“OBAMA Y MACRI AGAIN”

“OBAMA Y MACRI AGAIN”

Como la llamada de Obama a Macri puede significar una treta de los sectores del estado profundo estadounidense que buscan alianzas políticas más allá de sus fronteras para crear plataformas de inestabilidad contra la Administración Trump

Por Charles H. Slimobama-macri

 

 

A comienzos del 2016 tras haber obtenido la presidencia la formula “Cambiemos”  que colocó a Mauricio Macri y Cía a la presidencia, el entonces presidente de los EEUU Barak Obama considero muy conveniente darle una visita de cortesía que no solo se reduciría a los saludos protocolares, fiestas ampulosas y a bailar el tango. 

Como cualquier otro mandatario norteamericano, Obama traía una nutrida agenda de trabajo para el nuevo mandatario argentino con quien no habría problemas de entendimiento no solo por el buen inglés de Mauricio sino también, por la excelente sintonía ideológica que les distingue.

Su visita fue digna de una kermés en la que no faltaron los aduladores, los arribistas y los comedidos pro-norteamericanos que pueblan los cuadros del PRO, que no dejaron un solo momento en mostrar sus sonrisas lisonjeras que con notorio interés, ansiaban volver a poner al país bajo la subordinación de Washington tal cual lo había hecho “el Carlos”.

En aquel momento se pudo ver que había buena sintonía entre ambos y ello facilitó el trato de los temas que nada de agradables tienen para el país. La economía, la “lucha contra el terrorismo” y la posibilidad de que se instale una base  de Marines en la Patagonia –como apoyo a la 4º Flota- y la estrecha colaboración en las áreas de inteligencia –especialmente orientadas contra Irán- dejaron en claro el carácter real de la visita.

Como se podrá ver, nada bueno o productivo tuvo aquella visita para la Argentina. El cliché usado por Obama en ese momento fue la intensión de prestarle a su gobierno la ayuda necesaria para el combate al “narcotráfico” y por supuesto al “terrorismo”, dos temas que la gestión de Obama no podría sostener una auditoría seria ante las incontables pruebas de la participación de sus agencias de inteligencia como la CIA en el tráfico de drogas y armas que a su vez los vinculan muy estrechamente con los programas secretos “Al Qaeda”, “Khorasán” y últimamente el “ISIS”, como herramientas tácticas de una cuidadosa planificación geopolítica de conquista puesta en marcha desde hace unos quince años atrás en Medio Oriente y el centro de Asia.

Sorpresivamente el día 23 de febrero a las 17 hs de España, justamente en momentos que Macri se hallaba de visita en una agenda de inversiones en la Península Ibérica, recibió en la embajada argentina una llamada inesperada de nada menos que del ex presidente Obama quien tras unos breves minutos de intercambio de saludos, le comunicó que visitaría nuevamente la Argentina a mediados del 2018.

Algo para destacar es, el lugar donde se efectuó la llamada. Llamar a Macri fuera de su país aleja considerablemente las posibles infidencias que pueden filtrarse por las porosas líneas telefónicas argentinas. Sin dudas que esto nos habla de algo más que un simple saludo.

Según testigos presenciales, la conversación fue muy agradable para Macri que no dejó de sonreír mientras hablaba con Obama. Para algunos esta llamada tiene otros propósitos que la simple salutación de un ex presidente a un “amigo” en ejercicio del cargo. Más allá de la conversación con temas intrascendentes, el fondo de la cuestión era establecer un contacto mucho más afable que el que le ha propinado la Casa Blanca actual. Como sabemos dentro de Washington hay una cruenta pugna intestina por el poder donde Donald Trump parece decidido a remover a las costras del poder neocon que se han quedado adheridas desde el 2001 a las estructuras del poder estadounidense y de las cuales, tanto Hillary Clinton como Obama y toda su administración fueron parte.

 

trmpet

 

La derrota inesperada de Hillary Clinton representó un cambio de rumbo que puede deshacer la infraestructura de dominación global que se puso en marcha desde el 2001 y que puede llevar al colapso de la maquinaria imperial. Ello a su vez, representa una amenaza a la agenda geopolítica y estratégica que esos sectores tramaron y desenvolvieron en el exterior con las nefastas consecuencias que aún seguimos viendo y que Obama continuo sin pausa.

No caben dudas de que la llamada de Obama, no fue ocasional. Hubo en ella la clara intensión de acercarse a Macri y a su gobierno para reclutarlo a esta lucha interna que sacude a EEUU y que podría llegar a tener consecuencias que los estadounidenses no quisieran volver a repetir. El Stablishment al que pertenecen indistintamente demócratas, republicanos y los sectores de presión del sionismo estadounidense   están yendo más allá de los limites con tal de remover a Trump y ello podrían pagarlo los simples ciudadanos.

Al parecer Trump no es ningún bocón compulsivo ni menos aún el loco que un informe psiquiátrico pretende probar para que lo declaren incapaz y sacarlo de la Casa Blanca. 

Muchas de sus promesas de campaña se van poniendo en marcha y algunas de ellas son demasiado pesadas para que éste sector oscuro del poder estadounidense permita que se cumplan. Una de ellas es la de terminar con la estrechas relaciones con Arabia Saudita a quien acuso de ser el fomentador del terrorismo “yihadista” y por sus estrechas conexiones con los supuestos “terroristas” del 11/S –según los pasaportes presentados como pruebas halladas en los escombros- que además de ser todos de origen saudita, la mayoría inexplicablemente están vivos.

Si Trump cumple con este tipo de objetivos, Washington verá dos décadas de planificaciones tirados a la basura y por supuesto, una catarata de consecuencias entre las que se contarían una avalancha de demandas judiciales de familiares de las víctimas del 11/S contra el gobierno saudita y claro, contra Obama y sus funcionarios de más alto rango quienes mínimamente  les cabe los cargos de encubrimiento y perjurio, agregando obviamente el descredito político absoluto a nivel internacional que  todo esto conllevaría.

Ahora bien, Mauricio Macri no parece estar actualizado o, no se ha enterado de que puede llegar a ser usado y arrastrar al país en una compulsa que puede abarcar varios niveles de lucha, comenzando por la acostumbrada propaganda desinformativa que tan bien paga el Stablishment financiero de tipos como George Soros, Sheldon Adelson y Paul Singer para nombrar a los más destacados, buscando influir en la opinión pública y en congresistas para forzar a la administración de la Casa Blanca a que termine jugando el juego que ellos plantean.

Anuncios

“PULSEADA DISCURSIVA”

EN LA MIRA

 

Pese a los discursos de un Trump que busca el acercamiento a Moscú, la realidad muestra un continuo y amenazante movimiento militar estadounidense en torno a las fronteras de Rusia ¿Quién maneja realmente la Casa Blanca?

Por Charles H. Slim

 

 

ttts

Suele ser uno de los acostumbrados trucos de Washington, tratar de hacer creerle a la opinión pública que el recambio de los ocupantes en la Casa Blanca significa un “borrón y cuenta nueva” en los asuntos de la política internacional de la Unión. En este sentido la llegada de Trump significaría el cambio de dirección en la lucha contra el terrorismo y supondría el final de las operaciones de “Falsa bandera” y “Black Ops” que se han montado a lo largo de éstos últimos quince años contra Iraq y Siria, como forma de sembrar el caos que destruya la concordia y unidad nacional que aún cohesiona a la República árabe Siria.  Lamentablemente nada de eso ocurrirá ya que hay pruebas claras de que Trump hará lo que el estado profundo está interesado en continuar.

Las pruebas sobre las injerencias norteamericanas en Siria han dejado mudos a los anteriores moradores de la Casa Blanca y hubieron descolocado recurrentemente a sus conspicuos voceros a quienes no les faltaron ganas de golpear a los periodistas que se atrevían a plantearles en su cara, las pruebas de esas “asistencias inexplicables” a las fuerzas del ISIS y la participación de la CIA con varios grupos armados responsables de varios crimines de guerra.

Demasiado duro para que los norteamericanos quieran aceptarlo. Pero tal vez sea mucho más duro para su “estado profundo”, tener que aceptar que fue Rusia y las inteligentes decisiones de Vladimir Putin  quienes cambiaron la situación de Siria y pusieron un freno real a los planes de expansión del “Estado Islámico” y de sus colegas “salafistas” financiados por los estados del Golfo y vergonzosamente apoyados por gobiernos de la UE.  Solo ahí cuando Putin ordenó el ingreso de sus fuerzas contra los grupos armados que amenazaban con derrocar a Damasco, los enemigos ocultos que se agazapaban tras bambalinas, solo se sentaron a mirar, esperando que aquellos “gamusinos” armados hicieran el trabajo sucio que sus ejércitos no quería hacer.

¿Quiénes eran esos enemigos ocultos que se estaban beneficiando? Pues no había que hacer demasiados esfuerzos por determinarlos. Israel, Turquía y Arabia Saudita son –cada uno por motivos diferentes-  los principales interesados en derrocar al presidente Bashar Al Assad y destrozar a Siria.  En los EEUU los grandes Lobbies por-israelíes han sido otros de los grandes impulsores de estas campañas contra el mundo árabe en general y en contra de Siria en particular. Su dinero y sus conexiones con la elite político-financiera norteamericana y mundial han sido movilizados desde el primer momento en que se puso en marcha toda la charada de las mentidas complicidades de Iraq en los ataques del 11/S y las supuestas armas de destrucción masiva, que luego se extendieron a la denominada Primavera árabe.

Es por ello que Donald Trump con sus declaraciones causticas que atacan a sus principales intereses y que como lo expreso claramente en la campaña “había que olvidarse del 11/S” en clara alusión a terminar con el falso imaginario creado a partir de aquellos eventos que solo había traído al país guerras interminables y la causación de indescriptibles calamidades sobre otras naciones,  no pueden tener más que dos respuestas: O rectifica sus comentarios o Trump puede desaparecer de la escena política.

¿Pero acaso usted cree que eso es una exageración o el comentario de alguien que no vive siquiera dentro de los EEUU? Pues para que usted quede bien informado, los ciudadanos norteamericanos hace bastante tiempo que han dejado atrás del “Tabú” de hablar de la influencia de Israel y de sus grupos de presión en sus asuntos nacionales y en las consecuencias que ello le ha valido para el país tener que mandar a sus muchachos a luchar guerras que habían estado pergeniadas por cerebros israelíes con el apoyo de sus colegas sionistas estadounidenses.

 

daesh-610x436

 

Este tipo de relación entre este sector oscuro de la política norteamericana y sus colegas israelíes ultraderechistas ya ha dejado de ser un secreto a voces y hoy cualquiera puede escuchar en los pasillos de una redacción o en las aulas de las universidades más prestigiosas de los Estados Unidos o de cualquier otra en la Unión Europea, cuales son los papeles que están jugando estos sectores en toda esta maraña que llaman “la lucha contra el terrorismo” y que no es más, que un juego siniestro en el que el “creador de estos grupos” –como el ISIS o AL Qaeda-   simulan que los combaten mientras por detrás les siguen apoyando por los canales negros que manejan para financiarse las agencias de inteligencia.

Actualmente y según algunas fuentes, Donald Trump ha dado instrucciones para que la CIA termine su apoyo a los “rebeldes” sirios sin hacer ningún tipo de distinción artificiosa como lo hacía la era Obama entre moderados y extremistas. El dilema que se presenta es, si realmente la CIA y sus colegas obedecerán estas órdenes ejecutivas.

Igualmente, sea como fuere, este hecho representa un notable avance para frenar la carrera imperialista que al día de hoy cuenta con varios millones de muertos en su haber en pos de imponer un diseño geoestratégico intitulado Medio Oriente ampliado(Red Voltaire.org. “El secuestro de la Conferencia de Seguridad de Munich”.http://www.voltairenet.org/article195338.html ).

Incluso podemos ver un notable avance en el estudio y la investigación de esta detestable trama que se documenta día con día de la mano de esmerados investigadores independientes que sin el apoyo de ningún ente estatal o de organizaciones multimillonarias, están produciendo invalorable material histórico  (GLOBALRESEARCH.ca. http://www.globalresearch.ca/the-counter-terrorism-campaign-in-syria-is-fake-dark-state-manipulations-serve-as-barriers-to-peace/5575656 )

Pero en auxilio de estos valientes investigadores que durante años han arriesgado sus carreras, sus bienes y por supuesto sus propios cuellos, hoy el reconocimiento de todo este embuste digitado desde Washington  y operado por sus diversos aliados alrededor del globo, tiene eco en los foros internacionales donde ante la denuncia explicita de que todo lo que se refiere a la llamada “lucha contra el terrorismo” es un gran fraude, ha parecido golpear psicológicamente a la clase política europea que acomodada desde hace 15 años con la farsa de los supuestos ataques “islamistas” a las Torres gemelas y al Pentágono, sigue prendada de las directivas de Washington, tal vez, por décadas de complicidad ante tantos y escandalosos crímenes contra la humanidad. Si Washington les da la espalda ¿a dónde irían a refugiarse?

Tal vez el ejemplo más cabal de todo esto haya sido las declaraciones del canciller ruso Serguei Lavrov el 19 de febrero último en el marco de la Cumbre de Seguridad en Munich donde sin anestesia y con cruda frontalidad les dijo a los más de quinientos ministros de la UE y de otros estados presentes que el “mundo post-occidental” ha llegado a su fin, dejando en claro que la OTAN ha perdido la partida en sus intensiones de dividir y conquistar, tal como lo había venido haciendo EEUU en el Medio Oriente durante los últimos 15 años tratando de destruir los estados árabes laicos a favor de un mosaico de entidades “seudo islamistas” que claramente beneficiarían al caos perpetuo que a su vez beneficiaría al estado de Israel (RED VOLTAIRE.org. http://www.voltairenet.org/article195338.html )

 

Las declaraciones de Lavrov se conjugaban con las anteriores declaraciones de Donald Trump que había calificado a la OTAN como obsoleta y que por su mantenimiento se estaba invirtiendo demasiado dinero, que desde su juicio, estaba siendo tirado a la basura. Pero detrás de todo esto, hay viejos y grandes negocios que en forma de “inversiones” o colaboraciones, son colectadas y dirigidas a financiar precisamente esas operaciones de inestabilidad que en la historia inmediata hemos visto contra el mundo árabe y que más cerca en el tiempo vemos como con mucho entusiasmo se dirigen contra Rusia. Ante esto ¿Podrá Donald Trump imponer su voluntad de trabar una buena relación con Rusia y el mundo o, seguirán manejando la agenda exterior los oscuros sectores del estado profundo? Y en caso de lograrlo ¿Podrá sobrevivir a los peligros que ello conlleva?

“JIHAD S.A.”

Cómo poco a poco se buscan chivos expiatorios para poder explicar en los libros de historia el surgimiento de ISIS, los escandalosos nexos con Al Qaeda y la necesidad de mantener la presencia militar de EEUU en el Medio Oriente

Por Charles H. Slim

 

malh

Hace ya más de cinco años que Washington y la OTAN desplegaron sigilosamente sus operaciones sobre el norte de África en un ambicioso plan geoestratégico que con el apoyo de la Corporación mediática occidental, dieron inicio a sus planes de rediseño del Medio Oriente y que por intermedio de la denominada como Primavera Árabe, instalaron las primeras bases para fomentar la estrategia basada  en el denominado “Caos controlado” por el cual, se crea la inestabilidad político-social desatando controversias, intrigas internas  y actos violentos que lleven al incremento de la confrontación a niveles como los vistos en Iraq o en Libia intervenida por la OTAN en 2011.

Casualmente fue tras el derrocamiento de Ghadafy que se vio flamear en Trípoli la bandera del “Estado Islámico de Iraq” que en ingles sus siglas son “ISI”, que era el precedente del “ISIS”, pero al parecer nadie se percato de ello. Y fue desde allí que descaradamente comenzaron a llevar tropas de mercenarios para operar en Siria con el único objetivo de derrocar al gobierno de Bashar Al Assad.

Hoy ISIS es una fuerza militar en retirada y los medios occidentales no publican una sola línea sobre lo que realmente ocurre en Iraq y en Siria, tal vez porque no quieran fomentar la idea de que esa franquicia no pueda ser derrotada o tal vez lo que allí se está viendo pueda ser muy embarazoso para Washington y sus aliados en todo este enjuague.

Será muy difícil esconder la basura acumulada durante estos últimos cinco años; al menos así lo será para distinguidos personajes de la política estadounidense como John Mc Cain quien tras haber sido pillado con las manos en la masa reuniéndose con nada menos que los comandantes de bandas armadas como “Jabbat Al Nusra”, “Al Qaeda” y quien jugaría el papel del líder del “ISIS” allá por el 2013, viene a presentarse como uno de los críticos a las declaraciones del presidente Trump.

Esos grupos de mercenarios que la Casa Blanca y los medios (Fake News) presentaban con recurrencia como “rebeldes sirios”, ya no le cabe dudas a nadie de quienes son realmente y de donde han venido. En ese sentido el cúmulo de pruebas recopiladas en Siria e Iraq sobre los apoyos de EEUU a estos grupos y de las contradicciones que el mismo Barak Obama llego a exponer ante el público han llevado a convencer a un amplio espectro de las poblaciones de la región que sin lugar a dudas, todo lo que se vincula con la farsa del “Estado Islámico” ha estado manejado por los norteamericanos y sus aliados.

issa

 

El humo de las batallas se está disipando y cuando ello ocurra en forma definitiva vendrán las pesquisas y las investigaciones para que se plasme en los libros de historia lo que realmente ha ocurrido en este tiempo. Es por ello que los cerebros que han creado todo esto, han puesto en marcha el borrado de rastros de dónde salió “ISIS” y la planificación del “Estado Islámico”. Ante ello ¿Quiénes creen que se encargaran de fabricar una historia que tape lo que realmente ha sucedido? Así es. Los medios y las editoriales con grandes financiaciones que responden al arco del denominado “liberalismo global” y que como hemos visto comulgan con los recalcitrantes sectores Neocon y el sionismo lobista anglosajón.

Algunos artículos muy curiosos tratan de argumentar que la aparición del “Daesh” y de la subsidiaria siria de “Al Qaeda”, son el producto de una “empresa privada” llamada “Malhama Tactical” de origen uzbeco y que sería dirigida por un muchachito musulmán de tan solo 24 años de edad, intentando ligar dicha organización con la inteligencia rusa (https://foreignpolicy.com/2017/02/10/the-world-first-jihadi-private-military-contractor-syria-russia-malhama-tactical/). Si el tema no fuera tan serio, este argumento que dibuja este panorama tan descabellado, desataría las carcajadas de cualquier experto militar que conozca de entrenamientos tácticos, equipos y armas.

Tal como se puede leer en dicha publicación, la misma se encarga ante todo de separar las semejanzas existentes con empresas occidentales como la detestable  BLACKWATER hoy ACADEMY, que cabe recordar estuvo ligadas a operaciones sucias en Iraq, Yemen, Libia y seguramente muy activa actualmente  en Siria. De este modo “Malhama Tactical” vendría a ser algo así como una empresa de seguridad islámica que adiestra combatientes musulmanes para que puedan operar para la “Jihad” en escenarios tan variados como Siria o incluso en Afganistán. Algo que es cierto y deja en claro que dicha empresa no salió de la nada. Nadie e incluso un grupo de personas con los conocimientos militares y experiencia como sin dudas tienen veteranos chechenos, iraquíes, afganos o incluso de otros países, basta para montar un campamento con todos los implementos necesarios para que ello se convierta en una empresa.

 

tactical_

Por más que haya voluntad en un grupo de hombres con amplia experiencia en el campo militar, su entusiasmo empresarial no les bastara para concretar un proyecto como sería el de una “empresa de seguridad”  de estas características tan particulares.

El factor dinero, es ineludible y para ello se requiere de una extensa red de financiamiento –que operara con bancos, lavadores, etc- que se mantenga ininterrumpidamente y tenga como base sustentable, un cierto grado de impunidad para no ser detectada; y ¿Quiénes tienen dicha impunidad en el área financiera mundial? Si, así es, las agencias de inteligencia que manejan fondos negros que jamás reportan origen ni destino son los más recurrentes inversores para dichas empresas. En ese sentido, como negocio, lo que económicamente implica capacitar físicamente y entrenar a un hombre en tácticas de combate, deberá ser una inversión productiva, aclarando que el costo por día de entrenamiento para los combatientes que dicha empresa prepara no es gratuito.

El lector debe entender que, a pesar de la crisis económico y financiera que abarca a todo el globo, los negocios como estos prosperan aceleradamente por una simple cuestión: mucho dinero involucrado en estas empresas que como se ha visto desde hace unos años para acá, involucran a las agencias de inteligencia occidentales involucradas en crear la desestabilización en el mundo árabe tal como los casos de Iraq, Siria y Yemen. Ello a su vez nos lleva a tener que deducir que solo será alcanzable para unos pocos, involucrando a sujetos, empresas privadas y organismos de gobiernos que complementaran en la culminación de un proyecto semejante.  

Con ello se puede ver que son contadas con los dedos de una mano las agencias de inteligencia que pueden montar proyectos semejantes con algún grado de impunidad y complicidad de terceros, algo que hoy por hoy –y gracias a las filtraciones informativas- se está terminando.

A la vez no hay que olvidar cuales han sido los nexos existentes que se han puesto en evidencia  entre la CIA y los dos grandes fraudes seudo islamistas como son “ISIS” y “Al Qaeda”, salidos de elaboraciones de mentes tales como la de Zbigniew Brzezinski, John Negroponte y David Petreaus (para nombrar solo a los más conocidos)  embustes reconocidos como tales en su momento por la misma ex Secretaria de estado Hillary Clinton y refregado en su propia  cara durante la campaña por el actual presidente Trump.

Pero no hay necesidad de tantas aclaraciones. Solo basta ir a Iraq y preguntarles a los mismos iraquíes quienes sustentan al “Daesh” y a coro cualquiera de ellos –salvo que sea parte del gobierno títere- les dirán quienes son, aunque los medios aquí no digan nada. 

Hay detrás de este tipo de editoriales un claro intento de borrar esos rastros, de maquillarlos para contaminar y/o intoxicar la memoria de la opinión pública que a pesar del gran espectro de fuentes informativas que hoy existen, pueden seguir siendo manipulada. Por más que se trate de un intento por desviar las verdaderas implicancias de EEUU y sus colegas en todo el asunto del “terrorismo islámico”, el juicio analítico e independiente de los cada vez mejores e informados investigadores que van creciendo alrededor del mundo, no podrán sostener esta charada por mucho más tiempo.