“EL ARMA INVISIBLE”

Puede EEUU aun considerarse la primera potencia militar con lo que ha demostrado Rusia en el campo bélico actual?

Por Dany Smith

 


La vida del hombre, desde que pisa la tierra está innegablemente ligada a las situaciones bélicas y a los enfrentamientos permanentes que llevan a una constante elucubración de ingenios y medidas para tratar de estar por encima de sus rivales que amenazan a sus intereses. Desde la caída de la URSS en 1991, EEUU y la OTAN han tratado de extender los dominios de su alianza a toda el Asia tratando de engullirse a los entonces países satélites de la era soviética.

Actualmente tras la asunción de Donald Trump, contrariamente a lo que había prometido, la Alianza ha visto revitalizado su papel de conquista para lograr de una buena vez la hegemonía político militar que los jerarcas de Bruselas soñaron desde su creación. Pese a los aspectos económicos que Trump saca a relucir a cada momento cuando se habla de las contribuciones que hace los EEUU para esta organización, las últimas decisiones de política internacional de la Casa Blanca no dejan lugar a dudas de que no hay precio para los beneficios que éstas traerán a la organización.

Pero la OTAN no es una organización “democrática” y menos aún, un club de amigos; se trata de una colusión de intereses geopolíticos con un poderoso brazo armado en el cual EEUU y sus aliados europeos, tratan de sobrevivir tras perder sus objetivos con la caída de la URSS y el desbande de la amenaza que suponía aquel portentoso “ejército rojo”.  

En ese plan han trabajado en los más diversos proyectos tanto de ampliar su jurisdicción usando su poder militar, como sus influencias políticas amañadas con operaciones de inteligencia en las que no hay que olvidar a las estructuras de ejércitos secretos bajo la denominación “Gladio”, uno de los escándalos históricos más reveladores y muy ligado a lo que actualmente sucede con el llamado “terrorismo internacional”.

La OTAN y EEUU gozaron de impunidad operativa desde 1990 hasta mediados del 2003 cuando ya habiendo invadido Afganistán con excusas muy pocos creíbles (y en base a un atentado en 2001 muy poco claro), avanzaron en contra de una abrumadora mayoría de la opinión pública mundial contra la soberanía de Iraq.

Una amplia franja de la población mundial y que no puede centralizarse por países en forma individual, se preguntaban ante estos avasallamientos imperialistas ¿quién podrá detener todo esto? Era algo desesperante ver como a la par de las carnicerías y la troperias impunes que las fuerzas estadounidenses, británicas y de países colaboradores causaban contra poblaciones civiles, usando como frontón una despreciable propaganda islamofoba que justificara semejantes aberraciones.

 

 

Sin justificaciones y de ser necesario, inventándolas, Washington decretaba unilateralmente embargos despiadados, exclusiones aéreas y realizaba sin posibilidad de contrarestarlas, ataques y masacres como el mundo ha sido testigo.

Desde cinco años a esta parte las cosas han venido cambiando en grado superlativo y en gran parte se ha dado por la aparición de una potencialidad de Rusia que los mismos estrategas norteamericanos y sus colegas de la OTAN no esperaban ver, al menos no en un plazo tan cercano.

Es muy cierto por otra parte, que el desarrollo militar de Rusia representa un excelente ambiente para los negocios de las industrias armamentísticas sin importar la procedencia o nacionalidad de las mismas. EEUU no puede vivir sin un rival y ello se ha visto en estos últimos largos 25 años desde que se tomo la libertad de comenzar la guerra del Golfo Pérsico que sigue ardiendo en otras formas, los bombardeos de la OTAN a la ex Yugoslavia y todas las demás calamidades que es sin lugar a dudas, producto de las administraciones norteamericanas han convertido al mundo en un lugar mucho más impredecible.

Rusia ha dado muestras de variadas formas de avance en su tecnología aeroespacial y militar en general que ha venido preocupando en silencio al Pentágono y a sus aliados de la OTAN.  Pero como ha sido la acostumbrada política informativa de occidente, si hay alguna debilidad o información que sea inconveniente para los intereses de EEUU, ello será enterrado en el olvido y de ser posible, eliminado de los records informativos.

Washington no se resignará a caer a un segundo lugar o mucho peor, ser humillado en otro conflicto asimétrico; no puede darse ese lujo con una Rusia que se alza con novedosos y poderosos sistemas de armas de nueva generación que ni siquiera causan un zumbido. Una de estas, son las de carácter electromagnético que pueden inutilizar en un pestañar a las fragatas más modernas e incluso a un portaaviones nuclear del tamaño del “USS-George H. Bush”.

El incidente del “USS-Donald Cook” en aguas del Mar Negro allá por el 2014, fue la prueba cabal de que Rusia tenía la capacidad de inutilizar con un solo avión de combate a un buque de cuarta generación dotado con lo último del sistema de combate electrónico Aegis y que dotado de cuatro poderosos radares de mediano alcance, detuvieron su funcionamiento apenas paso aquel SU-24 por encima del buque.

 

Fue demasiado para los tripulantes de aquel buque, quienes al ver como se fundían sus circuitos eléctricos, quedaron inermes y a la deriva hasta que los vinieron a rescatar y remolcar a un puerto aliado.

Otros incidentes similares fueron registrados en cercanías de Crimea, el Mediterráneo, el Báltico y también en el Mar Negro pero, esta vez los norteamericanos se encargaron de que nada saliera a la luz. Demasiado bochorno para el Pentágono como para que se multiplicaran otros casos inexplicables como el del “Donald Cook”.

Hoy se sabe que lo que Rusia posee es un sistema denominado “Russian Electronic Warfare” basado en el principio del electromagnetismo y algo más.  Aunque este es un principio conocido para los físicos y los expertos estadounidenses, no parece que ellos hayan podido reproducir con eficacia un arma de similares características.

Se sabe si, que EEUU tiene sistemas de armas laser  para el derribo de misiles, armas de ondas infrarojas, de ultrasonido e incluso de pulso electromagnético o plasma (utilizadas en Iraq 2003) que pueden fundir un tanque de combate en unos segundos.  

Pero todos estos ingenios siempre orientados en sentido ofensivo, fiel a su naturaleza.

 

La última muestra de estas capacidades se vio en el ataque con misiles Tomahawk contra la base siria de Shayrat donde se dispararon 59 vectores pero, solamente llegaron 20. Obviamente la versión oficial no habla de ello. Según otras fuentes, los 39 que nunca llegaron cayeron inermes a mitad de camino desperdigándose por los campos y los olivares de la zona.  Una barrera invisible o más bien una red electromagnética de defensa pasiva afecto a las cabezas de los misiles y simplemente los dejo inoperantes e incluso –se supone en algunos casos- fueron desarmados. Los generales y personeros en Washington exclamaron por lo bajo “We have a big problem”

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: