“EL MUSCULO DE RUSIA”

Como en el ajedrez, el jugador más calmo, observador e inteligente prevalece sobre su rival. Algo similar podemos ver con la geopolítica de Rusia impulsada por un Vladimir Putin que ha elegido usar el cerebro más que los músculos contra los subterfugios y provocaciones del occidente anglosajón

Por Charles H. Slim

 

Acostumbradamente hemos visto como desde la elite político y militar de Washington y su caja de resonancia mediática que representa la gigantesca Corporación de Medios, se achaca a Rusia todo tipo maldades tratando de hacerlo parecer a esos ogros feos y sucios de los cuentos de hadas de otras épocas. Para estas elites no hay límites cuando tratan de menospreciar a quiénes se vuelven una amenaza para sus intereses. Si son los musulmanes, además de negros–como suelen calificarlos tanto los neocon como sus socios sionistas- son extremistas y locos que deben ser eliminados preventivamente. 

En lo que hace a Rusia, existe en Washington una gran frustración que claramente comenzó desde que Vladimir Putin asumió la presidencia y que sigue sacudiendo los cimientos del estado profundo de la Unión hasta la actualidad. 

Como una forma de explicar los errores y las torpezas propias, Washington ha elegido como chivo expiatorio a su viejo rival de la “guerra fría”, sospechándose que (detrás de la gran maquinaria mediática y propagandista) se busca desatar una nueva y lucrativa carrera armamentística que llenara los bolsillos de los empresarios corporativos de la tentacular Corporación armamentística industrial norteamericana.

En ese sentido, los discursos rancios con olor a “Macartismo” y naftalina han venido siendo una cosa común provenientes de personajes insignes de la política estadounidense. Quizá el más conocido de todos sea el caso del senador y veterano de Vietnam John Mc Cain, quien desde hace años viene predicando que “Putin es ese carnicero de la KGB” que es una amenaza para EEUU y que ha venido siendo el aliado de “regímenes” dictatoriales como el de Bashar Al Assad en Siria.

La base argumentativa de Mc Cain se suele apoyar básicamente en que Putin es un “ex KGB” (Servicio secreto de la URSS) sin darse cuenta que su país, estuvo gobernado por un “ex CIA” como George H. Bush quien estuvo claramente implicado en todo tipo de crímenes durante su ejercicio como director de la Agencia tanto como cuando fue presidente.

Incluso el propio Mc Cain no está libre para arrojar ninguna piedra. A sus estruendosas palabras no hay que olvidar sus continuas y comprobadas acciones por apoyar a los grupos irregulares armados, entre ellos el ISIS en momentos que la entonces secretario de Estado Hillary Clinton, viajaba incesantemente para organizar una “oposición política siria en el exterior”.

Pese a lo básico de las diatribas del viejo político norteamericano, las mismas son el sentir de una amplia franja de partidarios neoconservadores y de sionistas dentro y fuera de los EEUU, que ven al mandatario ruso como un estorbo a sus planes más preciados como son, destruir de una buena vez a Siria y por supuesto, a la república Islámica de Irán.   En base a estos argumentos es que EEUU había impuesto a Rusia una batería de sanciones comerciales contra empresas y empresarios de este país, como una forma artera de degradar la economía doméstica de la Federación.

Cuando hace poco el cineasta norteamericano Oliver Stone entrevisto a Vladimir Putin por 19 horas en su estancia en Moscú, el mandatario ruso, entre otras cuestiones, se apiado del senador Mc Cain  señalando que era un personaje político que se había quedado en el tiempo y que lejos de avanzar en los nuevos desafíos que amenazan al mundo, arrastran tras de sí viejos conflictos que ya no existen. Sin rodeos, Putin fue elegante y no lo califico de “senil”.

Son estos los sectores que trabajan para desestabilizar de diversas formas a Rusia, proponiendo e impulsando políticas como las sanciones comerciales que buscan dañar internamente el tejido social de la población con artilugios financieros y boicots a ciertos productos, buscando crear ese efecto de descontento que se vuelva contra el gobierno pero que Putin ha logrado contra restar con bastante éxito.

Por su parte, Trump como su Staff, hacen alardes de sus razones y puntos de vista sobre las medidas impulsadas contra Rusia.  Al mismo tiempo, los sectores neoconservadores que detestan ésta administración y a su estrambótico presidente, parecieran ser más virulentos con éste, su propio presidente, que con el tan odiado Putin.

Pero lejos de las cámaras y de las agradables entrevistas para televisión, ambas partes se movilizan en forma constante y atenta,  por prevalecer y mantener la cúspide del poder en el ámbito de la geopolítica internacional. Más allá de que EEUU seguiría actualmente  en posesión del estatus de “primera potencia” militar, ello no basta y menos actualmente en el marco de un mundo complejizado por las atomizaciones políticas, étnicas y religiosas que curiosamente ellos mismos ayudaron a crear. 

En el medio de esto, los europeos jugando a los “policías buenos” que tratan de moderar la irascibilidad estadounidense, como en algún momento lo dejo entrever el historiador Robert Kagan al tratar de explicar que ambos no comparten la misma visión del mundo, algo que se ve reafirmado tras la asunción de Trump a la presidencia (Foreing Affairs. https://www.foreignaffairs.com/articles/united-states/2017-06-14/how-foreign-policy-came-divide-america?cid=int-lea&pgtype=hpg)

En todo este desastre, la inesperada intervención de Rusia ha sido la vara de hierro para limitar y detener la extensión de ese caos controlado que tanto  los EEUU como Gran Bretaña supieron instigar para remodelar el Medio Oriente para convertirlo en un puzle de territorios desorganizado a costa de las naciones árabes laicas como Iraq, Siria y el Líbano, objetivos primordiales de toda esta componenda que había sido públicamente denunciada por el General Wesley Clark allá por 2004. 

Y mientras EEUU se empantanaba en más guerras imposibles de ganar, Rusia impulsaba una política de apertura y de relaciones internacionales como nunca se habría pronosticado, teniendo como principal mentor al presidente Putin, quien llegó a tender un puente en base al entendimiento multilateral en varios campos con Latinoamérica.

También fue la astucia y la oportunidad muy bien explotada por Putin en 2014, cuando contra todo pronóstico del Pentágono, ordenó entrar a Crimea para conjurar la extensión de las consecuencias por aquel golpe de estado instigado y apoyado por las agencias de inteligencia occidentales contra Kiev las cuales desde bastidores EEUU y la UE pretendieron extender hasta la península.

 

Moscú le fárrago los planes a Washington y peor aún, dejo en evidencia los juegos sucios que se dirigían desde la embajada estadounidense en Kiev con las bochornosas filtraciones telefónicas de altos funcionarios consulares.  A contrario de estas políticas conspirativas y de provocación  que viola el derecho internacional, el Kremlin mantuvo la cordura y la mesura política que le previno de caer en las trampas que sus socios occidentales le habían tendido. Sin dudas que por aquellos momentos, Barack Obama sus asesores militares y de inteligencia, reunidos en el más absoluto secreto se habrían preguntado ¿Por qué diablos no devuelven el golpe?, sin advertir que el verdadero musculo de Rusia era y sigue siendo, el cerebro de su mandatario.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: