor costo para el trabajo humano, se terminó de la noche a la mañana. Sin dudas que la revolución de los Ayatolas les fregó un gran negocio y tumbo uno de los pilares estratégicos de EEUU en la región pero también agregó un elemento decididamente enfrentado a las políticas de Israel contra los palestinos y sus ambiciones sobre sus vecinos árabes.

 

z2
Culminada aquella sangrienta guerra para 1989 y en un acelerado cambio del marco geopolítico mundial –caída de la URSS-, Washington ya no necesitaba de Iraq dado que Teherán estaba literalmente agotado y no representaba amenaza alguna para Israel. Inmediatamente vieron a Iraq como el único muro que podía bloquear la influencia iraní e incluso, el único que podía desbancar esa revolución alimentando la desconfianza de Bagdad hacia Komeini y su nuevo Status Quo. Para acelerar ello, Washington le propicio a Bagdad el acceso a las armas químicas y justificó por todos los medios la necesidad de usarlas.  La prensa angloestadounidense de los ochentas activamente financiada por la banca sionista, hizo de Irán, de los musulmanes chiitas  y del chiismo en particular, el demonio y una amenaza caricaturizada que proponía una imagen que inquietaba a los cristianos occidentales.

Pero Saddam Hussein estaba impulsando que se aceptara al Dinar sustentado por oro, como moneda de cambio en la región para desplazar al dólar en el mercado petrolero y eso no agradaba a Wall Street.  De ese modo y conociendo los detalles de la sobredimensionada infraestructura militar y de defensa iraquí que tampoco era del agrado de Tel Aviv, Washington preparo la estocada con mucha anticipación.

De ese modo se creó una crisis y con ella se inició en 1991 una guerra que aún sigue persistiendo con diferentes actores, diferentes uniformes, ideologías y con nuevas armas pero vinculados a las consecuencias de aquella mal llamada “primera guerra del Golfo” ya que, lo que hoy ocurre en Iraq, es la continuación de lo que EEUU, Gran Bretaña y sus colegas de la UE pusieron en marcha el 17 de enero de 1991.

 

z3

A la espantosa guerra que no estuvo exenta de brutalidad e inhumanidad contra los civiles iraquíes, vinieron trece años de un embargo arbitrario y criminal que por la cantidad de muertos que produjo y la miseria en que se sumió a toda la población del país árabe, no registra antecedentes desde que se instauró Naciones Unidas. Eso era lo que buscaban los “estrategas” en Washington, debilitar a Iraq para que su pueblo ahorcado por el hambre, la enfermedad y la carestía, se levantaran enfurecidos contra su gobierno y ellos, con la cobertura de la CNN y FOXNEWS desembarcarían en la península de Fao sin disparar un tiro.

Calcularon mal y creyeron que podían usar las mismas tácticas de presión que habían usado contra otro amigo descartable  que la CIA tenía en Panamá. Por el contrario el pueblo iraquí sin distinciones sabía y aún mantienen esa convicción, de que EEUU y sus aliados fueron los causantes de la ruina de sus familias, de sus vecinos y de su país. Incluso para malestar de Washington y a pesar de los años de guerra, Irán reactivaba sus contactos oficiales con Bagdad y extraoficiales con organizaciones chiitas permitiendo el flujo de personas desde ambos lados de la frontera.

 

z4

Sin dudas que esto además de enfurecer al sector neocon y sus socios sionistas, movilizó la inquietud de Tel Aviv que desde hacía mucho tiempo buscaba la excusa perfecta para intervenir sobre Iraq y eliminar a Saddam Hussein y al partido Baas. Los hechos de septiembre del 2001 vinieron a cubrir esa necesidad e incluso lograron que George W. Bush se pusiera a la cabeza de la empresa que como ya es de público conocimiento, estuvo sustentada con una sarta de mentiras que fue entusiastamente propagada por cadenas noticiosas y periodistas como Judith Miller catalogada por la opinión pública estadounidense como una mentirosa llana.

La llamada por Washington “Libertad para Iraq” lo único que les concedió a los iraquíes fue el derecho a que cerraran la boca o a morir si se oponían. Fueron cientos los casos en los que los norteamericanos y sus colegas británicos entraban a las casas sacando a golpes a las familias atándolos con precintos y cintas en sus bocas para que terminaran de “vivar a Saddam”. Otros no tuvieron mejor suerte y simplemente fueron asesinados en el acto por aquellos psicópatas uniformados para luego, limpiar el lugar y simularlo en sus reportes para sus superiores como bajas en acción.Tras la invasión en 2003, comenzó para los iraquíes una verdadera pesadilla que solo podría haber sido elucubrada en una película de terror. Desde el ingreso de los US marines a territorio iraquí no pararon los testimonios de testigos civiles, soldados iraquíes e incluso de norteamericanos arrepentidos sobre abusos, ejecuciones sumarias y ocultamiento de cuerpos en fosas comunes. Las tragedias se fueron masificando casi en forma geométrica y como una plaga de langostas, las tropas norteamericanas lo arrasaban todo sin importar si había familias, mujeres, niños o combatientes.

Un capítulo aparte fue sin dudas la guerra sucia que tipos como John Negroponte, David, Petreaus, Jeffrey Feltman, Paul Bremer, John Allen y la lista sigue, diseñaron y pusieron a rodar en Iraq, que con el sello de “Al Qaeda-Iraq” y luego el “ISI” en 2007, implementaron para tratar de contrarestar a parte de la resistencia que no se había dejado comprar.

Otro calvario fue el sufrido por miles de mujeres y niñas iraquíes que fueron secuestradas y tras ser recluidas en el sistema de prisiones montado por los norteamericanos y británicos, fueron puestas a disposición para la prostitución de todos los grados y formas sin conocerse a ciencia cierta, cuántas de éstas víctimas desaparecieron en esa red mafiosa.

 

z5
A pesar de que tanto oficialmente desde Washington, como desde la literatura nutrida de los medios como CNN se dijo que la campaña fue rápida, que “les arrojarían flores por las calles”  y que el costo en vidas humanas  civiles había sido muy bajo, lo cierto que los documentos que irían saliendo casi inmediatamente a la llegada de los invasores y que serían filtrados por fuentes de la incipiente resistencia, les dejaría enmudecidos ante tantas evidencias. Mientras el pueblo iraquí sufría esto, los políticos advenedizos colaboracionistas que venían apoyando a Paul Bremer y su equipo de funcionarios como Salem Chalabi quien mantenía contactos directos con nada menos que Paul Wolfowitz y el vice Cheney, Ylad Alawi  que le dio a la CIA detalles de las fricciones internas y el que sería más tarde primer ministro, Nouri Al Maliki un oscuro dirigente del partido “Dawa”, que quedo más identificado como un estafador que impulso en colaboración con las tropas ocupantes, la persecución, secuestros, detenciones, desapariciones y ejecuciones de cientos de miles de sus propios compatriotas que contabiliza a más de un millón y medio de personas.

La ocupación reveló un plan sistemático de limpieza humana, saqueos y disgregación social en el que participaron equipos israelíes y que trabajaron bajo cubierta y muchas veces participando en los centros de detención que los norteamericanos y los británicos construyeron en el país.

Hace uno días el títere que imposta como primer ministro de Iraq Haider Al Abadi sometido a una presión insoportable por la galopante corrupción de su gobierno, su ineficacia para combatir al “Daesh” y su revulsiva cooperación con EEUU que detesta la mayoría de la población, pidió ante el Centro de Estudios Estratégicos e 

Internacionales en Washington que se realice una profunda investigación por la invasión del 2003 y todas sus consecuencias con la finalidad última de que se indemnice por los daños humanos y al patrimonio histórico de su país (VeteransToday.http://www.veteranstoday.com/2017/01/18/iraq-urges-full-inquiry-into-2003-us-led-occupation/). No hay dudas de que la verdadera motivación de Al Abadi está en tratar de calmar la ira de un pueblo que quiere sacudirse a funcionarios como él y a sus amos que se hallan enquistados en la llamada “Zona Verde” en Bagdad.

 

Actualmente los sectores que avalaron todo esto comienzan a preocuparse por  éstas reivindicaciones que coinciden con la promesa de Donald Trump de revisar a lo que calificó como “la peor decisión de la historia de los EEUU”. De esta manera un amplio espectro del arco político estadounidense –por no decir todo- ven rondar sobre sus cabezas el síndrome “Chilcot”, un informe de 6000 páginas  que hundió al ex primer ministro Anthony Blair en Gran Bretaña y dejando a la islas bajo un severo cuestionamiento internacional.

“CON LAS MANOS EN LA MASSA”

 

La asunción del 45º presidente de los EEUU tuvo entre algunas curiosidades, la presencia de lumpens políticos argentinos que buscan congraciarse con la nueva administración

Por Javier B. Dalmss1

Quien lo hubiera pensado; tan solo unos ocho años atrás el ver aun “revolucionario” kirchnerista yendo a un mitin en la embajada de Estados Unidos en Buenos Aires o incluso en la asunción de un presidente norteamericano hubiera sonado desde su retórica “Nacional y Popular” casi incoherente. Pero no es ningún descubrimiento que todo lo que decía representar aquella banda de ladrones y estafadores del FPV usaban la “ideología” –que en realidad nunca tuvieron- como una máscara para saquear y nada más.

El mito –bastante berreta por cierto- elaborado en torno al gobierno “Nacional y Popular” de los Kirchner y sus principales personeros no ha logrado sobrevivir; incluso por ello podríamos decir que nada tiente de mitológico. Incluso sus últimos intentos fallidos por tratar de crearse una aureola de “revolucionarios perseguidos” fue dejarse las barbas a lo “Fidel”, que si nos detenemos a ver quién fue aquel viejo bribón de la Habana, veremos que no eligieron mal ejemplo para imitar.

A un político de esta clase y en especial de toda la clase política argentina, el refrán revolucionario “Patria o muerte” o aquel que  enseño Ho Chi Min y que decía “el camino de la revolución solo es en un sentido y no tiene retorno”  son imposibles de llevar a la práctica. Más bien esos lemas fueron reformados levemente para que en sus mentes digan “Patria o dinero” y “el camino de la revolución esta a la venta al mejor postor”.

Pero yendo a la actualidad política en EEUU, la asunción de Donald Trump el pasado 20 de enero trajo sorpresas en ese sentido. Cuando todos ponían sus esperanzas en la candidata Hillary Clinton y a la par denostaron a rabiar a la persona de Donald Trump, como no podía ser de otro modo, los chupamedias de los medios argentinos y la mayoría de la clase política que sigue convenientemente el libreto gastado –y fuera de moda- de la “democracia más grande del mundo”, celebraron con algarabía el traspaso de mando hablando de Trump como prácticamente un prócer. Bueno, es una costumbre muy argentina y es por ello que les va como les va.

Que representantes del gobierno de M. Macri estuvieran presentes en dicha ceremonia es entendible y parte de una necesidad de la diplomacia del país. Incluso sería una demostración de la filiación ideológica que les une. Pero que entre los invitados estuvieran nada menos que el dirigente y diputado del “Frente Renovador” Sergio Massa, es cuando menos hilarante.

No olvidemos que Massa fue un entusiasta funcionario de la gestión “K” y como tal, un conspicuo parlanchín de las políticas “populares” de aquella administración. 

Igualmente, cuando Massa abandono convenientemente el barco kirchnerista  se puso en campaña por acercarse al arco ideológico que en realidad jamás había dejado de lado, apuntando alto, bien alto y como un tributo a las políticas de seguridad del “gran hermano” implementadas en el municipio de Tigre, en 2014 fue a ver al ex alcalde de New York Rudolph Giulliani, una inspiración en lo que a políticas policiacas refería.

Para Massa era como ir a ver al “Papa” en el “Vaticano” de la política; y no era para menos. En su municipio, el ex “K” llevo adelante jugosos contratos para la “seguridad pública” con empresas privadas inglesas e israelíes, expertas en meterse en la vida intima de las personas con finalidades nada bondadosas. Igualmente el mejor argumento de Massa para meterse bajo la mesa de la fiesta era que trata de encontrar la cooperación de EEUU para la lucha contra el narcotráfico (¿¿).  Pero él no era el único que concurría a buscar algunas migajas de la mesa de la gran política internacional. Otros advenedizos que parecen atacados de amnesia por su pasado “K”, también acudieron a lamer el piso de la fiesta.

Lo triste de todo esto, es que a Washington no le interesa la región, al menos no como a éstos notables cipayos les gustaría que les vieran. Durante la era Obama, Latinoamérica y en particular el Cono sur, poco le interesó;  no hubieron intercambios comerciales más allá de oridinario, contactos políticos y diplomáticos de entidad que sirvieran en algún grado a Buenos Aires;  solo fue blanco de interés para despliegues militares de baja intensidad, especialmente en Perú, Chile, Brasil y claro en Argentina,  pero lo suficientemente intensos como para alterar la tranquilidad del vecindario.  

 

mss

Para Massa y la diputada Graciela Camaño entre la larga lista de obsecuentes, hay malas noticias. A Trump tampoco le interesa la región y lo ha dejado en claro en sus discursos de campaña y en su hoja de ruta publicada en el sitio oficial de la Casa Blanca que entre otras curiosidades, ha dejado de publicarse en español (https://www.whitehouse.gov/ ). Pero a su vez, algunas de sus precisiones preocupan; una de ellas es que “al no haber terroristas ni suicidas” la región carece de importancia en cuanto a las políticas de seguridad que se desplegaran desde el Pentágono.

 

El problema de aquella afirmación es que pese a que no exista esa peligrosa realidad, no quiere decir que no la fabriquen y lo pongan a rodar, tal como ya fue advertido por finales del 2015 desde el Líbano por el líder de la resistencia chiita Hassan Nasrallah, señalando a quienes estarían tranzando planes y preparando el financiamiento para desatar una ola de caos similar a la que sufría Siria y la región ¿Habrá Massa y Cía advertido que no toleraran este tipo de injerencias?

“TRUMP: EL INICIO”

EN LA MIRA

 

Cómo será el inicio y el desarrollo de la presidencia de Trump ante los fuertes condicionamientos y presiones que se han manifestado desde el comienzo de año?

Por Charles H. Slim

 

tr

 

A tan solo unas horas para que  Donald Trump asuma la presidencia, ya comienza a vislumbrarse un año agitado y complejo para el histriónico magnate que no ha dejado de ser bombardeado con oscuras operaciones internas que buscan desestabilizarlo aún antes de que tome las llaves de la Casa Blanca. La realidad interna norteamericana es tan compleja como lo es con sus relaciones externas por lo que, queda claro que estamos ante una época con circunstancias excepcionales que tal vez solo hayan sido previstas en alguna que otra película de ciencia ficción.

Sus adversarios no son poca cosa. Son ni más ni menos que la “elite” política que se arroga la pureza del “liberalismo” y la “democracia” estadounidense palabras por las cuales, han arrebatado la vida de millones de personas anónimas y de algún que otro de sus propios mandatarios. Para ellos Trump es simplemente un arrogante y un gesticulador de feria, un exponente de la vulgaridad popular estadounidense y eso lo vuelve ante sus ojos ciertamente intolerable.  Los mismos que hoy se rasgan sus ropas para acusarle de xenófobo, racista y hasta un machista recalcitrante son los mismos que planificaron y participaron en las brutales intervenciones militares que fueron sin más eufemismos, sangrientas invasiones que a su vez condujeron a brutales ocupaciones.

Ante la severidad del pasado que les condena, éstos acusadores prefieren saltarse la historia contemporánea y buscar en el cajón de los recuerdos de épocas más inocentes o mejor dicho, en las que la población era considerado como ganado de borregos y era llevado de las narices por las propagandas sistemáticamente elaboradas y muy bien pergeñadas por esos “tipos listos” que se suelen conocer como “Think Tanks”, tratando de hallar una fórmula aglutinadora que logre pegar los pedazos de una nación que ya no existe.  Es por ello que no se verán películas o series ridículas sobre la “guerra del Golfo” o la “Liberación de Iraq o de Afganistán”, claro que no ya que es imposible sacar de esos episodios, una sola línea que pueda argumentar algún grado de razón a lo que EEUU hizo durante estos últimos 25 años.

Remontarse a Vietnam, olvidenlo.  Revisar la Guerra en Corea en la década de los cincuentas es algo que a ningún norteamericano le importa o simplemente ni se acuerda. 

Incluso si se pusieran en esa campaña para tratar de despertar algo de interés, hay muy poco que les pueda servir para hablar de la “grandeza de América”.   Por ello es que se seguirán financiando “remakes” de viejas películas hollywoodenses en las que el tema principal es la Segunda guerra mundial y el patriotismo como mensaje general.  Así de crítica es la situación de credibilidad política del país que deben retroceder ocho décadas para encontrar algún argumento que sustente sus actuales valores. Pero cualquier estadounidense agobiado por el desempleo, la violencia,  el crecimiento de la desigualdad social y por supuesto la corrupción gubernamental se pregunta ¿Qué tiene que ver el patriotismo con ir a invadir a otra nación?

Obama le deja aTrump un escenario desastroso.  A la intervención que EEUU tiene en Siria, Iraq y Yemen, no hay que olvidar la precaria situación en Afganistán donde pese al silencio mediático, las cosas no van para nada bien para los colaboracionistas pro-Washington.  Pero quizás lo peor que le deja a su colega sea, la dicotómica e inexplicable situación que Washington mantiene con “ISIS” y el “Frente Al Nusra” en Siria y que recientemente fue ratificada por un escandaloso audio del secretario John Kerry (Red Voltaire.org. http://www.voltairenet.org/article194921.html ). El documento contiene una sustancia tan aplastante que entre otras infidencias, el secretario de estado deja en claro que Washington nunca dejo de buscar el derrocamiento de Al Assad para lo cual permitió que los denominados “yihadistas fueran dirigidos, armados y coordinados por  el  ”Allied LandCom” que es ni más ni menos que el Comando de operaciones de la OTAN con su base en Esmirna, Turquía. A la vista de esto habrá que preguntarse:  ¿Trump terminará con ese juego sucio que ha saltado al conocimiento público y el cual ha causado decenas de miles de muertos?

Recordemos que el mismo Trump había denunciado en plena campaña presidencial que Obama y Hillary Clinton habían creado al mismo “ISIS” involucrando al país en guerra tras guerra, metiéndose en los asuntos de otros países. Sobre esos argumentos Trump prometió que terminaría con esas políticas que tanto daño le han causado a los países intervenidos como al propio EEUU.

A contracara de este punto de vista, el llamado Stablishment o lo que mejor podríamos denominar como el “estado profundo” norteamericano, ha estado tratando de argumentar que Trump no comprende o ignora las intensiones y capacidades de Rusia alrededor del mundo. Traducido al lenguaje coloquial de los mortales significa que “Trump puede llegar a fastidiar todo el multimillonario negocio que hay en danza alrededor de las campañas militares y de las intrigas políticas que ellas tejen”. En el diccionario político norteamericano, los términos no coinciden con la realidad y sus significados solo tienen validez en un contexto y tiempo determinado. En este sentido a Trump podría perdonársele que fuera ambiguo, oscuro, impreciso o incluso que mintiera en sus discursos pero jamás que fuera franco.

Desde el punto de vista del lenguaje de Trump, para él solo hay blanco y negro no habiendo lugar para grises en su paleta.  Si eso es verdad, Trump estará definitivamente en problemas ya que los gobiernos norteamericanos sin ningún tipo de excepción en su historia, han manejado sus asuntos, especialmente en política exterior con tonalidades grises de la más variada índole por lo que, si Trump no se adapta a ello podría tener una breve estadía en la administración que seguramente y con mucho gusto, tomara el vice y sionista consumado Mike Pence.

Tan solo unas semanas atrás Trump recibió el primer golpe bajo destinado a tumbarlo, primero ante la opinión pública y luego ante la mirada de la comunidad política estadounidense. Y ese golpe no vino de “Al Qaeda” o del “ISIS”, tampoco de los “malvados rusos”; no fue lanzado desde la misma “comunidad de inteligencia” norteamericana que mediante la fabricación por parte de la CIA de un informe falaz, trato de restarle credibilidad política al mandato que aún no había iniciado.

Una vez más la CIA quedaba en evidencia en sus maquinaciones y trapisondas, las cuales tienen varios precedentes entre los que hay que incluir al informe elaborado en conjunto con sus colegas del Mossad israelí por el tema AMIA y Embajada de Israel en la Argentina en el cual se presentó a Irán como el responsable de ambos ataques, sin más pruebas que las aseveraciones de sus fuentes y especulaciones políticas (ArgentinaToday. Org. http://argentinatoday.org/2016/08/09/la-verdad-sobre-atentado-a-la-amia/) .

Pero Trump no espero un solo minuto para responder a ese informe y además de criticar con dureza a la propia comunidad de inteligencia, se despacho directamente contra la CIA al señalarle que “nunca debieron haber permitido que una noticia falsa se filtrara al público” y casi inmediatamente a ese mensaje general se despacho contra el mismo director saliente de la “agencia” John Brennan a quien lo llamo “filtrador de noticias falsas” lo que sin dudas, demuestra el carácter y la imprevisible personalidad del nuevo mandatario.

 

Es por ello y en el actual contexto en el que asumirá Donald Trump la presidencia habría que preguntarse: ¿Será una actuación de Trump o estamos ante su verdadera personalidad? Y de ser así ¿Dejarán que gobierne con sus propias reglas?

“ENGAÑOS BLANCOS”

EN DEBATE

 

El uso de ONG como los “Cascos Blancos” como una pantalla para ejecutar tácticas destinadas a perpetuar la guerra sucia contra Siria ¿puede prosperar a la vista de Naciones Unidas?

Por Javier B. Dal

 

hc1

Cuando allá por el 2010 comenzó aquel supuesto movimiento espontáneo en el norte de África y que los medios occidentales lo vendieron como laPrimavera árabe el detonante para que se produjeran algunas de aquellas revueltas fueron la provocación y ejecución de hechos violentos que serían potenciados y masificados por los medios informativos direccionando las responsabilidades a las autoridades de los países donde se estaban produciendo éstos “fenómenos”. Vimos en esas jornadas como supuestamente la policía disparaba contra los manifestantes y éstos contra la policía produciéndose baños de sangre que irremediablemente enceguecieron a las partes mientras desde las sombras, los verdaderos artífices se frotaban las manos de regocijo.

No debió pasar mucho tiempo para que varios advirtieran que detrás esas supuestas “revoluciones populares” se movían elementos foráneos y equipos  de personas ajenas a las masas enardecidas que, fueron utilizadas como escudo y blanco de sus propósitos. Agitadores profesionales, matones y francotiradores apostados en sitios estratégicos fueron los jugadores ocultos tras todas estas movilizaciones manipuladas por los medios occidentales. Se había puesto en marcha una verdadera “operación psicológica” que debía convencer a la opinión pública sobre masivas movilizaciones populares, aunque ello fuera falso.  Agudizando la vista y atando cabos investigadores independientes comprobaron que en última instancia detrás de todo esto estaban las manos de la Unión Europea y por supuesto, de Washington.

Y las razones eran previsibles. No se había logrado cumplir con los objetivos tazados y se hacía necesario iniciar una nueva fase en éste plan geoestratégico de cara a remodelar el Medio Oriente.

Solo para tener en cuenta, cabe recordar que la farsa denominada “Al Qaeda” no había logrado uno de los objetivos trazados por los intereses anglosajones y sionistas que era la de fragmentar el mundo árabe-islámico y hundirlo en una lucha sin fin entre las dos ramas principales del Islam, la “Sunna y la Chía”. El problema era que ese embuste no cuajaba  –a pesar de los preconceptos de estos planificadores-. Era por ello que los planificadores debieron saltar a otra fase y para mediados del 2008 cuando el “Islamic State of Iraq” –semilla del actual “ISIS”-  trataba de desarticular a la resistencia en Iraq, comenzaron a detectarse en la península arábiga y en el norte de África, la presencia de grandes contingentes de mercenarios occidentales que, coincidiendo con grandes movimientos de dinero ilegal detectados por la ONG Global Financial Integrity, supuestamente estaban interesados en algún asunto sucio en Yemen.  

 

 

hc2
Pero esa empresa no fue ni lúdica ni honorifica. El Departamento de Estado norteamericano a través de la CIA se encargo de financiar la estructuración de grupos y ONG que entrenaban a los “ciberactivistas” en pro de promover la “democracia” a través de movilizaciones que supuestamente debían ser no violentas. Una vez conformadas estas agrupaciones, la CIA se dedico a canalizar desde el año 2005 unos 12 millones de dólares para mantener a los opositores al gobierno sirio, para comprar políticos en el exilio y alquilar a periodistas árabes que detestaban a Al Assad.Obviamente aquellos movimientos pasaron “desapercibidos” para los medios, pero no para los lugareños y menos aún para los gobiernos de la región que se vieron condicionados a mantener silencio por las obvias presiones de EEUU y la UE. Así para el 2010 todo el norte de África estaba infiltrado y con  la magnífica ayuda de las redes sociales como FACEBOOK y TWITTER,  fueron instigando en las poblaciones de cada país el descontento y la iniciativa a protestar en las principales plazas de sus países. Con la difusión masiva de grandes volúmenes de propaganda anti-árabe y que fue liderada por intelectuales sionistas como el francés Henri Levi argumentaron la “legitimidad” de levantarse contra los gobiernos seculares, casualmente aquellos que venían siendo contestatarios e independientes de las garras de EEUU y no, contra las corruptas monarquía del Golfo (socios y aliados de EEUU y de Israel).

La pata de la financiación fue el 50% de la operación “Primavera árabe”; comprados los objetivos clave, todo andaría solo. De esa manera, se deshicieron de Hosni Mubarak en Egipto sin tirar un tiro  y de Mohammar Al Kadafi con el uso de mercenarios latinos en Libia. Curiosamente, si las redes sociales eran usadas para difundir lo que ocurría en Iraq, Palestina o comprometía políticamente a EEUU e Israel simplemente cancelaban la cuenta.

Lo mismo ocurrió con las cuentas de FACEBOOK de los “rebeldes moderados” que invadieron Siria desde el 2011, en las cuales se llegaban a colgar videos de degollamientos, torturas y ejecuciones contra soldados y funcionarios sirios sin que ello hubiera sido motivo de censuras o escándalos mediáticos. Claramente todo estuvo arreglado.  Pero cuando advirtieron que era más inteligente presentar esos crímenes como obra del gobierno, perfeccionaron sus tácticas mediáticas para que se vieran como tales.

De ese modo aquellos mismos “rebeldes moderados” y con la asistencia de agencias de inteligencia foráneas  ejecutaron acciones brutales tratando de endilgárselas a las tropas del gobierno. Una de ellas fue la  siniestra masacre en “Al Ghouta” en 2013, un tema que –gracias a la intervención rusa- al quedar develada la intervención de manos británicas, francesas y turcas, dichos gobiernos se vieron obligados a suspender la tan ansiada intervención militar  por lo cual ese proyecto, paso al cajón del olvido.

 

hc3

Para finales del 2013 las cosas estaban estancadas para los interesados en derrocar a Damasco y pronto se pondría en marcha una nueva fase en las operaciones para definitivamente tratar de despedazar a la república árabe de Siria y para ello se deberían movilizar recursos del otro lado de la frontera, en Iraq. En septiembre del 2013 se produce el insólito asalto y la fuga de varios prisioneros de la cárcel de Abu Graib en Bagdad. Lo particular de este acto fue que, entre los fugados se hallaban varios cabecillas del “ISI” entre ellos el mismísimo “Abu Bakr Al Bagdadi”. Pero eso no fue todo. La resistencia anteriormente había tratado de ejecutar este tipo de rescates sin éxito, pero en éste caso, además de ello, los atacantes –no identificados- y sus profugados lograron evaporarse mágicamente de Bagdad sin que jamás pudieran ser detectados. No quedaron dudas de que esta fuga estuvo arreglada y el gobierno de Nouri Al Maliki hizo la vista para otro lado ya que se trataba de un asunto de la CIA sin advertir que luego, esos prófugos serían usados en su contra.

De esa manera y para el 2014 el “ISIS” o “ISIL” ya rodaba sobre flamantes  y muy bien armadas camionetas “Toyota” y muy pronto realizarían aquella proeza militar que no hubiera podido lograr un ejército regular.

Igualmente y pese a que lograron instalar –intensa campaña psicológica mediante- a ese falso ente denominado “Estado Islámico” con capital en Mosul, no contaban con la eficacia de la intervención rusa o incluso, no contaban con que los rusos se involucrarían tanto y conseguirían tan rápidos resultados. Rusia le puso un freno a las campañas de expansión del “Daesh” y a sus colegas en Siria, frustrando los planes de una región bajo un  caos controlado como aspiraban en Washington y Londres. Pero eso no era todo; dicha intervención dejo a la vista la falsa lucha que los estadounidenses realizaban supuestamente contra “el terrorismo”; esa revelación de cara al público fue tan o más dañina que las batallas ganadas por Al Assad.

En el área psicológica a las operaciones de los medios corporativos, las campañas de  ONGs con base en Londres no lograron conmover a la opinión pública con sus operaciones de desinformación que llegaron a tal grado de descaro que confeccionaron listas de supuestos ciudadanos sirios desparecidos o asesinados por el “régimen” usando la guía telefónica del área de Damasco en Siria, estafa que puedo ser desbaratada con la aparición en televisión de los supuestos asesinados.

 

El último intento por tratar de cambiar el rumbo de la situación  política de Siria y promover los intereses de occidente, esta dado por la ONG llamada “Cascos Blancos”, que supuestamente ayuda a los civiles sirios en territorios bajo control de los mercenarios. Pero indagaciones más a fondo pusieron de manifiesto que este supuesto grupo “humanitario”, operativo en el este de Alepo, no es más que una “Task Force” del MI-6 británico y conducida por el agente  James Le Mesurier que además de fabricar falsos heridos, maquillar mutilaciones en niños  y montar escenarios acondicionados, aparentemente ha estado involucrado en el envenenamiento deliberado del río Barada que surte de agua potable a Damasco como táctica para presionar al gobierno a que detenga sus operaciones ¿Tomará Naciones Unidas cartas en el asunto?

“SEÑALES DEL FIN”

EN LA MIRA

 

f1

 

Podrá el nuevo presidente estadounidense deshacerse de la mafia neoconservadora que ha hundido a los Estados Unidos en el actual pantano geopolítico en que se encuentra?

Por Charles H. Slim

A mayor pataleo, se hace más evidente el final diría alguno. Como los movimientos espasmódicos de un paciente en agonía así parece convulsionar EEUU ante la nueva realidad interior que lo gobierna y la exterior que claramente está muy lejos de controlar. 

Ha cambiado la administración en la Casa Blanca y pronto tendremos noticias de lo que Donald Trump se trae bajo la manga de la camisa. Muchos apuestan por que cumpla con sus promesas anti Stablishment y otros creemos que él no es más que un truco similar al “negrito simpático” que ahora sale del poder.

El gran empresario mediático llega a la presidencia con un barco averiado y que hace agua por varios lados. Nadie diría que podría estar feliz de haberse hecho cargo de semejante desastre que no le dará tregua hasta que logre hacer control de daños y recién allí, estabilizar la nave para poder llevarla cautelosamente a puerto.

La metáfora puede sonar cursi pero servirá para que el lector entienda cómo está actualmente el estado de la Unión y cuál puede ser su evolución. Igualmente y más allá de los esfuerzos por graficar didácticamente la situación  norteamericana, está claro a los ojos de todos los especialistas en política internacional y geopolítica –y obviamente cada uno en su grado- señalan que los EEUU están retrocediendo en sus aspiraciones imperiales.

 

f2

Obviamente no lo hace por algún miramiento moral o incluso por los problemas económicos y financieros que todo ello le ha causado estas políticas intervencionistas.

Washington ha tenido que aprender a las  malas que no se puede atropellar a los países y tratar de controlarlos sin medir consecuencias; e incluso que podía escapar impune a sus acciones. Confiado en los pésimos consejos de sus “Think Tanks”, de sus estrategas militares imbuidos de ese mesianismo sionista que tanto aman los “Lobbies” en el Congreso  y de sus cerebros pagados que trabajan actualmente en más de veinte agencias federales de inteligencia, el poder estadounidense se ha hundido hasta el cuello en terreno fangoso y ahora debe ahorrar esfuerzos para poder salir.

Aquellos sectores compuestos por sujetos como Stephen Hadley (ex consejero de seguridad de George W. Bush), Robert Kagan  (fundador de Husdson Institute) y William Kristol fundadores de un proyecto que –según sus proyecciones de política públicas- beneficiaría a los EEUU a costa de los recursos de otros países; o que decir del inolvidable Paul Wolfowitz , uno más entre una pléyade de otros funcionarios protagonistas de las estafas criminales más grandes de lo que va el siglo, quienes creyeron en su momento que podían operar como acostumbradamente lo habían hecho en el siglo XX sin pasárseles por sus retorcidas mentes, que se despertaría una corriente de conciencia en la opinión pública mundial que además de oposición,  pondría en discusión sus planificaciones.

Como olvidar elucubraciones como el “Proyecto para El Nuevo Siglo Estadounidense”  que tenía por fin, promocionar e impulsar el “liderazgo estadounidense” a nivel mundial mediante sangrientos engaños, la falsificación de pruebas contra gobiernos extranjeros –árabes e islámicos-  que culminarían en brutales intervenciones militare para colocar gobiernos títeres con detestables y siniestras políticas dirigidas a la eliminación de “disidentes”. 

A pesar que estos “cerebros” anónimos se ocultan tras sus escritorios, sus obras son materializadas por funcionarios públicos como Collin Powell, recuerdan aquel ex general de color que en 2002 en Naciones Unidas realizo un pase de tragicomedia –muy festejada por los medios- al sacar un pequeño frasco de vidrio que conteniendo un polvito blanco, lo presento como prueba irrefutable de que Iraq presuntamente tenía “Antrax” y con ello argumentar que había que invadir aquel país.

 

f3

  

Cuando invadieron y ocuparon Iraq, al comprobar que no podían controlar a los iraquíes y que para peor, las acciones de la resistencia estaban causando serios daños materiales, humanos y psicológicos (moral) en las tropas, acudieron a la implementación de los planes de contrainsurgencia ejecutados por el general David Howell Petraeus que entre otras tácticas, se pusieron en marcha la operatividad de falsos grupos de la resistencia compuestos con mercenarios árabes que tuvo su perfeccionamiento en el llamado “Islamic State of Iraq” (ISI),  que  con base territorial en Al Anbar que se hallaba bajo la jurisdicción del entonces general del cuerpo de Marines John Allen, hoy evoluciono al conocido “ISIS”.

O que más decir –de lo que ya se conoce- de la brillante señora Secretario de estado Hillary Clinton, que a pesar de sus públicas contradicciones y negro pasado en la gobernación de Arkansas estuvo a un pelo de ocupar la presidencia. O de su colega la veterana Madeleine Albright, quien justificó la muerte de medio millón de niños iraquíes por un embargo que, por su hostilidad y brutalidad,  no tuvo comparación con cualquier otro contemporáneo. Ni hablemos del senador John Mc Cain, ese simpático viejito inquieto, quien por si solo ha dejado bien en claro cómo interviene EEUU en la clandestinidad y en especial, como lo vino haciendo en Siria.

Para no extendernos en estos ejemplos, digamos por último algo sobre una de las “vedettes” de la política exterior norteamericana, la señora secretario de estado adjunta Victoria Nuland, especialista en tratar de chantajear a los mandatarios que se resisten a seguir los lineamientos de la Casa Blanca, ha realizado sus últimos movimientos en torno a la preocupante situación de Turquía que al parecer le dice “adiós” a la OTAN.  Nuland tuvo un papel crucial en el golpe de estado en Kiev en Febrero del  2014 e incluso quedó comprometida con este sangriento evento mediante escuchas telefónicas que tras ser filtradas por las redes sociales, comprometieron al embajador de EEUU en Ucrania, Geoffrey Pyatt (BBC. “Crisis de Ucrania: Transcripción filtrada de llamadas de Nuland-Pyatt”.http://www.bbc.com/news/world-europe-26079957 )

 

State Department spokesperson Victoria Nuland listens to US Secretary of State John Kerry and Japanese Foreign Minister Fumio Kishida speak to the press prior to a meeting at the State Department in Washington on February 22, 2013.   AFP PHOTO/Nicholas KAMM        (Photo credit should read NICHOLAS KAMM/AFP/Getty Images)

Victoria Nuland 

Incluso, Nuland fue coautora de la creación con la colaboración de Petro Poroshenko de Ucrania y Tiyip Erdogan de Turquía, de la llamadaBrigada Internacional Islámica autora de varios actos de sabotaje en Rusia ( Red Voltaire. “Puede Turquía ponerse del lado de Rusia”.http://www.voltairenet.org/article194880.html ) y que seguramente tiene nexos con los programas “Al Qaeda” y el “ISIS”.

Actualmente y con Donald Trump en la Casa Blanca, funcionarios problemáticos e involucrados en escándalos similares, esperarían su pronto boleto de salida de su administración, así al menos lo han puesto a rodar algunas fuentes en Washington.  

Para los neocon y los sionistas más extremos, esto es un error que el presidente debiera reconsiderar dado que existen muchos peligros alrededor del globo –creados por ellos mismos- que necesitan ser encarados por funcionarios con larga experiencia y capacidad como la “señora Nuland”.  A contracara de esto, vinieron a aparecer supuestos “informes de inteligencia” que comprometerían a Trump quien tras enterarse de ellos no dudo en señalar estas tácticas como las llevadas a cabo en la “Alemania Nazi”.

El Consejo Nacional de Inteligencia CIN ha previsto en un informe de unas 226 páginas que el país perderá su dominio sobre el globo, abriendo el camino a Rusia y China como actores desafiantes a su poderío global (https://actualidad.rt.com/actualidad/228081-inteligencia-eeuu-fin-liderazgo-washington ). 

Y allí no terminan las cosas; el desorden y la criminalidad aumenta en el país; la flota en el Golfo Pérsico estuvo a un centímetro de iniciar una batalla naval con naves de la Guardia Revolucionaria Iraní con consecuencias inesperadas; Erdogan pareciera decidido a irse de la OTAN; los planes de desmembrar Siria e Iraq han fracasado y con ellos el intento de bloquear la ruta de la seda para el comercio entre Oriente y la Europa. Todo pareciera juntarse para hacerle las cosas mucho más difíciles de lo que Obama las dejo. ¿Podrá estar siendo generado esto desde el bajo fondo del estado profundo norteamericano o son, señales de un inminente final del predominio imperial?