“(IN) SEGURIDAD INTERIOR”

Quién planifico el plan de seguridad de Macri y para qué?

Por Pepe Beru

El plato para el desastre está servido, diría alguien que mira de cerca los acontecimientos que se vienen dando en Argentina. Mientras la mayor parte de la gente solo se preocupa por la situación de su moneda y la inflación que les resta el valor de sus ingresos, al mismo tiempo otros acontecimientos se desarrollan a sus espaldas los cuales  tienen objetivos mucho más sensibles y peligrosos que una crisis económico financiera.  Igualmente hay que señalar que dicha crisis es funcional a lo que se planifica y se halla acorde con lo que se está instalando en la región.

Para ponernos en contexto, solo hagamos algunos señalamientos muy sugestivos. Desde hace una semana, se han estado escuchando rumores de que pronto comenzaran acciones de desestabilización contra Bolivia tal como sucede hoy en Nicaragua y Venezuela.  Ello no llama la atención si consideramos la coherente y frontal política exterior que ha venido llevando Evo Morales contra el imperialismo estadounidense y el sionismo, motores detrás de aquellos eventos.

En aquel sentido, las supuestas manifestaciones espontaneas que se comenzaron a generar desde 2016 en Venezuela y las que se comenzaron a producir en abril de este año en Nicaragua (propiciadas por una injustificable corrupción gubernamental), llevan ínsita la dinámica y la metodología de aquella Primavera Árabe que azoto el norte de África entre 2010 y 2011 y que resulto ser un verdadero embuste tejido entre la corporación de medios occidentales y las agencias de inteligencia de la OTAN y de los reinos petroleros del Golfo. El resultado de aquello fue el actual caos en los países intervenidos y la miseria de sus pueblos.

La presente situación geopolítica en Latinoamérica demuestra casualmente que aquellos gobiernos que habían desafiado a Washington, están bajo una fuerte presión política, económica y comercial que ha comenzado a escalar a situaciones insurreccionales con la generación de caos social. 

Nada de ello es una casualidad y en todo esto hay que vincular el desembarco de la OTAN en el continente.  El acuerdo firmado por fines de mayo entre Colombia (quien pasa a ser Socio Global) y Bruselas pone a la región en el caliente escenario de la geopolítica de las superpotencias.   Y aunque algunos expertos colombianos como el profesor Rafael Piñeros de la Universidad Externado de Bogotá afirmen que ello no significara la participación de Colombia en operaciones militares de la OTAN, ello no es creíble.

Casualmente, a la par de este desembarco, la agitación insurreccional y la violencia disfrazada de revueltas populares se han multiplicado y con ello –a la par-, los negocios de seguridad y contratos para equipar, asesorar y proveer de instrucción a las fuerzas policiales de la región. ¿Y quiénes son los principales proveedores gubernamentales de esto? EEUU e Israel.

Argentina también se ha convertido en parte de esta participación externa (tras la firma de los Convenios entre el Ministerio de Seguridad y Tel Aviv) y con los últimos anuncios del gobierno, el país ha entrado en la misma fase. La repentina medida de redespliegue de las FFAA para tareas de seguridad interior ha desatado una catarata de críticas pero en su mayoría, completamente inexactas en cuanto a los argumentos que se sindican como relevantes. Por medio del Decreto 683/18, el poder ejecutivo argentino reformo levemente la ley de Defensa Nacional para una posible intervención de las FFAA en la custodia de los objetivos estratégicos ante amenazas externas estatales y no estatales. La mayoría de los críticos solo se basan en sus observaciones parciales claramente intoxicadas por sus posiciones políticas e ideológicas Demode y que no tienen nada que ver con las amenazas que actualmente se ciernen sobre el país y toda la región.

En ese sentido las arengas de la izquierda y los llamados “kirchneristas” de que se usaran para la represión interior solo son argumentos esquizofrénicos que carecen de total realidad. Incluso muchos creen que algunos de sus más importantes dirigentes están al tanto de quiénes y de dónde proviene este redespliegue de las Fuerzas Armadas. El verdadero peligro para estos cambios radica en que ellos denotan objetivos ajenos a las hipótesis del país, que han sido diseñadas por cerebros y manos foráneas que son quienes realmente conducen la seguridad interior argentina. A tono con esto, vemos como la inseguridad urbana va creciendo de la mano de un lobbies periodístico catastrofista que sesgadamente alienta a la profundización de las relaciones militares y de inteligencia con el Pentágono y Tel Aviv.

Hilado con esto último hay un fenómeno que no tiene nada de fenomenológico y ese es el terrorismo, que los medios deliberadamente lo pintan como “islámico” pero que en realidad es un mote discriminatorio con el fin de justificar algo que ya se sabe que es una farsa: La lucha contra el terrorismo. Precisamente tras haberse desalojado a “ISIS” (un activo de la CIA) de la mayor parte de Siria y de Iraq, pudo comprobarse que dicha organización –además del ingente apoyo con armas y equipos occidentales- las evidencias halladas sobre el terreno dan cuenta que poco tenía de árabe y mucho menos de islámica. Ese espantajo elaborado sobre la base de un discurso basado en el “Choque de civilizaciones” de Huntington,  sirvió convenientemente para argumentar la necesidad de EEUU para intervenir en la región, algo que se vio entorpecido por la inesperada intervención rusa en noviembre de 2015.

Sin “ISIS”, ya no hubo necesidad de asesores, equipos y armas vendidas por EEUU y todo ello gracias a la eficacia de la aviación rusa.  Muy sugestivamente tan solo hace unos días, han comenzado a ocurrir hechos muy sospechosos tanto en Siria como en Iraq, con la perpetración sangrientos atentados en serie y secuestros masivos semejantes a los ejecutados por ésta franquicia de la inteligencia estadounidense.

Estos datos sirven para comprender, a dónde apuntan las versiones que últimamente han estado corriendo por los medios argentinos referidos a la posibilidad de que “ISIS” actué en el país. Aunque ello suene muy exótico lo que sí hay en la Patagonia es una situación conflictiva con una agrupación seudo indígena manejada por la organización “Resistencia Ancestral Mapuche” R.A.M. que con su base de operaciones en Chile, tiene sus oficinas de propaganda y difusión en Bristol, Gran Bretaña, algo que huele desde lejos como un programa del “MI-6” británico que sin lugar a dudas cuenta con el apoyo de otras agencias de inteligencia.

Al parecer el gobierno argentino ha sido compelido a entregarse al juego siniestro de la “lucha contra el terrorismo”, que no es más que una estrategia de “guerra hibrida” ajena a los intereses nacionales y lo peor de todo es que, seguramente (Macri, Bullrich y su gabinete) no tienen la menor idea de cómo evolucionara ¿Cuál será el modo de activarlo y cuánto le costara al país jugarlo?

Anuncios

“ENCUENTRO EN HELSINSKI”

Qué es lo que se ha consensuado entre Trump y Putin tras la cumbre bilateral más importante de la década

Putin-Trump

En los saunas de Finlandia se llevaron a cabo uno de los encuentros clave del 2018 entre Vladimir Putin y Donald Trump. Ambos debían tratar temas que hacen a la seguridad internacional y en los que se hallan en un virtual impase por situaciones clave para la paz como ser Siria, Ucrania y Venezuela, éste último con un gran impacto sobre toda región latinoamericana.

Coincidiendo con otros análisis, dicho encuentro viene a darse en un nuevo marco de la realidad internacional en la que ambos actores, los más importantes e influyentes de la geopolítica, trataron de resolver los asuntos fuera de los lineamientos que se trazaron a mitad del siglo pasado en la hoy caduca Cumbre de Yalta.

Como no podía ser de otro modo, la reunión estuvo marcada por la ansiedad y la expectación del resto de los gobiernos que se arremolinan en torno a cada uno de estos grandes actores internacionales. Pero si había una parte que tenía grandes preocupaciones por el resultado de ese encuentro ese era el Departamento de estado y los halcones neocon que anidan en los sectores de la inteligencia y el Pentágono.

Y es que no es un secreto que para estos sectores recalcitrantes del ala del partido de la guerra y el caos, tienen conceptuado al primer mandatario estadounidense como “un inútil inevitable” dado que se halla investido como presidente de todos los estadounidenses y mientras se encuentre en la Casa Blanca habrá que tolerar sus estridencias y estupideces siempre que no pongan en riesgo a la Unión.

El encuentro con Vladimir Putin se dio en el marco de tensas relaciones bilaterales especialmente basadas en las bravuconadas de Trump quien ya venía decepcionando la seriedad de sus posturas con las acciones de cobertura a los grupos mercenarios en Siria y la aplicación de más sanciones contra Rusia como respaldo político a las acusaciones de Londres sobre el supuesto involucramiento en los ataques químicos en Salsbury y Amesbury. Pero lo que más temía el Stablishment estadounidense era que Trump se reuniría sin la asistencia de sus asesores por lo cual, habría que rogar al cielo que no hiciera alguna concesión o declaración que le diera a Putin argumentos para reclamaciones posteriores.

Desde este sector del poder estadounidense se sigue tratando de desbancar a Trump argumentando historias en base a sus supuestas conexiones con Rusia que le ayudaron a ganar las elecciones presidenciales con una operación de jaqueo de la inteligencia rusa al sistema informático del Comité Nacional Demócrata. En este sentido los medios del Conglomerado que responde a los intereses del “estado profundo” mantienen desde el primer día de gobierno de Trump la difusión de una historia novelesca sobre una “Trama rusa” que ha sido artífice de colocar a un títere de Moscú nada menos que dentro de la Casa Blanca.  Según las investigaciones del anterior jefe del FBI James Comey, doce agentes rusos estuvieron involucrados en la operación de infiltración y robo de información al sistema informático electoral que comprobaba las acusaciones del partido demócrata. La respuesta de Trump a esto fue el despido de Comey y la acusación de que todo era un embuste armado por la misma Hillary Clinton.  

Además y con esta situación, los opositores demócratas no dejaron pasar esto para sugerir que sin estos recaudos, Trump sería fácilmente manipulable por Putin quien lograría obtener del “incauto” Donald Trump, más concesiones que se visualizaran en mayor repliegue estratégico de los temas centrales de la geopolítica estadounidense. Prueba de ello ya lo vienen viendo con horror los neoconservadores incrustados en el Congreso quienes han tenido que aguantar la rabia al escuchar a Trump vociferar en público estridencias como “Obama creó al ISIS”, “nosotros hemos asesinado a miles” y últimamente cuando declaro que la UE era un enemigo más de los EEUU.

Igualmente y aunque Trump haya charlado muy amistosamente con Putin, las cosas no cambiaron en los frentes conflictivos y aún se puede ver cómo tanto EEUU y la OTAN continúan con sus operaciones para tratar de desestabilizar Siria, la Península de Crimea y Venezuela. Sobre esto Vladimir Putin en estas últimas horas ha declarado que dará una respuesta simétrica y contundente a las provocaciones que viene desarrollando la OTAN en torno a las fronteras de la Federación rusa. Estas declaraciones se dan en el marco de las continuas gestiones de Bruselas y de Washington por tratar de incluir dentro de la estructura militar de la Alianza a países en el área de influencia de la Federación como Georgia y Ucrania

Al mismo tiempo Rusia ha demostrado ser un socio confiable en la construcción de una verdadera seguridad global, sin tonos grises y zonas más bien oscuras como los que –desde comienzos de siglo- presenta la política exterior de los EEUU y de cada uno de sus aliados en cada región en la que intervienen. Al mismo tiempo Putin reconoce que la UE es uno de sus más importantes socios en el comercio y especialmente en lo referente al mercado energético del gas. Tal vez uno de los temas abordados haya estado la situación de la UE y su crisis energética de la cual solo Rusia puede asistirla.

“ARGENTINA: ¿EL BARCO SE HUNDE?

La crisis económico financiera en el país parece incontrolable y el mismo gobierno reconoce que las cosas se pondrán peor ¿Hay contramedidas para evitar el colapso?

 

Según algunas versiones que circulan en los estamentos financieros nacionales y de Wall Street, el gobierno argentino de Mauricio Macri no garantizaría el cumplimiento de las obligaciones a las que se comprometió al momento de tomar deuda del FMI.

Ello habría determinado que se deben tomar medidas urgentes para reconducir la situación del país. Sin más rodeos, es muy posible el “adelantamiento de las elecciones” para una salida consensuada del gobierno de Cambiemos.

Hay una situación muy compleja en la que se mesclan ingredientes políticos, económicos, sociales y de tensiones geopolíticas que arrastran –por efecto de su poderosa gravedad- al gobierno de Mauricio Macri por una pendiente resbaladiza. Sin dudas que la principal cuestión que impulsa esta crisis se centra en lo económico financiero que termino con el pedido de un préstamo de pago centenario al FMI y que pese a ello, parece no haber sido suficiente para contener la insólita situación de la moneda estadounidense, mucho más apreciada en Argentina que en EEUU.

La autorización para emisión de deuda externa  renunciando una vez más a la jurisdicción de los tribunales nacionales a favor de organismos arbitrales como el CIADI de New York, ha dejado al país completamente a merced de lo que a gusto y conveniencia resuelvan esos mismos capitales que tienen sus sedes en Wall Street, solo a unas calles de donde se ubican aquellos “tribunales arbitrales”.

Por otra parte, esto ha motivado que Argentina pierda algunos de sus valiosos patrimonios en riqueza energética, entregados como garantía a los intereses privados transnacionales para recibir estos préstamos. Uno de ellos ha sido el complejo minero de “Vaca muerta” en la provincia de Neuquén donde además de convertirse en la seguridad para el pago de esta ignominiosa deuda, será ocupada por una base militar estadounidense, claramente un apéndice de todo el asunto.

Como la situación no fue posible de esconder a la opinión pública y sabiendo que ello causaría un revuelo en los sectores políticos de la oposición pero especialmente en los del nacionalismo, comenzaron al mismo tiempo a correrse versiones sobre el peligro del terrorismo islámico no solo en la “Triple frontera” sino, con posibles células dormidas dentro de Argentina que se identificarían con el “ISIS” y “Hesbolla”, una mescla que además de falsa, insulta a los expertos en lo que significa cada una de estas organizaciones.

Estas versiones tienen un claro objeto y el es, disuadir a los críticos de la llegada de tropas estadounidenses y mucho peor, la actual presencia de elementos militares y de inteligencia israelíes quienes se mueven impunemente por toda la Patagonia.  Aterrorizar al ciudadano común para que no razone por sus propios medios es la principal de las funciones de los medios y periodistas que se encargan de impulsar el miedo de fantasmas que para peor, han sido creados por los que dicen combatirlos. Igualmente y pese a ello, la desaparición del submarino “ARA San Juan”  (que encubre el hundimiento por parte de Gran Bretaña) ha colocado al gobierno en una situación muy delicada en la que no le será nada fácil manipular a la opinión pública nacional. Aunque el país se encuentra absolutamente inerme para dar una respuesta político militar a semejante situación, la misma es una generadora de ansiedades que serán el motor de mayores resentimientos dentro del variopinto espectro nacionalista argentino que podría despertar como una alternativa política en el actual escenario político.

Para peor, actualmente asistimos al descarado desembarco y con planes de expansión hemisférica a nada menos que a  la OTAN en la nada oculta búsqueda por extenderse desde Colombia por todo Latinoamérica, teniendo como uno de sus objetivos ya evidenciados a la misma Argentina. Sus intensiones son tan inocultables que los medios (funcionales a estas políticas) callan y desvían como pueden las informaciones que se vierten sobre ello y lo más importante, deforman deliberadamente la naturaleza y las finalidades de esta organización mafiosa internacional.

Esto unido a una recesión económica interna que ha detenido prácticamente la producción y el consumo, choca de frente con las relaciones que se han entablado con países altamente conflictivos como son EEUU e Israel sin dejar de mencionar la insultante y simbiótica relación que el gobierno argentino ha establecido con Gran Bretaña a quien le ha entregado parte importantísima del patrimonio político, estratégico y económico. Pero no hay que olvidar que quienes prepararon todo el terreno para esta calamitosa situación fueron los llamados “populistas” que se identificaron como “kirchneristas” lo cuales durante doce años y entre muchas otras cuestiones, debilitaron las instituciones del país hasta dejarlas por los suelos y hoy vemos las consecuencias con un gobierno de grado extremamente opuesto. 

Y aunque esto suene a un contrasentido, también es necesario señalar que hay varios temas que el gobierno actual de Macri está dando en la tecla para resolverlos. Uno de ellos es el reacomodamiento del destino de millones de pesos que iban a parar a manos de estafadores que impostando derechos que no les correspondían ni le corresponden, estuvieron usufructuando  a costa de los fondos del estado. De este modo desde fraguadas jubilaciones por invalidez gestionadas por abogados, pensiones honorificas para veteranos, carpetas médicas falsas para licencias de maestros pagas sin existir realmente ninguna patología, hasta estructuras mafiosas compuestas por empleados y profesionales médicos dentro de organismos como el PAMI

La historia se repite y las generaciones postreras al ver para atrás también dirán “Cristina abrió el camino y Macri lo hizo”. La ya destruida moneda nacional tras años de impericia y corrupción en el gobierno de los “K” Macri le dio el golpe de gracia con la implementación de medidas financieras inútiles que no hicieron más que hundir aún más al peso. Con ello allano la voracidad de los especuladores (tanto grandes como pequeños) para la compra de dólares obligando a continuas intervenciones del Banco Central que culminaron con la salida de sus responsables. Con este panorama ¿Puede seguir a flote el país?