¡Carajo, Que Asco!

El sis­tema demo­crá­tico tiene una pecu­lia­ri­dad, más bien una carac­te­rís­tica dis­tin­tiva con res­pecto a otros sis­te­mas polí­ti­cos, que es que el pue­blo, la ciu­da­da­nía, es la que elige a aque­llos que serán sus diri­gen­tes durante un tiempo determinado.

En nues­tro país, desde el nuevo período demo­crá­tico ini­ciado en el año 1983, los argen­ti­nos ele­gi­mos, para bien o para mal, los líde­res que con­du­ci­rán la Nación, ahora, en una elec­ción pre­li­mi­nar, por un nuevo lapso de cua­tro años.

En estas, las pri­me­ras elec­cio­nes pri­ma­rias que se rea­li­zan, el ofi­cia­lismo se impuso con un 51% de los votos. Un triunfo apa­ren­te­mente claro, con­tun­dente y terminante.

Pero tam­bién abso­lu­ta­mente sor­pre­sivo. Este gua­rismo sor­pren­dió inclu­sive al cris­ti­nismo. ¿Habrá habido fraude? ¿O los argen­ti­nos se vol­vie­ron locos?

El pri­mer inte­rro­gante es muy pro­ba­ble. Los Kir­ch­ner inexo­ra­ble­mente obran de mala fe, mien­ten, enga­ñan des­ca­ra­da­mente, ter­gi­ver­san y fal­sean la reali­dad. Uti­li­zan cual­quier medio para el logro de sus fines. Es casi una fija que haya habido fraude, por­que de ello depende que gran parte del gobierno no ter­mine con sus días en una cár­cel esta­tal, y por ello, harían cual­quier cosa para esca­par al “…que Dios y la Patria se lo demanden”.

Con res­pecto al segundo inte­rro­gante, des­pués de haberlo medito lar­ga­mente caigo en la cuenta y lo con­fieso ver­da­de­ra­mente aver­gon­zado, mi grave error de apre­cia­ción y de concepto.

El Pue­blo jamás se equi­voca. La volun­tad popu­lar es inape­la­ble y en con­se­cuen­cia no tiene que ren­dirle cuen­tas a nadie de su com­por­ta­miento en las urnas.

Más de la mitad del país, a lo largo y ancho de su extensa geo­gra­fía, apoya la ges­tión guber­na­men­tal de Cris­tina Kir­ch­ner. Su vic­to­ria fue con­tun­dente y abrumadora.

Más de la mitad del país está de acuerdo con su polí­tica con el campo, con la forma auto­ri­ta­ria y per­so­na­lista de Cris­tina de con­du­cir a la Nación como si fuera una per­te­nen­cia par­ti­cu­lar, de su “capi­ta­lismo de ami­gos”, de su polí­tica pre­ben­da­ria y su agre­siva con­fron­ta­ción permanente.

Más de la mitad del país no le importa ni le saca el sueño, el escán­dalo de las “Madres de Plaza de Mayo”, los asen­ta­mien­tos irre­gu­la­res en Jujuy, los oscu­ros mane­jos del ex secre­ta­rio de Trans­por­tes Ricardo Jaime, la enorme can­ti­dad de pre­sos polí­ti­cos sin jui­cio y sin con­dena, los 550 millo­nes de dóla­res que se fuga­ron sin des­tino cierto de la pro­vin­cia de Santa Cruz, la valija de Anto­nini Wil­son, el escán­dalo de los medi­ca­men­tos, la inse­gu­ri­dad, y delin­cuen­cia, el vacia­miento de la ANSES y otros fon­dos públi­cos para las nece­si­da­des par­ti­da­rias del gobierno, las per­ma­nen­tes que­jas de los jubi­la­dos y pen­sio­na­dos, las falen­cias de la edu­ca­ción y de la Jus­ti­cia, para men­cio­nar solo unos pocos ejem­plos, en los cua­les nos hemos que­jado sin causa ni sentido.

A nadie le preo­cupa en lo más mínimo la des­truc­ción de las FF. AA. y la inde­fen­sión en la cual se encuen­tra el país, ni el atro­pe­llo a las leyes y a la Cons­ti­tu­ción ni la escan­da­losa y des­ca­rada corrup­ción estatal.

Todo lo men­cio­nado son sim­ple­mente anéc­do­tas o hechos sin impor­tan­cia que no tie­nen peso ni sig­ni­fi­ca­ción, ante los extra­or­di­na­rios acier­tos de este gobierno: el fút­bol para todos, el pan a $2.50 el kilo y la enorme can­ti­dad de pla­nes socia­les y “pla­nes para todo”, entre otras muchas impor­tan­tes deci­sio­nes guber­na­men­ta­les que bene­fi­cian a la ciudadanía.

¿Quién soy yo para no con­cor­dar con el gobierno y la mayo­ría del país? Es evi­dente que estoy abso­lu­ta­mente errado en mis apre­cia­cio­nes y evaluaciones.

Creo que fui una cán­dida víc­tima de las patra­ñas y fal­se­da­des de las edi­to­ria­les de perió­di­cos como “Cla­rín” y “La Nación” y otros dia­rios opositores.

Tam­bién de ana­lis­tas polí­ti­cos, perio­dis­tas, opi­nó­lo­gos y comen­ta­ris­tas de radio y tele­vi­sión, medio­cres, malin­ten­cio­na­dos y ten­den­cio­sos como Mariano Gron­dona, Eduardo Van der Kooy, Nel­son Cas­tro, Jorge Lanata, Jorge Asís, Car­los Tor­tora, Alfredo Leuco, Ricardo Gar­cía, Pepe Elias­chev, Mar­celo Lon­go­bardi, Car­los Manuel Acuña, solo para men­cio­nar a algunos.

No están ausen­tes de esta dia­triba disol­vente, eco­no­mis­tas como Roberto Cacha­nosky, Nés­tor Sibona, Car­los Mel­co­nian, Roque Fer­nan­dez, Ricardo Lopez Murphy, Mar­tín Los­teau, Alfonso Prat Gay, Gerardo Della Pao­lera, José Luis Espert, Miguel Ángel Broda, entre muchí­si­mos otros.

En reali­dad casi todos los ana­lis­tas polí­ti­cos y eco­no­mis­tas de renom­bre bus­can poner palos en la rueda del gobierno. ¡Casi pare­ciera que exis­tiera una peli­grosa con­fa­bu­la­ción anti cristinista!

Pese a todo, la pre­si­dente se impuso arro­lla­do­ra­mente. La mayo­ría de los argen­ti­nos de todos los sec­to­res del queha­cer nacio­nal le die­ron un espal­da­razo de apoyo.

El rotundo triunfo de Cris­tina tam­bién trajo otros bene­fi­cios para la mal­tre­cha polí­tica argentina.

Prác­ti­ca­mente sacó del esce­na­rio polí­tico nacio­nal, espe­re­mos que sea en forma defi­ni­tiva, a diri­gen­tes abso­lu­ta­mente peri­mi­dos y fuer­te­mente cues­tio­na­dos como Ricardo Alfon­sín, sin carisma ni expe­rien­cia polí­tica ni de ges­tión alguna, una pésima réplica de la ima­gen de su falle­cido padre, a la popu­lar pito­nisa y frus­trada futu­ró­loga, Elisa Carrió, que no alcanzó a vis­lum­brar el rechazo gene­ra­li­zado de las pre­dic­cio­nes de su bola de cris­tal, al sal­tim­ban­qui peli­rrojo Fran­cisco De Nar­váez que le resulta total­mente indis­tinto pos­tu­larse para pre­si­dente o gober­na­dor o ser radi­cal o pero­nista (y ahora tam­bién cristinista).

Tam­bién a Eduardo Duhalde, única opción alter­na­tiva, fiel repre­sen­tante del polí­tico del pasado que tan­tas veces la ciu­da­da­nía con­denó al “… que se vayan todos”, con una pesada mochila de ante­ce­den­tes nega­ti­vos. Pese a ello le corres­ponde el mérito de haber entre­gado el poder al matri­mo­nio Kir­ch­ner que tanta acep­ta­ción popu­lar tiene y que tanto hizo y hace por el país.

El hecho que el ex pre­si­dente Car­los Saúl Menem, prin­ci­pal adver­sa­rio del gobierno, casi enemigo, que fue vitu­pe­rado, deni­grado e insul­tado a más no poder por el matri­mo­nio gober­nante, no solo se haya con­ver­tido al ofi­cia­lismo de Cris­tina Kir­ch­ner, sino tam­bién haya exal­tando públi­ca­mente sus vir­tu­des y acier­tos, me indica que evi­den­te­mente yo estaba total­mente des­en­fo­cado en mi apreciación.

Es evi­dente que yo estaba equi­vo­cado en mi pos­tura polí­tica. No quiero entrar en el insó­lito exa­brupto del can­tante Fito Páez de insul­tar a la mitad de los habi­tan­tes de la Capi­tal cuando men­cionó su asco para los que vota­ron a Mau­ri­cio Macri.

No obs­tante mis con­vic­cio­nes y apre­cia­cio­nes a la luz de este resul­tado elec­to­ral, no puedo menos que expre­sar mi repu­dio y asco a mí equi­vo­cada posi­ción, con­tra­ria al inte­rés y deseo de la mayo­ría de los argen­ti­nos. Tómese lo expre­sado como un mea culpa.

Pro­ba­ble­mente tam­bién sean equi­vo­ca­dos y erró­neos mis con­vic­cio­nes y valo­res. Afor­tu­na­da­mente aún puedo con­ser­var la reli­gión cató­lica sin ir en con­tra de la “mayo­ría” de los argen­ti­nos y de “nues­tro” reno­vado gobierno.

Lo único que lamento es que no me encuen­tro com­pren­dido den­tro de esa enorme masa de argen­ti­nos, que bajo el para­guas pro­tec­tor del ofi­cia­lismo, reci­ben exce­len­tes bene­fi­cios por su clien­te­lismo incondicional.

Autor: Dr. Alfredo Raúl Weinstabl

Anuncios

Irresponsabilidad Gubernamental, Pero Irresponsabilidad Criminal


En el gobierno nacional las decisiones desafortunadas, erróneas o simplemente torpes, se suceden día a día. Casi se podría afirmar que es una máquina de inventar o fabricar disparates reñidos con la más elemental racionalidad.

Hay tres o cuatro ministros que llevan la delantera en la sinrazón en instrumentar decisiones políticas sin el equilibrio necesario y sin un análisis profundo o reflexivo de la decisión en si y sus probables consecuencias.

La medida dispuesta por la ministro de Seguridad, Nilda Garré de retirar a la Policía Federal de la custodia der escuelas, hospitales, parques, juzgados y otros edificios públicos dependientes del gobierno de la Ciudad pareciera inscribirse dentro de las decisiones gubernamentales descriptas en el párrafo anterior.

Pero no es así. Increíblemente es un conflicto artificial provocado por el Gobierno Nacional.

No creo necesario describir en que consistió la maniobra de la ministro y sus inmediatas consecuencias negativas porque fue ampliamente detallada en todos los medios inclusive en aquellos que responden a la oposición.

Lo que no tuvo similar difusión es la enérgica condena que merece la irresponsable decisión de Garré de levantar los servicios de un día para el otro sin un preaviso razonable.

La medida unilateral de la ministro que deja sin protección policial los objetivos poniendo al gobierno de la CABA en una situación absolutamente vulnerable ya que los reducidos efectivos están asignados a diez barrios porteños. Pero además es totalmente discriminatoria ya que levanta únicamente los servicios adicionales de la Ciudad y no del resto.

Se debe tener en cuenta que la Policía Metropolitana fue creada hace poco más de dos años, ante la negativa de Kirchner de transferir la Policía Federal asignada a la Capital al gobierno de la Ciudad, tal como se había comprometido anteriormente.

Actualmente este nuevo Cuerpo cuenta solamente del orden de 2.000 efectivos y no los 12.000 que tiene fijado como objetivo final y que son los que necesita para hacerse cargo con totalidad de la seguridad de la Ciudad. Mal puede en consecuencia, asumir ahora, las funciones que abandona la Policía Federal ya que no cuenta con personal suficiente para ello.

Pero más grave que el hecho en sí son los detalles relativos a este, no hubo preaviso ni la coordinación pertinente y deja en absoluta y clara evidencia que el objetivo de esta medida es perjudicar al gobierno de Macri.

Dice un importante matutino que este tema “…obedece principalmente al claro objetivo de generarle un grave problema al jefe de gobierno porteño, Mauricio Macri, ” “… Lo que resulta inadmisible es que en este juego de presiones del gobierno nacional sobre el porteño, la ciudadanía quede prisionera mientras ve disminuir el ya escaso nivel de seguridad del que goza.” (ref. 1)

Finaliza el artículo de referencia expresando “… Que en lo que hace a la ola de inseguridad, jamás puede usarse este flagelo, del que son responsables las autoridades, como pretexto para poner en jaque a un dirigente de la oposición que puede significar un obstáculo para una posible reelección presidencial.”

Lo que queda claro es que Garré utiliza perversos y cuestionables procedimientos, ajenos a lo que significa el juego democrático, para complicar e inclusive desestabilizar a un adversario político.

No es la primera vez que por acción u omisión incurre en estos cuestionables y graves actos de mala fe y dudosas tramoyas de baja política. Entre los últimos recordemos su inacción ante el bloqueo de los diarios Nación y Clarín ocurrido hace un para de semanas atrás.

En la interpelación al Ministro de Seguridad de la Ciudad, Guillermo Montenegro, surge claramente de las exposiciones de los legisladores de la oposición la inconsistencia de sus argumentos, lo lamentable de sus observaciones y se muestra claramente que sus objetivos son poner palos en la rueda para dificultar la gestión del gobierno de la Ciudad.

Ante la siempre ausente Cristina ante los grandes y graves problemas, es de esperar que algún juez o fiscal federal le haga notar a la “Comandante Teresa”, esta vieja combativa militante montonera, que en democracia las reglas son totalmente diferentes a la que ella empleaba en la década del 70.

NOTAS:

“Perverso uso ilegítimo de la Seguridad” La Nación 07-04-11

 

Carta Abierta al Señor Mariano Grondona

El domingo 28 de Marzo esperaba con ansiedad el programa televisivo HORA CLAVE, en razón que se trataría sobre el nuevo engendro llamado día de la memoria por el 24 de Marzo de 1976.

Pensaba ver una mesa equilibrada para que el debate tuviera la imparcialidad necesaria, pero no fue así, a la mesa le faltaba una pata y por eso estaba renga, no había un representante de quienes habían sido víctimas del accionar de los guerrilleros en los 70. Razón por la cual apagué el televisor con gran indignación al poco de iniciado el debate

Tomó la palabra el eterno trabajador de político Julio Bárbaro que con gran liviandad culpó de todo lo sucedido a los militares, y ante una pregunta del conductor del programa, referente al por que no se le da un cierre a todo esto, cicatrizar las heridas del pasado, respondió que cuando el dolor de los familiares y de las madres es muy grande es difícil cerrar las heridas, y se refirió al caso de España en donde también estaba promoviendo una revisión de los sucesos de la guerra civil española, lo que omitió decir que quien impulsaba dicha revisión era el juez Baltasar Garzón, de reconocida tendencia política de tinte comunista. Al igual que los que impulsan el juzgamiento de los militares que los combatieron en los 70.

Me preguntaba entonces si las madres de aquellos soldados muertos cuando se estaban bañando, por los subversivos cuando atacaron el Regimiento de Formosa no tendrían el mismo dolor o quizás mayor, por que sus hijos estaban cumpliendo con una ley de la nación del servicio militar obligatorio, en cambio los otros habían empuñado las armas por propia voluntad y sabían perfectamente que actuaban fuera de la ley y cuales podían ser sus consecuencias.

Me preguntaba si la viuda de Viola, era insensible al dolor por la muerte tan artera de su marido y de su pequeña hija en manos de estos asesinos que no titubearon en abrir fuego y acribillar el auto con las pequeñas adentro.

Me preguntaba por el dolor del los familiares del Tcnl Larrabure, de los familiares del Ingeniero Paz y tantísimos otros asesinados por estos criminales.

Sin embargo, de ellos nunca escuché palabras de rencor o manifestar deseos de venganza, en una clara diferencia que proviene de las enseñanzas recibidas en el seno familiar, tanto el Ingeniero Paz, como el Tcnl Larrabure en sus notas antes de que los asesinaran, les recomendaban a sus hijos no odiar, algo propio de buenos cristianos.

Los familiares de los criminales asesinos subversivos recibieron jugosas indemnizaciones para mitigar su dolor, no así sus víctimas, y hoy les levantan monumentos cual si fueran héroes, dándose la paradoja de quienes defendieron la nación de esta agresión apátrida al servicio de Rusia por intermedio de Cuba. Se encuentran presos en una violación clara de las leyes y de toda norma jurídica.

Quienes salieron en defensa de la Nación y sus instituciones en vez de llamarse defensores por la tergiversación de todas las cosas como siempre lo hacen los zurdos, hoy pasaron a ser represores.

¿Acaso podemos llamar represores a aquellos que defendieron nuestra patria en las invasiones inglesas? En los 70 ocurrió lo mismo

¿Qué pretendían?, ¿que se cruzaran de brazos y los dejaran tomar el poder e imponer su ideolología al resto de la sociedad, que siempre los había rechazado en las contiendas electorales en las que participaron?

Pero deseo volver al tema y refrescarle “la memoria” al Sr Julio Bárbaro y decirle que él formó parte de la dirigencia política que hundió en el caos a nuestra nación, la misma que al asumir Cámpora al gobierno el 25 de Mayo de 1973 escoltado por decenas de terroristas que ingresaron al salón blanco de la casa de gobierno, implementó una gestión favorable a la subversión instalando una política de indefensión y suicidio institucional, al destruir el aparato defensivo del Estado.

El ministro del interior de Cámpora y actual procurador general de la Nación Esteban Righi abrió las cárceles y puso en libertad a todos los guerrilleros que estaban siendo juzgados, antes de que se dictase alguna ley en tal sentido

Derogó una veintena de normas destinadas a combatir el terrorismo y disolvió la Cámara federal, organismo destinado a juzgar a los guerrilleros con todas las garantías constitucionales.

Se anuló todo juicio o proceso que se les seguía a los subversivos, limpiando así sus antecedentes.

La Corte Suprema de Justicia renunció en pleno al enterarse del resultado de la elección que llevaba la guerrilla a poder.

Para desmantelar el resto del poder judicial, se sancionó una ley que permitía a los jueces jubilarse sin haber alcanzado la edad con el 80 por ciento del sueldo y se le permitía seguir ejerciendo su profesión.

Todas estas leyes salieron con el voto de los diputados y senadores de la nación, que participaron en esta inmolación de la Nación

Tan desastrosa fue la gestión del “Tio” como le solían decir, que solo duró 49 días en el poder, en ella también debemos recordar la masacre de Ezeiza. Perón lo echó y al renunciar su vice, Solano Lima, debió asumir la presidencia, el presidente de la cámara de diputados Raúl Lastiri.

En el llamado a elecciones triunfó la fórmula Perón, Perón, llevando al viejo líder y su esposa al poder el 23 de septiembre de 1973, dos días después se produce el asesinato de José Rucci.

Diputado Julio Bárbaro: “El compañero Rucci a muerto a manos de aquellos que pretenden convertir el escándalo en algo cotidiano y que tiene un solo objetivo: la guerra civil.

Yo pienso que la muerte de un ser humano, más que escándalo es un crimen.

Pero de esto Ud. no se acordó nada, parece que más que el día de la memoria era el de la desmemoria.

También deseo recordar que durante el gobierno de Perón no disminuyó en nada el accionar subversivo, solo citemos el ataque a la guarnición de Azul, entre tantos otros. Analicemos las palabras del diputado sueldo referidas a este hecho.

“Asesinar soldaditos conscriptos que cumplen con su periodo militar…así como a oficiales y suboficiales, es algo que no empieza los últimos meses. Se practicó abundantemente durante la dictadura militar.

Entonces era bueno y ahora es malo.

El propio Perón comienza a reaccionar ante este atentado.

Todo tiene un límite…se trata de poner coto a la acción disolvente y criminal que atenta contra la existencia de la patria y sus instituciones.

Pero los políticos no reconocen sus responsabilidades en esta acción disolvente que atentaba contra la existencia de la patria y sus instituciones.

A la muerte de Perón le sucede su esposa, con incapacidad manifiesta para dirigir los destinos de la Nación, el caos se profundiza en todos los ámbitos, en el económico solo basta recordar el golpe inflacionario que se conoció como el “Rodrigazo”, ni ella ni la dirigencia política atinaba con alguna solución para la crisis profunda que vivía el país.

En plena tempestad, Isabelita pidió licencia, abandonó el barco y le entregó el fardo a Italo Luder. Se puede decir que ya no había gobierno

Senador Cerro: “ya cotidianamente abrimos las páginas de los diarios y nos parece un hecho natural el de los secuestros y asesinatos”

Senador Cornejo de Linares: “…esta es la hora de actuar, de defender lo más caro que tenemos… la misma nacionalidad, que se ve comprometida por esta conspiración de raíz internacional…el país vive una escalada de violencia que pone en peligro los supremos valores del Estado y de la Nación misma.

Veamos que decían los diarios en fecha próxima al 24 de marzo

La opinión: un muerto cada 5 horas, una bomba cada tres (tapa del 19 de marzo de 1976)

De jueves a jueves (entre el 11 y el 18 de marzo) 38 personas fueron asesinadas en todo el país sin que se produjera ni una sola detención, ni se diese cuenta de alguna pista. En el mismo período 51 bombas estallaron en distintos sitios.

Prensa (titulares del 21 de marzo) hubo 1358 muertos desde 1973 por acciones terroristas.

Repelieron ataques a dependencias policiales

Hubo hechos de violencia en Mendoza

Secuestraron a un gremialista

Sepelio de un policía muerto por terroristas

Hízose detonar una bomba frente a una peluquería

Habríase planeado un ataque contra un aeropuerto

Diario de sesiones del 10 de marzo de 1976, (La clase política reconocía su incapacidad para dar respuestas al desastre que se vivía.)

Senador Bravo: “En nuestro país…hay un vació de poder y no hay conducción de gobierno… este gobierno está en una pendiente inclinada y viene cayendo. Si no lo recogemos entre todos y ponemos orden, alguien va a tomar la conducción del país. Ningún país queda un día sin gobierno.

Reconocimiento pleno de que no había gobierno y que no tenían soluciones para encausar el desmadre que ellos mismos habían cometido. El 24 de Marzo de 1976, no hubo un golpe de estado, quienes debían ejercerlo se lo endilgaron a quienes creían que podían tener soluciones para la crisis que vivía el país.

El 24 de Marzo fue un día de júbilo popular, la gente salió a las plazas a festejar que los militares se hicieran cargo del gobierno, por que la clase política dio sobradas muestra de su incapacidad para cumplir con la función propia de gobernar.

Sr. Grondona quien escribe estas líneas supero por poco los 60 años, y creo que usted tiene algunos más, es decir que viví esa época con plena conciencia de lo que sucedía, y me extraña de Ud que es una persona por lejos más capaz que yo, que se comportara como si no recordara nada de esa época.

La historia debe escribirse con la verdad, y de esa parte inmediata de la misma, que ambos conocemos, debe defenderse con convencimiento y entereza. No puede hacerse a medias tintas, se ama a Dios o al diablo, pero no se puede pretender quedar bien con Dios y con el diablo.

Atentamente

Autor: Luis Razzolini

Una Argentina intoxicada por apologías terroristas

Los mismos que sembraron el terror en la Argentina allá en la década de los setenta. desafiando las leyes naturales se han amontonados detrás de una pareja que se dice propietaria de un país. Los terroristas de ayer pretenden ser protagonistas de la ficticia democracia de hoy, y así desde el odio visceral acumulado. durante más de 30 años cobrarse la derrota que los supero durante en la guerra sucia.

Este 24 de marzo de 2010, el territorio argentino amaneció amenazado por cánticos guerreros, columnas lideradas por terroristas de ayer que arriaron a las manadas de la ignorancia de hoy, esas dispuestas a marchar por un viaje, una vianda de misera comida y un puñado de monedas. Hombres, mujeres y niños agrupados por la necesidad o el espíritu aventurero, colmaron las calles de Buenos Aires, sin saber por que ni para que movían sus osamentas al compás de las murgas. Una nueva adquisición de la comparsa kirchnerista para movilizar el avispero con idiotas útiles.

Pancartas y trapos rojos evocaban esos sangrientos años setenta, cuando los que hoy disfrazados de víctimas sembraban el terror en esas mismas calles asesinando, secuestrando, y realizando atentados con explosivos, sin embargo son estos mismos delincuentes subversivos los que con sus manos manchadas de sangre inocente exigen condenas y castigos para quienes militarmente defendieron la patria, de la apátrida agresión que ellos mismos consumaron.

Mientras las internas del zurdaje urbano dejaban a descubierto el mestizaje de odios engendrados por la ambición de poder de las distintas fracciones enfrentadas entre si, una Presidente acompañada por su sociopata esposo, rendía culto al terrorismo desde la tribuna ubicada en el predio de la Esma, hoy convertido en santuario de esos mismos ejércitos terroristas que asolaron la Argentina en las décadas de los 60, 70, y 80, esos que desde el año 2003 dirigen la subversión ideológica desde el seno de un Estado Terrorista.

Después de que Estela de Carlotto encendiera el ambiente con un discurso apologista y deshumanizado, en el que la venganza fue su musa inspiradora, tomo la palabra una Presidente, que adoptando la postura de líder revolucionaria de republiqueta, arengó contra el pueblo argentino, defendiendo y alabando a ese puñado de jovenes idealistas que todavía se encuentran en estado de guerra, preparados para aniquilar a los que tuvieron el coraje de enfrentarlos.

Amenazante dirigió su discurso a la pontificación de los asesinos y acribillo verbalmente a quienes no compartan la “memoria en construcción ” que apareció refrendada por un gran cartelón que servía de marco a la puesta de escena. Aludiendo a la justicia volvió a exigir celeridad para los juicios y castigos de quienes han sido condenados desde antemano y hoy se encuentran hacinados en las cárceles como presos políticos a merced de prontuarios fraudulentos redactados por escribas montoneros y erpianos, y refrendados por testigos tan falsos como el discurso de esa Señora que a las ordenes de un grupúsculo de forajidos trasvestidos de demócratas, trata de imponer los juicios de castigo sobre los miembros de las FFAA, FFSS y de Iglesia.

Confiscando la memoria de los argentinos, la jauría oportunista de los derechos deshumanos y retorcidos vitoreaba el discurso de barricada de su
presidente, ensuciando la memoria de esos otros argentinos víctimas de ese terrorismo que enlutó con sus crímenes a las familias de bien que habitaban un territorio nacional, invadido por esas hordas conformadas como ejércitos que pretendieron tomar el poder durante gobiernos democráticos .

Resabios de esa barbarie son los que junto con las que se presentan como madres de los sanguinarios revolucionarios pretendiendo imponer su historia y cambiando los roles. Nuestros hijos luchaban por una patria mejor, repiten hasta el cansancio las dueñas del monopolio de los derechos humanos, doña Ebe de Bonafini y Estela de Carlotto, en tanto su coro oportunista de artistas con sello revolucionario grita en sus arengas con acordes musicales, desde los escenarios, que el pueblo fue quien le ordeno a la guerrilla idealista que lo defendiera de la opresión y la esclavitud, motivo por el cual esos sacrificados jóvenes idealistas decidieron abrir la lucha por esa patria mejor, esa que la revolución cubana ya había destruido en la isla y pensaba trasladar a la Argentina, por medio de estos adoctrinados combatientes, que iniciaron una guerra fraticida para convertir el país en una colonia de la Cuba revolucionaria.

Ese pueblo, justamente ese pueblo antes nombrado lejos de congraciarse con jovenes idealistas fue el que pedía a gritos, la intervención de las FFAA, aterrorizado por el avance de la guerrilla y dolorido por asesinatos, los secuestros extorsivos, los atentados que que ya se habían cobrado cientos de víctimas inocentes y alertado por la gravedad de los actos de salvajismo de estos guerrilleros, como las cárceles del pueblo, donde inhumanamente depositaban a sus víctimas, pozos oscuros donde eran torturadas y no se les brindaba ni agua, ni comida, fueron tal vez parte de la determinación para que políticos y pueblo golpearan las puertas de los cuarteles, hasta que el 24 de marzo de 1976, se produjo el golpe cívico militar que derrocó a Isabel Perón, es decir que todo se hizo con el respaldo de una mayoría de argentinos.

Sin embargo la memoria impuesta los Kirchner, mientras idolatran a los victimarios convertidos en víctimas por decreto presidencial, no se ajusta a esa realidad que ensombrecía la vida diaria de la sociedad de los 70 y los que defendieron el país de la invasión castro leninista, son condenados por el régimen kirchnerista a pudrirse en prisiones paupérrimas donde no existen los derechos humanos, esos con los que se llena la boca una mandataria al tiempo que los viola permanentemente.

En el discurso del odio la Señora Kirchner -agrego – “Yo quiero, finalmente, convocar desde este Día de la Memoria a todos los argentinos, a todos y cuando digo a todos, solamente estoy excluyendo a pequeños grupúsculos que se esconden a través de pretendidas ideologías -acá no se confundan-, nosotros tenemos nuestro corazón, pero no se confundan que este es un problema de derechas y de izquierdas, no. ”

¿Qué serán para esta Señora pretendidas ideologías ? ¿Quizás que se reconozcan como crímenes de lesa humanidad los asesinatos cometidos por sus amigos terroristas que dejaron como víctimas, a los Larrabure, a los Genta, a los Saccheri, a los Viola y a su hijita Cristina, a los Labruscchini, a los Barrios, a los Fernández Cutiellos, a los Ibarzabal, a los Paz, a los Luna, a los Luccioni, a los Rucci y miles de seres más que no se encuentran tutelados por esos derechos humanos que esgrimen como suyos pendencieros “jovenes idealistas” y las putativas madres y abuelas de Plaza de Mayo de la nefasta pareja presidencial.

Memoria si, es lo que hace falta, para que los ciudadanos argentinos recuerden en versión completa esa parte del pasado que los Kirchner no cesan de borrar. La historia es una sola y los terroristas de ayer, son los mismos de hoy, aun cuando se vistan con trajes de cordero y traten de reescribir capítulos adaptados de la verdadera historia que los condena. Muchos son los que recuerdan con pelos y señales los nombres y los sucesos de una época que necesita cerrarse con justicia y pruebas son las que sobran para que paguen por sus crímenes de Lesa Humanidad los verdaderos culpables.

Autor: Susana Sechi