“EL ESTADO QUE NUNCA EXISTIO”

 

Tras haberse confirmado la muerte de Abu Bakr Al Bagdadi se da por concluido el gran espantajo creado por cerebros en Langley y el Pentágono, y mediatizado por los medios occidentales. El Estado Islámico ¿en realidad alguna vez existió?

Por Charles H. Slim y Ali Al Najafi

Han pasado tres largos años desde que el autoproclamado “Califa” de los creyentes declaro la creación y el establecimiento del mal llamado “Estado Islámico” en las tierras de Iraq. El jefe del enigmático grupo “ISIL” más conocido por los iraquíes como el “Daesh”, declaro en aquella gran Mezquita de Mosul que había llegado la hora para que todos los musulmanes se unieran a la lucha contra la apostasía que representaban los gobiernos chiitas representados por el partido “Dawa”  de Nouri Al Maliki en Bagdad y el “Baas” dirigido por un “Alawita” (rama chiita) como Bachar Al Assad en Damasco. Por supuesto, en el discurso de Al Bagdadi, muy poco se mencionaba a EEUU y menos aún a Israel.

Hoy se confirma que Abu Bakr Al Bagdadi fue eliminado junto a una docena de lugartenientes en una reunión que se llevaba a cabo en un bunker en las afueras de la ciudad siria de Raqqa. El golpe fue dado entre la noche del 27 y la madrugada del  28 de mayo pasado, dejando el lugar marcado, completamente destruido. Pero ello no fue mérito de los bombardeos de la Coalición liderada por EEUU; no, fue el mérito de la inteligencia rusa y de un ataque aéreo de sus fuerzas aeroespaciales.

Aviones SU-35 y SU-34 concurrieron al punto señalado por los Drones de inteligencia y con precisión lanzaron su ataque sobre dos locaciones bien delimitadas. Casi trescientos militantes del “ISIS” entre los que se hallaban los  comandantes como Abu Al Hajdi y Suleiman Al Shaukah perecieron en el ataque. Del efecto devastador de éste golpe, se asegura que el principal líder de la organización murió junto con todos los presentes.

Fue el último acto de aquel impostor que se hizo pasar por Califa y que aprovechando la desastrosa circunstancialidad en que se hallaba la región, pudo penetrar en Iraq y a punta de fusil, prometer a los iraquíes que había llegado para liberarles del yugo opresor de un régimen  colaboracionista y apostata.

Su imagen y vestuario, fue confeccionado siguiendo los detalles de la tradición (Sunna) islámica que diera una poderosa impresión sobre los espectadores que le vieran. El color negro en su turbante pretendía mostrar que descendía de la línea de sangre del profeta Mahoma y la barba larga, un símbolo de la paciencia de los hombres creyentes.

Fue la versión bizarra del “Laurence de Arabia” británico, pero al servicio de los planes estadounidenses, un fake siniestro creado por la inteligencia estadounidense, plantado en medio del caos y la desolación que los norteamericanos crearon deliberadamente, haciendo imposible corroborar si ese personaje que el Pentágono trato de hacer creer que había sido un prisionero iraquí, había existido alguna vez.  Precisamente, si algo se preocuparon los invasores angloestadounidenses cuando entraron a Bagdad, fue hacerse con el control del Ministerio de Información y de los bancos de datos de la población iraquí a la cual se la hizo desaparecer para luego argumentar que no existían censos actualizados.

Combatientes iraquies en Ramadi


De allí nació Abu Bakr, presunto médico y ciudadano de Bagdad que había sido arrestado por los norteamericanos durante la ocupación y tras ser llevado al campo de concentración de Abu-Graib, fue torturado haciendo nacer en él, una sed de venganza que materializaría tras salir de ese penal. Esa era la historia de cientos de miles de iraquíes anónimos que se perdieron en ese laberinto siniestro administrado por los estadounidenses y sus “servicios contratados”. Pese a lo dramático de la descripción de este personaje, lo cierto es que nadie pudo precisar su real existencia.
Con esa información además de servirle para marcar, señalar y ubicar a los partidarios del Baas (para ir a buscarlos y asesinarlos), fue el material de trabajo para las agencias de inteligencia con el cual sabrían como (entre otras cosas), fabricar la identidad de sujetos que nunca podrían ser rastreados.

La historia oficial planteada por Washington, se parece más a un libreto de Hoolywood que a la realidad de un hombre que jamás existió.

El “Daesh” fue una implantación artificiosa de la inteligencia militar estadounidense allá por el 2006 que se combino con las operaciones que al mismo tiempo, sus colegas de la CIA (https://pensamientoestraegico.blogspot.com.ar/2016/03/internacional-el-gran-espantajo-como-el.html), los británicos del MI-6 (Red Voltaire.org. “Muerte del califa y fin del Emirato Islámico”.  http://www.voltairenet.org/article196986.html ) e israelíes pusieron a rodar en medio del caos.

Fue con la administración de Barak Obama, que aquella célula del “Estado Islámico de Iraq” que para mediados del 2010 a duras penas subsistía en los desiertos de Al Anbar, fue reactivada y nutrida con hombres, armas y financiamiento suficiente para que pudieran operar casi ilimitadamente. Una de las armas más características que se les entregaba eran las pistolas con silenciador “Beretta” calibre 22, que además de servir para asesinar a plena luz del día a funcionarios iraquíes sin un mínimo de ruido, salían de la fábrica  libres de numero de serie.

Tras aquella cinematográfica fuga de varios supuestos comandantes del “Daesh” en Abu Graib en septiembre de 2013 y que pudieron salir de Bagdad como si fueran invisibles, quedó en claro que aquello fue un embuste, uno más de todos los que rodearían la existencia de esta agrupación.

Solo unos meses después de aquel evento, reaparece el “Daesh” pero con un tamaño y fuerza imposible de creer. Con un despliegue de armas y vehículos modernos, cruzaba con facilidad las porosas fronteras iraquíes mientras Washington impostaba preocupación.

El momento para establecer este “Califato” nunca pudo ser más propicio.  Iraq se hallaba en un levantamiento masivo de las provincias del centro norte con lo cual, la llegada de esta fuerza sunita, se sumaría a los esfuerzos por derrocar al tirano y colaboracionista de Bagdad.  Con una combinación de fuerza y astucia, el “Daesh” con el apoyo de fuerzas iraquíes penetraron hasta los cuarteles más vigilados del ejército y la policía, convirtiéndolos en cementerios. De este modo, con equipos, uniformes y armas que usaban las fuerzas colaboracionistas de Bagdad (de fabricación estadounidense), lograron engañar a cuantos puestos, comisarias y bases se presentaron, terminando los incautos con un disparo en la cabeza.

La venganza fue terrible y los iraquíes se cobraron con sangre por todos los años de opresión que habían sufrido y gracias al “Daesh”, pudieron cobrarse con creces contra funcionarios, jueces, jefes de policía y gobernadores que además de haber colaborado con los invasores estadounidenses, seguían las directivas de Al Maliki.

Los mismos norteamericanos con los que se habían sacado fotos y vendido a sus propios vecinos, les entregaron y abandonaron a su suerte.

Todo estuvo servido en bandeja y de ese modo, bases militares con vehículos blindados “Abrahms” y cuantiosos depósitos de municiones pasaron a ser parte de la fuerza de “Daesh”. Casualmente en Mosul, la ciudad elegida para capital del “Califato” tenía guardados en un depósito unos 500 flamantes vehículos “Humvi” artillados provistos por EEUU unos meses antes que pasaron a ser parte de la fuerza mecanizada del “Estado Islámico”. Todo muy sospechoso.

Los planificadores del “Daesh” y de todas sus troperias tuvieron éxito al engañar a los desesperados iraquíes, en especial a los ciudadanos de Mosul y no fue difícil ganarse su confianza cuando mostraban su descarnada justicia contra los brutales pistoleros y asesinos que representaban y siguen aún representando a un gobierno colocado por los estadounidenses.

Hoy la ciudad de Mosul y el resto de las ciudades del noroeste de Iraq han sido demolidas hasta casi hasta convertirlas en polvo y bajo sus cimientos, han quedado la vida de miles de inocentes de los que jamás nadie hablara. Los que desde occidente pretenden manejar a la opinión pública, se centran en dirigir sus acusaciones sobre esta entelequia para lo cual, se habían vertido un sinfín de embustes que pretendiendo hacerlos pasar por piezas históricas, pretenden explicar el surgimiento del “Daesh”, sin querer aceptar que han quedado develados como mentiras pre elaboradas por las agencias de inteligencia estadounidenses que realmente crearon este adefesio (Globalresearch.  http://www.globalresearch.ca/terrorism-is-made-in-the-usa-the-global-war-on-terrorism-is-a-fabrication-a-big-lie/5435816 ) 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: